arrow
Haz click aquí para copiar la URL

The Rider

7,0
1.435
votos
Sinopsis
Brady, que fue una de las estrellas del rodeo y un talentoso entrenador de caballos, sufre un accidente que le incapacita para volver a montar. Cuando vuelve a casa se da cuenta de que lo único que quiere hacer es montar a caballo y participar en rodeos, lo que le frustra bastante. En un intento por retomar el control de su vida, Brady emprende un viaje en busca de una nueva identidad y del significado de lo que es ser un hombre en el ... [+]
Críticas ordenadas por:
1 2 3 4 5 6 8 >>
1 de agosto de 2018
25 de 28 usuarios han encontrado esta crítica útil
The Rider es una película que se acerca al documental por cuanto lo que muestra es una ficción sobre una historia real vivida por los propios protagonistas. Actores no profesionales se interpretan a sí mismos en esta especie de western moderno para narrar la caída y resurgimiento de un jinete de rodeos (y entrenador de caballos) que sufre graves secuelas tras un percance en uno de ellos. La película se aleja de la habitual narrativa atropellada y sin contenido actual. Como dije, se acerca al documental en cuanto a la realidad de lo que muestra pero, por otro lado, se respira CINE en toda ella.

The Rider muestra cómo el protagonista debe asumir el posible abandono de su sueño en la vida (jinete de rodeos) como consecuencia de las heridas sufridas. Muestra el período de asimilación y reflexión sobre cómo afrontar su nuevo futuro. Y muestra todo ello con un lirismo ciertamente austero pero también sincero. Con buen gusto por los detalles. Y es ahí (y en la interpretación de su protagonista) donde reside la magia de esta película. Por momentos es certera y ciertamente conmovedora. Se aprecia verdad en ella. Es un ejemplo perfecto de menos es más.
Por otro lado, es una gozada contemplar esos planos sobre esas llanuras estadounidenses, así como la fotografía y bso más que decentes con que cuenta la peli. Se siente y se necesita quietud para abordar y disfrutar The Rider. Cine nada comercial pero, si decides entrar en la propuesta, es muy gratificante contemplar algo que realmente te puedas creer y te pueda aportar algo más que sólo entretenimiento.

La interpretación del protagonista es, personalmente, de lo que más me ha gustado. Brady Jandreau está inmenso. Da igual que no sea actor profesional y su acercamiento a la peli inicialmente fuese desde el plano autobiografico. Da igual que esa sea o fuese realmente su forma de vivir. No se puede transmitir así de bien sin actuar y, al mismo tiempo, ser tan creible. Este tío es un ACTOR soberbio. Espero que haga más peliculas porque lo merece.

The Rider no es una película que rasque sólo la superficie. Explora los valores por los que se rige el individuo en un lugar con ferreas creencias sobre lo que significa ser un hombre. Profundiza en la reflexión sobre la estima personal y su relación con los seres queridos. Muestra el valor de la amistad. Posee momentos de una fuerza lírica realmente inspiradora y emotiva. Se siente sincera (si es que este adjetivo no ha perdido su valor) como pocas.

Es una de esas pocas peliculas que te atrapan y quedan grabadas a fuego en tu mente. De esas que retratan a la perfección los conflictos, emociones y sentimientos que distinguen al ser humano. De esas cuyos detalles la diferencian del resto y la encumbran como una de las mejores películas en años.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Habitación1520
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
26 de octubre de 2017
15 de 17 usuarios han encontrado esta crítica útil
Qué haces cuando tu destino en la vida es hacer algo que te jode la propia vida? Algo que te sube la adrenalina, que te aporta la admiración de los demás, que te da seguridad en tí mismo. Pero que al mismo tiempo, puede separarte en un segundo de tu familia, de tus amigos y de todo lo que más quieres. La respuesta se vuelve aún más complicada cuando recibes consejos contradictorios.

Esta historia está interpretada por sus protagonistas reales, lo que le añade una increíble verdad. Es un extraño e intenso western en el que el viento y el polvo te calan los huesos como sólo consiguen las grandes obras maestras de dicho género.

El sonido, la música, la fotografía... Todo acompaña muy bien. El film tiene una "piel" dura, áspera, sucia. Pero no es una película sobre caballos, como oí decir saliendo del Teatro Calderón de Valladolid. Es una película sobre la vida. Sobre el amor, al prójimo y a uno mismo.
cinéfilo compulsivo
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
22 de septiembre de 2018
13 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil
Si tu mundo, tus sueños y tu vida entera sólo conoce de entrenar broncos caballos, de llanuras machacadas por el sol y asoladas por el viento, de montar potros salvajes o reses vacunas bravas durante unos breves segundos que rezuman valor y poderío y representan tu única forma de entender tu existencia… Si todo eso se pierde, repentinamente, en el ocaso agostado del edén perdido a causa de un desafortunado accidente que te deja lisiado y con secuelas imborrables que te impiden reanudar tu andadura en el punto en el que la dejaste, entonces todo cambia y te preguntas qué sentido tiene seguir adelante con tus absortos amigos, con tu escasa familia, con tus lúgubres días y anhelas recibir un tiro de gracia compasivo que ponga fin a tu tormento, a tu angustia y a tu calvario.

Estamos ante una película minimalista, sin apenas acción, de una cotidianeidad lacerante, que bordea la desgana vulgar de la tragedia, que te sumerge en un universo donde el respeto fraternal hacia los animales y las personas nos parece un anacronismo porque vivimos embargados por ideas preconcebidas, por prejuicios culturales que nos impiden entender la grandiosidad de lo diferente, de lo extremo, de lo remoto, de lo que nos es ajeno. Preferimos juzgar en vez de entender, elegimos alejarnos de la desdicha para no enfrentarnos al dolor, optamos por censurar todo lo que nos parecen bravuconadas, aunque sólo sean la forma en que se encarna el vigor cuando vives sólo con el cuerpo, las emociones y la adrenalina y dejas el trabajo intelectual a quien no sepa apreciar el roce del aire o la delicadeza de una fiera o el perfume de una flor.

Recordé la primera estrofa de la sobrecogedora canción de Chavela Vargas ‘Las simples cosas’ (texto de Armando Tejada Gómez y música de César Isella): “Uno se despide insensiblemente de pequeñas cosas / Lo mismo que un árbol en tiempos de otoño queda sin sus hojas / Al fin la tristeza es la muerte lenta de las simples cosas / Esas cosas simples que quedan doliendo en el corazón” porque de esto es que nos habla aquí la directora y guionista, Chloé Zhao, de todo lo que, poquito a poco, vamos dejando atrás y va configurando un cruel e inexorable separarse, de lo que amamos (nuestra madre, nuestras ilusiones, nuestra forma de ser que porfiábamos eterna) y tenemos que forzarnos a cambiar sin ser desleales a nuestros allegados ni a nuestras quimeras más íntimas.

No gustará a los fanáticos de la impaciencia, a los idólatras del frenesí o a los papanatas del estruendo, pero entusiasmará a los que tengan la mirada limpia, el corazón abierto y un atisbo de sensibilidad.
antonalva
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
29 de agosto de 2018
10 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil
Cuesta creer que The Rider esté protagonizada por una estrella del rodeo sin experiencia alguna en el mundo de la interpretación. La habilidad de Brady Jandreau para transmitir los miedos del personaje y su constante lucha por seguir siendo inmortal es extraordinaria. 

El reparto lo completan la hermana y el padre de Jandreau. A él también se une su gran amigo Lane Scott, al que una caída le provocó una grave lesión cerebral que cambió su vida radicalmente. El lazo de unión entre los dos jóvenes es uno de los aspectos a destacar en The Rider. Llenos de ternura y fuerza, los momentos que comparten los dos jinetes sin caballo bien podrían considerarse lecciones de vida.

Con la intención de acercarnos al mundo del rodeo y homenajear a los valientes jinetes, Chloé Zhao construye una película delicada, sin adornos, sin música, sin prisas. Sin embargo, la naturalidad con la que transcurre la acción en The Rider no resulta en absoluto agobiante. Eso se debe a que la directora vuelve a confiar en el director de fotografía Joshua James Richards ("Tierra de Dios") para crear espacios abiertos y luminosos que dejan respirar a los personajes y al espectador.

La extrema sensibilidad de Chloé Zhao y el innato talento interpretativo de Brady Jandreau hacen de The Rider una pequeña película de gran corazón. Cargada de verdades, las emociones que despierta la lucha del joven protagonista por impedir que sus sueños se desvanezcan son innumerables, y cada una de ellas es una razón para ver The Rider y disfrutarla.

https://www.cineconsuerte.com/
Cineconsuerte
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
26 de octubre de 2017
9 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil
Basada en una historia real e interpretada por verdaderos jinetes (es decir, actores no profesionales,) ‘The Rider’ es, sin duda, una película que llega al alma del espectador. La directora nos trae un western contemporáneo, trasladando al espectador a este rudo mundo, a esta cultura que parece solo existir en la pantalla de cine con una historia conmovedora.

Sacando el máximo partido al paisaje, que se ve mezclado de llanuras extensas con esa preciosidad de caballos, la historia arranca de forma cruda, con un jinete que acaba de sufrir una lesión que, quizás, pueda alejarle por completo de lo que hasta entonces era su vida. Tozudo, intenta hacerse a la idea de que algún día volverá pues su sueño está allí, en la arena, encima de esos animales.

Poco a poco el espectador, que va de la mano del protagonista, se va haciendo a la idea de que eso será complicado, encontrándose completamente perdido. Y llama la atención el cuidado que se realiza de la situación y de su personaje central, eje de la historia, con un Brady Jandreau que se deja llevar por completo, realizando un brillante papel principal. La relación con su familia (su padre o su hermana autista), con sus amigos (todos se dedican a lo mismo), la cultura (debes ser rudo, levantarte, aguantar el golpe…) y los amigos caídos componen una preciosa historia sobre los sueños rotos.

No andaré con rodeos: es una película que recomendaría sin dudarlo.

Más en: https://alquimistacinefilo.wordpress.com/
Hickeystyle
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 5 6 8 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2018 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios.
Filmaffinity es un medio independiente, y su principal prioridad es la privacidad, mantenimiento y seguridad de los datos de sus usuarios,
información que no comparte fuera de la web con ninguna entidad y/o empresa, bajo ninguna circunstancia.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados