arrow
Haz click aquí para copiar la URL

Greenberg

5,3
3.193
votos
Sinopsis
Atrapado en una encrucijada vital, Roger Greenberg (Stiller) decide mudarse durante una temporada a casa de su hermano, en Los Ángeles. Allí, entabla una insólita relación de amistad con la ayudante de éste, Florence, que aspira a ser cantante. El noviazgo de Florence y Greenberg, aparentemente maravilloso, es bastante precario e inestable. (FILMAFFINITY)
Críticas ordenadas por:
1 2 3 4 5 >>
7 de julio de 2010
22 de 27 usuarios han encontrado esta crítica útil
Inicialmente la película juega al despiste al presentar en detalle a un personaje que acabará siendo secundario y al cambiar de repente al personaje menos interesante de Stiller que, tan encasillado en comedias de humor abrupto, parece no encajar en el estilo costumbrista-pesimista mostrado hasta el momento. Entonces surge la sorpresa y Stiller y su personaje se adueñan por completo de la película y la elevan a un tratado social especializado en "qué hacer con tu vacía e inútil vida de cuarentón perdedor". Este personaje va creciendo poco a poco y ganándose al espectador.

Sorprendentemente también, Stiller encaja en este personaje cuarentón, perdedor, obsesivo compulsivo, quejoso, inseguro, indigno de confianza, iracundo, asocial, sin expectativas, que no quiere hacer nada... Aquí demuestra ser mejor actor de lo que sus anteriores interpretaciones encasilladas dicen.

Todas las características del personaje de Stiller se exploran y se ponen en cuestión a través de su interacción con los personajes secundarios. El espectador no puede evitar sentirse identificado con algunas de los traumas del personaje, como Vivir una vida diferente a la planeada o perder una oportunidad por anteponer los principios al sentido práctico.
lscem
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
21 de septiembre de 2010
15 de 18 usuarios han encontrado esta crítica útil
En el ya pretérito siglo 20, un joven Noah Baumbach pertrechaba sus primeras películas sin demasiada fortuna, antes de dar en el dique seco de la autoría y buscarse los cuartos como guionista y escritor de diálogos. Comedias caracterizadas por un peterpanismo post-campus universitario o un onanismo judío y neurótico, los primeros filmes de Noah (Kicking and screaming (95) y Mr. Celos (97)) apenas dejaron huella en la memoria cinéfila colectiva. Durante años nadie volvió a ofrecerle una mísera oportunidad, hasta que el cándido y muy independiente Wes Anderson se cruzara en su camino, produciendo su autobiográfica Una historia de Brooklyn (05), la vuelta al ruedo de Noah tras ocho años. Con Anderson, Noah participaría en el guión de La vida acuática (04) y en su última y maravillosa Fantástico Mr. Fox (09) (una de las mejores películas en lo que llevamos de año al decir de Manu Yánez, y que quien esto escribe suscribe). Así, redimido por Anderson para el cine, el retorno de Baumbach se ha consolidado, antes con Margot y la boda (07) y ahora con Greenberg, ambas obras que demuestran la madurez de un autor que ha abandonado el ombliguismo y la pose intelectual que lastraba aún su primer film del siglo 21.
Como la(s) de Wes Anderson (o la de Todd Solondz o la de Judd Appatow o la de Miranda July), esta tragicomedia de Baumbach, escrita a cuatro manos entre Noah y su mujer y musa Jennifer Jason Leigh, gira en torno a sujetos o grupos familiares disfuncionales, con una querencia por los personajes fracasados y/o inadaptados sociales. En este caso, el personaje interpretado por Ben Stiller es un paciente recién salido del frenopático por una rara dolencia: perdió la movilidad de las piernas de forma psicosomática, por su propia angustia. Vuelto a casa de su hermano por una temporada con el fin de “no hacer nada” y cuidar del perro mientras su familia política veranea en Vietnam, Roger Greenberg conoce a Florence, la asistenta de la casa recién salida de una larga relación, con la que vivirá una neurótica y rarificante historia de amor, salpicada por sus paranoias. No exenta de ternura, la historia que Noah nos cuenta se aleja mucho de una cinta romántica típica, tomando por momentos un cariz cruel y sádico: más que agridulce, la de Noah es una comedia “trilce”, si se me permite citar aquí a César Vallejo y su juego de palabras entre triste y dulce. Más allá de la falsa disfuncionalidad de las junos y las miss sunshines, la de Greenberg está transida por una especie de autenticidad que invade cada plano, alcanzando instantes de verdadera conmoción, algo a lo que no es ajena la incorporación de Stiller, todo un ejercicio de dramatización de una cara estólida al estilo Jim Carrey en El show de Truman (98), de Peter Weir; o Adam Sandler en Embriagado de amor (02), de P.T. Anderson, genial film con el que Greenberg tiene no pocos puntos de encuentro, además del logro de sus dos actores protagonistas.

(continúa en spoiler)
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
McCunninghum
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
30 de julio de 2010
14 de 17 usuarios han encontrado esta crítica útil
Esta noche he tenido el enorme placer de conocer al personaje cinematográfico más interesante de los últimos años: Roger Greenberg. Sus miles de matices dotan al film de una cantidad de escenarios y situaciones posibles que parecen no tener fin, como la imaginación de Baumbach. Un notable Stiller, que cada vez que se aleja de papeles comerciales e intranscendentales cumple, da vida a este curioso a la par que errático personaje.

La historia, bien alimentada con suculentos secundarios, habla de los diversos modos de vivir una vida, y de como las expectativas se convierten en frustraciones con el paso de los años.

Sin embargo, la película no ofrece una visión clara de lo ideal en la trama, sino que invita a la reflexión. Muy interesante el personaje de Florence, una joven que acaba de salir de una larga relación y evita complicaciones hasta que conoce al deambulante Roger para ilusionarse con una relación caótica que curiosamente parece calmar sus inquietudes. Y es que justo cuando Greenberg comienza a comportarse de un modo adecuado y lógico, de pronto lo estropea todo de manera tan irracional como sublime. No busquen alegres parejas que comen perdices ni historias felices en esta película porque lo que aquí encontrarán es ambigüedad e indiferencia. Como la vida misma, pues así somos las personas: cuanto más complicado y difícil se presenta algo, más interés mostramos en hacernos con él.

Además, la cinta cuenta con otros aciertos como una buena dirección, a destacar los largos planos cortos hacia los personajes, y una banda sonora espectacular (James Murphy, ¡qué descubrimiento!). Quizá más de uno vería esta cinta con otros ojos si fuera más "indie". A mí, que soy enemigo acérrimo de las etiquetas, personalmente me ha convencido.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
jayba
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
17 de febrero de 2011
8 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
Desubicación no solo implica decir lo inadecuado en el momento menos justo, también implica estar donde no se debe con momentos (trágicos) de lucidéz. Ben Stiller desarrolla uno de sus papeles más singulares e introvertidos dentro de esta obra de un tal Baumbach, aspirante a director autor.

Las cámaras siguen a la pareja principal como si de parásitos se trataran. ¿El personaje de Stiller es un parásito? Pues las cámaras hablan por él, lo siguen en su errar casi continuo, en su disconformidad casi constante y, principalmente, en su caracter marcádamente inoportuno.
De esta forma se va construyendo Greenberg: la peli sobre los motores de un personaje incómodo y volátil, como ese muñeco de extremidades desproporcionadas en la estación de servicio.

Pero atención, que esta peli habla sobre esa Greta G. en estado de triste gracia: un personaje tan rico como no del todo aprovechado por la dirección, y sin embargo son sus planos bucólicos e intimistas los que abren la peli, y así queda en claro que algo de guión le faltó para cubrir, dejándola como un destino y no como un camino en sí mismo dentro de la obra.

Baumbach supo armar esta peli con denotada pericia autoral: ciertos planos, ciertas elipsis y la temática de fondo así lo confirman. Le faltó, quizás, un toque más de ingenio para realtar un poco a esta Greenberg que interesa, pero que no llega a sorprender del todo.
Juan Rúas
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
2 de agosto de 2010
4 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
No entendí esta como una película sobre un excéntrico ni sobre un snob, Greenberg me parece un personaje donde juega un papel importante la patología.
Si fuera un film sobre alguien fuertemente desequilibrado, quizá resultaría de culto, pero es mucho más incómodo ver cómo se muestra en pantalla a alguien que nos puede resultar tan familiar y a la vez tan extraño.
El egoísmo, las pequeñas grandes dificultades que enfrenta, la manera pobrísima de vincularse que posee el personaje principal, son elementos que en la película, como en la vida, nos pone ne frente a la decisión de verlo como alguien con un problema o como alguien a quien simplemente hay que evitar.
Resulta antipático, no comprende las situaciones de la vida como el resto, no siente culpa ni remordimientos y se justifica siempre ¿qué hacemos cuando nos encontramos con alguien así? De la misma forma reaccionamos con el film, nos incomoda, nos cuenta encontrarle el punto, seguimos esperando que cambie.
Es mucho más sencillo sentir empatía con personas cuya patología nos cae bien, cuando no nos están agrediendo, cuando también les importamos, pero no para todos se manifiesta de la misma manera.
Hay enfermedades psiquiátricas donde es tanta la agresión, que quienes permanecen alrededor son llamados "sobrevivientes", con Greenberg cuesta sobrevivir, porque ¿para qué? Florence no sabe para qué, no se lo pregunta, está frágil también y a pesar del daño, hay un encuentro.
No siempre es fácil, así como hay películas que da pereza comprender o intentar disfrutar, también hay personas, con la diferencia de que las películas no se quedan solas si nadie las ve o si reciben sólo malas críticas.
Yo le he puesto un 6, porque no me fascinó, pero la recomiendo, es diferente, toca una zona molesta de la enfermedad, esa que no nos permite sentir empatía ni lástima.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Nuyel
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 5 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2021 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de películas y series, y es un medio totalmente independiente cuya principal prioridad es la privacidad y seguridad de los datos de sus usuarios.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados