arrow
Haz click aquí para copiar la URL
España España · http://www.terrorweekend.com
Críticas de TerrorWeekend
Ordenadas por:
1.151 críticas
7
21 de febrero de 2020
Sé el primero en valorar esta crítica
Algunas veces te sorprenden. Aunque los cortometrajes tienen la sana costumbre de contar una historia con varios niveles de comprensión, en ocasiones bajas la guardia en pleno visionado creyendo que ya tienes controlada la trama, en este caso una simple historia de casas encantadas, para, en un giro que no esperas, descubrir que había un gag final brillante o una moraleja interesante. Y esto me ha pasado con Polter.

José está en su casa cuando, de repente, una fuerza invisible empieza a atacarlo con todo el mobiliario. Aterrorizado llama a un servicio telefónico especializado en estos casos para que le ayude a lidiar con el problema.

Polter es un cortometraje de humor que cuenta la extraña experiencia de un personaje que esconde un secreto. Si hablamos de terror, aunque lo pudiéramos incluir en el género por tratar temas paranormales y algún que otro intento de susto (con poco resultado) no se puede decir que no sea una comedia. Ya desde el mismo inicio, como si de una llamada para darnos de alta de internet se tratara, el personaje va buceando entre opciones y características de su necesidad por teléfono, mientras la casa se le viene encima. Esto da pie a unos gags que, aunque algo recurrentes, hilarantes para el espectador.

Se nota mano en su director Álvaro Vicario quien debuta en una producción. No es un cortometraje sencillo precisamente, toda la trama incluye prácticamente a un solo personaje y en un espacio reducido pero esto no limita la historia. También destacan dos departamentos, el apañado CGI que, aunque no luce muy detallado cumple perfectamente la función y añade más dificultad al tema, y una cuidada y colorida iluminación que parece que estemos leyendo un cómic. Un humor y una acción que me recordó mucho a Evil Dead II de Sam Raimi que parece una clara referencia para el director.

Un cortometraje divertido y recomendable que no puede no gustarte y con un giro final bastante sorprendente. Veremos que nos prepara el director en el futuro. Hay expectativas.

https://www.terrorweekend.com/2019/11/polter-review.html
TerrorWeekend
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
6
21 de febrero de 2020
Sé el primero en valorar esta crítica
Jugar el equívoco es una de las opciones que todo cineasta tiene a su alcance para intentar realizar una obra potente. Alessio Liguori pone en escena un guion obra de Daniele Cosci, el cual busca un poco eso. De inicio nos encontramos con la clásica película sobre exorcismos, lo cual no está nada mal, a pesar de la infinidad de títulos aparecidos sobre todo con posterioridad a la obra maestra El Exorcista (The Exorcist. William Friedin, 1973). Esa idea inicial se va desvaneciendo conforme avanza la cinta en una historia que nos lleva por los caminos de la locura.

Philip vive en una jaula dorada a la cual podríamos considerar mansión. Su alma se encuentra encerrada y torturada por un ente desconocido, el cual se ha empeñado en privarle de su ansiada libertad.

Estamos ante una producción intimista que no por ello deja de ser aterradora sin abusar demasiado de los sustos fáciles. De todas maneras y a través de su buena banda sonora, nos va dando avisos cuando llega lo más truculento, cosa que la lleva a ser considerada como cine de terror clásico, con todo lo bueno y lo malo que ello comporta. Sorprende un poco que moviéndose por esos derroteros nos brinde un final que, por calificarlo de alguna manera, sería de interpretación libre. Esto puede que a un tipo de público le guste, habrá otro, no obstante, que reniegue de esa libertad. Si ese era el objetivo, perfecto, en caso contrario criticar algo esa falta de definición que deja un regusto de frialdad.

Una de las cosas que todo buen observador se percata es la extraña y casi única localización. Su parquedad y simpleza tirando a ochentera, aunque esté rodada en la actualidad, hace que sin darnos cuenta estemos atentos a lo que ocurre en pantalla de manera malsana. Destacar por lo tanto, el tono oscuro de la fotografía, obra de Luca Santagostino. Le va un poco en contra también la falta de alguna situación cómica, o que por lo menos nos haga sonreír. En resumen, su seriedad castiga excesivamente un tema ya de por sí truculento.

La música de Massimiliano Mechelli, como hemos comentado antes, recuerda cintas pretéritas del cine de terror, llevándonos de la mano en el recorrido de un film que necesita como el comer una banda sonora potente.

Vamos con las interpretaciones. Encabeza el reparto Jamie Paul (Black Mirror, episodio Palytest) en un papel al cual sabe dar un toque dramático bastante interesante además con alguna que otra referencia cinematográfica. Le siguen Sonya Cullingford, Miriam Gallanti y David Bailie en los papeles principales.

Para finalizar decir que estamos ante un film de entretenido visionado que se aparta bastante de lo que estamos habituados a ver. Esa personalidad propia lo hace muy atractivo, sin alejarse de lo más clásico del terror.

https://www.terrorweekend.com/2019/11/in-trap-review.html
TerrorWeekend
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
10
21 de febrero de 2020
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
Apenas daba inicio una de las décadas más proliferas de toda la historia en cuanto a cine de calidad se refiere, los maravillosos ochenta, con títulos que pasarían a formar parte de la historia del celuloide para siempre. No fue solo un fenómeno localizado en la industria americana, países como Japón o el cine Europeo arrasaban con auténticos títulos de autor que se convertirían en películas de culto prácticamente al instante. El cine de género no fue una excepción y bajo el paraguas de esta denominación encontramos Possession.

Mark, regresa de un viaje de trabajo que le ha tenido un tiempo largo fuera de su hogar, al llegar su mujer armada con un comportamiento más que extraño le pide el divorcio. Este, totalmente desolado y desesperado sospechará que el verdadero motivo de la ruptura es una infidelidad, lo que Mark desconoce, y no puede ni llegar a imaginar es lo que de verdad hay detrás de esta ruptura.

Para poder llegar a entender en profundidad esta película hay que nombrar a su director, el polaco Andrzej Zulawski, viejo conocido por la censura de la época, así como por sus obras oscuras llevadas al límite. Además hay que añadir que en el momento de escribir el guion hacía relativamente poco que se había separado de su mujer por lo que siempre se comentó que la película podía contener depresivos momentos autobiográficos o al menos sentimientos personales propios, en esta línea se entiende mucho mejor la meticulosidad del director por transmitir al espectador sensaciones en cada uno de los momentos de la película, tanto con el contenido de las escenas en sí como con la manera de filmar estas con gran variedad de planos en ocasiones asfixiantes, especialmente en la corta distancia, que ayudan a hacer de esta una obra todavía más extraña y personal si cabe.

Possession es un viaje por la visión distópica de una Berlín antes de la caída del muro, fría y desolada, en la que cuesta ver gente por la calle. Un escenario que da lugar a una historia donde todo parece posible, una premisa de fondo que mantiene durante todo el largometraje la tensión a flor de piel y la incertidumbre sobre el rumbo de los protagonistas del film, sin tener incluso en cuenta la monstruosa aparición final en un desenlace totalmente sorprendente y fantástico.

Andrzej Zulawski también era conocido por llevar a los actores al extremo para lograr así unas actuaciones al límite y este film es una buena muestra de ello, marcando fuertes discusiones de pareja o evolucionando por ejemplo y en este caso al personaje de Mark interpretado por Sam Neill, desde el punto de inseguridad y violencia más irracional hasta una seguridad en sí mismo que resulta por desembocar en explosión en un sinfín de secuencia de tonos subidos hasta la desesperación que parecen propios de otro personaje.

Pero si hay que remarcar y coronar una como auténtica y prodigiosa interpretación sería el trabajo de Isabelle Adjan, con nada más y nada menos que dos papeles en la misma película. Comportándose en el rol de Helen como la moderación y la sensatez y en el rol de Anna como una histriónica madre, mujer y amante desencadenada en unas emociones que ni ella misma puede controlar, y aquí hablo del personaje y de la actriz de carne y hueso, protagonizando así la que podría ser sin problemas una de las mejores interpretaciones femeninas de la historia del cine.

Largos planos y música de piano en un túnel de metro para la escena más potente de la película que llevó a la actriz al límite rozando la locura en una interpretación única, desenfrenada y totalmente magnética que consigue enmudecer y cortar la respiración como pocas veces sucede en el cine, un éxtasis de energía en continua evolución hasta el surrealismo y controversia final. Simplemente maravillosa, puro cine.

Censurada y recortada, polémica y coartada de libertad en definitiva, esta es una película magnífica en sí misma, redonda en la exigencia de sus creadores y con la capacidad de remover todo por dentro, capaz incluso de extenuar al espectador estático en la butaca. Un clásico de culto.

https://www.terrorweekend.com/2019/11/possession-review.html
TerrorWeekend
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
7
21 de febrero de 2020
Sé el primero en valorar esta crítica
Otra de exorcismos, en esta ocasión versión actualizada para millennials o eso parece a simple vista. ¿Qué hay detrás?, pues una película interesante y muy divertida que sabe jugar entre continuos guiños a la generación Y, y una sucesión de imágenes magníficamente rodadas sobre posesiones y otros aditivos terroríficos.

La historia, sin apartarse excesivamente de las premisas de este tipo de films, aporta elementos que la hacen muy atractiva y adaptada a los tiempos que corren. Esto contiene elementos peligrosos tales como que de aquí a unos años puede quedar muy desfasada, visto lo visto en cuanto a evolución de la tecnología. Pero no corramos tanto, hoy toca degustar The Cleansing Hour.

Drew y Max se dedican a un lucrativo negocio consistente en realizar exorcismos fake en streaming. Cuando Lane, la novia de Drew y actriz de segunda fila, se ofrece para sustituir a la persona que originalmente estaba prevista, un verdadero demonio la posee. La primera incredulidad acaba convirtiéndose en la peor de sus pesadillas.

Magnífica idea llevada a la pantalla de manera convincente. Su ritmo constante y vertiginoso ayuda a que se nos pasen por alto algunos detalles. Sin embargo la idea troncal se mantiene firme a través de un guion muy bien elaborado que va desgranando la historia hasta la explosión final. Es como un in crescendo en el que casi ni nosotros nos creemos lo que está pasando. Cuando parece que todo ha llegado al final vuelve a explotar la violencia a través de unas imágenes impactantes, muy bien rodadas a pesar de su parquedad.

Los demonios y otras criaturas del más allá van apareciendo, al principio tímidamente, más adelante en todo su esplendor llegando realmente a aterrorizar. Igualmente nos pone los pelos de punta la transformación de Lane, la cual va ocurriendo a fuego lento ya que si hubiera sido de golpe, la película hubiera quedado reducida a un cortometraje, precisamente el antecedente de este film rodado en 2016. Nosotros, y creemos que el público, nos alegramos de que haya podido realizar en toda su extensión, esto le permite profundizar en las historias de los personajes.

Nombrar, faltaría más, los excelentes efectos especiales, maquillaje y stunt que sin ser espectaculares cumplen con su cometido. El hecho de no convertirlos en protagonistas ayuda a que la historia acabe siendo bastante realista a pesar de lo que se nos cuenta.

El reparto está encabezado por Ryan Guzman y Kyle Gallner, una pareja que, cada uno en su papel, saben dar un toque muy particular a sus papeles. Por otro lado tenemos a Alix Angelis a la que le toca interpretar a la poseída. Lo hace de manera magistral, en un registro no apto para personas sensibles.

Estamos ante una película que colmará todos vuestros deseos más siniestros. Su puesta en escena, su historia y su desarrollo hará que disfrutéis de principio a fin. Recordad que es un film sobre exorcismos, no hace falta decir nada más.

https://www.terrorweekend.com/2019/11/the-cleansing-hour-review.html
TerrorWeekend
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
6
21 de febrero de 2020
Sé el primero en valorar esta crítica
Estamos ante un film con una premisa bastante vista, pero que siempre es interesante. ¿Porque a quien no le gusta ver qué sucedería el primer día de una catástrofe a nivel mundial? Acompañaremos a un padre y una hija el día que la humanidad pierde toda fuente de electricidad y empezará un desastre a nivel global por sobrevivir en un mundo sin orden donde el caos reina. Pues sí, todo suena muy bien, y empieza fenomenal, pero pronto nos daremos cuenta que todo esto es meramente una capa superficial que el buen director y guionista Ben McPherson nos tiene preparados, pues a medida que avanza la cinta, esta va mutando hacia otros géneros.

Un dispositivo nuclear crea un pulso electromagnético que deja a más de 200 millones de personas sin electricidad, en medio del caos Reese y su padre, Chris deberán encontrar una salida a esta difícil situación.

Uno de los grandes problemas de este film, es que no para de abrir subtramas dejando la principal motivación que lleva a emprender todo el viaje a los protagonistas en un segundo plano. A los 30 minutos de película, ya a nadie le importa si todo el planeta se ha quedado sin electricidad, ni a los protagonistas ni al espectador. Creo que este es uno de los motivos que Radioflash no acaba de funcionar tan bien como uno esperaba con esa interesante premisa. Pero el problema no es solo este repentino ataque de amnesia que recibe el guionista de la película, sino que en su mutación hacia el terror y el survival no se olvida de usar todos y cada uno de los tópicos del género.

Pero no todo el malo en este film, pues estamos ante una cinta realmente entretenida que a pesar de no cumplir con mis expectativas iniciales sí que he de reconocerle que el ritmo es trepidante, la verdad que no da ni un pequeño respiro, cosa de agradecer. Otro de los grandes puntos a favor de Radioflash es su preciosa fotografía y como consigue llevarnos del caos de la urbe a la inmensidad de los bosques, donde los protagonistas las pasaran bien canutas para sobrevivir a las adversidades tanto de la madre naturaleza como otras más mortales.

Ahora llega el momento de dar un repaso al apartado actoral. En ese sentido hay un nombre que enseguida nos llama la atención, pues uno de sus protagonistas es Dominic Monagahan, el cual, a pesar de cumplir con su actuación, desgraciadamente no se luce mucho frente a la pantalla, ya que su personaje es de todo menos carismático. En contrapartida tenemos a una Brighton Sharbino que sorprende con una gran actuación y ella sola lleva todo el peso del film con gran acierto. El resto del cast, simplemente parece que pasaban por allí, cumplen su cometido, pero son solo la excusa para que la trama avance.

En definitiva, Ben McPherson nos regala un inicio realmente prometedor pero que va desinflándose a medida que avanza el metraje, tal vez no sea la palabra correcta desinflarse, pero sí que el cambio de registro que nos presenta, es menos interesante que el inicial.

https://www.terrorweekend.com/2019/11/radioflash-review.html
TerrorWeekend
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2020 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de películas y series, y es un medio totalmente independiente cuya principal prioridad es la privacidad y seguridad de los datos de sus usuarios.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados