arrow
Haz click aquí para copiar la URL

Memorias de un hombre invisible

4,9
4.040
votos
Año
1992
País
Estados Unidos
Director
Reparto
Género
Ciencia ficción. Fantástico
Sinopsis
Nick Halloway (Chevy Chase) es un analista financiero muy jovial y divertido que conoce a Alice Monroe (Daryl Hannah), una atractiva rubia de la que se enamora. Un día Nick, estando en un laboratorio, es víctima de un accidente que le convierte en invisible. Cuando el agente del gobierno David Jenkins (Sam Neill) conoce la existencia de Nick, intenta recrutarlo como agente de espionaje para la CIA. (FILMAFFINITY)
Críticas ordenadas por:
1 2 3 >>
11 de septiembre de 2010
14 de 18 usuarios han encontrado esta crítica útil
Chevy Chase, el camaleón, tuvo sus días de triunfo. Aquí está junto a Daryl Hannah, una tía desconcertante en su momento álgido. Luego sale Sam Neill, un todoterreno siempre eficaz.

La película tiene buenos efectos especiales y puede ser intrascendente, ligerita, pero no por eso es una película aburrida. Al revés, las memorias son relatadas por el pobre protagonista acompañadas por una acción apropiada y una historia romántica que deberá superar el fatídico destino del hombre transparente.

Son las memorias de un hombre invisible por accidente que quería ser visto. No es lo mismo que uno quiera que no le vean en un momento dado que ser invisible para siempre.
En este caso, incluso, por desgracia, siendo invisible, no puede pasar desapercibido y tendrá que sufrir la persecución de la gente que le quiere dar caza. No se puede ser distinto y no pagar por ello, al fin y al cabo ocupa un lugar.
fantomas
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 de agosto de 2009
9 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil
Más le hubiese valido a Chevy Chase dejarse llevar por el guión que en principio escribió William Goldman. De haber sido así, sería muy posible que un servidor estuviese escribiendo ahora sobre la mejor película del actor, pero lo cierto es que Memorias de un hombre invisible no le ha hecho ningún favor a nadie; ni a Chase, que aprovecha la ocasión para sacar (a medias) su vena dramática, ni mucho menos a Carpenter que la dirigió de penalti.

El cómico no ha gozado de mucho afecto entre el público, pero a mi nunca me ha caído mal, así que no es ese el motivo por el que en parte encuentro justa cierta animadversión hacia él, y es que... ¿cómo se le ocurre al actor desestimar un guión, escrito por el mismo tipo que adaptó al cine las historias de Misery o Todos los hombres del presidente?. Sin duda, una metida de pata que prácticamente acabó con su, ya por aquel entonces, trastocado estatus.

Pero toda la culpa no es de Chevy, por supuesto, porque no se debe jugar a dos bandas si no se sabe como, y ahí es donde entran las torpes reescrituras de los mendas que aparecen junto a Goldman (no fueron tontos y mantuvieron su nombre) en los créditos, pues aquí lo que se pretende contar no tiene por qué estar reñido con el ritmo, como así ocurre por su mala narración, toda la película parece ser un continuo tira y afloja entre la habitual puesta en escena de Carpenter y la manía de darle cierto tono trágico donde sacar a relucir la supuesta profundidad del personaje principal; profundidad que, por otro lado, Chase es incapaz de transmitir. Ambas cosas no terminan nunca de combinar correctamente y estropea el conjunto, dando como resultado una película de alma frustrada y un tanto fría.

Unos cuantos efectos visuales dignos de mención (la parcial invisibilidad del edificio, el recorrido del humo de un cigarro por los invisibles pulmones del protagonista...), un par de afortunados gags, la potente música de la gran Shirley Walker y un oscuro Sam Neill, son los puntos a favor con los que cuenta este despersonalizado proyecto de un John Carpenter en horas bajas.

Pudo haber sido una gran película; lástima.
elmer
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
23 de enero de 2007
13 de 20 usuarios han encontrado esta crítica útil
Nick Halloway es miembro de un club masculino de tiburones de las finanzas que buscan un ambiente íntimo y selecto para tomar unas copas y relacionarse con pelanduscas. Allí conoce a la despampanante Alice Monroe que, con facilidad, accede a morrearse con Nick. Lo más sorprendente, sobre todo para él, es que le sale gratis y que, aunque no pueda dar rienda suelta a su apetito esa misma noche, consigue una cita. Lo relatado apunta a una versión hardcore de Pretty woman; pero toma un giro inesperado cuando las moléculas del interfecto se tornan inestables por mor de un accidente en los laboratorios de su empresa y adquiere un cuestionable don, la invisibilidad.

La película está narrada en primera persona, con voz en off y también con numerosos planos en los que el hombre invisible es registrado por la cámara como si no fuese transparente, y en los que es ignorado por todos los personajes que le circundan en la pantalla. Ello da pie a un sinnúmero de situaciones cómicas cuya gracia reside en su efecto visual (Carpenter retoma sin rubor las espectaculares caídas de espaldas que popularizaron los cómicos de la productora Keystone a principios del XX). Pero, además, contribuye a dramatizar la toma de conciencia, por parte de Nick, de su verdadera naturaleza, solitaria e insípida. La conversión en un monstruo actúa en Nick como revulsivo que le hará tomar importantes decisiones vitales. Por su condición de monstruo, es incapaz de relacionarse (como la criatura de Frankenstein o King Kong) y necesita la bella novia de turno que le redima de su soledad.

Pero su estatus de nuevo monstruo le acarrea problemas añadidos...
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Kick'Em Ars
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
31 de marzo de 2007
11 de 17 usuarios han encontrado esta crítica útil
Según tengo entendido, la presente película no funcionó demasiado bien en taquilla y es que tal vez el film no esté hecho para todos los gustos. Dicen que el guión origina de Goldman era mejor, sin embargo y tras ver "Marathon Man" o "Mysery" donde era él quien estaba tras el libreto, pongo en entredicho tal afirmación.
De John Carpenter siempre esperamos demasiado, de eso no hay duda, pero sigue siendo John Carpenter a fin de cuentas. Tal vez no esté a la altura de "Halloween", "La Niebla" o "La
Cosa" pero eso no desmerece en ningún momento una película que ya por si sola es entretenida y cuyo argumento está muy bien llevado.
La trama me gustó así como los momentos originales que la película tiene como sendas escenas que ocurren dentro de un taxi(una por el comienzo del largometraje y otra llegando éste a su fin), el propio final o toda la acción que ocurre dentro de la casa de campo de George. Escenas perfectamente filmadas y que demuestran el pulso de Carpenter para géneros apartados del terror o del suspense.
El peor error del film radica bajo mi punto de vista en los primeros 20 mintutos, donde todo acontece demasiado rápido, se dan pocas explicaciones y donde se esperaba más del "accidente".
Sin embargo, como he dicho, la película es puro entretenimiento, está bien filmada, tiene un buen guión y creo que no defraudará a nadie, aunque claro, no puedo jurarlo.
Referido a Chevy Chase, no veo que lo haga mal y eso sí, los efectos especiales y los diversos gags visuales que tienen lugar a lo largo de la cinta son geniales. Ya sólo por eso, vale la pena echarle un vistazo.
Verbal Kint
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
10 de agosto de 2014
5 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
Versión de "El hombre invisible" confeccionada por John Carpenter (El pueblo de los malditos, La cosa, El principe de las tinieblas...), basada en la novela homónima de H.F. Saint. Obtuvo malas críticas en su momento, cayendo todo lo negativo en el guión y el protagonista. Francamente Chevy Chase es una aciaga elección como cabeza de cartel, además de ser un actor mediocre rechazó el guión original escrito por Goldman siendo, posiblemente, mejor que el que reescribieron Collector y Olsen. Daryl Hannah irradia belleza y sensualidad en pantalla.

Nick Halloway, un hombre de negocios mujeriego y triunfador se convierte en invisible tras un accidente acontecido durante una soporífera charla en un laboratorio. Perseguido por agentes especiales de la policía que pretenden reclutarlo como espía, Nick deberá huir mientras obtiene la inestimable ayuda de una explosiva mujer que acaba de conocer para salir airoso de su aventura.

El guión tiene momentos divertidos y toques al más puro estilo Carpenter, aunque la historia cae en demasiados tópicos que por lo general sentiremos sensación de dejadez o cansancio argumental al no ofrecernos algo original. La carrera contínua de persecución entre el hombre invisible y las autoridades muestra un sencillo ejercicio cinematográfico sin profundidad pero con cierto aire Serie B que hará entretener al público, sobre todo al más mayorcito que hará revivir la nostalgia de ciertos clásicos del género. Escenas sorprendentes como los pulmones llenándose de humo o la cara de Nick pintada con maquillaje sobrevolando la escena permanecerán en nuestra memoria, junto a unos efectos especiales obsoletos hoy en día pero más que aceptables para la época.

Carpenter es sinónimo de diversión, sus producciones destilan ese añejo y singular toque Serie B que tanto gusta, su cómica obra sobre "el hombre invisible" cae en tópicos y linealidad argumental que aporta poca originalidad y a veces dejadez. A su vez tiene escenas muy interesantes que harán pasar simplemente un rato agradable frente a la pantalla.
Paco Garrido
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2019 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios.
Filmaffinity es un medio independiente, y su principal prioridad es la privacidad, mantenimiento y seguridad de los datos de sus usuarios,
información que no comparte fuera de la web con ninguna entidad y/o empresa, bajo ninguna circunstancia.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados