arrow
Críticas de El Libanés
Ordenadas por:
1036 críticas
8
22 de noviembre de 2010
25 de 25 usuarios han encontrado esta crítica útil
Italia ha realizado una apuesta con esta serie difícil de criticar, valentía, osadía y estilo. Al igual que en previas reseñas se ha comentado, el vestuario, temas musicales y contexto político rayan a gran altura. La banda de El Libanés aspira a convertirse en una referencia obligada, cuando se hable de Los Soprano, The Wire y la ilustre compañía, este producto romano será otro de los mencionados en la lista.

Tras un par de primeros capítulos introductorios, donde quizás hay un exceso en reiterar las virtudes y defectos de cada miembro de la banda (Patrizia y el Dandi repiten mucho el arco en los primeros episodios), el producto alcanza un ritmo brutal donde no se mira atrás. Desde la visita a la cárcel (no habíamos disfrutado tanto desde que en Watchmen se puso entre rejas a Rorschach y Malamadre conoció a Calzones) de Frío, Dandi, Libanés y compañía, nos metemos en una montaña rusa increíble. A destacar que los finales de cada episodio son redondos, dejando una sensación increíble de final del trazo del círculo.

Desafortunadamente basada en hechos reales (estos personajes son muy divertidos en la ficción, no si te tocan en tu barrio), es una serie que confirma la última tendencia que muestra como uno de los mejores cines se está realizando en televisión. Asimismo, la figura del comisario Scialoja nos permite un breve descanso de tanta criminalidad, convirtiéndose en una especie de Jim Gordon de la urbe.

Una auténtica declaración de intenciones. No solamente en USA se puede hacer el género negro, las raíces han vuelto a La Bota y amenaza con quedarse.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
El Libanés
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
8
18 de diciembre de 2011
22 de 22 usuarios han encontrado esta crítica útil
No creo que exageren en lo más mínimo las críticas previas que colocan esta adaptación española de la gran pieza clásica de Reginald Rose a la altura de su estupenda versión norteamericana, con Henry Fonda a la cabeza de un magnífico reparto. Creo que, más allá de nostalgias y la identificación con actores nacionales, hay argumentos artísticos para justificar dicho posicionamiento.

La cinta norteamericana es excelente, pero comete un pequeño error para algunas críticas, entra las que me incluyo. Vemos al sospechoso acusado antes de arrancar las deliberaciones, apenas es un segundo, pero estamos condicionados, cada uno nos hemos montado su historia y tenemos nuestros prejuicios. Con muy buen criterio, Gustavo Pérez Puig nos pone en las manos de doce personalidades fortísimas que hablan de un joven marginal al que no hemos visto en nuestra vida, ni siquiera como espectadores.

Otro punto a favor es la valentía. Esto no es un demérito de la norteamericana, pero si una desventaja que el Estudio 1 tenía y supo sortear con gracia y elegancia, esas pullitas dichas con sobriedad por unos actores en estado de gracia permanente, sobre países, libertades, inmigración... Pongamos el contexto histórico, sorprende.

Del resto, poco más que coincidir, José María Rodero está muy bien en su rol protagonista, Ismael Merlo se inventa que su personaje está refriado para justificar su tos, Antonio Casal, Rafael Alonso... Magníficos todos, y, en un equipo de campeones, la matrícula para un José Bódalo inconmensurable, con un personaje que nunca ha tenido tanta fuerza como cuando él lo ha cogido, un monstruo de la actuación.

Una joya televisiva hecha con mucho talento y cariño por la profesión.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
El Libanés
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
8
28 de noviembre de 2010
22 de 22 usuarios han encontrado esta crítica útil
Un impulso muy lógico al ver por primera vez esta serie es alarmarse por el hecho de estar ante el "plagio del plagio", como en ocasiones la han acusado maliciosamente sus detractores. En primer lugar, afirmar que las semejanzas con Family Guy son evidentes, imposible negarlas, especialmente por el estilo de dibujo (lógico por otra parte) y la presencia de dos animales parlanchines, en este caso, Klaus (antaño espía de la Alemania Oriental).

Cualquier otra semejanza con Family Guy es mero accidente. Seth MacFarlane, el peculiar pero brillante creador de Peter y cía, se encuentra aquí como co-creador; los otros guionistas le controlan el veneno. Hay barbaridades, pero la mayoría de los puntos fuertes de la serie están basados en lo político, religioso y cultural. Family Guy es una sucesión de gags, en ocasiones extraordinarios, en otras malencarados, donde los personajes están al servicio del chiste. En American Dad es al revés. Su deuda con Los Simpson es también innegable.

Inspiración o plagio al margen, es fresca y divertida. Habrá que ver cómo evoluciona

Stan no es ni mucho menos un nuevo Homer, Peter cualquiera de esos adorables padres irresponsables. En este caso, el talón de Aquiles del paterfamilias es todo lo contrario, fruto de años en la CIA, es un perfeccionista compulsivo, un tipo inteligente y hábil que sin embargo se ha quedado moralmente anclado en la era Reagan. Su sexy esposa Francine es un caso peculiar, inclasificable.

Más que probablemente, el personaje favorito del linaje para los guionistas sea Roger, el extraterrestre más borracho e incompetente que nunca existió, que dejaría al mítico Alf a la altura del perfecto compañero de piso. Protegido (a regañadientes) por Stan del gobierno, su caprichosa e infantil acttitud es una de las grandes bazas de la serie. Mencionar asimismo a Steve (el chico aplicado pero socialmente desastroso, que a medida que pasan las temporadas se va visceralizando) y Hayley (la progre hija de Stan, casi una Lisa Simpson, pero su estilo en ocasiones callejero y liberalidad en su vida íntima la alejan bastante de la platónica alumna de matrícula).

El elenco de secundarios es variado y rico. Jeff Fischer (doblado precisamente por un amigo de los creadores llamado así y de asombroso parecido con el dibujo) es el bohemio novio de Hayley aunque rompan en repetidas ocasiones, Bullock es el "bushiano" jefe del Servicio Secreto de Stan, Terry y su pareja de hecho son los vecinos homosexuales de Stan (lo cual da mucho juego, siendo éste un republicano irredento)... Definitivamente, hay que darle el beneplácito de la duda a esta serie. Les sorprenderá.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
El Libanés
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
6
7 de enero de 2012
20 de 24 usuarios han encontrado esta crítica útil
Guy Ritchie no es Quentin Tarantino, pero es mucho mejor que otros supuestos sucesores que se han vaticinado del genial cineasta. Tiene personalidad, temple y sabe ser muy comercial, algo que en ocasiones puede significar sacrificio de sutileza, pero que lo convierte en una garantía para las grandes producciones.

"Juego de Sombras" prosigue el legado dejado por la primera entrega, siguiendo el desarrollo de esa pareja Holmes-Watson a imagen y semejanza de la del doctor House y Wilson. Teniendo en cuenta que el mítico doctor se basó en la creación de Conan Doyle, más que plagio, casi podríamos hablar de saldo de deudas entre dos personajes geniales.

Tanto Robert Downey Junior (con su heterodoxo pero innegablemente atractivo estilo) como Jude Law (eficaz y cómodo como el doctor Watson, alejado de las apocadas primeras versiones de este personaje para la gran pantalla y más próximo al hombre culto y de acción que intuimos a través de sus memorias sobre su asociación con Sherlock), se muestran solventes con esta juvenil versión del detective, que ha hecho que no sorprenda la reciente actualización del sagaz sabueso de Baker Street.

Por supuesto, es más que legítimo el sentimiento de muchos fans de la saga original de que se han traicionado esencias casi innegociables. Acrobacias palomiteras incluidas y estética de video-juego en el Viejo Continente de entre-guerras, priman sobre la tradicional parsimonia intelectual deductiva, buscando atraer al público más global a cualquier precio, lo cual le garantiza a buen seguro, el éxito en taquilla, no así de la crítica más especializada.

No obstante, creo que a diferencia de otros directores de ese estilo, Ritchie es perfectamente consciente de ello. Aunque aquí su trama es menos ingeniosa que en la primera entrega, plantea una montaña rusa al estilo de las películas de Indiana Jones, donde no hay tiempo para respirar y que impide que su largo metraje aburra, aunque hay incongruencias como el desperdicio total del personaje de Irene, que vuelve a ser bien encarnado por Rachel McAdams.

Asimismo, también debe de conocer bien la obra original, porque hay determinadas reglas del juego que permiten pensar que, cuanto menos, su forma de tratar al personaje no es tal blasfemia a Sherlock. Su condición asexuada, su duelo admirativo-odio con Moriarty (buen trabajo de Jared Harris, aunque muchos habríamos deseado que Hugh Laurie confirmase los rumores, por el extraño homenaje que supondría) y la referencia a uno de los más míticos finales de los libros originales de Doyle.

Si se aceptan las reglas de Ritchie, se puede disfrutar mucho de esta adaptación con muchas licencias y viejos guiños.
El Libanés
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
8
13 de enero de 2011
14 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil
Luis García Berlanga y Rafael Azcona tenían pensada esta película desde hacía mucho tiempo, sin embargo tuvieron que esperar nada menos que a 1985 para poder rodarla. El reparto, eso sí, compensó el retraso, sobresaliendo Alfredo Landa como el brigada Castro. En sus memorias, en no pocas ocasiones polémicas, Landa recuerda la fuerte exigencia de Berlanga rodando las escenas con un Sol de justicia y su inflexibilidad.

Landa es uno más de un grupo de militares republicanos (donde también está un gran José Sacristán, el cómico Santiago Ramos, un inspirado Guillermo Montesinos y Carlos Velat) que deciden infiltrarse en las líneas enemigas (algo no tan difícil en un frente de la fraticida lucha donde hasta se intercambia tabaco) para fastidiar la fiesta local y desmoralizar al enemigo.

Lo más notable de este film de la guerra civil (un tema que verdaderamente ha obsesionado a los españoles, tanto a nivel histórico, como artístico o en cualquier otra manifestación, incluyendo la religiosa), es la falta de "buenos" y "malos". Es un retrato feroz, pero, al igual que en "Plácido", no hay ningún odio o resquemor, simplemente era así.

Sin dramatismos pero inexorablemente cruel con el vencido, mostrando un mundo que se iba a imponer no precisamente positivo. Las notables carcajadas no ocultan el telón de fondo, pero, la sensibilidad bajo la pluma de Azcona logra esta increíble fusión, uniendo todo con el tacto de los genios.

"La vaquilla" es mucho más que una obra sobre la guerra civil. Es la sapiencia de a quien ante tanto horror, se le ocurre recurrir a la risa como modo de castigo y perdón, al unísono.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
El Libanés
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2017 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados