arrow
Haz click aquí para copiar la URL

Venganza (Cornered)

6,1
221
votos
Año
1945
País
Estados Unidos
Director
Reparto
Género
Cine negro
Sinopsis
Cuando es desmovilizado al terminar la guerra, el aviador canadiense Laurence Gerard vuelve a Francia para descubrir quién ordenó matar a un grupo de resistentes entre los cuales estaba su novia. Identifica a un colaborador del gobierno de Vichy y le sigue la pista hasta Argentina, donde el nazismo está lejos de haber desaparecido... (FILMAFFINITY)
Críticas ordenadas por:
30 de julio de 2007
17 de 19 usuarios han encontrado esta crítica útil
Producida por Adrian Scott para la RKO, se estrena el 25-XII-1945 (EEUU). La realización se encarga a Dmytryk, amigo y colaborador de Scott. Los nombres de ambos se incluyeron (1948) en la ominosa lista "Los 10 de Hollywood", elaborada por la Comisión de Actividades Antiamericanas del senador McCarthy. La acción tiene lugar en Londres, Francia y Buenos Aires en los últimos meses de la IIGM.

La historia se basa en un argumento, de gran actualidad en su momento, escrito por John Wexley y Ben Hecht (no acreditado). Focaliza la atención en la amenaza nazi y su vigencia. Jerarcas alemanes y destacados colaboracionistas se trasladan a Sudamérica, en busca de refugio y de nuevas bases de operaciones, ante la proximidad de la derrota del III Reich. Los personajes quedan poco desarrollados en beneficio de la descripción minuciosa de los ambientes oscuros y tenebrosos en los que habitan los criminales. Éstos se amparan en la destrución de pruebas de su identidad y de su pasado y en una densa maraña de chantajes, sobornos, amenzas y asesinatos a sangre fría. El personaje principal, el piloto de aviación canadiense recién licenciado, Laurence Gerard (Dick Powell), se mueve por ansias de vengar la muerte de su esposa, una muchacha francesa de 20 años, con la que compartió 20 días de matrimonio. A causa de la delación de un colaboracionista nazi, en grupo de la Resistencia del que formaba parte la chica, cae víctima de la furia nazi.

De Laurende Gerard se conoce su determinación, inteligencia, impaciencia, capacidad de trabajo en solitario, tenacidad, nacionalidad, edad (34 años), profesión (ingeniero) y poco más. Los procesos internos de su reacción ante la evolución de los acontecimientos quedan fuera del relato. De Melchior Incza (Walter Slezak) se conoce la ambigüedad de sus lealtades y pocas cosas más. Los diálogos tienen gran importancia. Construidos con esmero y fluidez, sobre ellos recae gran parte la explicación de las incidencias que jalonan el desarrollo del relato. La dirección muestra una notable capacidad narrativa y una acertada creación de una atmósfera densa, misteriosa y amenazante, que constituye uno de los principales méritos del film. Combina con habilidad imagen, sonido, diálogos y acción, en orden a dotar la obra de un nivel convincente y absorbente de dramatismo y tensión.

La música, de Roy Webb ("El cuarto mandamiento", 1942; "Retorno al pasado", 1947) hace uso de melodías trepidantes de viento y percusión, que crean sentimientos de temor y ansiedad. La fotografía, en B/N, de Harry Wild ("Los caballeros las prefieren rubias", 1953), se sirve de fuertes contrastes de luz, intensas manchas oscuras, espacios cerrados y siniestros, bien ensamblados y adecuadamente resueltos.

Gran parte del equipo técnico y el actor principal de la obra, habían coincidido meses antes en el rodaje de "Historia de un detective" (1945). Ambos films forman parte de las piezas de cine negro más sólidas del Dmytryk.
Miquel
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
9 de septiembre de 2012
12 de 12 usuarios han encontrado esta crítica útil
A veces ocurre que el trasfondo de una película, lo que ocurre entre bambalinas mientras es realizada, resulta más interesante que el filme en sí; precisamente esto es lo que sucede con esta cinta de Dmytryk, cuyas debilidades o insuficiencias sólo pueden explicarse atendiendo a las curiosas circunstancias históricas que rodearon su concepción y rodaje.

Partiendo del guión original de John Wexley, lo que la película pretendía era construir un sólido discurso antifascista que, además de insistir en la inutilidad de las luchas individuales en favor de las colectivas, denunciaba claramente el colaboracionismo de algunos paises, en este caso Argentina, con el régimen nazi. Sin embargo, cuando el espectador ve hoy la película, todo este mensaje ha quedado atenuado o desdibujado, limitando llamativamente las posibilidades del argumento. Esto se debió a las presiones que el Departamento de Estado norteamericano ejerció sobre la RKO para evitar un conflicto con Argentina, país que a lo largo de 1944 (mientras se realizaba la película), previendo la inevitable derrota alemana, cambió de alianzas, lo que hacía enormemente desaconsejable permitir que un filme tan crítico saliera adelante.

Para Dmytryk, entonces miembro del Partido Comunista (como Wexley), los sucesos que rodearon la realización de "Cornered" supusieron su particular cruce del Rubicón, ya que se vio fuertemente criticado por el propio Wexley, así como por otros miembros significados del partido en Hollywood, como los guionistas John Howard Lawson y Albert Maltz (ambos, junto con Adrian Scott, productor de este filme, y el propio Dmytryk, pertenecientes al conocido grupo de los "Diez de Hollywood", que sería condenado durante la "caza de brujas"). Dmytryk siempre negó presiones políticas que censuraran el contenido político de la película y acusó a sus antiguos camaradas de ser ellos los únicos que en su afán antifascista querían cargar el argumento de propaganda; hoy se sabe, pues se han encontrado los documentos, que su versión es falsa, pues existieron directrices muy claras por parte del estudio (a instancias del Asistente del Secretario de Estado para Asuntos Latinoamericanos, que no era otro que Nelson Rockefeller), las cuales desembocaron en una alteración significativa del guión, ahora firmado por Paxton, y convenientemente dulcificado.

Así, lo que nos queda en "Cornered" es un filme bien realizado en lo formal, que logra una curiosa mezcla entre lo exótico y lo tenebroso, recurriendo a las técnicas fotográficas propias del cine negro, entonces en eclosión; la misma trama deviene -a causa de la mencionada depuración- en un thriller oscuro, en el que las claves son el afán de venganza del protagonista y la ausencia de moral e hipocresía del malvado nazi y de quienes le encubren. Los personajes, o al menos muchos de ellos, quedan desdibujados, especialmente los miembros del grupo antifascista, que parecen desorganizados, diluyéndose así por completo las intenciones del guión original, hasta el punto de que la película parece fundamentalmente el relato de un ajuste de cuentas individual, desprovisto de toda iniciativa colectiva.

Quizá lo más irónico de todo es que fue esa intervención censora al más alto nivel la que, con la connivencia del estudio y de Dmytryk, salvó a la película, que de otro modo jamás se hubiera llegado a proyectar, víctima temprana de unos intereses de estado que afectarían profundamente a la cultura estadounidense en la inminente guerra fría.
Quatermain80
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
3 de septiembre de 2012
2 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
Lo más destacado de esta película es para mí que transcurra en una Argentina que se convierte en paraíso para los colaboracionistas con Hitler. Por lo demás, la trama empieza bien pero pronto se vuelve demasiado acelerada y confusa. Además, me sobra perfectamente el personaje de Melchior Incza.
Una curiosidad como rareza y nada más.
Mi nota: 5,8
Luis Miguel
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
10 de septiembre de 2019
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
La Democracia tendrá siempre los más leales y fervientes defensores porque, es el único sistema que asegura la renovación política y la participación del pueblo en las decisiones fundamentales. Democracia viene del griego: demos > pueblo y de krátos > poder, esto significa que, en la organización del Estado, “las decisiones colectivas son adoptadas por el pueblo mediante mecanismos de participación directa o indirecta que confieren legitimidad a sus representantes”.

Pero, el exacerbado afán de poder de ciertos individuos o grupos, ha motivado a lo largo de la historia otras formas de gobierno como la monarquía (todo el poder en manos de un solo gobernante); la dictadura (poder impuesto por un representante de las fuerzas militares o por un civil aliado con éstas) y la democracia aparente (un grupo -o individuo- empotrado en el poder hace cuanta engañifa sea necesaria para manipular al pueblo), y entre las dictaduras, la mayor abominación es esa forma de poder llamada fascismo (represión, discriminación, exterminio de algunas minorías…), causante de uno de los más espeluznantes genocidios que haya padecido la humanidad.

Los demócratas del mundo entero saben que, el fascismo, no tuvo un final definitivo con el feliz desenlace de la II Guerra Mundial y que se ha seguido expandiendo como un virus que no cesa en su delirio de poder. De esto trata la historia que escribiera el newyorquino, John Wexley (1907-1985), dramaturgo y guionista a quien ya conocíamos por títulos como “Angels with Dirty Faces”, “Footsteps in the Dark” y sobre todo por “Hagmen also Die!”, donde se ocupó de adaptar la obra del alemán Bertolt Brecht.

Todo comienza con un piloto de la fuerza aérea canadiense, Laurence Gerard, quien, en su propósito de encontrar a Marcel Jarnac, un colaboracionista francés que asesinó a su joven esposa, se dispone a ir hasta el fin del mundo con tal de eliminarlo. Esto lo llevará por Suiza y luego por Buenos Aires, donde entrará en contacto con un grupo de hombres que está empeñado en impedir que la mancha negra del fascismo se expanda por el país… y Jarnac es también, para ellos, su mayor objetivo.

Edward Dmytryk, nos ofrece con, <<VENGANZA>>, otro valioso film noir que funciona como una suerte de advertencia contra una plaga que amenaza a buena parte del mundo y, en esta ocasión, el protagonista es una suerte de obsesionado antihéroe más impulsivo que racional; con más aires de misógino que de tipo seductor… pero con un sentido de la perseverancia que no lo tiene cualquier enamorado.

La trama es muy dinámica de principio a fin; los giros narrativos sorprenden con su eficacia; y lo mejor de todo es que, cada personaje, pareciera tener una doble personalidad que no es fácil descubrir. En la edición y en la composición de planos es posible encontrar logros muy plausibles y, Dmytryk, acierta también con una eficaz dirección de actores, no obstante que no tiene en el reparto a grandes protagonistas y el mayor relieve lo ofrecen, otra vez, los que ‘viajan en segunda clase’ (Walter Slezak, Morris Carnovsky, Luther Adler…)

Título para Latinoamérica: <<ACORRALADO>>
Luis Guillermo Cardona
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2020 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de películas y series, y es un medio totalmente independiente cuya principal prioridad es la privacidad y seguridad de los datos de sus usuarios.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados