arrow
Haz click aquí para copiar la URL

Basada en hechos reales

5,4
1.158
votos
Sinopsis
Delphine (Emmanuelle Seigner) es una sensible y atormentada novelista de éxito, paralizada ante la idea de tener que comenzar a escribir una nueva novela. Su camino se cruza entonces con el de Elle (Eva Green), una joven encantadora, inteligente e intuitiva. Elle comprende a Delphine mejor que nadie, y pronto se convierte en su confidente. Delphine confía en Elle y le abre las puertas de su vida. Pero ¿quién es Elle en realidad? ¿Qué ... [+]
Críticas ordenadas por:
1 2 3 4 5 6 7 >>
1 de junio de 2018
13 de 18 usuarios han encontrado esta crítica útil
Mi pensamiento va a dejar de ser oculto porque he visto la película obligado por el apellido Polanski y después de verla pienso, psicológicamente, en cogerle por las narices y retorcérselas hasta ponerlo de rodillas. ¡Roman, Roman!

Es una vivencia que te quiere presentar un misterio y poco a poco en vez de ir hacia adelante, empiezas a tomarte el misterio con una intensidad descendente (¡ay si pudiera volver atrás y dejarla para cuando la echen por la tele). Y es que tiene aspecto de película dominguera, lo que no quiere decir nada malo porque la corrección fílmica de Polanski está ahí en todas las secuencias, pero no puedes dejar de pensar en aquella de El escritor, un escritor de verdad, con una misión, con unos personajes y una historia envolvente.

Aquí Delphine y Elle mano a mano no envuelven nada original, acaso se envuelven ellas un poco y nada más. La decepción es palpable y si no lo crees, ponte a verla. No veas el spoiler si no la has visto.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
fantomas
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
23 de abril de 2018
12 de 19 usuarios han encontrado esta crítica útil
Hay un sinnúmero de personas en el mundo, que desean parecerse a alguien que conocen. Asumen a ese otro ser (un hermano, una amiga, un personaje famoso…) que los supera en talento, éxito y/o atractivo físico) como una obsesión y llegan al punto de convencerse de que, sólo pareciéndose a esa persona podrán triunfar en la vida. De esta marcada ausencia de autoestima e identidad, surgen imitadores, plagiadores, transformistas… gente que sueña con ser alguien importante en la vida y que, ante la incapacidad de reconocer y explorar sus propios potenciales, deciden transmutarse en ese ser al que tanto admiran.

En ocasiones, este tipo de personas nutren su deseo transformista a niveles tan profundos que, desde entonces, su psique les va llevando hacia un trastorno neurótico de personalidad que incluye la obsesión, la invasión de la privacidad, la maquinación deshonesta y otro tipo de respuestas que, incluso, pueden llevar hasta el crimen cuidadosamente premeditado.

Un buen ejemplo de este tipo de personalidades, lo encontramos en la película “What Ever Happened to Baby Jane?” (Robert Aldrich, 1962) donde los celos profesionales entre un par de hermanas actrices, llevará a la una a aislar a la otra, mientras ella, traumatizada y vieja, hace ingentes e inútiles esfuerzos para prepararse, ansiando resurgir y recuperar la fama que tuvo cuando era niña.

Por este mismo sendero (y con evidentes similitudes: envidia profesional, incapacidad y dependencia física, manipulación, suplantación…), se desplaza, “BASADA EN HECHOS REALES”, la nueva película con la que el director, Roman Polanski, resurge para demostrar que su talento sigue a tono por más reveses que se presenten en su vida.

Escrita por Olivier Assayas y el propio Polanski, partiendo de la novela de Delphine de Vigan “D'après une histoire vraie” (2015), la película toma como personajes protagónicos a un par de escritoras: La primera, Delphine Dayrieux, es una exitosa novelista que pasa por esos momentos en que sus libros se venden como el pan y la gente hace largas filas para que, ella, les regale su autógrafo. La otra se hace llamar Elle (de Isabelle, en español Ella), significativo nombre que apunta a ese inconsciente-consciente que la induce a pretender ser ella > Delphine, y se trata de una atractiva joven que escribe, para otros, historias de escritores y artistas, lo que la convierte en una autora que se preserva en la sombra y que tan sólo exalta la gloria de los demás.

Con estos significativos apuntes, la obra se explaya, seguidamente, en el desenvolvimiento de una relación que va dando precisas puntadas que nos permitirán ir ilando la implacable y turbia red en que una araña va envolviendo a la confiada mosca.

Una cosa es clara, quienes busquen violencia, morbo y otras liviandades se van a desencantar porque, Polanski, se propone aquí un alto nivel estético y argumental, y esto lo llama a romper con todos los clichés del muy ligero cine contemporáneo y, de hecho, se burla del espectador medio, al plantar situaciones tipo (el acercamiento lésbico, las escaleras del sótano…) que, enseguida, giran decididamente hacia senderos más auténticos y morales… e imagino que, el haber contado con la recordada Emmanuelle Seigner (“Lunes de Fiel”) y con Eva Green (“The Dreamers”), es una sugerencia para muchos irresistible.

También la película guarda sus semejanzas con “Misery” (Rob Reiner, 1990), pero, Polanski preserva sus muy personales y brillantes toques de thriller psicológico, y su película apunta más a la psique, mientras que, “Misery”, es mucho más física. El personaje de Elle, da cuenta de una mujer cultivada a la que apenas se le escapan pequeños rasgos de agresividad, que no son raros ni siquiera en los más normales seres humanos. Lo suyo es el sometimiento de la voluntad, y esto la vuelve mucho más peligrosa, pues, de esta manera, hace más difícil el descubrimiento de sus verdaderas motivaciones. Por esta razón, pareciera por mucho rato que “no pasa nada”, pero, para quien sepa captar la agudeza que hay en cada palabra y en cada acción que asume la ‘inteligente y grata amiga’, se dará cuenta de que, “BASADA EN HECHOS REALES”, va levantándose en una estructura bastante sólida.

Indeclinable mención de la exquisita banda sonora de Alexandre Desplat.
Luis Guillermo Cardona
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
22 de marzo de 2018
7 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil
A sus 84 años de edad, Roman Polanski (The PIanist, The Ghost Writer) se las ha ingeniado para continuar dirigiendo películas mientras elude los cargos por abuso sexual que existen en su contra. Dejando de lado cualquier juicio moral en contra del artista, la realidad es que su último trabajo queda muy por debajo de lo que ha realizado anteriormente, por lo que parece que poco a poco va perdiendo la brillantez que hace unos años lo llevara a ganar un premio de la Academia. Basada en la novela homónima de Delphine de Vigan, el director francés contó con la colaboración de Olivier Assayas (Personal Shopper) para realizar una endeble adaptación incapaz de crear una atmósfera de intriga que logre enganchar al espectador.

Delphine Dayrieux es una exitosa escritora que ha alcanzado la cúspide de su carrera con una novela que debe su éxito precisamente por estar basada en un evento trágico de su pasado. Con evidentes remordimientos, la inspiración se ha ido, por lo que es incapaz de escribir una sola oración. Ante tantas tribulaciones, encuentra consuelo en Elle, una misteriosa admiradora que poco a poco se las arreglará para estar a su lado, con el fin de impulsarla (e incluso obligarla) para que escriba de nueva cuenta una historia que le permita continuar con su prestigiosa carrera. Irremediablemente, la relación entre ambas empezará a ser obsesiva, llevándolas a situaciones extremas.

Aunque el planteamiento es bastante atrayente, la ejecución resulta bastante fallida, dando como resultado una película bastante predecible. De esta forma, aunque en un principio logra captar el interés de la audiencia, la trama pierde fuerza mientras se desarrolla la relación entre ambas mujeres, haciendo evidente el origen de la supuestamente misteriosa Elle mientras cae en situaciones que más que intrigantes se perciben como artificiales y en ocasiones risibles. Carente de giros argumentales, el intento de thriller pierde su esencia para llegar a un final simple que no deja nada al espectador.

El papel de Delphine es encarnado por la francesa Emmanuelle Seigner (La môme, La Vénus à la fourrure), quien además es la esposa de Polanski, mientras que su compatriota Eva Green (Sin City: A Dame to Kill For, Miss Peregrine´s Home for Peculiar Children) es la encargada de dar vida a Elle. Ambas actrices ofrecen interpretaciones medianas, sobre todo por el hecho de que la química que debería de existir entre sus personajes nunca se ve reflejada en la pantalla, ni siquiera en las escenas supuestamente cargadas de erotismo que intentan presentar en algunas partes del filme. Sobre todo Eva Green ofrece una actuación que en muchas ocasiones se siente acartonada y nada convincente.

Es así como el último trabajo de Roman Polanski se queda como una carta de buenas intenciones que no ofrece nada relevante ni nuevo en el género. De esta forma, la cinta se siente plana y los eventos suceden sin despertar emoción alguna, desaprovechando un argumento interesante que con su errático desarrollo deja un mal sabor de boca en aquellos que esperaban entrar en la psicosis de una artista justo en el pináculo de su carrera.

Calificación: TÚ DECIDES.

Más reseñas en https://wraparty.wordpress.com
Twitter @wraparty
Facebook @wraparty.movies
wraparty
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
31 de julio de 2018
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
Roman Polanski realizó con Un dios salvaje y La venus de las pieles un cine puramente teatral y con Basada en hechos reales sigue la estela de centrar toda la atención en muy pocos personajes en un duelo interpretativo que requiere del mejor de los despliegues por parte de sus actrices en este caso. Sin ser ya del todo teatro, Polanski juega con los espacios reducidos y unas actrices que en muchas ocasiones se desenvuelven en distancias cortas para crear momentos de suspense como otras veces su director ya ha conseguido.

Si comparamos esta película con obras mayores como La semilla del diablo, El quimérico inquilino o La muerte y la doncella, es cierto que sale perjudicada en cuanto al nivel de tensión capaz de crear y la originalidad de la historia. Pero con todo, Polanski es un genio cuando se trata de realizar un thriller psicológico porque es capaz de mejorar muchos de los productos que se hacen en estos días pero con las herramientas de antaño: austeridad, interpretaciones de calidad, historia, dirección precisa y acertada banda sonora.

En el apartado interpretativo Emmanuelle Seigner y Eva Green se compenetran a la perfección y transmiten sobradamente lo que la historia pide de ellas: la angustia, desesperación, agotamiento mental y físico del personaje de Delphine, y la frescura, iniciativa y ambigüedad de Elle. La película se mueve entre arenas movedizas al mismo ritmo que los personajes van evolucionando y se comienza a sospechar lo que ocurre de verdad entre ambos personajes como reverberaciones de relámpagos en una realidad abstracta.
Travis Bickle
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
31 de mayo de 2018
6 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil
Puntuación: 5,5

Roman Polanski centra la trama en una novelista parisina, Delphine (Emmanuelle Seigner), curiosamente el mismo nombre de la autora de la novela en la que se basa la película: Delphine de Vigan. Delphine es una escritora en crisis que vive en un elegante apartamento de París. Su última novela autobiográfica, en la que revela detalles de su historia familiar, ha tenido un gran éxito tanto de crítica como de lectores. Se encuentra muy agotada, su último trabajo le ha supuesto mucho esfuerzo y desgaste.

Al bloqueo mental típico de los escritores que impide seguir escribiendo, se une las pocas ganas de su familia por pasar tiempo con ella. En contraste con la aparición de un misterioso personaje que se hace llamar Elle (Eva Green). Una groupie de la novelista que se ofrece a trabajar con ella y ayudarla a salir de esa situación de bloqueo.

Elle está contratada como escritora fantasma o negro, dedicada a escribir bajo el nombre de otras personas. Ahora con Delphine, se ocupa de organizar toda la correspondencia y eventualmente se muda a su apartamento. A medida que pasan tiempo juntas, la adicción crece, también los celos de Elle.

Cuanto más espacio tiene Elle en la vida de Delpine, más se adapta a ella visualmente, mas se va mimetizando, desde los botines hasta el color del pelo.

Basada en Hechos Reales es una historia de fantasmas o de una doble historia cuyo tema central es el intruso: alguien se introduce en secreto en la vida de otra persona y se apodera de su identidad. Lo que comienza como una simbiosis termina como un duelo que amenaza la existencia.

Roman Polanski sigue reflexionando sobre la relación entre realidad y ficción, algo que siempre ha estado presente a lo largo de su filmografía. En esta ocasión utiliza la transposición de la novela “Basada en hechos Reales“, de Delphine de Vigan, para representar a un escritor en plena crisis creativa y jugar con esa dualidad.

El ambiguo juego de espejos y la manipulación de la realidad creada por Polanski con la complicidad en el guion de Olivier Assayas, termina volviéndose un poco vacío. Se puede pensar que es algo intencional y que el director es capaz de llevarnos a su terreno, justo lo que él quiere, donde la linea divisoria entre la realidad y la ficción es tan fina que se encuentran. Aunque este fuera el motivo más que probable, el problema reside en la inconsistencia del conjunto, demasiados cabos sueltos con muchos frentes abiertos y poco legibles.

Lo mejor de Basada en Hechos Reales es, sin duda, la música de Alexandre Desplat que acompaña incesantemente y progresivamente a los personajes. Una magnífica banda sonora muy hitchcockiana, capaz de transformar de forma magistral en sonido el estado de ánimo ansioso y atormentado de delphine.

En realidad, lo único que mantiene la curiosidad de los espectadores es si los enigmas sobre Elle se resolverán al final. Pero incluso esta resolución sigue siendo insatisfactoria en la película: el círculo se cierra y todo parece comenzar desde el principio. Todo, desde un inicio hasta el final, lamentablemente es demasiado predecible.

Lo bueno que se puede sacar de Basada en Hechos Reales, es la habilidad de Polanski, todavía a sus 84 años, para mostrarnos escenarios elegantes, mujeres fuertes y crear cierto suspense. A pesar de todo ese atractivo mosaico mostrado de la ciudad parisina la chispa no termina de encender. El resultado final es una mezcla entre “El Sirviente“(1963) de Joseph Losey y “Misery” (1990) de Rob Reiner, sin olvidarnos de su propio trabajo realizado en 2010, “El Escritor“. A pesar de contar con un buen argumento y de excelentes actores, este thriller psicológico permanece extrañamente carente de emociones. Solo aconsejable para los muy acérrimos al cine de Roman Polanski.

https://cinemagavia.es/basada-en-hechos-reales-pelicula-critica/
Eduargil
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 5 6 7 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2018 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios.
Filmaffinity es un medio independiente, y su principal prioridad es la privacidad, mantenimiento y seguridad de los datos de sus usuarios,
información que no comparte fuera de la web con ninguna entidad y/o empresa, bajo ninguna circunstancia.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados