arrow

Quemar después de leer

6,5
49.819
votos
Sinopsis
Ozzie Cox (John Malkovich) es un agente de la CIA que está escribiendo sus memorias en un CD, pero pierde y va a parar a manos de los empleados de un gimnasio (Brad Pitt y Frances McDormand), gente muy simplona que que intenta chantajear a Cox. La CIA acaba interviniendo y el asunto se complica cuando el chico del gimnasio se encuentra con el amante (George Clooney) de la mujer de Cox. Basada en la novela "Burn Before Reading: ... [+]
Críticas ordenadas por:
1 2 3 4 10 20 51 >>
12 de octubre de 2008
277 de 387 usuarios han encontrado esta crítica útil
He pagado 15 euros por dos entradas de cine: he apostado fuerte por los Coen. Manda huevos. Estos tipos son de esos que les ha tocado la mano un santo, porque esto es caer en gracia y lo demás son gilipolleces.

Respiro... os cuento.

Quemar después de leer, es una interesante (sí, un 6, interesante) película acerca del espionaje en versión humorística. La trama, como bien dice uno de esos críticos que cobran panoja y no lo hacen por amor al arte (y además no paga 15 putos pavazos como yo por ver esto), es como poco enrevesada, original (no podemos negarlo), y bien construída.

Así, con un comienzo soporífero (pero soporífero, hasta el punto de plantearme ir a ver Conspiración de no se qué... cambiarme a cualquier sala), la cosa se va calentando, el guión torciéndose, y las situaciones cómicas emergen (¡porque esto es una comedia! ¡sí!). Durante los primeros veinte minutos no se reía nadie. Después tampoco, pero he de reconocer que algunos momentos eran divertidos. No es una comedia estúpida, es buen cine. Lo que sucede es que a menudo el buen cine es tan jodidamente poco trasgresor en sus formas (que no en su contenido), que nos dormimos literalmente y deseamos qué se yo, algo más de gamberrismo.

Con un John Makovich excepcional (magnífico, me ha encantado, es un mal hablado de cojones, ahí está el punto irreverente que me gusta), con un correcto George Clooney, que se sigue considerando sexy con esa barba de puto pescador en la tormenta perfecta, deplorable, y con un GENIAL (y digo absolutamente GENIAL) Bradd Pitt (el único que consiguió hacerme reir de forma abierta), el cual hace de memo total, de estúpido añorable, en uno de esos papeles que se recuerdan. Y es que chicos/as, este hombre, cosas aparte, parece haber hecho un pacto con el diablo: cuarenta y tantos años y parece un preparador físico de de venticinco.

Las estupendas actuaciones de los secundarios hacen que por encima de la trama (original en todo caso), resalte como principal reclamo sus actores, actuaciones, reacciones espontáneas ante situaciones inverosímiles y surrealistas. Todo ello aderezado con una (no sé si profunda) crítica a los servicios de inteligencia y espionaje americanos (y por ende a todo el mundo), y una (esta sí muy profunda) crítica a las buenas formas, al convencionalismo, al engaño y a la falsedad en las relaciones.

No dejéis de verla, es recomendable si os gusta el buen cine, con todo lo que ello incluye (lo bueno y lo malo).

Habrán momentos en los que os aburráis de cojones, y espero que lo escribáis y reflejéis sin miedo aquí, porque lo que sí es cierto, es que a veces el buen cine es un puto ladrillo difícil de digerir. Este está a medio camino, se queda encajado en el esófago, pero termina por entrar sin problemas (o con pocos) al estómago. Y encima, alimenta.

Lo mejor: Las actuaciones. Brad Pitt. Sin duda. John Malkovich.
Pluscuamperfecto
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
7 de octubre de 2008
80 de 110 usuarios han encontrado esta crítica útil
Muy alto habían dejado el listón los Coen después de su estupendo último largometraje. Ya fuera por esto o bien porque ‘Quemar después de leer’ fue rodada casi simultáneamente con ‘No es país para viejos’ (lo cual implicaba quizás demasiado poco tiempo de planificación), lo cierto es que de entrada, la cinta no acababa de transmitirme buenas vibraciones. Además, los primeros minutos del filme, aunque con algún que otro toque de genialidad -qué menos podía pedirse-, no terminaron de engancharme. Los peores temores se estaban cumpliendo… cegados por su reciente y brillante éxito, estos inconfundibles cineastas se habrían vendido a la lujosa maquinaria hollywoodiense para acabar firmando su primera película realmente decepcionante? Nada más lejos de la realidad.

Los Coen son la prueba viviente de que dos cabezas pensantes son mejor que una, y ponen todo su ingenio para conseguir una obra que por una parte podría ser considerada como “menor” dentro de su imponente filmografía, pero por otra parte hace gala de un pegadizo y excelente sentido del humor. Aunque la mayoría de sucesos con los que nos vamos encontrando a medida que avanza la trama entren dentro de la categoría de “tontería”, no por ello el conjunto queda desprovisto de mensaje. ‘Quemar después de leer’ nos habla de cómo la paranoia hacia el “enemigo invisible” ha acabado idiotizando la sociedad hasta límites insospechados. Pero eso sí, habla de ello de una manera nada cargante y lo más desenfadadamente posible. Tanto que a veces se podría pensar que la historia se reduce a un encadenamiento de gags a ratos no tan bien hilado como sería de esperar. No obstante, ahí radica el encanto de la cinta.

Otra buena razón para confiar en esta obra son las actuaciones de las principales estrellas que participan en ella. George Clooney y Brad Pitt se sumergen de lleno en sus disparatados y desmitificadores papeles. El resultado es algo histriónico pero incuestionablemente divertido. Como no podía ser de otra forma, los Coen se apoyan en un más que desarrollado elenco de secundarios (de hecho, todos los actores aquí vendría a serlo). Frances McDormand, John Malkovich, Tilda Swinton, Richard Jenkins… cada uno genial en su personalidad y trasfondo. Un reparto coral que ayuda a articular mejor esta hilarante comedia, experta en contagiarnos su buen rollo.

Estos dos genios del cine lo han logrado de nuevo. Han vuelto a coger un granito de arena y con él han creado una montaña. En ‘El gran Lebowski’ por ejemplo el granito fue una alfombra manchada de orina. Aquí el detonante es un CD repleto de banales recuerdos. Esta es la grandeza de estos hermanos nacidos en Minnesota, que nunca sabes por dónde te van a sorprender. Al final, antes de que se cierre el telón, los idiotas se preguntan si han aprendido algo de la experiencia. Puede que ellos no lo hayan hecho, pero nosotros sí logramos extraer una importante conclusión: aunque parezca que lo hagan sin querer, los Coen están en estado gracia.
reporter
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
28 de octubre de 2008
61 de 75 usuarios han encontrado esta crítica útil
Si por unos momentos pudiera hacer desaparecer todo lo que conocía de esta película antes de verla: los directores, los actores, la entrevista que leí en la que George Clooney hablaba sobre la historia, etc., seguramente, no le pondría el ocho que le estoy dando. Pero no puedo evitar que me llegue información y con ello, no puedo evitar que se despierten las simpatías y la benevolencia. ¿Por qué digo esto? Pues sencillamente porque mientras disfrutaba de la proyección hubo momentos en los que noté cierta densidad en la historia y situaciones algo forzadas que buscaban desesperadamente el encarrilamiento de la empatía del público. De todas formas, si se hubiera quedado en algo simplón y artificioso, tampoco habría conquistado mi corazón cinéfilo. Cuando piensas que nada ocurre, que se alarga innecesariamente, la magia de la narración aparece y encauza cada elemento de forma sencilla, a la par que divertida. Y eso no es algo fácil. Enfrentarse a un público que se va cerrando en banda para luego encaminarlo hacia una opinión favorable es más complicado que encontrarte con algo exquisito de principio a fin.
Si a esto añadimos la guinda jugosa del pastel, la valoración sube como la espuma. ¿Y cuál es esa guinda? Los personajes, no los actores sino los propios personajes que con su fuerza y su trasfondo nos involucran en esa delirante historia entretenida a rabiar.
Tengo que mencionar a Brad Pitt, por encima incluso de Malkovich, su ternura, idiotez y naturalidad serán difíciles de olvidar. El baremo de las risas se ponía a prueba cada vez que aparecía en pantalla. La película es una comedia y su catalogación en este género se debe al personaje de Pitt. Lo mejor es que se introduce casi sin darte cuenta. Aparece por casualidad, casi ni se percibe y consigue robarle planos a Frances McDormard y Malkovich.
No quiero ser injusta con el resto refiriéndome sólo a Brad, pero era un brindis por habernos hecho a mis amigos, Vic y Rubi, y a mí reir tanto, se lo debía y en cierta forma es la tuerca que reconduce la historia hacia una mejor puntuación.
Malkovich está grandioso: provocador, deslenguado, desquiciado... Frances como siempre: un lujo verla interpretar, Tilda Swinton desafiante, contundente y muy segura de sí misma, y Clooney se ríe hasta de él mismo. Esos pantalones a lo Julián Muñoz y esa gargantilla de oro a lo Farruquito no tienen precio.
En definitiva, una historia de espías que no saben qué espiar, de cuerpos duros y mentes ágiles, de estética y tupés, de relaciones cibernéticas y de inventos, de falsas apariencias y finalmente, de hilaridad.
Notita de oro especial al jefe de la CIA: “¡La madre del cordero!” Broche de oro.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
nanci_nanci
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
12 de octubre de 2008
58 de 77 usuarios han encontrado esta crítica útil
Humor inteligente sobre gente estúpida. O bien como hacer de la cotidianeidad, lo absurdo y la ignorancia humana una aventura divertida y desternillante.
Y es que los protagonistas Chad y Linda han visto demasiadas películas de espionaje, y los pobres se creen que hacer chantaje y sacar un dinerillo extra es como ir a comprar queso al supermercado.
A cada personaje más estrambótico aún, los Coen hacen gala, como ya demostraron en "El Gran Lebowski", "O Brother" o incluso en "Fargo"; de una comedia ágil, alocada y corrosiva donde la situación se retuerce y complica cada vez más mientras incrementa el humor y la absurdez de unos personajes totalmente carismáticos, destacando Brad Pitt, realmente divertido. La obsesiva preocupación de Linda por sus cuatro operaciones, la psicosis de Harry Pfarrer con los espias, el bobalicón de Chad chantajeando por teléfono a Osbourne Cox y la venganza de éste. Sin duda deja momentos estelares para recordar con una sonrisa.
Sin grandes pretensiones, la película se hace corta y deja un agradable sabor de boca.
Sin duda la firma de los Coen en una película es garantía de calidad.
Dragondave
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
15 de octubre de 2008
48 de 57 usuarios han encontrado esta crítica útil
La película está bien. Pasas un buen rato con momentos de despipote. Los personajes son casi surrealistas y, las interpretaciones apropiadas pero: ESE DIÁLOGO FINAL, ¡es tronchante! Ya en ocasiones anteriores cuando el jefazo de la CIA va siendo informado por su subalterno sobre el despropósito que supuestamente les incumbe, pasas unos ratazos, sabiendo los datos que tú si tienes sobre lo que está pasando. Pero una vez resulto el final, ese diaólogo de besugos... es que no paras de reirte. Parece un trabalenguas codificado sobre algo "que no saben lo que es pero, manejan como si fuera importantítisimo y lo supieran aunque, en realidad ignoran absolutamente todo": ¿qué, ¿cómo?, ¿quién?, ¿por qué?, ¿cuándo?,...

Creo que se le podía haber sacado más jugo a la estulticia de la pareja de "espías informáticos" (ja,ja,...¡vaya par") También a las situaciones que provocan las personalidades los dos matrimonios y del encargado del gimnasio. No sé, es que me ha quedado la sensación de que para poder ser mucho más divertida y entretenida, deberían haber explotado mucho más algunos gags, estereotipos y, personajes. Hubiera podido ser redonda. Pero de todas formas, es muy difícil, sobre todo con una película de humor... conseguir marcar la diferencia. Después de ver Tropic Thunder, confieso que era mucho más fácil que cualquier peli de risa me hiciera tilín porque la comparación es, en este caso más que nunca, odiosa.

El ritmo es en algunos momentos un poquito lento y, creo que le resta comicidad, porque estás expectante por ver qué pasa, como reaccionan, etc... y, con esos tempos se desaprovecha, en general, la oportunidad de rematar la faena.

No creo que sea que se han acomodado como algunos piensan sino, que las dificultades de la comedia hacen más complicado conseguir la sensación de efectividad que en otros géneros se consigue más fácilmente. Es más inmediato y sencillo hacer llorar o, dar sustos, creo yo... Y cuando tienes tu propio listón (muy alto) por anteriores trabajos y, los ojos están puestos en tí para analizarte y despellejarte, la cosa es todavía más complicada. Los detractores y desfensores a ultranza son los extremos negativo y positivo de las valoraciones pero, considero que siendo lo más objetiva que creo poder ser, con un 6/7 soy bastante justa.

Saludos,
EVA
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 10 20 51 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2018 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios.
Filmaffinity es un medio independiente, y su principal prioridad es la privacidad, mantenimiento y seguridad de los datos de sus usuarios,
información que no comparte fuera de la web con ninguna entidad y/o empresa, bajo ninguna circunstancia.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados