Haz click aquí para copiar la URL

Río Rojo

Western Terminada la Guerra de Secesión (1861-1865) y después de haber sobrevivido a una matanza de los indios, el ganadero Tom Dunson (John Wayne) y su hijo adoptivo Matthew Garth (Montgomery Clift) proyectan trasladar diez mil cabezas de ganado desde Texas hasta Missouri. Nadie hasta entonces había intentado una operación de tal envergadura. (FILMAFFINITY)
<< 1 8 9 10 11 15 >>
Críticas 75
Críticas ordenadas por utilidad
25 de agosto de 2016
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
Diversos críticos, han señalado ya un cierto número de errores de continuidad, anacronismos e incoherencias que contiene, <<RÍO ROJO>>. También se ha mencionado que al personaje, Cherry Valance, que representó John Ireland, se le restó protagonismo por las diferencias que éste tuvo con el director Howard Hawks, ya que ambos se mostraron interesados por la actriz Joanne Dru, pero ésta prefirió a Ireland, a tal punto que, luego, se casaría con él.

No obstante, soy capaz de hacer la vista gorda a todo esto y a cualquier otra cosa que pueda decirse en detrimento de este filme, porque, habiéndolo visto ya en tres ocasiones, me siento ahora con la capacidad de afirmar que, <<RÍO ROJO>>, es uno de los westerns más verosímiles y magníficamente realizados que existen.

¿Razones?: Deja perfectamente recreado el ayer y el hoy, el cambio generacional entre un pasado donde la prepotencia, la intolerancia y la brutalidad, predominaban entre los hombres de aquí y allá, al tiempo que hacían de las mujeres seres sumisos y meros objetos de uso, contrastado con un naciente sentir de respeto y consideración por el otro, de tolerancia y perdón con los que yerran, y también de insumisión con los adultos cuando lo que hagan sea impertinente.

La elección de, John Wayne y Montgomery Clift, fue, en este sentido, perfecta. Tras ver a Wayne en esta película, el también director, John Ford, exclamó (cito textualmente): “¡I never knew the big son a bitch could act!” (¡Nunca creí que el gran hijo de puta pudiera actuar!) (1). En realidad no estaba actuando… simple y llanamente, se le estaba dando la ocasión de ser él mismo con sus aciertos y desaciertos de personalidad; y cuando su personaje, Dunson, rivaliza con Matt, el sentir a ambos les salía del alma porque, Clift repugnaba del machismo, la prepotencia y el atrasado sentir republicano que, sin pudor alguno, pregonaba el señor Wayne, y por esta razón, se creció durante la pelea que ambos tienen… y después rechazó aparecer en “Río Bravo”. Nadie mejor que ellos, pues, para representar ese choque generacional que tan magníficamente se plasma en la película. Pertenece al cine y pertenece a la vida real.

¡Ah! y me encanta esa decisión de hacer que prevaleciera la razón, porque es la única manera civilizada como consiguen avanzar las generaciones. Se frustró, quizás, a ciertos espectadores, pero triunfó la sensatez y la reconciliación... ¡y así es como debe ser!

El resto, es una esplendorosa fotografía, otra imponente banda sonora de Dimitri Tiomkin… y la recreación de un hecho histórico: El arreo que hizo, Jesse Chisholm, en el año 1867 (no 65 como se dice en la película), desde el sur de Texas hasta Abilene, Kansas, el cual fue, sin duda, un reto digno de ser filmado.

(1) www.imdb.com

Título para Latinoamérica: <<RÍO COLORADO>>
Luis Guillermo Cardona
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
8 de enero de 2018
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
Toda mi crítica abajo, no concibo las críticas sin spoilers...
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Juanmi Espejo
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 de diciembre de 2020
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
Montgomery Clift, contaba 28 años en el momento de interpretarla. Me impresionó su manera de actuar, desinhibida, totalmente alejada de aquellas formas rígidas que se ofrecían durante la década de los 40. Era un gran actor, cuya complejidad mostraría en trabajos posteriores, realizando una sobresaliente interiorización en cada personaje.

John Wayne dentro de su registro clásico, aquí se muestra más receptivo para alejarse de la zona de confort en la que siempre desarrolló sus interpretaciones.

La película, vista a 72 años de su estreno mantiene cierta frescura, con un guion bien estructurado, de montaje premiado en los Oscar y un ritmo al que Howard Hawks y Arthur Rosson, dotaron de fluidez.

Cine clásico entretenido, para amantes de los productos añejos que tan bien valorados son en esta página.
LEUGIM
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
6 de enero de 2021
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
Western extraño que comienza como suelen terminar los habituales, con el beso de los enamorados protagonistas. Sin embargo no conseguirá la amada convencer al testarudo Tom Dunson (Wayne) para que la acompañe en la caravana pues, le recuerda, "El sol solo luce la mitad del tiempo, la otra mitad es noche".
Corre el año 1851 y Tom, con su inseparable Groot (Bennan, que actúa como narrador de la historia), busca un lugar para levantar un rancho donde criar ganado. Por la mañana aparece un joven, Matt Garth (luego Clift), que cuenta cómo los comanches han acabado con todos los miembros de la caravana.
Prosiguen los tres la marcha atravesando los valles de los ríos Rojo, Pecos y Grande, en cuyas proximidades instalan sus reales. Eso sí, imponiendo Tom la ley del revólver cuando es preciso: "Trae una pala y mi Biblia. Voy a enterrarlo".
Conjugando balas con versículos consiguen amasar los tres una notable vacada que tras la guerra civil está en la ruina. El precio de la carne se ha hundido en Texas, 2 dólares por cabeza, es preciso llevar 10.000 reses a Missouri donde esperan alcanzar los 15 dólares. Pero para ello hay que superar numerosos obstáculos como la distancia a recorrer, montañas, tempestades, estampidas, sequía, hambre, indios o cuatreros. Y no es fácil encontrar vaqueros capaces de arrostrar todas estas dificultades por una paga de 10 dólares al mes, que pueden llegar a los 100 si coronan con éxito (y con vida) el trayecto.
Porque la cinta es un viaje, un trayecto donde las personalidades de los protagonistas se asientan y muestran ante las dificultades su verdadero carácter. En especial Tom y Matt, al que tiene y considera como su propio hijo. Si al comienzo Tom aparece como el hombre recio y sensato hecho a sí mismo y Matt como el jovencillo inquieto e inexperto, durante el camino saldrá a relucir la dureza del primero en el trato a sus trabajadores dando por bueno que el fin justifica los medios, por el contrario Matt es consciente de las injusticias que comete al que admira y tiene por verdadero padre. El látigo, el disparo o la amenaza de la horca llevan al joven a retirar del mando al veterano propietario, harto de verlo primero "matar y leer" luego la Biblia en el responso que dedica a sus víctimas. Matar y leer le repetirá echándole en cara su proceder. Abandonado en medio del campo, Tom jurará matar a su ahijado. La escena y toda esta parte recuerda enormemente a "Rebelión a bordo" (Milestone, 1962).
Le hemos puesto una calificación de 9 que perfectamente podía haber sido un 10 de no tener un final tan pastelero. Es igual, estamos ante una obra maestra donde todo, todo, raya al máximo nivel: argumento, guión, dirección, música, fotografía, interpretación ...
Hay escenas que quedan para el recuerdo como el inicio del viaje con el ganado, el ataque de los indios a la caravana o la llegada de las reses a la estación de Abilene después de tres meses de marcha. Lo mismo que las frases sentenciosas, como la que se cruzan los pistoleros contemplando orgullosos sus armas: "Solo hay dos cosas más bonitas que un arma: un reloj suizo y una mujer".
Hay balazos o flechazos que producen la muerte inmediata y otros que atraviesan los tejidos y se despachan con una ligera desinfección con whisky y el vendaje correspondiente. Sin embargo, la patología más curiosa es la enajenación mental que experimenta Tom como consecuencia de la responsabilidad, el insomnio, la deficiente comida o el agotamiento.
En fin, lo dicho, una auténtica obra maestra.
Lafuente Estefanía
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
4 de febrero de 2021
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
Confundo el cine del Oeste de Ford y Hawkes. Creo que identifico a Ford más con el valor de la amistad por encima de todo; y Hawkes le da siempre un carácter fuerte a sus actrices. Más allá de eso, he visto esta película creyendo que era de Ford, dándome la sorpresa al final.

La pulsera que vemos al principio juega un papel interpretativo al estilo de las joyas de la película “Madame de”. El poseedor de la misma va siendo alguien con un valor sentimental profundo para quien la sostiene, y nos va diciendo mucho a través de la historia.

La amistad y los códigos van contando fundamentalmente. Walter Brennan, mito fordiano, nos va mostrando el camino de la amistad, a la vez que nos compadecemos de lo duro que ha de ser mendigar al indio por tu dentadura.

Montgomerie Clift, en su primer papel, reta a todo un mito, John Wayne, manteniendo el tipo y dándonos ese mítico final. Mirada tremenda la del de Ohama.

Ver la estampida de las reses en la noche y el paso del río, con la cámara en la carreta, desde atrás, son dos escenas prácticamente inolvidables para quien le guste el cine.
CHIRU
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
<< 1 8 9 10 11 15 >>
Cancelar
Limpiar
Aplicar
  • Filters & Sorts
    You can change filter options and sorts from here
    arrow