arrow

Una habitación con vistas

6,8
6.142
votos
Sinopsis
Lucy Honey Church (Helena Bonham Carter), una joven inglesa de buena familia, se encuentra de viaje en Florencia, acompañada por su prima y dama de compañía Charlotte Bartlett (Maggie Smith). En la pensión donde se hospedan conocen al excéntrico señor Emerson (Denholm Elliott) y a su hijo George (Julian Sands), que, amablemente, les ceden sus habitaciones para que las damas disfruten de una ventana con vistas a la ciudad. (FILMAFFINITY)
Críticas ordenadas por:
<< 1 2 3 4 5 >>
14 de enero de 2014
11 de 12 usuarios han encontrado esta crítica útil
Qué bella música.

Qué hermosos paisajes.

Qué escenas tan bucólicas.

Qué magnífica fotografía.

Qué maravillosa luminosidad.

Qué grande Daniel Day-Lewis.

Qué tremenda Maggie Smith.

Qué preciosa Bonham Carter.

Qué estilazo el de James Ivory.

Qué coñaaaaaaaaaaazo, lavirrrrrrgen.
Talía666
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
26 de febrero de 2010
9 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil
Cuidadosa puesta en escena de la aséptica vida de una acomodada familia inglesa y sus muchas horas de ocio e intrascendentes conversaciones. La hija de la citada familia viaja a Italia para descansar del descanso y gracias a la amabilidad de un caballero y su hijo, tocados ambos por la excentricidad, consigue tras un intercambio de habitaciones tener delante la mismísima Catedral de Florencia. Lucy Honey Church (Helena Bonham Carter), inocente y tierna, descubrirá el amor en la campiña italiana que no pasará de un beso por la certera y rápida intervención de su prima y dama de compañía Charlotte (Maggie Smith).

Los días transcurrirán lánguidos y la vida convencional de "nuestra familia" se irá modulando entre fiestecillas de té y planes de matrimonio para la angelical Lucy. Las buenas maneras y las monótonas jornadas, animadas por el guía espiritual de la comarca, un pastor dicharachero y cotilla, contribuyen al amodorramiento burgués que algunos llaman felicidad. Pero entonces, de manera casual, irrumpe otra vez el amor y la bucólica escena se convulsiona para regocijo de la mayoría de los intervinientes.

Todo es pulcro en esta obra de James Ivory: la ambientación, el vestuario, las medidas interpretaciones, la fotografía, la música....Tal vez demasiado perfecto como para despertar en el espectador algún tipo de emoción, como no sea una crisis hepática por exceso de azúcar.
La novela que da pie a la película fue escrita por E.M. Foster, novelista inglés en 1908 que posteriormente escribiría la conocidísima Pasaje a la India.
Sinhué
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
21 de enero de 2008
10 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil
Film realizado por James Ivory. El guión, de Ruth Prawer-Jhabvala, adapta la novela "A Room With A View" (1908), de Edward Forster. Se rueda en exteriores y escenarios reales de Florencia (piazza Santa Croce, piazza della Signoria...), Kent y Londes, con un ajustado presupuesto de 3 M dólares. Nominado a 8 Oscar, gana 3 (dir. artística, vestuario y guión adaptado). Producido por Ismail Mercant, se estrena en "première" en diciembre de 1985 (RU).

La acción tiene lugar en Florencia y en Foxwold (Kent), mansión rural de los Honeychurch, durante los primeros años del reinado (1901-1910) de Eduardo VII. La protagonista, Lucy Honeychurch (Helena Bonham-Carter), viaja a Florencia en compañía de su prima Charlotte Bartlett (Maggie Smith). Allí conoce al joven George Emerson (Julian Sands). A su regreso se relaciona con Cecil Vyse (Daniel Day-Lewis).

El film es un drama romántico de época con toques de comedia. Ivory y Merchant comenzaron a trabajar juntos en 1963, pero es esta película la que les da fama internacional. Acuerdan rodar el film a raíz del éxito de "Pasaje a la India" (1984), de David Lean. El éxito que obtienen les mueve a rodar otras adaptaciones de novelas de Forster, como "Maurice" (1987) y "Regreso a Howard End" (1992). El relato se sitúa en un entorno pintoresco, confortable y lujoso, propicio para la sensualidad y el deseo. Explora el proceso interior del despertar sexual femenino, la turbación que produce en algunos casos, los anhelos que genera, la difícil manipulación de los sentimientos y sus relaciones con las convenciones sociales.

Al hilo de los hechos, se presenta un elegante fresco descriptivo de la sociedad británica del momento. Añade agudos toques críticos. Distingue entre la ciudad, fuente de represiones, y la naturaleza, fuente de salud y felicidad. Confronta dos culturas contrapuestas: la inglesa, rígida, y la italiana, alegre y apasionada. El relato está salpicado de ironía y humor. Se sirve de elementos visuales para sugerir y explicar pensamientos y sentimientos (esculturas de la piazza della Signoria evocan la turbación interior de Lucy). Son escenas memorables la de la pelea y la de Freddy, George y el pastor anglicano jugando desnudos en el estanque.

La música, de Richard Robbins, aporta una partitura original de 15 cortes, de aire clasicista y romántico, que expresan con solos de piano la pasión de los personajes. Son muy expresivos "The Pensione", "See The City", "In The Piazza della Signoria" y "End Tittle". Añade 3 fragmentos de arias de ópera. De "La Rondine", de Puccini toma el estribillo melódico principal. La fotografía, de Tony Pierce-Roberts, se extasía ante las vistas de Florencia, los paisajes naturales de la campiña y los cuidados escenarios interiores. Atrapa la mirada y el gesto de los actores en busca del sentido de la comunicación no verbal. Los títulos de crédito y los carteles de continuidad (a la manera del cine mudo) se acompañan de bellas imágenes de grutescos manieristas.
Miquel
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
24 de enero de 2009
5 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
Una buena película, british hasta la médula (y eso es un elogio en términos de cine, que quede claro).

Se divide en dos partes bastante distintas, que, contrariamente a lo que suele suceder cuando una película se divide en partes tan claramente, no están descompensadas, y tienen el mismo ritmo. Las actuaciones son fantásticas. Bonham-Carter en uno de sus primeros papeles, protagonista absoluta, haciendo de jovencita no tan candorosa está bien; cabe recordar que antes de burtoniana, fue un nombre fijo en toda peli de época británica que se preciara. No obstante, los secundarios se llevan la película de calle. A pesar de que la nominación al oscar se la llevó Denholm Elliot, Daniel Day-Lewis borda su papel, ofreciendo un registro distinto (lo cierto es que este hombre tiene tantos registros que clava igualmente sus caracterizaciones de protomafioso, de presidiario... aquí lo clava haciendo de inaguantable de época), y Maggie Smith, divertidísima, solterona metomentodo. El lunar principal de la película es Julian Sands, que podía haber sacado bastante más provecho de un personaje muy bueno, pero muy pobremente interpretado.

Otro acierto son la inclusión en la banda sonora de fragmentos de la ópera Gianni Schichi, y las cortinillas de cine mudo, que le dan un cierto aire cómico.

En fin, no va a sorprender a nadie, pero tampoco decepcionará. Una película bien hecha y bien rematada.
luiso
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
6 de enero de 2015
5 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
Una jovencita inglesa está de viaje por Italia con su prima, cien años mayor que ella, y conoce a un jovencito pelín sui géneris. Y surge la chispa... Lo que en cualquier otro momento histórico sería un encaprichamiento juvenil y más olvidable que un tweet, si ocurre, sin embargo, en una historia de época ambientada en la campiña inglesa del siglo XIX o principios del XX, entonces estamos hablando de un amor profundo, eterno, verdadero, correspondido y creado por el destino.

No sé por qué pero me gustan los anticuados modales ingleses. Y eso que me parecerían insoportables si los viviera en mi día a día. Esas cortesías, esas disculpas continuas, esas florituras, ¡esa falta absoluta de libertad!
También me llama la atención que nadie tenga nunca frío. Parece que en la campiña inglesa se produce un microclima de sempiterno verano suave, porque las ropitas monas y delicadas son el único abrigo que necesitan nuestras protagonistas.

Y, a todo esto, el argumento: un dilema de lo más complejo y trascendental, como es habitual en estas historietillas. ¿Con quién me caso? Me he prometido con el gay más gay de la historia (fantástico Daniel Day-Lewis, por cierto), pero siento un superamor por un rubiales basado en ¿?

La fotografía es preciosa, y hay escenas de una gran belleza por su espontaneidad y ausencia de autocensura (el baño, los besos). Y la nimiedad de la trama no me molesta, lo que pasa es que no me la creo y, según qué momentos, resulta aburridilla.

Otra cosa que ocurre en este tipo de historias es que, en algún momento dado, una young lady se desmaya. Ya sea por un susto, una sorpresa, una mala noticia, un comportamiento salido de tono..., ¿A qué se debe esto? ¿Eran más debiluchas las mujeres de antes? ¿Las bajadas de azúcar eran más usuales? ¿Sustituían el indecoroso acto de gritar o soltar un taco, por un síncope elegante y suficientemente lento como para que un caballero cercano las cogiese antes de caer al suelo?
Heroína
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
<< 1 2 3 4 5 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2016 Filmaffinity - Movieaffinity | Todos los derechos reservados