arrow
Haz click aquí para copiar la URL

La bella de Moscú

6,7
664
votos
Sinopsis
Un compositor ruso que vive en París recibe el encargo de una productora norteamericana para que ponga música a una de sus películas. Remake en versión musical del clásico "Ninotchka". (FILMAFFINITY)
Críticas ordenadas por:
1 2 3 >>
21 de junio de 2007
24 de 28 usuarios han encontrado esta crítica útil
Fabuloso y muy divertido musical que se beneficia de la maravillosa partitura de Cole Porter en pleno estado de gracia y de una Cyd Charisse impagable como bailarina y bellísima. Muy mordaz e ingeniosa supone una versión más que digna del afamado Ninotchka de Lubitsch, enlazando los números musicales con maestria, elegancia y soltura.
La dirección de Mamoulian es espléndia pero a pesar de todo a la película la rodea un halo de decadencia agridulce que sirve de presagio a lo que luego se demostró evidente, el género musical clásico estaba al borde de su desaparición, y esta película sería uno de los grandes últimos ejemplos.
Muy mal recibida por el público en su día, La bella de Moscú es actualmente uno de los mejores musicales de todos los tiempos y el paso de los años no ayuda si no a revalorizarlo aún mucho más.
kepamk
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
12 de octubre de 2007
18 de 23 usuarios han encontrado esta crítica útil
Última realización para el cine de Rouben Mamoulian ("La reina Cristina de Suecia", 1933), que continúa su trabajo como director de teatro. Escrita por Leonard Gershe y Leonard Spigelgass, se basa en la obra de Broadway "Silk Stocking" (1954), inspirada en un musical de igual título, de los años 30, que adapta al cine el film "Ninotchka" (Lubitsch, 1939). Se rueda en cinemascope y color en los estudios de la MGM, con un presupuesto de 2 M dólares. Es nominada a dos Globos de oro (comedia musical y actriz). Producida por Arthur Freed ("Cantando bajo la lluvia", 1952), se estrena el 18-VII-1957 (EEUU).

La acción tiene lugar en París y Moscú, en 1955/56. Nina "Ninotchka" Yoschenko (Cyd Charisse), seria, severa y fría agente soviética, es enviada a Paris para hacer regresar a Moscú a los agentes Ivanov (Joseph Buloff), Bibinski (Jules Munshin) y Brankov (Peter Lorre). En Paris conoce al cantante y bailarín Steve Confield (Fred Astaire).

La película incluye una farsa del mundo soviético, realizada en plena Guerra Fría, que caracaturiza y satiriza las deportaciones a Siberia, las purgas políticas, el burocratismo de la Administración de la URSS y la situación de la población civil, marcada por la pobreza, la ausencia de libertades y el somentimiento a un régimen autoritario y despótico. En contraposición, el mundo occidental se presenta lleno de alegría y color, divertido, bullicioso y libre. Los contrastes dan pie a "gags" hilarantes, situaciones satíricas y a una comicidad burlona, apoyada en recursos visuales, verbales y conceptuales. La farsa se hace extensiva a hechos característicos del mundo americano del momento, como el rock-and-roll, el nuevo sonido estereofónico de las salas de cine, los ballets acuáticos de Esther Williams ("Escuela de sirenas", 1944), antiguas películas de éxito ("Top Hat", 1934), etc. Las conciones son de Cole Porter, con arreglos de André Previn, y los bailes cuentan con una excelente coreografía, de Hermes Pan. Junto a canciones serias ("All Of You", "Paris Is For Lovers"), se ofrecen otras satíricas sobre el mundo soviético ("Siberia"), el mundo americano moderno ("Ritz Rollin Rock" y "Stereofonic Sound") y personajes históricos ("Josephine"). La pareja Astaire/Charisse repite papeles protagonistas, tras el éxito de "Melodías de Broadway 1955" (Minnelli, 1953).

La música es variada, alegre y colorista. La fotografía usa luces dispersas, colores matizados (con preferencia por los verdes y marrones) y movimientos suaves de cámara. Son notables las interpretaciones de Astaire, Charisse y Lorre. Es el último film de Astaire para la MGM.

Película de canciones gratas y vistosos números de baile. Entretenida y divertida, al enmarcarse en una etapa histórica superada, pierde parte del atractivo e interés iniciales.
Miquel
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
28 de enero de 2007
15 de 18 usuarios han encontrado esta crítica útil
Excelente e inolvidable versión musical del film "Ninotchka" de la mítica Greta Garbo, este film cuenta con todos los ingredientes para ser legendario: la química entre Fred Astaire y Cyd Charisse (una de las mejores y más bellas bailarinas de la historia del cine), un guión sólido y unos números espectaculares en su puesta en escena y coreografía. Yo me quedo con la canción que Fred le canta"All of you" al frío y hierático personaje de Cyd y cuando ésta se transforma de militar comunista a bella capitalista danzando y poniendo las medias de seda que es lo que da el título original a la película. El humor está muy presente y es verdaderamente un maravilloso"canto de cisne" del género.
Grace
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
21 de febrero de 2008
10 de 12 usuarios han encontrado esta crítica útil
Fred Astaire traspasó las todos los límites: al principio las productoras no lo querían; lo rechazaban por feo, flaco, y bastante mayor para lo que eran los galanes de los musicales. Al final le dejaron entrar por la puerta pequeña y se quedó hasta que ya no pudo más, con edad muy avanzada.

Bailó con muchas mujeres hermosas y hermosísimas: Ginger Rogers, Rita Hayworth, Audrey Hepburn, Ann Miller... y Cyd Charisse. En todos los casos, empiezas embobado con las chicas y terminas admirando a Fred, el amigo de toda la vida, el tipo pícaro y en el fondo bonachón y generoso que te demuestra a diario que se puede bailar como un hombre de la calle y hacer auténticos malabares con el cuerpo como si todo fuese natural, sin amaneramiento femenino, sin tortura física (aunque para conseguirlo él sí que se machacaba y machacaba a sus parejas con horas y horas de ensayos). Tras esa frescura nadie le siguió ni siquiera otros tipos geniales como Gene Kelly o Bob Fosse: ninguno como él para dar la sensación de que empiezas a caminar y terminas bailando para divertir a la gente y enamorar a las tías más guapas.

Y en esas que aparece Cyd con las piernas más impresionantes del show business y le puede.

Esta película redonda, divertida y con números musicales buenísimos tuvo muy mala prensa en su día. En plena guerra fría era asquerosamente antisoviética. Hoy resulta simpática su crítica, inofensiva, con aspectos risibles propios de cualquier régimen y sus funcionarios son muy divertidos: qué ocurrencia meter en esta juerga al temible Peter Lorre...

Pero, ya digo, lo más importante: disfrutar de las únicas piernas que lograron atrapar al bueno de Fred, y con las que él se dejó arrastrar alegremente.
horacio
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 de abril de 2016
9 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil
Delicioso musical como sólo los americanos sabían hacerlo. Una detrás de otra, prodigiosas coreografías y entre medias Fred Astaire con su inigualable estilo, su elegancia y su fuerza llevándote a un mundo sin igual. No se puede buscar otra cosa, es un aparte dentro del cine, la comedia romántica clásica con el amor como pretexto para filmar un continuo deslizarse por la pantalla bailando y cantando con alegría. Simpatía, colorido, movimiento…

Y Lorre baila también, incluso el Kazachok, flexionando bien las rodillas, hay que verlo.

No hay más. Ya está. Si quieres se acepta la propuesta y se deja uno llevar. El argumento es simple, no busca más que un encuentro en París, el de un trío de delegados y una agente cultural soviética: Ninotchka, encantadora ella, con un promotor artístico americano.

Sin críticas ni babeos intencionados a ningún sitio ni a nada, porque no hay lugar para ello, sólo que se crea incertidumbre (haciendo que ella se ponga de morritos para luego chocar con más emoción) con los inconvenientes de aquel país soviético en el que cualquier atisbo de flirteo con la fantasía, con la alegría o con la libertad, o para ir o quedarse, significaba terminar en Siberia. Zas. Cierto ¿o no? Y allí creo que nadie tenía ganas de bailar, ni de vivir.

Los expertos críticos y analistas políticos de la página que siguen añorando antiguas dictaduras, deberían limitarse a ver La bella de Moscú como película, sin adoctrinar por favor, y además, para vivir una historia de amor de este estilo, a la hora de elegir si hacerlo en París o en “el otro lado del Muro”, creo que está claro que no hay color; y a ver quien levantó el muro y porqué.
floïd blue
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2021 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de películas y series, y es un medio totalmente independiente cuya principal prioridad es la privacidad y seguridad de los datos de sus usuarios.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados