Haz click aquí para copiar la URL

Hierve

Drama. Thriller En la noche más concurrida del año en uno de los restaurantes de moda en Londres, el carismático jefe de cocina Andy Jones trata de no derrumbarse ante una crisis personal y profesional que podría destruir todo aquello por lo que ha trabajado. La inesperada visita de un inspector de sanidad y seguridad alimentaria aumenta la presión sobre el personal mientras no dejan de llegar más y más clientes. Andy abronca y engatusa a su equipo ... [+]
1 2 3 4 5 6 8 >>
Críticas 40
Críticas ordenadas por utilidad
14 de diciembre de 2021
42 de 51 usuarios han encontrado esta crítica útil
Los problemas personales de un chef empiezan a mezclarse con los laborales en un restaurante muy concurrido en un fatídico día. Un espacio pequeño y un solo plano secuencia para mostrarnos un resultado muy caótico y estresante.

Después de llegar tarde al trabajo como de costumbre, el chef Andy encuentra a un inspector de sanidad revisando todo y molestando a su equipo justo antes de empezar una ajetreada noche de viernes, donde está todo reservado. Su asistente Carly está mantenido el tipo, pero comienza a estar harta del caos reinante, además no se lleva bien con la desorientada dueña del local. Los cocineros también están al límite. Para colmo se presenta entre los comensales el famoso chef Alexander, quien trae como invitado a una famosa crítica gastronómica... 

Basándose en el cortometraje que hizo anteriormente "Punto de ebullición", el director Philip Barantini amplía esta historia en la que todo parece espontaneo y sin un guion programado, eso le da una gran sensación de realismo a la narración, convirtiendo las relaciones y conflictos dentro del local en la historia en sí, sin necesitar un significado profundo más que el sentido del realismo de lo que esta ocurriendo en esos momentos.

Asombra la agilidad de todos los actores que realmente parecen lo que están interpretando. Destacaría aparte del gran Stephen Graham a las dos protagonistas femeninas que le hacen sombra que son Vinette Robinson y Alice Feetham.
Destino Arrakis.com
videorecord
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
29 de diciembre de 2021
33 de 40 usuarios han encontrado esta crítica útil
Tras un cortometraje del 2019 con el mismo título de la cinta que adapta y una interesante propuesta de mafias y venganza llamada ‘Villain’ como hiciera Damien Chazelle con Whiplash (de corto a largometraje), ha hecho el director Philip Barantini acertando de pleno no solo en su forma y ejecución sino en todo lo que hay detrás de la cinta.

‘Hierve’ era una de mis películas más esperadas de este último trimestre y la razón sencilla es que he descubierto en este último año el talento de Stephen Graham gracias a las series ‘Condena’, ‘The Virtues’ y ‘El crimen de Liverpool’ y a la mejor película sobre la pandemia COVID-19 ‘Help’. Al leer las excelentes críticas y ver la temática las expectativas subieron pero finalmente las han sobrepasado a mi parecer.

‘Hierve’ a simple vista puede parecer una película convencional sobre comida, cocina y procesos culinarios pero craso error, la cinta es un plano secuencia de 90 minutos con una gran planificación ya que no solo envuelve en el lugar que nos enseña hasta el recoveco mas oculto del restaurante sino el tiempo real y cada uno de los personajes con sus matices sin soltarnos un solo segundo en un crescendo constante de tensión que ahoga al espectador sin poder pestañear o apartar la mirada por temor a perder detalle crucial de la trama.

Dejando a un lado que pueda o no gustar el uso del plano secuencia es bastante acertado ya que compromete al espectador a no parar la película, dejarla a medias o verla en varios fragmentos ya que el ritmo y la tensión se perderían. Pero la gran virtud de la cinta no es solo esa jugada visual y narrativa envolvente sino ser capaz de manejar a tantos personajes (alrededor de una docena), darles capas, importancia y saber al menos algún detalle sobre ellos, no dejarlos en meros extras o personajes unidimensionales, entrar en el juego psicológico y sociológico de ellos con los sentimientos, las aptitudes y las vivencias de ellos que demuestran los claroscuros de ellos en su vida aplicados para bien o para mal en el trabajo.

Puede que la cinta tenga algunos errores de guion sobre todo en las casualidades que se juntan en apenas hora y media como en lo previsible que puede llegar a ser alguno de los detalles que dejan caer al inicio de la trama para desembocar en el clímax final, pero quitando eso que queda a la subjetividad y pericia de cada uno, reflexiona sobre la responsabilidad en el trabajo, lo que puede significar para la vida propia y la de los demás, el trabajo en equipo y sobre todo la identidad de las personas a la hora de afrontar los problemas y hallar soluciones, sobre la corrupción, el capitalismo, el interés económico y la falsedad y oportunismo del concepto ‘influencer’, de las críticas (aunque de esto ya tenemos parte en ‘Canta 2’ y ‘Ratatouille’) y muchos temas más que dejan un poso reflexivo en el espectador sobre el trato que se recibe tanto del empleado al cliente como del encargado o chef al trabajador.

Se dice que los problemas del trabajo se queden ahí y los personales queden fuera del trabajo cuando se efectúa, cada cosa en su lugar y la cinta lo plasma a la perfección de manera realista, sobre todo quien haya trabajado en restauración lo vivirá con más intensidad como quien escribe estas palabras y por supuesto la cinta se aleja de aquellos convencionalismos baratos del género y no busca la lágrima o el efectismo. Plasma todos aquellos problemas que puedan surgir en una sola noche en un solo sitio, con un bajo presupuesto pero con un reparto entregado en unos personajes bien desarrollados, ‘Hierve’ se convierte en una espiral de tensión de la que difícilmente saldrás aún terminando el film ya que asfixiante como poco resulta, una pesadilla en la cocina, una de las mejores películas del año y no se está hablando de ella. Corran a verla.

LO MEJOR: El reparto, que esté rodada en plano secuencia, la tensión, la veracidad técnica del aspecto culinario que retrata, el ritmo.

LO PEOR: Algún detalle del guion que acaba siendo obvio y previsible para el clímax final.

Pueden leer esta crítica y otros artículos más en: https://cinefilos2016.wordpress.com/author/starnine27/
StarNine27
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
3 de enero de 2022
15 de 19 usuarios han encontrado esta crítica útil
No tenía ni idea de la existencia de esta producción inglesa, la cual ha aterrizado por sorpresa ante nosotros, y de la que se está hablando maravillas. La premisa es bastante interesante, presentando un restaurante en plena Nochebuena, y cómo el estrés afecta a las vidas de sus empleados. También ha sido muy comentado el recurso del plano secuencia, pero mejor no adelantar acontecimientos, simplemente confirmando que estamos ante una fascinante propuesta, efectiva como ella sola, y que plasma de forma tan realista como terrorífica lo que supone tener un restaurante. Vamos, que lo de ‘Pesadilla en la cocina’ no era ficción…

La dirección es ejemplar, con un plano secuencia de hora y media que deja sin respiración y nos introduce en la trama desde el minuto uno. Es posible que el director haya usado algunas filigranas y recursos para que no notemos los más que posibles cortes de edición, pero sea cual sea el caso, estamos ante un trabajo tan asombroso como intachable, no dejando indiferente. Sólo por este apartado, la película ya merece la pena, con una hora y media que se pasa como un suspiro, manteniéndote en constante tensión (hay situaciones que cabrean) y no soltándote hasta los créditos finales. Cine realizado en un solo espacio (adoro este subgénero, tan en auge en los últimos años) y que vuelve a confirmar que se puede hacer mucho con muy poco. Qué aprendan otros.

Respecto al guion, la idea surge de un corto escrito y dirigido por el mismo responsable del film, ampliando los veinte minutos del mismo a una hora y media. No he tenido el placer de ver dicho corto (me acabo de enterar de su existencia al momento de hacer esta crítica), pero les ha salido redonda la jugada de hacer un film más extenso, ya que nada sobra en una historia con unos diálogos y personajes que no dejan indiferente. Todos tienen algo que decir, desde el estresado chef, hasta los empleados que deben lidiar con las quejas de los desconsiderados clientes.

Se han hecho muchos experimentos similares a lo largo de los años, pero el hecho de probarlo con un restaurante me parece tan ingenioso como acertado, entendiendo el entusiasmo generalizado. Y es que pocas veces (por no decir ninguna) se ha retratado de forma tan realista el día a día de un negocio gastronómico. Es como si se hubiese colado una cámara en un restaurante, y estuviésemos asistiendo a todo de primera mano, siendo una pesadilla de la que somos partícipes y no podemos huir. Y no me preguntéis el género, porque todavía no tengo claro lo que he visto. ¿Un thriller? ¿Un drama? ¿Una cinta de terror? Me quedo con una sabia combinación de todos ellos.

Es una lástima que haya un par de salvedades que impidan al conjunto alcanzar la excelencia, pero no tengo ninguna duda de que es un film que merece el estatus de culto, por lo que ha logrado con tan pocos recursos, aunque no se puede negar que el espléndido reparto ayuda, empezando por un magistral Stephen Graham.

Que Graham es un actor inmenso ya lo teníamos bastante claro (al menos en mi caso), volviendo a demostrar el excelente intérprete que es, con un personaje nada sencillo y repleto de matices. Graham lo dice todo con una mirada, explotando en los minutos finales, y con la que seguramente sea una de las mejores interpretaciones del año (2021, que es cuando se ha estrenado el film). He leído que carga con el peso de la película, y en eso no estoy de acuerdo, ya que hablamos de un reparto coral, donde todos brillan y tienen minutos para su lucimiento, destacando a un maquiavélico Jason Flemyng o una visceral y entregada Vinette Robinson, entre otros. Un elenco de diez.

Y llegados a este punto, me limitaré a concluir afirmando que estamos ante una cinta en la que todo funciona, desde la impresionante labor tras las cámaras (de verdad, fascinante), hasta el magnífico reparto, sin olvidar la apasionante y tensa historia, plasmando de forma hipnótica (y a ratos terrorífica) el día a día de un restaurante y sus empleados. Dos cosas tengo claras. Una, que estamos ante una de las mejores películas de 2021, pero de lejos. Y dos, pero no menos importante, que no voy a abrir un restaurante en mi vida. No os la perdáis.

Más críticas: ocioworld.net
Javi McClane
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
15 de enero de 2022
14 de 19 usuarios han encontrado esta crítica útil
El simple hecho de hacer un plano secuencia de una hora y media, como si de una actuación de teatro se tratase, hace tener ganas de ver esta película. Si luego le sumas el reparto de actores, desde el Chef hasta los comensales, hace que su puesta en escena sea aún más creíble.

Espero que después de observar las presiones que hay en un servicio de cocina, donde todos los trabajadores juegan un papel fundamental, para que nosotros podamos disfrutar de que nos traigan la comida e irnos sin lavar los platos, nos pongamos en la situación de ellos y pensemos dos veces la manera en que algunas personas tratan al personal.

Me ha encantando la película y sin duda, será de las que recomiende de aquí en adelante.
Alicia
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
5 de febrero de 2022
11 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil
Punto de ebullición (¿por qué no se traduce literalmente el título?) es una película notable. Quitémonos de un tirón lo del plano secuencia: sí, hora y media de plano secuencia. Pensé que podría hacerse incómoda o pesada, al transcurrir todo en un escenario tan limitado, pero no, en absoluto. La sensación de inmersión está muy lograda: Desde el momento en que Andy entra en el local, pasas a ser parte de una escena que te atrapa (con su carne cruda delante, con el tintineo de las copas y el rumor de los clientes detrás) y no te suelta la mano hasta el final. Y no puedes irte, te guste o no el plato, esperas al siguiente, aún a sabiendas de que nuevamente, te guste o no el postre, tendrás que estar ahí cuando venga la cuenta. Y vendrá. Philip Barantini, combinando arreones de dureza con lapsos para respirar, consigue con maestría que el espectador se sienta parte de la escena, en ocasiones un miembro más de la plantilla del restaurante, en otras el clásico "vouyer" de mesa de restaurante que todos hemos sido alguna vez.

Entra en acción el reparto. Stephen Graham está brillante, interpretando a Andy Jones, un chef que, desde el principio de la película, intuimos huraño, con algún que otro problema y que pronto descubrimos que es capaz de pasar de 0 a 100 y de 100 a 0 más deprisa que un Ferrari, sin embargo se contiene como puede. Graham representa a la perfección esa lucha interna por salir de la espiral en la que se encuentra su personaje. Su acento "scouse" es un aliciente más. IMPRESCINDIBLE en versión original. Su mano derecha es Vinette Robinson que se come la pantalla, brillante. Contrapunto contenido del Chef Jones y sin embargo la muleta donde el chef se apoya para seguir en pie. No te la pierdas. El contrapunto fuerte lo ejerce Hannah Walters, interpretando a la jefa del local y, aunque su aportación es a cuentagotas, es acertada y aporta un elemento de presión interesante, unos minutillos más de fuego a esa cazuela que poco a poco se encamina a su punto de ebullición. Por último, podemos hablar de Jason Flemyng, que interpreta a un antiguo compañero del Chef Jones y que parece haber triunfado tras la separación, que tiene reserva para el servicio de cena... Probablemente, de los personajes principales, el menos convincente, al igual que Graham transmite perfectamente la desesperación, Flemyng no llega a calar tanto, si bien es cierto que su personaje no lo tiene tan fácil y que tiene que "interpretar" dentro de la película. ¿El resto? quedan sin duda en un segundo plano, a pesar de ser indispensables, sin duda, para una historia con diferentes aristas.

Poco diré sobre la historia en sí: una noche en la vida de un hombre que está en un momento crítico.
Otra noche de curro de un joven sirviendo bebidas, para sacarse unos billetes y gastárselos con su novia.
Otra noche de puteo de una chef que quiere llegar lejos y sabe que tiene que pasar por ahí.
Otra noche que permite a un chico distraerse y no cruzar la línea.
Otra noche lejos de tu familia, sudando por cuatro perras que enviar a tu país.
Otra noche que tienes que aguantar a gilipollas que se creen Dios y no partirles la cara.
Otra noche que te recuerda que en pleno siglo XXI sigue habiendo racismo.

Es una noche de trabajo, una noche más... ¿El escenario? Simplemente es el vehículo y a fe que muy muy bien conducido, quizá ayude que Barantini haya trabajado dentro de una cocina durante años. Convence.

Lo mejor: Robinson y Graham se comen la escena. La inmersión está muy lograda.
Lo peor: No verla en versión original. No entender -del todo- el título de la crítica.
Peliculero
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 5 6 8 >>
Cancelar
Limpiar
Aplicar
  • Filters & Sorts
    You can change filter options and sorts from here
    arrow