arrow

Bent

6,7
799
votos
Sinopsis
Max (Clive Owen) es gay, y por ese motivo es enviado a Dachau, un campo de concentración bajo el régimen nazi. Max trata de negar su sexualidad y consigue una etiqueta amarilla, reservada para los judíos, en lugar de una rosa, la de los homosexuales. En el campo de concentración se enamora de Horst (Lothaire Bluteau), quien con orgullo lleva su etiqueta rosa. (FILMAFFINITY)
Críticas ordenadas por:
1 2 3 >>
2 de julio de 2009
19 de 20 usuarios han encontrado esta crítica útil
Obra de teatro de los años 70, Bent (Desviado), explora el terreno no tan conocido de la persecución a los homosexuales en la Alemania Nazi, así como las diferencias a la hora de sobrellevar y sobrevivir en el Régimen por parte de este colectivo. Bent es así mismo un bellísimo canto de amor y de esperanza en un mundo desolado y devastado por el terror, en el que un homosexual de “vida alegre”, Max (Clive Owen), vive el día a día sin preocupaciones ni ideales, hasta que es enviado al campo de concentración de Dachau, y es humillado y vejado como a todo el que era distinto en esos años, como a todo el que luchaba por unas libertades y unos derechos que iban en contra de los hombres de uniforme, de galones y principios dignos, soldados de unos ideales que decían que limpiarían el mundo, pero que llevaron a la sociedad a un pánico y un exterminio no igualado en eones de años de historia.

Y Max, en el campo de concentración, conoce a Horst (Lothaire Bluteau), un homosexual orgulloso de llevar el triángulo rosa, el distintivo de los “desviados”. Ambos son ordenados a desempeñar una absurda tarea, cargar piedras de un lado a otro, sin interrupción, sin poder hablar, sin poder mirarse, sin poder tocarse. Pero en ese campo de desesperación y hastío, encuentran la forma de mirarse, de hablar, de tocarse, de llegar a amarse; lo que da como resultado una única historia de amor y tres escenas impactantes de pasión y esperanza, con una dramaturgia sublime y un enfoque certero.

El terror está presente en Bent de muchas maneras: en los silencios y los callejones oscuros, en las palizas y actos inhumanos que se llevaron a cabo con cualquier ser, en el absurdo de la tortura constante y sutil de cargar piedras, de un lado a otro, hasta que el frío, la sed, el dolor, derrumbe los cuerpos. Bent no es una película fácil de ver, puede llegar a ser desagradable, pero está tan bien escrita, es tan necesaria y impacta tanto que nadie debería perdérsela.

Aunque el tono general sea en ocasiones demasiado teatral para el cine, cada frase del texto y cada actor está sublime. En el reparto encontramos caras hoy conocidas como Clive Owen, que se adentra en el alma de ese ser que cambia y que ama como nadie a su compañero, y el semidesconocido Lothaire Bluteau, que hace una tensa y dramática interpretación. Y para los curiosos, también están por allí unos fugaces Ian McKellen (que interpretó a Max en teatro), Mick Jagger, Jude Law, Paul Bettany y Rachel Weisz.
jaly
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
21 de febrero de 2009
18 de 22 usuarios han encontrado esta crítica útil
Realmente es una película difícil de valorar. Por un lado empieza de una manera un tanto atípica y estrambótica, un poco desconcertante y caótica. Pero rápidamente el ritmo aumenta progresivamente, con paisajes cambiantes y con los personajes cada vez perfilándose mejor. No obstante, luego el film cambia radicalmente y pasa a ser de una angustia y un drama intensísimos con una interpretación por parte de Clive Owen más que genial (creo que no se ha reconocido lo suficiente). La segunda mitad de la película es más bien una bajada a las profundidades de la mente de Max, un hombre cuya historia realmente no acaba de mostrar, un hombre aparentemente fuerte, capaz de sobrevivir a todo. A todo esto hay que sumárle la más que evidente crítica política de la época del holocausto, sin excesos de violencia. Realmente esto demuestra que la peor tortura es la psicológica, la privación sensorial y, por supuesto, la falta de libertad lo que acaba con cualquier atisbo de felicidad de los personajes.

Es realmente una película que quizá le falten otros elementos, como un buen reparto o una historia más compleja y completa. Pero en cambio, refleja a la perfección el sufrimiento, el ansia de amar, la maldad, la tediosidad, la eternidad. La banda sonora acompaña en todo momento la intensidad de las escenas y el guíon, aunque tiene momentos que cojee, no tiene desperdicio.

Otro curioso detalle es la sorprendente aparición de un personaje muy famoso, sobre todo por el papel que interpreta. Estad atentos a los primeros minutos, todo un hallazgo.

Definitivamente, una obra para ver en un día gris, cuando se quiera huir de la humanidad. Espeluznante
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Vitorio
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
29 de noviembre de 2009
8 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
Bent es sin duda una muy buena película que aborda el siempre amargo y duro tema del holocausto nazi desde la perspectiva de un homosexual en vez de un judio, que hasta ahora es lo más habitual en cine. La historia refleja muy bien la crudeza y la difícil y clandestina vida del homosexual en aquellos años y lugar, con escenas impactantes y duras, pero también dejando paso a otras románticas y tiernas, sin falsas reacciones ni adornos. Muy buen trabajo del director, con secuencias y planos realmente bonitos, y en definitiva original y de buena calidad.
Wesker
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
8 de marzo de 2010
6 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
El nazismo es un tema que ha dado mucho juego en el cine, dando lugar a películas tan populares y alabadas como La lista de Schindler (Schindler's List) o La vida es bella (La vita è bella), por citar dos títulos casi antagonistas pero que tratan el mismo tema. Bent supone una vuelta de tuerca, porque el eje central de la película es la relación homosexual (y atípica) que se establece entre los protagonistas en el campo de concentración. Clive Owen interpreta a Max, gay y promiscuo que es capturado junto a su pareja (Brian Webber) y llevado a un campo de concentración debido a su condición. Una de las grandes bazas de la película es la sutil interpretación del actor, especialmente los cambios que sufre su personaje conforme avanza la cinta.

La película cuenta con pocas localizaciones, apenas tres bien diferenciadas, el club en el que da inicio la acción, el tren que les lleva al campo de concentración y finalmente dicho campo. Se podría decir que en ocasiones da la sensación de ser una obra teatral más que una película propiamente dicha, lo cual ofrece un punto interesante aunque algo estático al conjunto. Ello también se nota en los diálogos, otro de los puntos fuertes de Bent, así como la relación que se establece entre Max y Horst (Lothaire Bluteau) y la influencia de este último sobre el protagonista. Bent resulta un curioso ejercicio no tanto histórico como inspirador, con un mensaje que nos invita a aceptarnos tal y como somos, a no escondernos ni avergonzarnos a pesar de las adversidades, lo cual resulta bonito y positivo a pesar de la dureza que desprende la historia.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
ddarko_1980
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
11 de abril de 2013
4 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
No dudo que la obra de teatro de Martin Sherman sea impactante, pero Bent, en película, es una historia sin alma, sin ritmo y excesivamente teatral.
Sin duda, es interesante el retrato que hace la película sobre la represión homosexual, pero la película es demasiado lenta, anticlimática, y la identificación con los personajes no es la que debería ser teniendo en cuenta la desgracia tan grande que nos están contando, una de las mayores vergüenzas d ela historia de la Humanidad (si no la mayor).
Así, lo más interesante de la película acaba siendo ver los comienzos de Clive Owen y Nikolaj Coster-Waldau, o disfrutar de las breves presencias de Ian McKellen y Mick Jagger.
Una lástima, porque podría haber dado para mucho, muchísimo más.

Lo mejor: La secuencia final o la del tren que lleva a los prisioneros a Dachau.
Lo peor: Es sosa, no tiene ritmo y no deja la huella que debería haber dejado.
Sibila de Delfos
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2017 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados