arrow

Once (Una Vez)

7,3
23.715
votos
Sinopsis
Glen Hansard es un cantante y compositor que interpreta sus canciones por las calles de Dublín, cuando no está trabajando en la tienda de su padre. Durante el día, para ganar algún dinero extra, interpreta conocidos temas para los transeúntes, pero por las noches, toca sus propios temas en los que habla de cómo le dejó su novia. Su talento no pasa desapercibido a Marketa Irglova, una inmigrante checa que vende flores en la calle. Ella ... [+]
Críticas ordenadas por:
1 2 3 4 10 20 39 >>
4 de noviembre de 2007
264 de 302 usuarios han encontrado esta crítica útil
Los presupuestos millonarios no hacen el cine.
Los efectos especiales no hacen el cine.
Los guiones brillantes no hacen el cine.
Los montajes perfectos no hacen el cine.
La fotografía exquisita no hace el cine.
El cine, el buen cine, tiene que llegar al corazón, tiene que cambiarte después de verlo, tiene que aportarte algo en tu formación como persona (como todo lo que sea arte: literatura, pintura...) Por eso esta cinta, que carece de todas esas cosas que ayudan a mejorar las películas pero que no son suficientes para convertir algo en una obra maestra; se basta de una simple historia, un puñado de tremendas canciones y unos cuantos sentimientos, para destaparse como una película casi única.
Como muestra, destacar que en algunos momentos, la mezcla de música y primeros planos, consigue que el bello de la piel se erice y el corazón lata a toda velocidad...increible!!
Tury666
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
5 de mayo de 2008
229 de 276 usuarios han encontrado esta crítica útil
Hay veces que una película te hace recordar episodios de tu vida...
Hay veces que te ves reflejado...
Hay veces que igual la película no es objetivamente muy buena pero te toca una fibra...
Hay veces que te cuesta entrar en una historia pero luego no puedes salir...
Hay veces que tu vida tiene un punto y aparte...
Sí, hay veces que el cine refleja uno de estos aspectos. Pero que una sóla cinta los refleje todos, yo sólo lo he visto... una vez.
Gilbert
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
25 de enero de 2008
161 de 206 usuarios han encontrado esta crítica útil
Puede que éste sea el mejor musical que he visto en mis treinta y un años. Y he visto bastantes.
Recuerdo cuando, en las Navidades de finales del año 2002, fui a Madrid para ver expresamente el musical "La bella y la bestia" en el teatro Lope de Vega, que tanto éxito estaba cosechando. Nunca se me olvidará la sensación de maravilla que me invadió durante toda la representación. Fue como volver al misterio de la infancia, a aquellos años dorados en los que yo creía que existía el polvo de hadas y de estrellas que transformaba el mundo en el escenario de un cuento sin fin.
Pues así he vuelto a sentirme viendo "Once".
Ningún otro drama (o comedia) musical ha atrapado mis fibras como si supiera exactamente cuáles tenía que tocar para extasiarme. Como esos músicos que componen y tocan por puro instinto, que sin que nadie les enseñe saben pulsar las cuerdas o las teclas precisas, "Once" va directo a mis cuerdas y mis teclas y obtiene de mi alma una melodía que yo ni siquiera sospeché que estuviese ahí.
"Once" es más que un musical. Es la vida escrita en partituras e interpretada bajo los sones de una guitarra y de un piano y las voces dulces de dos personas repletas de luz. Es el amor que nunca se podrá expresar con palabras y que jamás será tan bello como cuando fluye a través de una canción. Es el desengaño diluido en magia. Es uno de los medios más hermosos de remontarse hasta el cielo, de abarcar el océano y caminar sobre los rayos de la luna.
Mientras yo bebía cada escena y escuchaba con veneración, sentía que el don de la música es un milagro. ¿Quién puede sustraerse a su embrujo? Yo, que no sé tocar una sola nota, quisiera ser capaz de acariciar las teclas de un piano y extraer de ellas sonidos que trasciendan las barreras del mundo. Sonidos con los que tocar la eternidad, aunque no sea más que un sencillo e insignificante ser mortal. Tal y como ellos, los protagonistas de esta historia, lo hacen sin esfuerzo.
Me he enamorado de esas personas consagradas, tocadas por la musa Euterpe. Esas personas corrientes que, en los húmedos días de Dublín, convierten la cotidianeidad en prodigio.
¿Y qué mejor hechizo existe para un amor naciente que una banda sonora de primera mano, de la que los propios enamorados son los artífices? ¿Puede ser suficiente tal hechizo para unir para siempre dos almas lastimadas?
Bellísimo, sublime drama musical cotidiano que nos conduce por las calles de Dublín y las historias sencillas que laten en ellas. Que nos muestra la rutina de unas personas que no han abandonado sus sueños. Que pone divertidas sonrisas en nuestros rostros y nos llena de esperanza.
Y una de las mejores bandas sonoras desde que el cine existe.
Vivoleyendo
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
5 de noviembre de 2007
106 de 115 usuarios han encontrado esta crítica útil
"Once" es una película difícil de catalogar. Podría decirse que es un musical, pero encajaría mejor dentro del género "drama". Protagonizada por Glen Hansard, líder del grupo irlandés "The Frames", la pianista y también cantante checa Markéta Irglová, y dirigida por el ex-miembro de "The Frames" John Carney, no puede presumir de tener muchos medios a su favor pero cuenta con algo mucho más importante, y es carisma y alma. Es una obra que reflexiona sobre muchos temas y lo hace tan, tan bien, desde un argumento a priori sencillo: la búsqueda del triunfo, a modo de sueño en lugar de para enriquecerse.

Así, se nos muestra la historia de Glen, un canta-autor que se dedica a tocar sus canciones por las calles de Dublin con la intención de sacarse un dinero extra para facilitar su vida y la de su padre. Una preciosa joven, Markèta, hace migas con él a raíz de un encargo -arreglar una aspiradora- y se van haciendo amigos. Ambos tienen una pasión común y es la música, y nos regalarán momentos sencillamente brillantes, como la primera vez que ambos tocan "Falling Slowly" en la tienda de pianos.

El doble sentido de la historia se añade al ver cómo la relación entre ambos personajes se hace más fuerte, pero no desde la sensiblería, sino desde un punto de vista racial y político: Glen es irlandés y Markèta checa, y la vida de ambos difiere totalmente pese al denominador común. La forma de abordar este tema tan escabroso es muy acertada, dando lugar a un final precioso. La búsqueda de ese sueño, la forma de lograrlo y la música como denominador común.

"Once" es una película pequeña, indie al extremo, pero tan bonita y tan llena de vida que es difícil no dejarse llevar por ella. Y la BSO es, como en todo gran musical, brillante. Eso sí, muchas canciones se repiten y se intentan aplicar al contexto de las escenas que van mostrando, por lo que en ese sentido es algo reiterativa. De todas formas, escenas como la previamente mencionada, el final, o el plano secuencia de Markéta caminando por la noche mientras canta son dignas de ver. Recomendada.
Caith_Sith
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
11 de noviembre de 2007
108 de 122 usuarios han encontrado esta crítica útil
Hay películas que desprenden sensibilidad desde el primer fotograma. “Once”, es una de ellas. Sin alardes técnicos y sin demasiado bombo, John Carney consigue llevar a cabo un proyecto lleno de momentos inolvidables. Alejándose de lo que se considera un musical al uso, Carney escribe y dirige una historia que sin buscar pretensiones nos arrastra canción tras canción, a la búsqueda de esa cosa –en muchas ocasiones bastante abstracta- que llamamos amor.

Aunque en un principio, Carney pensó en Cillian Murphy para la película, tras la negativa del actor, al proyecto le fue difícil encontrar una financiación. Con poco dinero y muchas ganas, Carney tiró de amigos y ha conseguido un poquito del corazón de cada espectador. Carney sabe como, sin caer en la ñoñería, hacernos felices y salir de sala con la sensación de encontrarnos con un mundo mejor.

Las canciones compuestas por Glen Hansard (solista y guitarrista de The Frames), que van hilando la historia de dos personas: un chico (el propio Glen Hansard) y una chica (Markéta Irglová). Hay química, ternura, y deseo entre estas dos personas. Hay un algo que te clava en pantalla y te hace respirar más fuerte. La música, de una fuerza avasalladora, nos produce algunas de las mejores escenas de la película.

No se corta el director, en tenernos tres minutos de canción en la escena. No se azora en buscar planos sensacionales y en hacernos recordar que en el cine… hay que disfrutar.
Chagolate con churros
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 10 20 39 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2017 Filmaffinity - Movieaffinity | All Rights Reserved - Todos los derechos reservados