arrow

Tres anuncios en las afueras

7,8
5.994
votos
Sinopsis
Mildred Hayes (Frances McDormand), una mujer de 50 años cuya hija ha sido asesinada, decide iniciar por su cuenta una guerra contra la policía de su pueblo al considerar que no hacen lo suficiente para resolver el caso y hacer justicia. (FILMAFFINITY)
Críticas ordenadas por:
<< 1 2 3 4 10 18 >>
13 de octubre de 2017
10 de 16 usuarios han encontrado esta crítica útil
A las 12:00 volvimos a las perlas en el Victoria Eugenia: la ganadora del mejor guión en el último Festival de Venecia Tres anuncios a las afueras de Ebbing, Misuri, tercera película del director irlandés Martin Mcdonagh. Mildred Hayes (una gran Frances Mcdormand), seca y solitaria madre divorciada, compra tres pancartas de anuncios abandonadas para recordar con unos incómodos mensajes que recuerden a la policía local que siguen sin investigar la muerte y violación de su hija ni encontrar al culpable, dirigiéndolos expresamente al mayor Willoughby (un excelente Woody Harrelson). Una decisión que no será recibida con buenos ojos en el pueblo, pues este padece un terrible cáncer.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Nestie
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
9 de enero de 2018
10 de 16 usuarios han encontrado esta crítica útil
Muchos sentimientos encontrados aparecerán a lo largo de la película que nos harán recapacitar y mirar dentro de nosotros, sentimientos de rabia y dolor, y también de más cosas como pensar que no estaría mal ver colgar al asesino por el cuello de lo alto de una grúa, idea más justa y apropiada que unos años de cárcel y luego a la calle con las cotizaciones cumplidas y aquí no ha pasado nada. La vida no da segundas oportunidades, a veces no da ni una, ¿por qué esa canalla de gente las tiene que tener? Y esto es una opinión generalizada sobre los violadores y asesinos, no un spoiler, y me imagino pensando eso al personaje principal, madre incomprendida que se niega a dejar las cosas como quedaron.

Desde luego los personajes de Tres anuncios en las afueras se salen de los comportamientos más comunes con sus reacciones, y más para quien se ve todos los capítulos que pilla de Crímenes imperfectos donde nos enseñan que la policía, y casi siempre con la intervención del FBI, trabajan sin descanso en esos casos y jamás los olvidan, haciéndolos incluso personales, y que los familiares, sumisos ante la impotencia, se abandonan en el perpetuo dolor, pero es lógico que dichos personajes aquí escapen de lo normal, evidentemente hay que buscar alicientes para presentar algo así, que cale y nos interese y ahí la película gana en todos los aspectos. La clave es que podemos creer en la historia porque nos sitúa muy bien en el lugar de los hechos, en esa América tan conocida de Sheriffs, bares y largas carreteras que igual da para una película de los Coen que para una buddy movie, se nos presenta como un lugar clásico para esos crueles hechos por lo que el ambiente está conseguido desde el inicio y los 3 carteles no podían estar en mejor sitio; y luego, por supuesto, el trabajo de los actores, una comprensión exacta de todos los papeles por sus intérpretes, y en especial me atrevo a destacar el inmenso trabajo de Sam Rockwell, siempre admirable.

¿Podía haber estado mejor la película? Es posible que sí, no lo sé, alguno dirá que sí, pero lo que es cierto es que la cantidad de premios que ha logrado dice “algo” sobre ella, y eso es porque los encargados de crearla habrán sentido moverse sus tripas de rabia en más de una escena y habrán pensado que el que la vea, es casi seguro, o seguro, que sentirá lo mismo, aunque las subtramas se alejen de los comportamientos sociales y personales cotidianos. Recomendable en todos los aspectos, muy buena película y certera reflexión.
fantomas
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
3 de enero de 2018
9 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil
Fondo rojo. Y letras negras, enormes. El primero deja claro lo ocurrido: “Violada mientras moría”. El segundo marca el contexto: “¿Aún ninguna detención?”. Y el tercero apunta al principal responsable: “¿Cómo es posible, jefe Willoughby?”. Nada consuela a Mildred Hayes por la tragedia que se llevó a su hija. Pero sí hay algo que la enfurece: ¿por qué demonios la policía se ha rendido? Por eso se gasta sus ahorros en los Tres anuncios en las afueras de Ebbing, Misuri que dan el título a la nueva película de Martin McDonagh. Por lo menos, que todo el pueblo sepa.
¡Tremenda!, El cine nos suele regalar cada cierto tiempo una obra maestra, una joya, una de esas películas que se te quedan en la retina y en el cerebro y que no te puedes sacar durante días y que con el paso de tiempo la valoras mucho, esta es una de las elegidas, esta es una de ellas... ¡Tremenda!

"Tres anuncios en las afueras de Ebbing, Misuri" es, y no necesariamente por este orden: a) el título más absurdo, y llamativo (aunque descriptivo) de la temporada; b) la comedia (o algo parecido) mejor escrita en mucho tiempo; c) la consagración de Frances McDormand como la actriz que de forma más precisa refleja la amargura (o el simple odio) bravo por ella, una actriz que ya nos dejó la boca abierta a todos con "Fargo", y d) la prueba de que Martin McDonagh es capaz de romper nueces con la mente (rigurosamente cierto). De otro modo, sin duda la sorpresa que la competición de Venecia. La película se estrenó en el festival y llegó a ser considerada por la crítica la mejor de las exhibidas en la sección oficial del certamen italiano. Era uno de los títulos que mayores expectación había despertado porque se aventuraba un recital interpretativo por parte de Frances McDormand que aunque no se hizo con la Copa Volpi sí que se perfiló como una seria aspirante a llevarse el Oscar a la mejor actriz. Martin McDonagh sí que se ganó el premio al mejor guión.
El éxito en Venecia fue superado con creces en Toronto en donde se llevó el premio concedido por el público. Y también ha sido presentada en los festivales de Londres y San Sebastián en donde nuevamente se vio recompensada con el galardón otorgado por la audiencia.
Pues bien, en este registro se mueve la cinta del director de "Escondidos en Brujas" y "Siete psicópatas". La idea sobre esta película la tuvo hace dos décadas cuando vio un anuncio valla publicitaria que sacaba los colores a la policía local de un estado del Sur de los Estados Unidos y pensó en la rabia acumulada que debe de tener una persona para tomar esa medida. McDonagh completa con sus dos cintas anteriores una trilogía virtuosa donde asuntos tales como la melancolía, el ridículo, la incompetencia y el más simple patetismo adquieren el tamaño de asuntos existencialmente relevantes. Todo está mal, todo es triste, pero lo peor es que encima hay zanjas. Y te mueres, claro. Eso si antes no decides suicidarte, claro. No es una simple postdata a los hermanos Coen, tampoco se trata de Tarantino, nadie le compararía con Haneke... pero algo hay de todos ellos.

"Tres anuncios en las afueras de Ebbing, Misuri" ¿No les parece el título de una instalación artística, más que de una película? Y el modo en que el cineasta filma esos tres carteles avala esta intuición: tres avisos, tres amenazas en forma de valla publicitaria que aparecen de la noche a la mañana en la carretera que conduce a una ciudad de mala muerte del Medio Oeste americano, en medio de una zona desértica, fantasmal, bañada en una luz irreal. Tres admoniciones que anuncian el espanto: una joven murió asesinada en esa zona y –según su madre, la que ha pagado tan macabra publicidad— el sheriff no hizo nada para averiguar lo sucedido.
"Tres anuncios..." no es una película del todo deprimente es gracias a la destreza alquímica con la que el director Martin McDonagh incorpora al relato generosas dosis de humor que van del sarcasmo más negro al 'slapstick' más tonto, sin impedirnos en el proceso empatizar con todos y cada uno de sus profundamente dañados personajes.

El principal reclamo es Frances McDormand. La actriz como dije antes ya se llevó la estatuilla por su interpretación en "Fargo" de los hermanos Coen y aunque no sea una estrella con el poder de Meryl Streep es lo suficientemente respetada por Hollywood y también por la prensa. El personaje de Mildred Hayes, el primero femenino con gran peso en la carrera como cineasta de McDonagh, fue escrito exclusivamente para la intérprete.
Las actuaciones de reparto también han sido destacadas. Woody Harrelson interpreta al jefe de la policía local enfermo que es adorado por los ciudadanos y al que la protagonista sacará los colores. Harrelson (candidato al Oscar por El escándalo de Larry Flynt y Messengers) ha recibido muy buenas críticas pero es Sam Rockwell quien le ha eclipsado al meterse en la piel de un oficial incompetente a la hora de hacer el papeleo pero implacable con el puño y las armas.

¿De verdad necesitábamos otra película sobre la América profunda, sobre agentes de la ley perezosos e indolentes, sobre poblachos dejados de la mano de dios, sobre violencias desatadas y cotidianidades absurdas? ¿De verdad hacía falta otro Fargo, y lo digo por las comparaciones que se están haciendo entre esta última película de Martin McDonagh y ciertos trabajos de los hermanos Coen? No, claro que no, pero es que "Tres anuncios en las afueras" no es eso, ni mucho menos.
Un reparto estelar –a la protagonista, Frances McDormand, ya le han preguntado si tiene listo el discurso de los Oscar- (se lo merece sin lugar al dudas, el Oscar me refiero, y el Globo de Oro, y cualquier premio que le den por esta película), diálogos brillantes y un cuidado trabajo estético respaldan a McDonagh.
javi rojo
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
18 de enero de 2018
4 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
Difícil de describir, ya que parece una película de los Coen de los 90´s, pero claro, no está dirigida por los Coen, ni tampoco escrita... Entonces es complicado analizarla sin comparar...

Tiene elementos muy notorios de "Fargo" (sobre todo algunos personajes, y el ritmo), de "Miller´s Crossing" (esa música... y esa cámara...), y también de "No Country for Old Men" (más que nada por cierto aire Western, y por la estética un poco realista a la vez que sombría).

Pero el dato más evidente para encontrar la conexión con el "Mundo Coen", es buscando el motor de la historia: un "macguffin", que realmente y aunque parezca que sí... no importa. Ejemplos sobran del otro lado, así que solo mencionaré uno: la alfombra de The Dude. El macguffin de "Tres anuncios en las afueras" es bastante más serio que la alfombra estropeada, pero el recurso es el mismo.

Hay "Humor negro Coen"? Si.

Hay "Momentos Coen"? Si.

Hay "Violencia Coen"? Sí.

Pero volviendo al punto inicial: este film no es de los Coen, por tanto, esta situación le quita méritos a McDonagh, al menos en mi opinión. Es como si el autor hubiera intentado por todos los medios hacer una "Película Coen" (ojo, en muchas ocasiones lo logra).

Por otro lado, hay que destacar que es de ésos films que los Coen ya no hacen, así que cualquiera que tenga nostalgia, puede ver esta obra, y rememorar "viejos tiempos"...

Puntualmente se le pueden hacer críticas como pieza independiente?

Sí, claro que si: a su arranque le falta fuerza, y su final... no es tan convincente como debiera. Y en el medio se le hecha en falta un poco más de honestidad y empatía con algunos personajes. Pero así y todo, es una buena película, casi "muy buena" (aunque está lejos de ser redonda).

Finalmente, confirmo que las actuaciones de Frances McDormand y de Sam Rockwell (especialmente este último), son de Óscar, sin ningún tipo de duda.

PD: el personaje de W.Harrelson, por momentos, me recordó bastante al "Martin" de True Detective.
mar
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
15 de enero de 2018
6 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ese sentimiento de ira, de odio y deseo de venganza, de que se haga justicia en un mundo injusto y vil. Ese sentimiento poderoso es lo que mueve a Mildred Hayes a comenzar una guerra contra el departamento de policía de Ebbing. ¿La razón?, la muerte de su hija y el amargo sentimiento del no poder hacer nada, siempre se busca alguien a quien poder culpar, la policía por no hacer más de lo que hace, el pueblo por su conducta y a ella misma por no tener palabras de apoyo y comprensión para con su hija. Sí, el personaje de Mildred es tan sumamente complejo que solo una actriz de un talento tan descomunal como Frances McDormand puede bordar, hacer suyo y convertirlo en un referente ya no solo del cine, sino de lo que un personaje femenino debe ser.
Su comportamiento y su fiereza para hacer lo que hace a sabiendas de las repercusiones que conllevará poner esos tres carteles.
La réplica la dan un Woody Harrelson como el sheriff William Willoughby, un buen policía que goza de la simpatía del pueblo, un personaje bueno y afable y para terminar un inconmensurable Sam Rockwell como el agente Dixon, un personaje de lo más desagradable, inculto, por momento estúpido y racista, influenciado por una madre que es el eje de su patética vida. Un personaje que pasa del odio a la lastima con una facilidad pasmosa gracias al buen hacer de Rockwell.

El guión es sencillamente una maravilla. Las situaciones de drama y miseria se reproducen bajo ese manto de humor negro tan hermanos Coen que dota a la película de ese toque especial y que deja al espectador tocado por lo que ve, pero a su vez riendo a carcajadas. Como he dicho, una delicia.

La dirección de Martin McDonagh es una vez más sobresaliente con ese ambiente tan de western y esas fotografía y BSO que ponen la guinda a esta pequeña maravilla.

De lo mejor que se puede ver este año en el cine. Veo muchas y merecidas nominaciones a los premios de la academia.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Ocelot25
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
<< 1 2 3 4 10 18 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2017 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados