arrow
Haz click aquí para copiar la URL
Críticas de Lafuente Estefanía
Ordenadas por:
486 críticas
1 2 3 4 10 20 98 >>
3
9 de mayo de 2021
Sé el primero en valorar esta crítica
Aparte la pésima calidad de la copia que hemos visto de esta cinta, las características técnicas de la misma andan de la mano. Tampoco es que la distribución española se lo haya tomado muy en serio al titularla, pues no vemos el desierto por ninguna parte. Al contrario, no faltan fuentes o ríos en el paisaje que se muestra.
Como advierte con acierto el título original, el tema va de la ametralladora Gatling. Se trata de la primera arma de fuego de repetición verdaderamente eficaz, que fue patentada en 1862 por Richard Jordan Gatling un médico más conocido por sus inventos.
Pues bien, en un carro llevan soldados de Caballería una de estas ametralladoras como si fueran en procesión, mientras un puñado de indios apaches al mando de Dos Cuchillos pretende hacerse con la misma.
Guion insípido y embarullado, torpe realización, interpretación plana, personajes sin la menor profundidad, paisajes, colorido y fotografía muy flojos.
Alguna frase interesante, "Todos los blancos son humanos, incluso los soldados", o "Todos los soldados de Caballería se creen Custer". Aunque esto último no viene muy al caso pues los indios, pobrecillos, caen como moscas en sus estériles ataques.
También la alusión al gran teórico prusiano de la ciencia militar Carl Von Clausewitz, que recomienda lanzarse abiertamente al ataque cuando las expectativas no son muy favorables. Cosa que hacen estos soldados a base de una especie de cócteles molotov hechos con botes de conserva de judías ...
Floja película con muchos más desaciertos que desiertos.
Lafuente Estefanía
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
7
8 de mayo de 2021
Sé el primero en valorar esta crítica
"Una historia romántica en el Oeste" es la frase publicitaria que aparece en el cartel de la cinta. Junto al rostro de los dos principales protagonistas, se ven en el mismo unos cuantos dibujos con escenas típicas del western: diligencias, caravanas, coristas bailando en el saloon, partidas de cartas y peleas. Y de casi todo esto sale algo.
Todo comienza en Chicago en 1870. Concluida la guerra civil se redoblan los esfuerzos para llevar el ferrocarril y la civilización hasta el Oeste. Y hasta allí marcha una pareja de recién casados, el aventurero John Devlin (Wayne) y la hija de un rico empresario del Este Sandra Poli (Ralston). El resto son las peripecias que pasan cuando se enfrentan a una cuadrilla de especuladores comandados por Jim Bender (Bond), que pretende hacerse con las tierras de los rancheros a medio dólar la hectárea (por lo visto ya habían asumido allí el sistema métrico decimal).
La obra mezcla lo romántico con lo cómico que queda en manos de un brillante Bounce, viejo capitán de buque fluvial que se convierte pronto en fiel escudero de Devlin.
Hay escenas interesantes como la carrera de coches de caballos del comienzo. Buena interpretación en general pues el reparto es más que notable.
El guion sin embargo es flojo pues la obra se sigue con alguna dificultad, aunque hay frases ingeniosas, "Parte de mi trabajo es tener la boca cerrada, pero le concedo el privilegio de pensar usted lo que quiera". No falta tampoco alguna alusión al tópico de la indolencia del negrito Nicodemus (Stewart).
Veremos al médico extraer en su clínica con éxito una bala a Sandra que tiene alojada junto a una importante arteria. Con su bisturí, desinfectante y gasas.
En conjunto, una buena película de visión recomendable.
Lafuente Estefanía
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
4
7 de mayo de 2021
Sé el primero en valorar esta crítica
Cierta novedad supone presentar tan tempranamente a los espaldas mojadas atravesando clandestinamente la frontera mexicana para pasar a los EEUU a cobrar salarios de 50 pesos. No lo es tanto que los sinvergüenzas que organizan el traslado los maten sin contemplaciones ante el menor riesgo de ser detenidos por el Ejército.
Y aquí se acaba lo todo lo original de la cinta. El resto es un western mediterráneo más, con dos pistoleros a sueldo, Johnny Brandon (Teffé) sucedáneo de Django, y Everett Murdock (Berger) una especie de predicador con fusil de siete cañones que hace lo propio con Sartana. El jefe de los malos en esta ocasión es Mr. Fargo (Garrone) y luce un bigotito bien recortado.
Mal guion y mala narración. Música potable e interpretación rutinaria. Largos silencios y tedio. Muchos planos cortos, tomas en escorzos que amenazan de tortícolis al cámara como se aprecia ya en el mismo cartel anunciador de la película.
Largos tiroteos, muchos muertos y ninguna cruz. Por lo menos en la taberna piden vino para beber y todavía tienen tiempo para extraer una bala con un cuchillón previamente pasado por la llama ... de una vela.
"Reza lo que sepas" si estás dispuesto a verla.
Lafuente Estefanía
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
6
7 de mayo de 2021
Sé el primero en valorar esta crítica
Melodrama romántico ambientado en las plantaciones de Kentucky donde trabajan cientos de esclavos en plena guerra de Secesión, circunstancia que evoca enseguida a "Lo que el viento se llevó". Y más si tenemos en cuenta al protagonista masculino, Hamish Bond (Gable), en un papel que parece la prolongación de aquel Rhet Butler (vestuario incluido) de su oscuro pasado, y cuyo dinero es toda "una farmacia para eliminar problemas".
A falta de una Escarlata O'Hara tenemos aquí a Amantha Starr (De Carlo) que también sufre lo suyo, pero con un guardarropa que parece en el Sissi Emperatriz. La originalidad en este caso la trae la personalidad de un joven esclavo negro, Rau-Ru (Poitiers),que nos traslada un poco a "La cabaña de Tío Tom".
La cinta va, claro está, de la esclavitud. La joven Manty, "¿De qué están hechas las niñas? -De azúcar y especias. Lo mejor que existe", al morir su padre se entera que es hija de una mulata, ojo, enterrada aparte del resto de la familia blanca. Tiene por lo tanto la condición de negra y como tal pasa a ser propiedad del malvado prestamista Colloway (Teal). Para ayudarle a superar el trauma este mamarracho le recomienda el "Calmante del Dr. Calloway" (whisky), que "garantiza la felicidad a las jóvenes desesperadas".
Subastada en Nueva Orleans, el rico propietario Bond ofrece una cifra inalcanzable para los demás postores y pasa así a su propiedad. El resto de la trama son las sucesivas aventuras y peripecias por las que atravesarán estos y otros personajes.
Guion excesivamente deudor de la novela en que se basa, lo que resta agilidad al relato, eso sí, con bellos paisajes de colorido exuberante y excelente ambientación y recreación histórica. Música que incluye varias piezas corales sureñas, personajes muy bien trazados y correctamente interpretados, destacando especialmente el joven Poitiers.
Lo más flojo para nosotros es la endeblez de la estructura argumental, donde pasan muchas cosas, demasiado rápidamente y escasamente justificadas. Determinados personajes cambian bruscamente de parecer sin que el espectador entienda bien el motivo del cambio.
De todas formas, aunque solo sea por comparar con "Lo que el viento se llevó" y ver lo que aquí queda de esta obra y también por la excelente ambientación, nos parece muy recomendable dar un vistazo a esta "Esclava libre".
Lafuente Estefanía
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
10
6 de mayo de 2021
Sé el primero en valorar esta crítica
Después de casi un centenar de reseñas que ha merecido "La diligencia" a los lectores de FA, resulta ocioso pretender a estas alturas decir algo nuevo.
Por eso centraremos nuestra atención en uno de los mal llamados personajes secundarios, concretamente en Doc, en el Doctor Josiah Boone (Mitchell), por cuya actuación le fue concedido un Óscar como mejor actor de reparto. Por cierto, en los créditos del inicio de la cinta los actores aparecen todos con el mismo tamaño de letra, sin grandes diferencias.
Nuestra opinión sobre la obra cinematográfica queda bien expresada con la excelente calificación que le damos y que tan poco prodigamos. Excelencia que concedemos tanto a los aspectos técnicos como al guion, dirección, interpretaciones, etc.
Y vamos con nuestro Josiah Booney que nos encontramos cuando la Liga de la Ley y el Orden consigue echarlo del "Tonto Hotel" (ojo con el nombre), por su condición de borrachín y de mal pagador. Orgulloso sale de allí por la puerta grande mientras retira su cartel profesional. Con el marcha también Dallas (Trevor), señorita de saloon asimismo objeto de las iras de los bienpensantes del lugar.
Y como no desean permanecer ni un instante más donde no son bien acogidos, los dos toman la primera diligencia que sale en esos momentos en dirección a Lordsburg (Nuevo México). Con ellos va asimismo una variada muestra de personajes ("las señoras viajan de frente"). Entre ellos un viajante de bebidas espirituosas, Samuel Peacock (Meek), con el que pronto establecerá una "leal" amistad Doc, la señora Lucy Mallory (Platt) en avanzado estado de gestación o un orondo banquero (Churchill) para quien "Lo que es bueno para los bancos es bueno para el país", mientras Doc sostiene con flema que, en realidad, "Lo que necesita el país son más cogorzas".
Sobre la marcha sube a la diligencia Ringo Kid (Wayne) al que los demás critican sus bruscos modales, y es que "Uno no puede salir de la prisión y entrar en sociedad la misma semana".
El buen Josiah Boone que se autodefine "filósofo fatalista", no cesa de catar las botellas de licor que lleva Peacock en su muestrario. Y sale pronto en defensa de Ringo recordando el arreglo que le hizo a su hermano en un brazo roto.
El problema profesional se le va a plantear en la última posta del recorrido cuando Lucy se pone de parto. Es entonces cuando todos vuelven la vista hacia Doc que se halla completamente borracho. Consciente de su responsabilidad y de su estado, con resignación comprende que debe espabilar rápidamente. Pide "Café, mucho café bien cargado". Y así se marcha a la habitación donde lo espera la parturienta y la bondadosa Dallas con un crucifijo al fondo.
El feliz resultado del parto lo celebrará Doc como corresponde. Con su traguito de whisky. Está satisfecho de su actuación. Todavía tendrá tiempo de extraer una flecha y de salvar la vida a su amigo el licorista.
Nos llama la atención la querencia de los guionistas de westerns para presentar tan a menudo médicos, cirujanos o dentistas inclinados al alcohol. No solo es el caso de este Doc Booney, ni del célebre Doc Holliday buen amigo de Wyatt Earp. Observen sino dónde van a buscar generalmente al médico, siempre Doc, cuando reclaman sus servicios en las películas del Oeste: al saloon. Ni más ni menos.
Lafuente Estefanía
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 10 20 98 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2021 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de películas y series, y es un medio totalmente independiente cuya principal prioridad es la privacidad y seguridad de los datos de sus usuarios.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados