arrow

Cría cuervos...

7,4
3.665
votos
Sinopsis
Ana recuerda todo lo ocurrido desde de la muerte de su padre, veinte años antes. Su hija, de nueve años, cree tener poder sobre la vida y la muerte de quienes viven con ella. Hay otro poder que Ana cree poseer: el de invocar la presencia de su madre. Con ella, muerta hace años, revive una relación llena de ternura y, a veces, de dominio. (FILMAFFINITY)
Críticas ordenadas por:
escribe tu crítica ver por títulos
1 2 3 4 8 >>
user-icon Una_de_ellos   Sevilla (España)
Muy buena
27 de Octubre de 2007
64 de 73 usuarios han encontrado esta crítica útil
Piensa Ana. Y realmente, en ese justo momento, lo siente. Me recordó vagamente a cuando era pequeña y mi madre me castigaba; "te odio", le decía, "ojalá no hubiera nacido nunca", añadía. Pero hay una diferencia entre Ana y yo: ella es huérfana.

"Cría cuervos...y te sacarán los ojos". No es corto el camino que el segundero ha recorrido hasta que he conseguido encontrar un porqué a este título. Un niño no nace, sino que se hace, y Ana es una dulce y diabólica niña que ha crecido entre discusiones, presenciando los escarceos de su padre, vivido la angustiosa muerte de su madre y la tragedia, al fin y al cabo, de ser huérfana. Ana es fresca, tranquila, juguetona y alocada (maravillosas las escenas entre hermanas) a la par que fría, distante y macabra.

Si algún calificativo pudiese trazar la línea del argumento sería PECULIAR. Peculiar porque es una película española, de las que además parece española (¡cómo no iba a salir una teta hombre!; lástima que fueran las de Florinda Chico) pero que, sin embargo, tiene un tinte, un matiz muy diferente que nunca había advertido en películas de este estilo; cuando digo esto hago referencia a las apariciones de la madre en momentos determinados y a los saltos en el tiempo. Es una adaptación magistral, con unos actores únicos, como la preciosa niña Ana Torrent, con el tema principal de la muerte, del que hacen gala las historias de la abuela, de los padres y la tía de Ana y de la misma Ana. No se esperen una historia completa, porque no lo es. Es algo así como una vivencia, un trocito de la vida de una persona.

Lo inolvidable de esta película, dos detalles que seguro no se borrarán de mi memoria, son el personaje de la niña y la maravillosa banda sonora, en la que aparecen no más de tres canciones entre las cuales se encuentran una enternecedora melodía de piano y "por qué te vas" de Jeanette; canción que, a partir de hoy, cada vez que vuelva a escuchar me trasladará al sillón donde Ana solía poner el tocadiscos y pensar quién sabe qué, o recordar a quién sabe quién...
Una_de_ellos
i
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
No
 
 
user-icon Bloomsday   Cines Astoria (España)
Buena
12 de Mayo de 2010
37 de 45 usuarios han encontrado esta crítica útil
El simbolismo de la cinta es evidente, pero destaca además por su drama íntimo de aristas esotéricas y psicológicas. Intento de expresionismo mate, bergmaniano y eternamente goyesco (le gustaba a Saura ese eco). También por un leve engranaje de niveles textuales de realidad, recuerdo y ensoñación. El realizador plantea símbolos de un presente (franquismo) que son escrutados desde un futuro casi de metadiscurso cinematográfico (Chaplin adulta).

Algunas cositas de montaje (más cuestiones de raccord que conceptos de fraseo fílmico que sobre el papel son estupendos) chirrían por cierto asilvestramiento indisimulado, pero no era Saura de muchas tomas y cortes, me da que le valía casi todo pese a su "formalista" fama en el encuadre e iluminación -donde la "ventilación" de la luz natural contrasta con momentos "luz de cera" cargados de insinuaciones-.

Pero hay que señalar la archiconocida escena de los niños bailando como paradigma de la problemática de la gestión del ritmo plano-secuencia (también hay problemas de montaje por ejemplo en la escena del "baño abrasador")... ¿Cómo se produciría?, qué cara puso Saura al decirle a los chiquillos... ahora suena Jeanette (*)… y “a bailar que esto es arte y ensayo”.

Porque lo que vemos es minúsculo polo Lacoste escapando de la toma. Un crío a punto del tropiezo y cara de circunstancia sin marca en el suelo que pisar, atendiendo la señal para entrar en plano como si hubiera diégesis alguna en el espacio tras la cámara. Pero sabemos que no, que lo que la niña mira es al director organizando el “numerito”. Y la escena queda amateur, casi (no sé si en su búsqueda de la naturalidad un poco al tun tun Saura descuidaba estos detalles). Digo esto para no obviar errores que provocarán cierto distanciamiento en espectadores que prefieran no atender a los méritos e intenciones del uso empatético de los temas interpretados por Jeanette e Imperio Argentina (en el caso de la escena de la abuela y sus memorias).

Porque la película en general es así, desaliñada en sus márgenes, pero cuidada en sus significados. Como un cuaderno de notas repleto de estupendas ideas emborronadas a lápiz. Y a mí me gusta esta estética porque, coño, la España de entonces es un poco así. Sucia, con pliegues. Impregnada de insinuaciones sin pasar a limpio.

Y por ahí surgen estas vicisitudes de infancia pillada a contrapié; una infancia y un mundo que se hunde pero aguanta (no ubico la peli únicamente en la alegoría del franquismo, también en la más simple perspectiva de esas infancias de SEAT y Renault 11 que viví de refilón). La niña fantasea con la muerte porque en la niñez la muerte llega sin carga irreversible, como un juego triste de omnipotencia primeriza, inoxidable. Una fuerza que obliga a la azotea, al salto y al bicarbonato mágico. Sin saber qué hay después, la infancia a veces se hace larga. Son tantos los años de recónditos jardines familiares...
(SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama) Ver todo
Bloomsday
i
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
No
 
 
user-icon Pedro   Madrid (España)
Muy buena
11 de Abril de 2006
33 de 39 usuarios han encontrado esta crítica útil
Uno no deja de admirar a esa niña actriz que realizó dos obras maestras del cine español ("El espíritu de la colmena" y "Cría cuervos..."). Y es que Ana Torrent, sus ojos, su expresividad, sus gestos..., son más del 50% de ambas películas.

"Cría cuervos..." tiene además un excelente guión y el buen hacer de un Carlos Saura que sabe sacar el máximo partido a la interpretación de los protagonistas -todos los actores están fantásticos-, colocando la cámara en el sitio apropiado y retratando perfectamente cada rostro. Magnífico trabajo de dirección de actores, que alterna brillantes escenas costumbristas, como la del baile de las niñas, con una trama de misterio que tiene a la pequeña Ana como núcleo central.

La historia se desarrolla desde el punto de vista de los ojos del personaje infantil, y termina con un final lleno de genialidad. Fantasía y realidad se mezclan en el mundo de la infancia, llevando al espectador segundo a segundo al disfrute de cada plano.

Cría cuervos, y te sacarán los ojos... Aunque las cosas no siempre son lo que parecen cuando las mira un niño. Elocuente y reflexiva secuencia final de los escolares yendo a clase mientras suena la música de fondo que da paso a los títulos de crédito... "Tan, tan, tan, taratatán, tan, tan... Hoy en mi ventana brilla el sol, y el corazón se pone triste contemplando la ciudad, ¿por qué te vas?"

Y la sensación que queda es la de haber asistido a la proyección de una de las grandes películas del cine español. Sin duda, lo mejor en la filmografía de Saura.
Pedro
i
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
No
 
 
user-icon Le_Nuit_Noire   Compostela (España)
Excelente
1 de Septiembre de 2008
22 de 23 usuarios han encontrado esta crítica útil
Esa canción de Jeannette que hace tanto que conozco...y que ahora escucho de modo diferente. Después de ver "Cría cuervos" no me la podía quitar de la cabeza, así como tampoco a esa Ana jugando a "ser mayor" al son de la música. Me pone los pelos más de punta que muchas películas "de miedo". Al mismo tiempo me quedaba embelesada viendo jugar a las 3 hermanas, recordando cómo a pesar de lo que pase alrededor de los niños, ellos jugarán y jugarán, aunque, por poco que nos fijemos...veremos a los adultos reflejados en sus juegos con una crudeza y precisión pasmosas.

Una familia "bien", que como todas...tiene sus cosas que esconder, con el tema de la muerte como telón de fondo, peor llevado por los mayores que por las niñas, quienes, como Ana, tramaban planes "inocentes" para satisfacer sus deseos y dormirse con la sensación de seguridad de que mañana todo será como yo quiero que sea.
Le_Nuit_Noire
i
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
No
 
 
user-icon kafka   ciudadano del mundo (palencia) (España)
Notable
11 de Octubre de 2010
16 de 16 usuarios han encontrado esta crítica útil
Una de las mejores películas de Saura en su fecunda y gran etapa de los 70, dónde consolidó un cine tan definido en lo temático como de una coherencia sólida y muy arriesgada al incidir en lugares comunes, pudiendo provocar un hastío de ideas para él y un hastío de cine repetitivo para el público.
Me parece que a Saura no se le ha dado ni da el valor que merece: si hubiera que juzgar su obra de esta etapa, el autor de "Peppermint Frappé" es un icono imprescindible para el cine español y europeo (sí, a la altura de "nouvelles vagues" y "frees cinemas" por ejemplo, solo que de forma unipersonal). Todas las películas de Saura parten de ideas originales y la forma de narrarlas siempre es atrevida: circular, jugando con el tiempo y el espacio, usando metáforas y alegorías, símbolos. Todo ello está en "Cría cuervos" y otra vez en el seno de una familia burguesa en crisis, vista bajo el prisma de una niña de ojazos negros redondos, geométricos, fascinantes: es Ana Torrent, quién prolonga su maravilloso inicio de niña fantasiosa, imaginativa, sencilla, intuitiva de "El espíritu de la colmena". Saura construye una tela de araña narrativa que atrapa, nos hace ir y venir, pero nunca nos deja escaparnos, logrando, otra vez, una fascinante claustrofobización en el espectador en un mundo propio, atrayente, diríase magnético. La música vuelve a jugar un papel predominante, una música en principio nada importante pero que se pega a las imágenes de forma milimétrica. Son dos canciones tan dispares como el infantiloide, pegadizo y bien recordable "¿Por qué te vas?" de Jeanette (usado formidablemente en la película), y la otra, una copla de Imperio Argentina.
Una obra hermosa, fascinante, rica y sugerente de un gran autor.
kafka
i
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
No
 
 
1 2 3 4 8 >>
FA en Facebook | FA en Twitter | Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2014 Filmaffinity - Movieaffinity | Todos los derechos reservados