arrow
Haz click aquí para copiar la URL

El americano impasible

6,4
7.858
votos
Año
2002
País
Estados Unidos
Director
Reparto
Género
Intriga. Drama | Periodismo. Remake
Sinopsis
Versión del film homónimo de Mankiewicz (1958), que se basa en una novela de Graham Greene. En 1952, Vietnam se levanta contra Francia para conseguir la independencia. En este escenario, un veterano periodista inglés (Michael Caine), un joven americano (Brendan Fraser) y una bella mujer vietnamita forman un exótico triángulo amoroso. (FILMAFFINITY)
Críticas ordenadas por:
1 2 3 4 5 6 7 >>
9 de abril de 2007
46 de 61 usuarios han encontrado esta crítica útil
Brillante duelo actoral entre un convincente Michael Caine, en otra de sus ajustadísimas composiciones, en esta ocasión, como un desengañado y descreído corresponsal británico en el turbulento Saigón de mediados del siglo pasado, y un desconocido y sorprendente Brendan Fraser, que abandona sus papeles de cazador de Momias, sparring de Looney Toons y diablesas varias o antihéroe selvático, para abordar con éxito el difícil papel de corresponsal estadounidense, activo, dinámico e idealista, es decir, la antítesis del personaje interpretado por Caine.

Ambos personajes se enfrentarán por los favores de una muchacha indochina, en un marco de convulsión política, intrigas y odios, representando ambos a la perfección la eterna rivalidad británico-estadounidense, la oposición entre experiencia e inocencia, entre flema y dinamismo, entre observación y acción, entre madurez y juventud, en el delicado momento político de la caída del imperio colonial británico y del inicio del intervencionismo estadounidense.

Es sin duda el mejor film de su director, Phillip Noyce, y una notable adaptación de la excelente novela homónima de Graham Greene.
Maximillian
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
16 de octubre de 2009
31 de 32 usuarios han encontrado esta crítica útil
“El tercer hombre”, “Nuestro hombre en La Habana” y “El americano impasible” son probablemente las novelas más afamadas e importantes del gran escritor inglés Graham Greene. Todas ellas han sido llevadas al cine, incluso como la última citada en más de una ocasión.

Y en este caso, y sin que sirva de precedente, la versión moderna es superior a la clásica. Y la anterior era de Mankiewicz nada más y nada menos, pero si aquella era uno de los peores trabajos del director inglés, en esta última tenemos la mejor película de toda la carrera de Phillip Noyce, aunque tampoco hay que echarle todo el mérito -que también lo tiene-, al director.

Hay otros ingredientes que hacen que la película funcione, para empezar el texto de Greene se respeta mucho, más de lo habitual en nuestros días, y eso ya hace que el aprobado esté asegurado.

Si a eso unimos lo sugerente de la historia, el marco incomparable del exotismo de Vietnam y su apasionante historia, la belleza de la protagonista, la mano maestra en la producción de Minghella y Pollack, y por supuesto la presencia de Michael Caine, uno de los diez mejores actores vivos que existen en el mundo, el resultado no podía ser otro que notabilísimo.

No se han hecho muchas películas en los últimos años que traten a los personajes con tanta clase, dignidad, cercanía y profundidad como aquí. Triángulo de amores imposibles y espionaje, unidos por un veterano reportero de guerra al que da gusto seguir.

Una de esas películas que son de hoy, pero que parecen de ayer y que perdurarán para siempre.

Nota: 7,4.
vircenguetorix
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
21 de julio de 2007
23 de 28 usuarios han encontrado esta crítica útil
El americano impasible es una película producida en el año 2001. Michael Caine, uno de sus protagonistas, contaba que el primer pase privado tuvo lugar el 10 de septiembre. Al día siguiente, con la tragedia ocurrida en las Torres Gemelas, tuvo claro que esa cinta tardaría mucho tiempo en estrenarse, aunque él mismo dijera que se trataba de una película sobre un triángulo amoroso con un “ligero” tono político.En EEUU se estrenó muy discretamente a finales de 2002.
Si esta brillante adaptación de la homónima novela de Graham Greene hubiera visto la luz unos años antes, seguramente habría recibido mejor y más justo aprecio. Aunque tal vez ahora sea más necesario y oportuno verla. Tiene vocación de filme clásico. Unas maravillosas fotografía y dirección artística sumergen en una atmósfera húmeda y neblinosa el Vietnam de los años 50, en pleno conflicto anticolonialista. Mientras los vietnamitas sufren una cruel guerra, dos hombres occidentales se enamoran de una hermosa mujer de ese hermoso país. Do Hai Yen es la actriz vietnamita que da vida a este ser silencioso, aparentemente necesitado de protección, metáfora de la situación de su propia patria en la que otros países se disputan su dominación.
Así que, como en las películas de antes, el fondo político es el escenario de una historia amorosa. Sólo que en este “americano impasible”.el director, Phillip Noyce, y sus guionistas se comprometen bastante más. Por eso, desgraciadamente, fue acertada la intuición de Michael Caine y también, por otra parte, es oportuno este estreno tardío, pues nos resultará familiar el personaje que interpreta EEUU: el país que intenta salvar a otro para otorgarle la libertad... Aquí, interponiéndose entre las dos facciones en lucha, los colonialistas franceses y los independentistas comunistas.
En el otro plano, Fowler (Michael Caine) y Pyle (Brendan Fraser) encarnan dos actitudes opuestas frente al compromiso social. Fowler opta por el cinismo -en realidad como una venda que tapara heridas dolorosas- y una aparente falta de ideales, frente a la activa implicación política de Pyle. Ninguno de los dos es un héroe, tienen comportamientos abominables. Pero si el espectador tuviera que tomar partido por alguno, tendría que preguntarse antes si es un terrorista o un luchador por la libertad.
Y al acabar la proyección surgirán más preguntas. ¿Qué legitima una guerra?, ¿cuándo se debe o no actuar?
la28
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
31 de julio de 2008
20 de 28 usuarios han encontrado esta crítica útil
La garantía se agota y las ideas se terminan, ¿cual debería ser, entonces, la solución para no volver a caer en los vulgares thrillers o los dramas ramplones? El remake.

Y aquí la cosa queda bien clara desde un buen principio: Las licencias artísticas son escasísimas (es decir, no se arriesga ni queriendo) y la elección de un reparto mínimamente resultón asegura resultados para conformar un film que, si bien no actuará como una sorpresa de la temporada, no truncará el camino a la redención, un camino que comienza bien pronto y requiere una pronta conclusión. La prueba definitiva: Del "The quiet American" de Mankiewicz al de Noyce, va exactamente media hora de reloj. ¿Cual es el motivo de reducir notablemente el metraje y acortar ciertos tramos de la historia? La mejor aceptación de un público que tolerará con creces una duración menos extensa y al que no importará -en su gran mayoría- si la obra respeta o no el original.

De este modo, "El americano impasible", logra ser una película que sabe como captar la atención del respetable, sumergirle en una historia contada sin demasiados detalles (que sí poseía la original) ni atavíos, pero que se ve tan pronto como se olvida, y es ahí donde se produce la reacción que el autor esperaba por parte de un espectador que verá el film de Noyce como un mero pasatiempos que, ni va más allá, ni conmociona, ni posee las suficientes virtudes para ser admirada como una gran obra, pues no en vano, es otro remake sin muchas luces, pero suficientemente eficaz como para ofrecer a un gran Caine y a un Fraser al que mejor le vendría admitir que lo suyo es la comedia y las aventuras, dejando así el terreno dramático para mejores intérpretes.
Grandine
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
18 de abril de 2007
5 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
El americano impasible no es un film antiamericano, pero sí antibelicista.
En 1958 Joseph L. Mankiewicz (Eva al desnudo) adaptó una novela de Graham Greene de la que éste no quedó demasiado satisfecho. Lástima que ya no sobreviva, porque seguramente habría salido más contento de esta segunda incursión. A falta de ideas, Hollywood nos sigue bombardeando con remakes. Nada nuevo bajo el sol, salvo que en esta revisión se mejora notablemente lo anterior, proyecto que se quedó anclado en un simple pesimismo vital y moral. La literatura de Graham Greene, a consecuencia de sus innumerables viajes y estancias en lugares exóticos, se nutre mucho de la lucha que sus protagonistas mantienen con el medio, un entorno generalmente conflictivo por el que se mueven a base de impulsos internos y externos, no siempre encaminados a un mismo fin.
Phillip Noyce (El Santo, El coleccionista de huesos) es un director que mantiene apego por las adaptaciones literarias como ya demostrara en Juego de patriotas y Peligro inminente, extensiones si cabe mejoradas de las novelas de Tom Clancy. Esta vez demuestra que es un director con personalidad cuando se enfrenta a una obra más compleja de lo que en él es habitual. Como en la mayoría de los casos, recurre a un sucedáneo de thriller, pero aquí lo reviste de una historia de amor acompañada de un fondo político muy concreto (Saigón, Vietnam, 1952), con lo que dota a sus dos protagonistas de un gran arco de transformación, lleno de matices gracias a la carga emotiva que soportan y las verdaderas intenciones que ocultan.
Dilemas morales
El retrato del exagerado sentido de responsabilidad que los norteamericanos siempre han prestado hacia el resto del mundo se pone de manifiesto al tratar de mostrar la lógica histórica. A este respecto se le aplica un ajuste de cuentas, y lo que queda es el reflejo de un intervencionismo que un día respondió a creencias ideológicas, y hoy se esconde bajo intereses comerciales.
Thomas Fowler es un cínico periodista británico que sólo piensa en la mejor manera de llevar a su amante a Londres. Cuando el idealista empresario Alden Pyle se cruce en su camino, ambos tratarán de resolver sus cometidos y deseos en medio del vacío ético y apocalíptico que los rodea. Las escenas de acción no consiguen exprimir todo su potencial dramático (torreón), pero el buen trata miento de la escena clave (atentado), junto al duelo dialéctico sentimental que Michael Cane y Brendan Fraser bordan (sin duda, lo mejor de la película), consiguen componer un culpabilizador cuadro de remordimientos, expiación y últimas oportunidades que antaño habría conseguido los halagos de la Academia por su logrado aroma clásico.
La Maga
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 5 6 7 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2018 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios.
Filmaffinity es un medio independiente, y su principal prioridad es la privacidad, mantenimiento y seguridad de los datos de sus usuarios,
información que no comparte fuera de la web con ninguna entidad y/o empresa, bajo ninguna circunstancia.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados