arrow
Haz click aquí para copiar la URL

Los renegados del diablo

6,2
8.048
votos
Sinopsis
Continuación de "House of 1000 Corpses". Una historia de asesinatos, locura y venganza. Los Firefly, la familia de homicidas, emprenden una sangrienta huida escapando de un sheriff con sed de venganza. (FILMAFFINITY)
Críticas ordenadas por:
1 2 3 4 5 10 19 >>
4 de enero de 2008
65 de 73 usuarios han encontrado esta crítica útil
Sí señor. Diga lo que diga la mayoría, Rob Zombie ya demostró talento en 'La casa de los 1.000 cadáveres', interesantísimo debut en el que ya apuntaba (grotescas y deliciosas) maneras que se ven consolidadas y más elaboradas en éste su segundo trabajo tras las cámaras.

Como si de una 'road movie' se tratara, Zombie estructura su película entre salvajada y salvajada y la narra con fluidez y ritmo haciéndola realmente adictiva. Una historia de violencia y venganza que culmina en un impresionante final.

Pero de nuevo, y tratándose de R. Zombie, no es una película 'gore' al uso. Él imprime su sello en cada fotograma, y dota a la película de un personalísimo estilo ya no sólo visual (es una película sucia, polvorienta) sino también relacionado con lo sonoro: su buen gusto musical es algo ya evidente y aún más su capacidad para aunar música e imágenes en un todo realmente fascinante.

Otra cosa que me revienta es eso de la (a)moralidad de la película. Vamos a ver: son asesinos a los que no trata como héroes. Otra cosa es que muestre un lado humano nunca antes visto en el cine en la visión que se ofrece de los personajes. Simplemente, son sus personajes y les tiene cariño. Pero de ahí a dudar de su ética hay un abismo.

En resumen, una brutal, tensa locura que deja patentes las cualidades de este músico metido a director, un tío de refinado y sucio estilo que a mí me ha enganchado.
Pableras
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
21 de julio de 2009
44 de 47 usuarios han encontrado esta crítica útil
Es violenta, sí. Ultraviolenta, quizás. Pero compararla con cualquier peli de Peckinpah es un solemne disparate. Yo, como mucho (y salvando las distancias), admitiría trazas tarantinianas y algún que otro paralelismo con “La matanza de Texas” o con “Bloody Mama”. Y si mucho me apuráis, hasta con “Los Flodder”. Pero a Sam ni me lo mentéis, por favor. Aún así, lo que resulta incuestionable es que Zombie no es un cineasta convencional. Y no lo es porque lo que hace este tipo con un guión tan endeble no lo consigue cualquiera. Hay que tener mucho talento y cierto oficio para mantener entretenido al personal con una historieta tan inane. Y Zombie lo tiene.

Lo tiene porque su portentoso tratamiento visual (manejo de la cámara, fotografía, puesta en escena...) y su más que correcto ritmo narrativo maquillan a la perfección esas deficiencias argumentales que comentaba. Y aunque la peli es -además de violenta- repugnante, sádica, salvaje, amoral, excesiva, cutre, grosera, grotesca y políticamente incorrecta, qué queréis que os diga, a mi me ha encantado. Fundamentalmente porque no intenta engañar a nadie y porque Zombie no pretende ofertarnos más que algo de tensión, casquería y emociones fuertes. Sin mensajes subliminales ni debates eticomorales de ningún tipo. Es más, quién quiera psicoanalizar a esta pandilla de frikis perversos y desquiciados es muy libre de hacerlo, pero mucho me temo que cualquier esfuerzo será baldío. Los Firefly no son ladrones ni terroristas. Son asesinos natos. Psicópatas que torturan y matan por placer. Y punto.

Ah, se me olvidaba: otro aliciente básico de la peli es su tremenda selección musical. Se nota que el Zombie éste es músico, porque mal gusto no tiene el muy cabrón. ¿Mi preferida? “Free Bird” de los Lynyrd Skynyrd. Apoteósica.
Taylor
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
26 de marzo de 2008
27 de 32 usuarios han encontrado esta crítica útil
Antes de criticar ésta película, sabed que critiqué su antecesora, "La casa de los 1000 cadáveres", y si no estuvierais conforme con ella, mejor que no sigais leyendo ésto.

Después del éxito obtenido con el mencionado film, Zombie se prepara para dar un desenlace en forma de secuela que profundiza, aun si cabe más, en la mente enferma y sádica de quasiespectaculares personajes.
Si para La casa de los 1000 cadáveres, su propaganda en trailer decía que Rob Zombie nos arrastra al infierno, en éste caso el polémico rockero y director nos acompaña cogiditos de la mano a un lugar que facilmente podría asemejarse al "infierno", donde la casquería y la brutalidad toman forma en tres asesinos repulsivos y detestables que no conocen la compasión.
La atmósfera es agobiante, nauseabunda, y los protagonistas actuan con una mala fé que consigue desquiciar.
Y por otro lado está William Forsythe, que con una muy aceptable actuación, llena con rabiosas sensaciones el deseo de pararles los pies a los llamados "renegados del diablo".

En mi opinión, una mas que aceptable secuela, de la que solo podrán disfrutar de su visión los que ya hayan degustado "La casa de los 1000 cadáveres" y les guste el estilo de Zombie, que da al público lo que quiere ver y lo que espera (sangre,dosis de violencia,angustia...) y una prueba más de que a Rob Zombie se le puede llamar de todo......menos conformista.
Weis
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
13 de abril de 2009
23 de 26 usuarios han encontrado esta crítica útil
Rob Zombie vuelve a la carga después de sorprendernos con su enfermizo debut para contarnos las andanzas fugitivas de una de las familias más perturbadas que se recuerdan en los últimos años. Esta vez se aprecia la madurez del director, ofreciéndonos una película con menos homenaje al género y con más oficio y originalidad, aún así vuelve a removernos las entrañas sin ninguna compasión.

Sigue produciendo ese malestar en el estomago, provocando de una forma escandalosa a toda esa gente de ideas planas que piensa que el cine tiene unos limites y unas barreras que no se deben sobrepasar nunca, y es que si en su anterior película se intuía un oscuro amor por los psicópatas, aquí ya no hay duda de sus intenciones, estos ahora son los protagonistas absolutos y a la retorcida mente del director no se le ocurre otra cosa que intentar que los espectadores comprendamos y nos sintamos cómplices de estos asesinos y las barbaries que cometen, su claro objetivo es que simpaticemos con ellos, acompañando sádicos asesinatos con dulces escenas de comedia y complicidad familiar, sin duda un concepto arriesgado y poco común.

La idea habrá resultado o no pero desde luego no son los típicos malos malísimos que estas deseando que acaben liquidados de la forma mas cruel posible, entre otras cosas porque no hay otra alternativa, el policía que debería ser el bueno resulta ser mas carbón todavía que los propios asesinos.

A los que no les guste la violencia en el cine, les recomendaría que huyan lo mas lejos posible de esta película. Mas allá de otra cosa la películas habla sobre asesinos sin piedad y sin ningún móvil, simplemente matan por diversión.
Esta vez con algunas dosis de malsano humor negro y comedia, otra vez bien dirigida pero de forma mas convencional que la primera película del director, a destacar también la calurosa fotografía acorde con los desiertos de Texas y por supuesto también la música country mas que ocurrente con el ambientación.

Zombie nos ha vuelto a sorprender con los mismos personajes de su historia anterior y ha dado otra vuelta de tuerca variando algunos elementos pero sin perder las señas que lo caracterizan. Esperemos que nos siga perturbando y nos de muchas alegrías en el futuro, de momento es una de los directores de terror (psicokillers) con mas cosas que decir dentro del sobrecargado panorama norte americano, sin duda un personaje a tener en cuenta.
MARDUK
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
16 de marzo de 2007
40 de 62 usuarios han encontrado esta crítica útil
Pocos podían prever que Rob Zombie en la continuación de “La casa de los 1000 cadáveres” no tendería sólo su mano y nuevamente a Tobe Hooper. Esta vez toca mirada a los setenta (esa textura en la fotografía) en una especie de “Bonnie & Clyde” revisitada por Peckinpah, Leone y Romero.

Se podrá criticar que Zombie tenga ideas pero no sepa desarrollarlas convenientemente y que opte a veces por caminos cinematográficos sin salida, pero ¿acaso se hace cine así en la actualidad? Tarantino y otras raras excepciones acapararían este material con sus virguerías visuales y realizarían una destacable película. Rob Zombie cumple pero no fascina. Eso sí, aprende de los desaciertos de su primer filme para centrar y reducir la trama a esa inimaginable y estrambótica familia y su paranoico perseguidor, potenciando la unión de sus ‘valores’ y que el espectador se ponga del lado de unos sádicos verdugos convertidos a víctimas con cierto encanto.

Sin ser un gran película y estar bastante desaprovechada (excepto la banda sonora y muchos otros detalles en forma de homenaje) sorprende que tenga que ser un reconvertido y proscrito cineasta (por su condición de músico) el que haya tenido que realizar una de las películas más destacables (por no ser fallida del todo y mucho menos mediocre) del género actual americano. ¡Y encima es una secuela, oigan!
Maldito Bastardo
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 5 10 19 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2021 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de películas y series, y es un medio totalmente independiente cuya principal prioridad es la privacidad y seguridad de los datos de sus usuarios.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados