arrow
Haz click aquí para copiar la URL

La flor

7,4
411
votos
Sinopsis
"La flor" se divide en seis episodios separados, conectados solo por una aparición en pantalla de Llinás explicando la estructura de la película. Los primeros cuatro episodios tienen el comienzo de una historia pero terminan "in medias res". El quinto episodio es el único que procede de principio a fin, y el último episodio acaba de concluir una de las historias.
Críticas ordenadas por:
1 2 >>
28 de septiembre de 2019
9 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil
La fascinación que pueda ejercer sobre el espectador se debe, fundamentalmente, a la interpretación fastuosa de sus actrices.

Los actores argentinos poseen una fuerza interpretativa que ignoro de donde parte, pero siempre atrapa. Una obra compleja, sublime, muy bella, que en según que tramos, seduce por la credibilidad que se genera en cada uno de sus episodios.

Hermosamente ambientada.
ALIENTO
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
8 de mayo de 2020
5 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
Una película de catorce (14) horas con casi una de créditos. Seis historias. Tres partes. Cuatro mujeres protagonistas.

Mi recomendación es verla en 8 pases, aprovechando los interludios que se nos ofrecen. De esta manera nos quedan unos bloques con una duración aproximada de una película normal que van desde la hora y veinte a las dos horas. Creo que así se proyectó en algunos festivales.

Si te ves las 6 historias por separado, tendrás que tragarte una que dura más de cinco horas y que tiene muchos altibajos. Si ves del tirón cada una de las tres partes en las que se divide, puede que sea lo último que hagas. La parte 6 y 7 (4ª historia) quizá se puedan ver seguidas, pero para mí son las peores de la peli y tres horazas se harían cuesta arriba.

Quedaría así:

1. La película de clase B. (1h 20 min)
2. El musical. (2 horas)
3. Peli de espías I (1h 30 min)
4. Peli de espías II (1h 40 min)
5. Peli de espías III (2 horas)
6. Peli inclasificable de metacine I (1h 20 min)
7. Peli inclasificable de metacine II (1h 40 min)
8. Versión de Un día en el campo (45 min), relato de las mujeres liberadas (20 min) y créditos finales (40 min)

Allá van mis impresiones, puede que con algún SPOILER.
______________

1. La película de clase B. (1h 20 min)
Está bastante bien, es interesante y como es de serie B pues le perdonas todo. Tiene gracia, misterio cutre y algún personaje atractivo. Le doy un 7 raspao.

2. El musical. (2 horas)
La mejor subpelícula de la película. Su trama principal es redonda e hipnótica, con unas voces en off muy literarias que describen maravillosamente a los personajes. Estas narraciones en off las encontraremos en otras historias y son realmente con lo que Llinás le da su sello a la peli y lo que destaca notablemente sobre todo lo demás, son brillantes ejercicios de buenísima literatura. También tenemos un puñado de canciones inspiradas a la par que chuscas que se te pegan como un chicle durante días. La historia de los escorpiones, ya tal. No pega ni con cola y me sobra un poco. Pienso que está ahí como contrapunto, como para hacer tiempo y preparar el final épico. Con todo, tiene su punto. A esta parte le doy un merecido 8.

3. Peli de espías I (1h 30 min)
Bastante floja. Mal llevada, chapucera… no me la creo en ningún momento. Un 6. Soy muy generoso, pero bueno. A mí es que me entretienes un rato aunque sea para pasarlo mal y ya me tienes.

4. Peli de espías II (1h 40 min)
En esta parte nos encontramos dos de las cuatro historias individuales de las espías, que están separadas del hilo principal. La primera, la de la muda, es magnífica. Te sumerges convincentemente en la vida absurda y el día a día desesperante de alguien que ha llegado a la Stasi como por casualidad. Por el contrario, la historia de la espía nicaragüense es ridícula. Imagino que el acento de la protagonista será alguna broma que yo no he sabido captar, pero es una tontería tan grande y tan exagerada que consigue sacarte de la historia. La voz en off en esta ocasión se va por terrenos abstractos que son difíciles de asimilar. Un 6, como media.

5. Peli de espías III (2 horas)
Corresponde a las otras dos historias individuales y la continuación de la primera parte. Las dos historias son geniales. La historia de amor de la chica bajita y el enigmático espía de la gabardina es emocionante, gracias una vez más a la literaria voz en off que despliega una narración de alto nivel. En la parte de de la espía rusa encontramos el retrato de una burócrata implacable y grandes reflexiones políticas. Me chirría el encuentro con el alto cargo y exmarino soviético, pero el final con el propio Llinás en la piel de un espía derrotado en pantalla es muy grande. El remate a la narración de la parte I descarrila como todo en esa trama. Un 8.

6. Peli inclasificable de metacine I (1h 20 min)
Narración pedante, ridícula, desesperante, sin gracia… Aquí el director parece querer torturar al espectador con una sarta de tonterías en un ejercicio de metacine que probablemente sólo entienda el equipo de rodaje. Un 4.

7. Peli inclasificable de metacine II (1h 40 min)
Segunda parte del despropósito que, sorprendentemente, se convierte en una entretenida peli de detectives. Empieza bien y pincha hacia la mitad, donde empezamos a encontrar una acumulación de ideas sin sentido (lo de Casanova está ahí reciclado como idea claramente, aunque tiene cierta gracia). Venga, un 6.

8. Versión de Un día en el campo (45 min), relato de las mujeres liberadas (20 min) y créditos finales (40 min).
La versión de la obra de Renoir no aporta nada y es aburridísima. Es en la única parte en la que no salen las cuatro chicas. No temáis, no se os ha estropeado el audio a pesar de que irrumpa de manera brusca en un momento aleatorio. Las moderneces de este director a veces me dejan muy roto. El relato de las mujeres tiene cierto encanto artístico por la textura de la imagen, pero me deja bastante indiferente. Ya solamente nos restan 40 minutos de crédito con un atardecer en la pampa boca a bajo con una gran canción y su proceso de grabación de fondo y hemos terminado.
_____

En resumen, un ejercicio cinematográfico con el formato (no es más que una acumulación de películas y de ideas con un caprichoso nexo de unión: las cuatro actrices) que ha convertido a esta película en un ladrillazo de culto. Demasiado desigual, con demasiadas exigencias a los, en muchas ocasiones, sufridos espectadores. Tiene momentos muy brillantes de gran cine, eso sí. Todo un reto sumergirse en esas catorce horas para descubrirlos. Seguramente merezca la pena. Un 6 al conjunto.
N_L_H_V_N_L_V
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
28 de junio de 2020
5 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
188/37(27/06/20) Decepcionante film argentino dirigido y escrito por Mariano Llinas, que avalado por sus buenas críticas y por una sinopsis curiosa, en este caso la primera parte de las tres en que está dividido este experimento de cuasi arte y ensayo en su concepción. De esos productos que resultan sugerentes cuando te lo cuentan, pero una vez plasmado en metraje celuloide resultan errados, tediosos, fatigosos, cinta serie B de las malas, el primer segmento, y hastiante y letárgicamente pomposo el segundo. Mariano Llinas (Toma su título del diagrama que Llinás dibuja para explicar su estructura) aparece en la pantalla desde el principio para configurar la singular narrativa de la película, seis fragmentos de la historia (cuatro sin final, uno sin principio y otro sin principio ni final), ninguno de los cuales está abiertamente relacionado con el otro, más allá de la aparición recurrente de las actrices Elisa Carricajo, Valeria Correa, Pilar Gamboa y Laura Paredes. Cada viñeta es (básicamente) representativa de un género diferente: en la priemra parte son los dos primeros, el Episodio 1 es película de terror estilo de "películas B americanas", y el Episodio 2 es (más o menos) un musical mezclado con elementos esotéricos sobre el veneno de escorpión para la eterna juventud (vamos, una idiotez). Los primeros cuatro episodios no tienen finales; Estos son los pétalos. El quinto episodio es un cortometraje con un comienzo, medio y final; Este es el ovario. La película final, el tallo, consiste solo en un final. Con la excepción del episodio cinco, todas estas historias cuentan con las mismas cuatro actrices, Elisa Carricajo, Valeria Correa, Pilar Gamboa y Laura Paredes. La duración total sumadas las tres partes es de catorce horas, teniendo el marchamo de película más larga de la historia, esto es relativo pues en sí mismo son seis películas juntas, pero más allá de esta anécdota, esta primera parte que he visto me ha resultado pesada y muy densa, donde el director demuestra tener maestría en no saber aportar un mínimo ritmo, aportando visualmente una nadería, y entonces me pregunto que han visto la legión que alaban este sufrimiento en fotogramas en movimiento. Un pastiche tan pedante como ambicioso, exhibiendo que todo es puro artificio sin punch alguno, todo se siente tan ligero como una brisa de aire caliente.

En el “Episodio I” de unos insufribles 80 minutos. Empieza con la frase sobreimpresionada «Mi hermana furiosa llama al combate» de René Char, poeta surrealista y miembro de la resistencia francesa, y es que Llinas está muy embebido de cultura gala, como expone en muchos de sus segmentos. Nos encontramos una densísima historia de supuestamente terror B sobrenatural, enmarcado en escenario del oeste, donde nos cuelan una especie de maldición de una momia que produce una especie de ‘rabia asesina’ en quien entra en contacto con ella, pero esto que acabo de contar es muchísimo más entretenido que verlo en pantalla, nata resulta interesante, ni estimulante. Filmado con agobiantes e innecesarios primeros planos, que solo parecen estar ahí para enmascarar que no hay fondo al que asirse. Tampoco es que las actuaciones sumen más allá de la inanidad. Pretende ser un homenaje a los productos serie B americanos de terror, y se queda en algo que no produce ni terror, ni tensión, ni susto alguno, no hay giro alguno, no hay sorpresas, y solo puede desprender patetismo por la carencia de medios y sobre todo de ideas sugerentes. Resuelto todo de un modo ridículo.

El "Episodio 2" dura 75 minutos, y tiene (tras un prólogo de un tipo cantando en primer plano para grabar un disco) el encabezado sobreimpresionado de «Ten cuidado: El mundo anda tras de ti» de Velvet Undergrond (de la canción Sunday Morning). Narra una insulsa historia de amor/desamor entre una pareja de cantantes, contada en parte por fatigosos flash-backs, con diálogos cansinos, y aderezado por una subtrama bufa cobre una especie de logia que se dedica a experimentar con el veneno de escorpión, una mezcla tan idiota que lo pero no es esto, es que se la toman en serio, y esto es penoso. Un musical con canciones que en mi hastío me han resultado tan melancólicas que solo añaden una estúpida solemnidad que me resulta chirriante.

Soy tan cabezón que espero ver la segunda y tercera parte para poder juzgar sobre todo lo visto. Pero este inicio me ha sido una cuasi-tomadura de pelo, del que no me merece la pena seguir hablando de ello. Fuerza y honor!!!
TOM REGAN
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
9 de mayo de 2020
2 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
Mariano Llinás ya me gustó mucho en "HISTORIAS EXTRAORDINARIAS" y ésta no le va a la zaga en cuanto a nivel de autoría. Me ha resultado fascinante la historia de amor/desamor entre esa pareja de cantantes y su 'noche de lluvia' en especial, tan intensa en su evocación y narrada desde diferentes perspectivas lo que le da más fuerza aún (sólo 'recriminaría' esa interpretación musical a lo 'Pimpinela' que para mí la afea, pero bueno, vamos a obviarlo). Y ya, de paso, elimino también el episodio del escorpión pero cómo me faltan por ver las otras dos entregas de esta atípica 'flor' como que me reservo la opinión.

Y todas ellas, unas cracks ;)
Rebeca
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
25 de julio de 2020
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
Algunos apuntes sobre La Flor (2018), la colosal película argentina de 13 horas y media de duración dirigida por Mariano Llinás y protagonizada por el colectivo teatral Piel de Lava.

Por Nicolás Bianchi

Alguna vez alguien escribirá un libro sobre La Flor para tratar de abarcar todos los sentidos y las experiencias que propone una película enorme, que llevó diez años de trabajo y cuenta con un trabajo fotográfico, de guión, musical y cinematográfico que resulta imposible de analizar por completo en unas cuantas líneas. Lo único que resulta viable es, ante tan generosa producción, resumir y resaltar algunos puntos salientes tras una primera vista del film.

Qué es. La película cuenta con seis episodios que cuentan historias diferentes y además algunos inserts en los que Llinás describe el film, o nos señala por qué parte vamos, o nos indica que ya no falta tanto para que termine. A su vez, según presenta el director, cada capítulo tiene su género. Las primeras cuatro historias empiezan pero no terminan, advierte, aunque en verdad de alguna manera concluyen. La quinta empieza y termina, y la última arranca empezada y cierra todo el film. Cada una tiene un género distinto. Hay ciencia ficción con algo de terror, musical, una de espías, comedia y más ciencia ficción y dos tramos finales en los que se recuperan formas arcaicas de hacer cine. Los episodios se podrían ver por separado, como si fueran películas individuales, pero gran parte de la experiencia tiene que ver con la acumulación, con que todo eso junto sea una única y gigante película.

Las chicas. El grupo teatral Piel de Lava, compuesto por Pilar Gamboa, Valeria Correa, Elisa Carricajo y Laura Paredes, protagoniza el film. La película es sobre ellas y para ellas dice Llinás en la introducción, y luego cumple con sus palabras. Las chicas hacen de espías, de asesinas, de investigadoras, de todos los papeles posibles que en otros tiempos estuvieron reservados exclusivamente para hombres. Se las muestra inteligentes, astutas, violentas y frías cuando es necesario. La cámara las enaltece y las destaca. Siempre están por encima de una galería de personajes varones muchas veces detestables, otras tantas débiles, en todo caso siempre menores ante ellas. Brillan hasta cuando están ausentes, se escucha en algún momento de la película, y es cierto.

Sobre qué es. La Flor es un gigantesco ejercicio narrativo donde el punto de partida y el final no son tan importantes. Llinás sostiene el estilo desbordante que había mostrado en Historias Extraordinarias (2008). Los capítulos de la película se pierden en historias derivadas de personajes supuestamente secundarios o en autores o personajes de libros que pueden aparecer en el film. El relato se puede mover lateralmente entre distintos personajes, hacia atrás o hacia adelante en el tiempo. ¿Cómo termina Las mil y una noches? ¿Cuánto importa eso en comparación con todo lo otro? Lo mismo se aplica para La Flor y sus historias. No importa tanto cómo concluyen, a dónde llegan sino cómo lo hacen. Cada una pinta un mundo, y eso es lo más importante.

Belleza. Dentro del cómo, además de lo narrativo, en La Flor resulta destacable la estética de su disposición. No parece haber una toma que no haya sido meticulosamente pensada y diseñada. Cada cuadro de la película luce inmejorable. Desde las secuencias que preceden a las presentaciones de Llinás, que suceden en un parador del ACA en una ruta bonaerense cualquiera, hasta árboles en floración y mil tomas de las chicas en sus distintos personajes, todo está envuelto de una belleza sobresaliente. La Flor llena los ojos.

De acá para el mundo. En un ejercicio poco frecuente para el cine argentino La Flor se presenta como una película distinta porque está hablada, además de en castellano, en catalán, inglés, francés, sueco, ruso y quizás algún idioma más. El tercer episodio, la película de espías, tiene escenas en distintos países de Europa, se recrea el Muro de Berlín, hay alguien que interpreta a Margaret Thatcher y se cuentan historias de guerrilleros y complots internacionales. En el cuarto episodio hay una secuencia que transcurre en la modernidad, con sus atuendos y pelucas característicos. Se trata de territorios muy poco explorados por el cine local, en los que Llinás opera prácticamente como un desmalezador.

Fragmentos. En el recuerdo de a poco se asienta un primer episodio sobrio en el que los rostros de las protagonistas se comienzan a grabar, una canción del musical segundo capítulo que es cantada con odio y rabia, un hombre capturado que mira otro atardecer en la ruta y por las estrellas descubre dónde se encuentra en la historia de las espías, las imágenes de árboles más lindas que se hayan filmado alguna vez en el episodio que no se sabe muy bien sobre qué se trata, los aviones danzando en el anteúltimo capítulo y los cuerpos embarazados de las chicas en el final, que resultan deslumbrantes, una vez más.
El Golo Cine
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2021 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de películas y series, y es un medio totalmente independiente cuya principal prioridad es la privacidad y seguridad de los datos de sus usuarios.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados