arrow
Haz click aquí para copiar la URL

Blackwood

4,9
1.500
votos
Sinopsis
Cinco chicas problemáticas se ven obligadas a acogerse a un programa experimental de enseñanza, impartido por la enigmática Madame Duret (Uma Thurman) en el internado Blackwood. Pronto empiezan a mostrar talentos singulares que no sabían que poseían, y a tener extraños sueños, visiones y lagunas de memoria. Cuando la frontera entre realidad y sueño comienza a hacerse demasiado difusa, todas comprenden al fin el motivo por el que han ... [+]
Críticas ordenadas por:
1 2 3 4 5 6 >>
4 de agosto de 2018
33 de 49 usuarios han encontrado esta crítica útil
Lo siento de verdad porque me encanta Rodrigo Cortes y escucharlo hablar de cine es una delicia pero esta película a mi me ha parecido muy , muy , mala.
La historia parte con cierto interés que mantiene únicamente hasta el mismo momento en el que la luz desaparece y la película continua en una incómoda penumbra, es decir unos 10 o 15 minutos. Ahi todo se viene irremediablemente abajo. A Uma Thurman el papel le queda mucho peor que el mono amarillo de Kill Bill y se le ven las costuras por todos los lados, además el corte de pelo y el acentazo ( creo que francés) en el doblaje acaban de destrozar sus improbos esfuerzos. El guión esta deslabazado y bordea el ridículo constantemente. No conocemos nada del profesorado o del personal de Blackwood que tan siquiera parecen una banda de frikis descerebrados, sino más bien unos becarios talluditos que acaben de aprobar una oposición y les haya tocado esta institución como destino. No se sabe que pasa con la posesión de una de las chicas, ni quien la posee ni porque y del resto de las protagonistas no hay ni una triste pincelada sobre su personalidad. La negrura física ( falta de luz) así como la intelectual ( guión) e incluso de continuidad y montaje ( la peli va dando saltos y los nexos que debieran unificar la historia se han debido perder en la sala de montaje) acaban por hundir hasta el abismo del olvido este pequeño engendro fantasmal.
Profesor PPCAVAN
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
31 de julio de 2018
13 de 18 usuarios han encontrado esta crítica útil
Llega a nuestras pantallas la última película del director gallego Rodrigo Cortés, quien en su cuarto largometraje se le empieza a ver un auténtico potencial para películas de gran presupuesto con producción americana. El que empezaba con una cinta de crítica social como era Concursante (2007), mostrara al gran público una película que a grandes rasgos era más experimental que otra cosa como Buried (2010) y que supiera manejar a un reparto repleto de estrellas en Luces Rojas (2012), hace ver en perspectiva que este director está a una sola película de dar el campanazo. ¿Esa película es Blackwood? Yo creo que no.

Kit, es una adolescente con problemas de actitud. Su madre, harta de su comportamiento la inscribe en un muy exclusivo internado. Ahí conoce a otras cuatro chicas con sus mismos problemas. Madame Duret las motiva para, ayudándose de los estudios, sacar lo mejor de si mismas y así ocurre al principio. Pero Kit sabe que hay algo raro en la velocidad de aprendizaje que están teniendo.

La cinta, que es una adaptación de una novela de Lois Duncan, nos cuenta bajo una atmósfera gótica y oscura, y bajo un argumento de terror, la excesiva presión que se le ejerce a los jóvenes para ser siempre los mejores en su campo. La película pasa de puntillas sobre este tema, pero me parecía muy interesante los trabajos forzados que tienen que hacer las chicas 24 horas al día para mejorar sus habilidades, y cómo son rápidamente descartadas si no cumplen las expectativas que se les han impuesto. En cambio en Blackwood, tenemos una historia de pseudo-fantasmas bastante insípida e impersonal que no logra enganchar al espectador. Además el argumento pierde cualquier interés que el espectador pueda tener cuando se resuelve todo enigma y ves como, a parte de que nada tiene demasiado sentido es bastante estúpido.

Pero donde más duele es en el trabajo de Rodrigo Cortés, y es que es su trabajo el que logra salvar la película del desastre, su trabajo sobrio y elegante encaja perfectamente con la atmósfera y la fotografía (gran trabajo de Jarin Blaschke) pero todo se viene abajo con los malditos jump scares, ese recurso tan fácil como gratuito que las películas de terror mainstream de los últimos cinco años me han hecho odiarlos de manera visceral. En Blackwood hay un buen número de ellos, y aunque no es tan escandaloso como en otras cintas, se las podrían haber ahorrado todas ellas por innecesarias. Donde tampoco me gustó la dirección es en su último cuarto, una vez ya no hay misterio en el argumento la película se torna demasiado imprecisa, la cámara va de un lado para otro, ocurren demasiadas cosas en muy poco tiempo y su final, bastante ridículo, no deja un buen sabor de boca al espectador. Tal vez si durante la cinta nos se hubiera preocupado de que nos importen mínimamente los personajes, no sería necesario tanto fuego artificial para captar la atención.

En el reparto destaca la ya veterana Uma Thurman (Kill Bill, Pulp Fiction) con un peculiar acento francés que, una vez vista la cinta todavía no sé si quedó auténtico o ridículo. Buen trabajo de su protagonista AnnaSophia Robb (Charlie y la fábrica de chocolate), el único personaje que, con un poco de esfuerzo, puede llegar a interesar.

La cinta tiene algunos aciertos, como decía, su dirección en los tres primeros cuartos de la cinta son para destacar, y celebro el nulo problema en matar a personajes que en otras películas sobrevivirían, pero es una cinta que no destaca por mucho más, no tiene mucho que resaltar ni ofrece una mirada original a nada. Tal vez tengamos la edad equivocada.

http://www.terrorweekend.com/2018/07/blackwood-review.html
TerrorWeekend
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
5 de agosto de 2018
12 de 20 usuarios han encontrado esta crítica útil
No voy a defender esta chapuza de Rodrigo Cortés solo porque sea español y porque le salieran muy bien “Enterrado” y “Luces rojas”. Lo que es malo no se puede justificar ni queriendo ser benevolente.
Este thriller de terror no tiene suspense ni miedo. De hecho, se puede calificar con muchos “no”. No funciona ni como cinta de género ni ya como película, pues aburre. No actúan bien. No tiene coherencia. No entretiene. No aprovecha sus cartas. No asusta. No engancha. Y así podríamos seguir negación tras negación.
Prácticamente nada se puede salvar. Es que tiene tantos fallos que no sé ni por dónde empezar y aun así seguramente me deje algunos en el tintero.
Por ejemplo, Uma Thurman, con ese horrible acento francés (al menos en el doblaje español suena bastante mal y forzado), una gran actriz que lleva años sin hacer nada destacable. Cortés la rescata, le da un personaje interesante, y al final la desaprovecha minimizando su presencia en pantalla y dándole unas motivaciones patéticas y poco creíbles.
El montaje es de aficionado de tercera. He visto cortos en “Youtube” mucho mejor hechos. Los cambios de plano y contraplano están fatal, con fallos de continuidad por doquier (el típico cigarrillo que cambia de mano y postura, por ejemplo). Por no hablar de esos cortes bruscos de una cosa a otra, como si la hubieran hecho con prisas y con la idea de hacer la película lo más corta posible. Ver sección de “spoilers”.
Y eso es otra. Da igual que sea bastante corta, que se hace larga. El argumento tiene menos ritmo que un canto gregoriano puesto con menos revoluciones. Tenemos una presentación de personajes y entorno que dura más de la mitad del film. Y luego arranca y es que tampoco tiene nada que rascar, con lo cual da lo mismo. Llega el final y parece que les entra la prisa. ¡Muy mal, Rodrigo!
Para colmo, ya que no asusta por lo menos podría enganchar por la intriga. Pues bien, lo que pasa en esta residencia es más fácil de prever que el final de “Titanic”. Se ve venir porque te lo dan todo tan mascado que el que no lo averigüe es porque ha visto menos cine que un condenado a cadena perpetua.
Todo eso ya la invalida, pero por si quedara alguna duda de lo mala que es, todavía me faltan dos cosas por comentar, ya para terminar.
Primero: El baile fantasmal. ¿Pero en qué escuela de cine ha estudiado este hombre, por Dios? No se puede pretender hacer una película de miedo y filmar una escena tan ridícula, patética, de vergüenza ajena y de comedia involuntaria. Y luego lo quiere arreglar con el tipo ese que grita, mientras vemos a los otros marcarse un vals por parejas al son de una música de piano con la que ni siquiera se han molestado en hacer una coreografía que tenga coherencia con lo que suena. Una secuencia absolutamente lamentable. Aunque todo lo demás estuviera bien (que no lo está), ya solo por esto no me gusta la película. Está al nivel de la peineta del hombre lobo en “Cursed” o las balas que giran de “Wanted”. A la porra la suspensión de incredulidad. Hasta las peores adaptaciones de serie B de Stephen King logran más credibilidad que esto.
Segundo y último: La fotografía no la ha hecho Janusz Kaminski precisamente. ¡Horror! ¡Espanto! ¡Miedo! Sí, eso es lo que da, pero por lo malo. Vamos a ver, señor Cortés. ¡Esta película no se ve, se sufre! Parece un film audiodescrito para ciegos. No hay luz. Está todo más negro que los pensamientos de “Daredevil”. Si quieres saber lo que es jugar con la oscuridad para dar miedo, aprende de “Los otros” de Amenábar. ¡Qué caramba! Hasta “Nunca apagues la luz” se ve mejor que esto y aprovecha mejor la idea de que haya poca iluminación. Si no quieres mostrar los fantasmas hasta el último momento, vale, pero es que no podemos ver lo demás. Pero Cortés no se conforma con hacer esto tan mal, sino que encima va y contrata a un cámara con epilepsia o Parkinson, porque está todo el rato moviéndose y temblando. ¡Se ve todo muy mal!
En fin, es muy mala. Corto ya, que me he enrollado demasiado, pero es sobre todo porque estoy viendo por ahí unas buenas críticas que, sinceramente, creo que no se merece para nada. Si el director fuera estadounidense ¿hablarían tan bien de la película? Lo dudo.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
i42poloj
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
10 de agosto de 2018
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
Siempre me he preguntado ¿por qué un cineasta de la eficacia y la inteligencia demostradas por Rodrigo Cortés llevaba seis años sin entregar película nueva? No sé, son cosas que no puedo entender. Y "Blackwood", su último film, me reafirma en lo anterior; el realizador gallego no solo es capaz de llevar a buen puerto un material que le es ajeno, sino que logra incluso darle la personalidad suficiente para hacerlo diferente. Rezo para que no tengan que pasar otros seis años hasta que el director vuelva a ofrecernos algo.
"Blackwood" es un drama de terror de inicio dubitativo, por el cariz juvenil de la trama y el abuso de tópicos, que va creciendo poderosamente a medida que Rodrigo Cortés va haciéndolo suyo llevándolo a su terreno, hasta tornar lustroso, novedoso y con mensaje en su recta final. Kit es una adolescente rebelde y problemática desde la muerte de su padre. Con la intención de enderezarla, es llevada por sus padres a un internado para someterse a un novedoso programa de enseñanza junto con otras chicas en su misma situación. Basado todo ello en la novela juvenil de Lois Duncan "Down a dark hall", "Blackwood" goza de un primer acto titubeante e incluso poco atractivo, los clichés se van sucediendo en fila india mientras el espectador se enfrenta escéptico a la sinopsis con la única fe ciega de que su director sea capaz de transitar vías diferentes a las anunciadas. Y a ello se pone Rodrigo Cortés a medida que va desarrollándose la historia, una trama que va pasando de juvenil a adulta sin prisa, pero sin pausa. Cortés va imprimiendo sus obsesiones en la película de segundo acto en adelante, hasta desembocar en un tercer acto en el que "Blackwood" no solo ya goza de personalidad propia, sino que es capaz de sorprender al tiempo que aporta una interesante doble lectura sobre enfrentarse a la pérdida. Cortés incluso es capaz de meter ácidas gotas de humor, algo hasta ahora ajeno en él.
No negaré que en "Blackwood" se podría haber potenciado mucho más la faceta terror sin que por ello el drama se viese afectado, desde luego la genial atmósfera creada se prestaba a ello, pero al final creo que el material de base ha pesado mucho. También es cierto que revisando la filmografía de Rodrigo Cortés compruebas que su cine nunca vive en el terror, sino que más bien transita por la intriga y el misterio usando de vez en cuando elementos adheridos al terror. Y eso al final es la cinta, un drama con pinceladas de terror gótico y de ambientación quizás excesivamente oscura.
Actoralmente AnnaSophia Robb está bastante correcta, y Uma Thurman tres cuartos de lo mismo, pero no negaré que al resto del reparto le falte una dosis más de carisma y fuerza, y estoy pensando más en el lado de los profesores del centro que en el de las alumnas.
En resumidas cuentas, "Blackwood" no pasará a la historia ni sentará precedente; incluso muy probablemente al final de la carrera de Rodrigo Cortés, cuando hagamos memoria, nunca figurará en un futurible top cinco de su filmografía, pero es una película de esas que se revisan con gusto y no tan desdeñable como pueda aparentar.
Isaac Paskual
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
9 de agosto de 2018
5 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
Nos encontramos ante una maquiavélica y singular Uma Thurman, que entrega todo su gran potencial, descubriéndonos que el talento jamás es gratuito.

Nebuloso trabajo que deriva hacia una desesperación enfermiza, de brillante puesta en escena, cuya ambientación sobresaliente, desea mostrarse cómplice con el espectador, entregando una historia trillada, aunque técnicamente, bien ejecutada.
MIRADA MILENARIA
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 5 6 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2018 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios.
Filmaffinity es un medio independiente, y su principal prioridad es la privacidad, mantenimiento y seguridad de los datos de sus usuarios,
información que no comparte fuera de la web con ninguna entidad y/o empresa, bajo ninguna circunstancia.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados