arrow
Haz click aquí para copiar la URL

Escrito bajo el sol

7,0
1.805
votos
Año
1957
País
Estados Unidos
Director
Reparto
Género
Drama | Aviones. Biográfico. Cine dentro del cine. Ejército
Sinopsis
Un piloto americano, que vive completamente entregado a la vida militar, sufre un accidente doméstico y se rompe la columna vertebral. Paralizado en una silla de ruedas, comienza una nueva vida como escritor e incluso es contratado como guionista en Hollywood. Tras el bombardeo de Pearl Harbour por los japoneses, es enviado al Pacífico como supervisor de un nuevo y revolucionario prototipo de portaaviones. Su extraordinaria fuerza de ... [+]
Críticas ordenadas por:
1 2 3 >>
6 de julio de 2009
19 de 21 usuarios han encontrado esta crítica útil
Sigue siendo un misterio para mí el observar que gran parte de la crítica sigue considerando esta película un trabajo menor de Ford. No soy capaz de entender qué puede llevar a ignorar una de las cumbres del cine de Ford y del cine americano, excepto tal vez su proximidad con Centauros del Desierto, realizada el año anterior, o porque mantiene en su primera parte un tono deliberadamente jocoso. Lo que es evidente es el impresionante momento creativo por el que pasaba el director. Sin ir mas lejos, ese mismo año realiza la también maravillosa Rissing to the Moon, un bellísimo film de relatos cortos que sigue siendo un punto referencial en los pequeños formatos (corto y medio metraje). Ford nos presenta en este caso un amargo retrato sobre las relaciones de pareja, la superación personal y ante todo sobre un personaje que por ser alguien en su profesión lo sacrificó todo. Para sacar adelante un personaje tan complejo Ford volvió a contar con su actor más representativo, John Wayne, que realiza un trabajo imponente, cargado de emoción y sutilezas en una de sus grandes interpretaciones. El resto del reparto soberbio, con especial mención a Maureen O’hara y Ward Bond. Aunque en su inicio no lo parece, es una obra enormemente íntima que se centra en pocos personajes perfectamente definidos por el esplendido guión y la impresionante puesta en escena de Ford. El director es capaz de componer planos imborrables, como esa prodigiosa escena nocturna en la cocina de gran carga emocional. Teniendo en cuenta la implicación personal de Ford, dada su vinculación con el personaje, no extraña que deje esa sensación de estar rodada con un especial cariño, y eso se traduce en un extraordinario trabajo del director. Eso no impide que sea un film agridulce, que pasa con gran rapidez de una escena amable o incluso cómica a una de un profundo dramatismo, creando ese equilibrio insuperable propiedad de solo unos pocos en las historia del cine (Satyajit Ray por ejemplo). Un gran clásico a descubrir. Para mí, directa al Top 10 de Ford, y se que eso es decir mucho.
cineoptero
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
30 de diciembre de 2009
8 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
Historia de un marino-aviador de los EE.UU. que contribuyó al incremento de unidades de portaviones en la marina USA. Cuando estaba en lo mejor de su juventud, arrojo y vitalidad, volando, probando y batiendo records con aviones de la Armada, tuvo una nefasta caida por la escalera de su casa y se fastidió la médula espinal para siempre. Aún así, con empeño y gran ayuda de gente que le quería, siguió luchando y consiguió hacerse un famoso guionista de la meca del cine estadounidense e incluso regresar con un uniforme y con muletas a un puesto del alto mando en plena vanguardia de guerra en el Pacífico.

Bonita película, cierto que militarista, exaltadora del patriotismo y de animación para el ejército de los EE.UU., pero conmovedora gracias entre otras cosas al buen hacer de la pareja formada por John Wayne y Maureen O'Hara, que repetía después del gran éxito cinematográfico obtenido en "El hombre tranquilo" (John Ford, 1952).
pezpozo
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
10 de julio de 2006
8 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil
Como en otras películas en que comparte el protagonismo con Wayne, la presencia de Maureen O'Hara en la cinta es algo a remarcar. En el gran Jake, película que tambén compartían reparto a la O'Hara solo le hicieron falta los primeros minutos de la cinta para imponer su presencia y carácter de gran actriz. Aquí hace un excelente papel.
La película es considerada un drama pero de drama solo hay en algunos momentos puntuales, la película está salpicada por toques de humor como las peleas en la piscina, guiños al cine mudo como los tartazos, etc.
Jimmy
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
5 de noviembre de 2007
6 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
John Ford, con su actor por excelencia el gran John Wayne, y la guapa Maureen O'Hara como protagonistas, nos regalan esta fascinante historia (basada en hechos reales) que más bien viene siendo una comedia. Muchos dicen que es una obra menor, pero a mi no me lo parece, unas actuaciones muy buenas, un guión que engancha y una buena fotografía ¿Que más hay que pedir?, en fin, bastante recomendable, tambien para los que no sean muy seguidores de la pareja Ford-Wayne.
Dusty Rivers
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 de marzo de 2015
5 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
La grandeza insuperada de Ford puede medirse por su capacidad para interesarnos por personajes que nos son totalmente ajenos para conmovernos hasta lo más hondo en contra de nuestra voluntad, al referirnos dramas que no podemos sentir como propios. Así, resulta que lo que más me emociona -con ser mucho- de The Long Gray Line -película que, para mi, se cuenta entre las más admirables que hizo y que se mueve en un terreno cercano al de The Wings of Eagles- no es el momento en que comunican al protagonista que su hijo recién nacido ha muerto, ni cuando descubre que su mujer ha dejado de vivir, experiencias que puedo imaginar y compartir, sino cuando llega a la capilla de West Point la noticia del ataque a Pearl Harbor y todos los presentes se incorporan para cantar el himno de su país o cuando ve desfilar en su honor, con lágrimas en los ojos, a los cadetes de la academia militar, y recuerda a sus seres queridos, ya fallecidos, cosa en grado sumo sorprendente, ya que el sentimiento patriótico me deja bastante frío (y más todavía el americano) y mi apego a la milicia es nulo. Lo que sucede allí, como en The Wings of Eagles, She Wore a Yellow Ribbon, They Were Expendable o Fort Apache, es que Ford sabe crear personajes nada esquemáticos, acercárnoslos, introducirnos en su intimidad, hacer que los conozcamos, y que -con un darnos cuenta- les comprendamos. No cabe duda de que Ford es de los que piensan que sólo se odia lo que se teme o se desconoce y que la proximidad es la base de la tolerancia y el afecto. Sólo así se explica que pueda haberle tomado tanto cariño a un personaje como el de «Spig» Wead (Wayne mejor que nunca), que destroza su vida familiar por amor a la Marina y cuya mayor tragedia estriba en tener que retirarse, inválido, del servicio activo: está tan lejos de mi como puede estarlo cualquiera que no sea, además, un canalla, y en otras manos podría resultarme odioso. Pero resulta que, pudorosamente presentado con Ford, con una sorprendente mezcla de ironía y ternura, de complicidad y lucidez, he llegado a conocerle mejor que a muchas personas vivas; sus contradicciones han acabado por parecerme interesantes e, incluso, dramáticas, y me han permitido entender ciertas conductas que me eran incomprensibles: lo que, desde mi punto de vista, son errores y fracasos, sacrificios absurdos a una causa que no comparto, son, sin duda, desde su perspectiva, elecciones válidas y a menudo heroicas, coherentes con su forma de entender la vida, y por ello merecedoras de respeto, cuando no de admiración. Además, resulta patético ver al alto y grandullón John Wayne reducido a la inmovilidad, desesperado ante la retirada forzosa del hogar que para él ha supuesto la Marina, perdido ya para siempre el que pudo formar con Maureen O’Hara y sus hijas (a quienes Ford dedica un brevísimo flashback, el más eficaz que he visto nunca). Con admirable concisión, Ford consigue no sólo retratar al protagonista desde todos los ángulos pertinentes, proscribiendo así la simplificación, sino pintar certeramente su época, su ambiente, sus amigos, sometidos a los embates de la historia y a la erosión del tiempo.
atletico
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2019 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios.
Filmaffinity es un medio independiente, y su principal prioridad es la privacidad, mantenimiento y seguridad de los datos de sus usuarios,
información que no comparte fuera de la web con ninguna entidad y/o empresa, bajo ninguna circunstancia.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados