arrow

Una vida en tres días

5,9
1.507
votos
Sinopsis
Verano de 1987. Adèle, una mujer recién divorciada, ha perdido la autoestima tras la marcha de su marido. Su hijo Henry, un chico de 13 años, se esfuerza por ser el hombre de la casa y cuidar de su solitaria madre en pleno torbellino de la adolescencia. Un día, conocen en un supermercado a un hombre que les pide que lo alojen en su casa, pero resulta ser un fugitivo en busca y captura. El siguiente fin de semana les marcará para el resto de sus vidas. (FILMAFFINITY) [+]
Críticas ordenadas por:
escribe tu crítica ver por títulos
1 2 3 4 5 >>
user-icon Thornhill   Barcelona (España)
Mala
6 de Marzo de 2014
12 de 18 usuarios han encontrado esta crítica útil
El gran mérito comecial del que se puede alardear Hollywood no son los amasijos de dólares que consiguen con sus Spidermans, Star Wars o Lord of the Rings: esos productos casi se venden solos y son películas hechas por y para ganar dinero a mansalva. Donde demuestran que están a años luz de los europeos, es a la hora de vendernos obras tan mediocres como Una vida en tres días, bombardeándonos hábilmente con su márketing agresivo utilizando, esta vez, a Kate Winslet y Josh Brolin como reclamos publicitarios.

Es una película con una credibilidad nula, está rodada con una lentitud exasperante (con un uso abusivo del Flashback) y en ningún momento se logra empatizar con los sentimientos de los personajes, de manera que van pasando las cosas previsiblemente y sin que te importe mucho lo que les pase.

Desde luego Jason Reitman, un director sobrevalorado que le debe mucho a Diablo Cody, no sabe adaptar la novela de Joyce Maynard y parece que La vida en tres días sea un vehículo para que Kate Winslet de rienda a su vena interpretativa, obsequiándonos con todo su amplio repertorio de caras de angustia y amargura marca de la casa.

Eso sí, es una película muy adecuada para una tarde dominical delante de la tv, ideal para una buena siestecilla hivernal.
(SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama) Ver todo
Thornhill
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
No
  (información)
 
user-icon polvidal   Barcelona (España)
Interesante
19 de Marzo de 2014
6 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
Señora, que atisbas desde tu lado del sofá cómo va aumentando el tamaño de la barriga de tu marido mientras apenas quita el ojo del televisor. Sufrida esposa que cargas con todas las tareas de ese hogar que nació de la ilusión y muere de monotonía. No sufras más en silencio. Jason Reitman ha creado el hombre ideal para ti. Su nombre es Frank y aunque acaba de escaparse de prisión, no hay de qué preocuparse. Es la mezcla perfecta de chico malo y esposo ideal, que tan pronto te cambia la rueda del coche como te prepara una buena tarta de melocotones. Apuesto, atento, cariñoso, padrazo. El tipo con el que cualquiera se fugaría al otro lado del mundo.

Este arquetipo de marido perfecto es el gancho con el que Reitman ha querido ganarse el afecto de un supuesto público femenino, el que debería babear con esta historia de amor entre una mujer divorciada con depresión y un ex convicto, mientras el resto de la platea, crítica incluida, lapida a 'Una vida en tres días' con acusaciones de lacrimógena, sensiblera e incluso paródica. No hay que ocultar que la última cinta del director de 'Up in the air' y 'Juno' es un telefilme de sofá, un cambio brusco de viraje en la prometedora carrera del director, pero tampoco hay motivos para el ensañamiento. Tiene más elementos para el aprobado que para el suspenso.

Los cinco días que Adele y Frank pasan juntos (sí, son cinco y no tres, señores de la distribuidora española), desde que ella y su hijo son amenazados en el supermercado hasta el desenlace, se van narrando con parsimonia pero con sentido del ritmo, con los suficientes momentos de tensión para mantener la atención del espectador. La historia de amor se va fraguando de forma bastante creíble, sobre todo por la infalible labor de Josh Brolin y Kate Winslet, fantástica como siempre en su papel de mujer madura medio perturbada y sudorosa. Incluso la tan criticada escena de los melocotones tampoco resulta un despropósito, ni mucho menos una copia descarada de 'Ghost' (¿Dónde está el protagonismo de la música? ¿Acaso eran tres modelando la arcilla?).

El problema viene cuando parte de la trama se ve venir de forma descarada, de la misma manera que en un culebrón uno puede anticiparse al futuro de los personajes. El ejemplo más claro es esa amiga díscola del hijo adolescente de Adele. Su aparición y sus diálogos están incrustados con calzador para sembrar la discordia en el seno del maravilloso triángulo familiar. El propio chaval es un personaje mal planteado y desarrollado, no sólo por la descafeinada actuación del actor sino por su escasa implicación en la historia, que podría haber sumado muchos enteros con la tan poco explotada tensión entre hijo y padre adoptivo.

En todo caso, ¿merece la pena una visita al cine para ver 'Una vida en tres días? Quizá con un visionado de sobremesa desde la butaca de casa sea suficiente. Pero tampoco supondrá una pérdida de tiempo. Para los seguidores de Kate Winslet es prácticamente obligatorio. Para el resto, aunque sólo sea por los instantes de tensión, ya merecerá la pena. Y para ti, señora desencantada con tu matrimonio, será una auténtica válvula de escape. Paga tu entrada, acomódate y, como dirían en la lotería, pon tus sueños a volar.
polvidal
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
No
  (información)
 
user-icon Francisco Javier Millan   Zaragoza (España)
Buena
18 de Marzo de 2014
6 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
En ocasiones a algunos directores no se les perdona que después de haber llamado la atención con unas pocas películas personales, se embarquen en sus siguientes proyectos en historias mucho más convencionales que discurran por terrenos más cómodos y seguros para la gran audiencia. Claramente a Jason Reitman le ha pasado.
Su nueva propuesta ha sido acogida de una manera bastante tibia en los Estados Unidos y tiene la pinta que ocurra lo mismo en nuestro país.
Reitman nos cuenta una historia de amor un tanto pillada por los pelos y que salvando la incoherencia inicial, nos adentra en un relato defendido por tres estupendos personajes protagonistas. Ella, ama de casa engañada por su marido, retoma su vida envuelta en una gran depresión personal; su hijo, es el niño que está en pleno proceso a la adolescencia, en su despertar sexual y en la comprensión de esa palabra tan menospreciada llamada “amor”; y el convicto, un hombre con pasado oscuro pero de buen corazón.
El drama se sirve prácticamente dentro de un único espacio de acción, salvo en contadas excepciones donde vemos el exterior, por lo que todo el peso tiene que recaer en los hombros de los actores, unos soberbios Josh Brolin y Kate Winslet.
La película en ocasiones parece haber sido sacada de la imaginación del novelista Nicholas Sparks, ya que su forma e incluso contenido puede recordar a alguna de sus últimas adaptaciones al cine.
El paisaje y la atmosfera de un pueblo pequeño de los Estados Unidos es otra de las bazas, además de un sutil homenaje a algunas características del cine de los años 80. La cinta transcurre en 1987, y Reitman en ocasiones parece filmar como se hacía en esa década dorada.
Pasará en silencio y desapercibida injustamente, y terminará olvidándose dentro de la filmografía de su director, pero a buen seguro más de uno saldréis más que satisfechos de verla, e incluso mucho más que de algunos de sus anteriores títulos.
Francisco Javier Millan
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
No
  (información)
 
user-icon Argoderse   Madrid (España)
Regular
13 de Marzo de 2014
5 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
Precedido por películas más que acertadas, como la simpática Juno y la entrañable Up in the air, Jason Reitman peca de excesos -no solo románticos sino técnicos en forma de 'flashbacks'- y patina en esta ocasión con un melodrama sin sustancia, plano, previsible y carente de verosimilitud.

Kate Winslet (Titanic, Revolutionary Road) da vida a la desgraciada Adele, un personaje sin carisma alguno y que, sorprendentemente, le valió la nominación al Globo de Oro. La actriz británica repite un registro en el que se está encasillando peligrosamente, porque resulta difícil empatizar con ella y, sobre todo y desgraciadamente, creerse su drama personal y la repentina recuperación sentimental. Puede hacerlo mejor y más convincente, como ya hiciera en la curiosa Olvídate de mi.

Acompañando a Winslet se encuentra Josh Brolin (No es país para viejos, Los Goonies), que se mete en la piel de Frank, el preso prófugo que cambia las vidas de Adele y su hijo en solo tres días -algo inimaginable y forzado, como queda patente en la película-. Brolin salva por momentos del tedio la cinta con una interpretación enigmática y con más empaque que el de su compañera.

El triángulo "amoroso" lo cierra Gattlin Griffith (El Intercambio), hijo de Winslet en la ficción. Él es el narrador de la trama interpretando al adolescente algo soso y taimado frente a las puertas de la madurez, con el despertar sexual en ciernes que, al contrario de lo sucedido en Juno, Reitman no termina de explotar. Se queda en el intento, ya que el chico protagoniza, quizá, las escenas con más intriga y tensión -sin entusiasmo, eso sí- de todo el filme.

La sensación final es la de contemplar una película que no cuenta nada nuevo y que abusa de "buenísmo", llegando incluso a repeler en algunas secuencias -muchas de ellas interpretadas por el insulso Clark Greg (Los Vengadores)-. Siendo justos, hay que merecer la música y la fotografía, en este caso sí acertadas. Paisajes bucólicos y temas sencillos que se asocian bien con las escenas.

Sin embargo, lo forzado del guión, la insustancial trama y, sobre todo, la impresión irreal y fraudulenta que inspira el trabajo del cineasta canadiense, eclipsan los pocos detalles salvables de una película prescindible -como la fugaz aparición de Tobey Maguire- y apática.

Más datos sobre esta y otras películas en el blog: http://argoderse.blogspot.com.es/
Argoderse
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
No
  (información)
 
user-icon CALABACIN   TERRASSA (España)
Interesante
13 de Mayo de 2014
4 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
“Una Vida en Tres Días" es un drama romántico de uno de los niños mimados de Hollywood, Jason Reitman, sin embargo, su última propuesta no ha sido recibida demasiado bien por parte de la crítica, especialmente en nuestro país donde se han ensañado de forma excesiva con la película. Voy a romper una lanza en favor de la misma, ya que sin ser un film redondo ni el mejor de su director, sí que ofrece suficientes puntos de interés como para estar por encima de la media de estrenos de la cartelera.

Una de las cosas más absurdas que he leído de forma reiterada entre las acusaciones, es sobre la ausencia de humor ácido que Reitman utilizaba en otras de sus obras como ' Gracias por Fumar' (2005), 'Juno' (2007), 'Up in the Air" (2009) y 'Young Adult' (2011). Y digo que exigirle a Reitman ese humor es tan absurdo como lo fue en su momento exigirle a M. Night Shyamalan después de su éxito con 'El Sexto Sentido' (1999) que sus siguientes obras tratasen también temas paranormales con un final sorpresivo, llevando su carrera hacia una deriva imposible y finalmente decepcionante. No provoquemos que la prometedora de Reitman caiga también en el error de la repetición de obras anteriores, así que aplaudo la valentía de querer ofrecer una historia de amor vestida con el clasicismo de 'Los Puentes de Madison' (Clint Eastwood, 1995), aunque caiga en excesivas ocasiones en la cursilería y el sabor rancio de lo demodé.

Pero 'Una Vida en Tres Días' también ofrece momentos de gran intesidad dramática, especialmente cuando hace uso del suspense, y el oficio de Reitman tras las cámaras se deja notar en cada una de sus secuencias, con una puesta en escena exquisita, ayudado por el trabajo de la estupenda pareja protagonista encarnada por dos grandes de la interpretación como Kate Winslet y Josh Brolin. El terreno resbaladizo del romanticismo más pringoso (las clases de baile, el pastel de melocotón, las habilidades tipo MacGyver...), se supera con el morbo y la oscuridad trágica del fondo de la historia, en cuyas aristas hubiera sido necesario profundizar más para hacerla más atrayente al espectador y ganar en tensión sexual y emoción narrativa. Pese a sus defectos y su tendencia hacia lo ñoño, no es tan mala como la pintan, en serio, cuenta una historia de amor y pasión de las de antes y cuenta con unos personajes más completos y turbios de lo habitual en el género.

Crítica para www.universocinema.com
@danielfarriol
@Universo_Cinema
CALABACIN
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
No
  (información)
 
1 2 3 4 5 >>
FA en Facebook | FA en Twitter | Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2014 Filmaffinity - Movieaffinity | Todos los derechos reservados