Haz click aquí para copiar la URL

Los cañones de Navarone

Bélico. Aventuras. Acción Durante la II Guerra Mundial (1939-1945), los alemanes dominan las aguas del Mediterráneo gracias a un eficaz sistema de defensa que los aliados no pueden contrarrestar. La causa de la superioridad alemana es el fortín de Navarone, que, gracias a sus gigantescos cañones, cierra el paso a la navegación por el mar Egeo. (FILMAFFINITY)
<< 1 5 6 7 8 9 >>
Críticas 45
Críticas ordenadas por utilidad
20 de octubre de 2013
8 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil
Tenía un poco de miedo después del fiasco de "Doce del patíbulo" (1967) pero afortunadamente J. Lee Thompson encauza a buen puerto una película, que aunque efectivamente se parece a la de Robert Aldrich por el tema de la misión suicida, es un clásico justificado del género bélico. Basada en la novela con el mismo título de Alistair MacLean, lo primero que llama la atención es el amplio reparto, cuyo único defecto es la presencia testimonial de Richard Harris. Por lo demás, en medio de este variopinto comando hasta se cuelan algunas chicas interpretadas por Irene Papas y una bella Gia Scala, pese a llevar el pelo corto. Lástima que... no le den más minutos.

Para ser sinceros 145 minutos me parecen excesivos lo que hace que tenga algunos baches, si no malos, al menos con una tensión y un ritmo menor. Peor serían algunos errores, no demasiados ni escandalosos, pero que se sitúan entre la falta de lógica y el "qué tontos son los alemanes", fallos que muy bien recuerda en esta página LeonNewman. Con todo, aunque la aventura es amena de por sí, "Los cañones de Navarone" sobresale por el tratamiento de los conflictos personales, la perversa dinámica de la guerra y reflexiones filosóficas sobre el fin y los medios, la responsabilidad del mando, la obediencia, la futilidad o la importancia una acción bélica.
Reaccionario
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
27 de julio de 2011
3 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
Me encantan las pelis de aventuras bélicas.
A saber, un grupo escogidos de hombres cada uno con sus habilidades, tiene que adentrarse en territorio enemigo, sin el apoyo logístico de su propio ejército, deben buscarse la vida con lo que encuentren sobre la marcha, y casi siempre en misiones semi-suicidas; a priori parecen irrealizables. Además suelen estar aderezadas con sospechas de traición de alguno de los componentes y de giros argumentales que cambian bruscamente el escenario.
Y si consiguen su objetivo, sólo serán héroes anónimos que cambiaron el curso de alguna guerra.

De entre todas las de este estilo, siempre he tenido predilección por “Doce del patíbulo” y “El desafío de las águilas”, mientras que “Los cañones de Navarone” se me perdía en el recuerdo como una peli del montón. Pues bien, he de decir que tras verla de nuevo años después, mi concepto sobre ella ha cambiado bastante. No considero a J.L. Thompson un gran director, pero por lo menos aquí demuestra que si tenía un buen material no lo estropeaba. Y el material es muy bueno.

La historia es entretenida, muy bien tejida, larga, pausada y detallista, no se acelera ni precipita, y nos va llevando poco a poco, peldaño a peldaño, hasta intentar cumplir el objetivo. No hay prácticamente ninguna acción exagerada, cosa realmente extraña en una historia de estas características, dosifica muy bien el suspense y la tensión en varios puntos concretos de la narración, como la escalada o la colocación de los explosivos, y algunas escenas de acción están muy conseguidas, como el encuentro con la patrullera alemana y la posterior tormenta en las costas griegas.

El otro rotundo acierto de la peli es el binomio personajes/actores, fabulosos todos. Los personajes son sobrios, nada de héroes que llamen la atención, de hecho casi recuerda uno más al final sus debilidades que sus virtudes, y acaban mostrándose como seres humanos a los que les ha pasado factura esa devoradora de almas que es la guerra. El grupo formado por Anthony Quayle, Gregory Peck, David Niven, Anthony Quinn y Stanley Baker, está magnífico. No hay ni una sola estridencia ni proceder absurdo, se complementan con sus caracteres a las mil maravillas y lo hacen todo absolutamente creíble desde la seriedad.
Han enfocado la personalidad de los personajes desde su humanidad y problemas de conciencia, y no como héroes que se creen inmunes. De hecho, las bajas que se producen nunca serán por acciones heroicas, sino por debilidades humanas. Por algo el guionista es Carl Foreman, autor de los guiones de “Solo ante el peligro” o “El puente sobre el Río Kwai”, por ejemplo.

La historia está basada en una novela de Alistair MacLean, autor también de “El desafío de las águilas”, y la peli ganó el Oscar a los mejores efectos especiales.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Orson_
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
24 de junio de 2018
3 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
Esta película es una de las que más reposiciones ha soportado en la historia del cine. De hecho, estrenada en 1961, yo la vi allá en 1975 en el Cinema España de Salamanca, en una de esas sesiones dobles por diez pesetas en las que veías dos pelis, una de las cuales tenía que ser española. Esta era la no-española y tenía enormes ganas de visionarla pues siempre se me había escapado por unas u otras razones.

La cinta narra una operación militar y de los servicios secretos aliados durante la II Guerra Mundial, para acabar con la superioridad nazi en el Mediterráneo, gracias a unos enormes cañones situados en el fortín Navarone que servían a modo de poderosa defensa que los aliados no podían tolerar por más tiempo pues con este armamento los germanos controlaban la navegación por el mar Egeo.

La película es una superproducción dirigida con gran profesionalidad por J. Lee Thompson, con un guión bien trabado de Carl Foreman, adaptación de la novela homónima del escocés Alistair MacLean. Brillante Banda Sonora de Dimitri Tiomkin y gran fotografía de Oswald Morris.

Y si estas cualidades técnicas son superlativas, el atractivo principal del film es el reparto con actores y actrices de primera línea como Gregory Peck, David Niven, Richard Harris, Anthony Quinn, Stanley Baker, Irene Papas y otras estrellas de tamaña talla. Este era un valor principal de la cinta.

La película es muy entretenida y con momentos muy emocionantes, con dosis de humor, de amor, de crueldad, mucha acción, intriga, todo ello fundido en una narración de vértigo que aporta al espectador ciento cincuenta y ocho minutos de verdadero cine, de ese cine bueno que hoy ya no se hace.

En fin, es una gran película bélica que los amantes del género no deberían dejar de ver, pues es una obra grande de indiscutible calidad, consiguiendo entretener en todo momento y con unos efectos especiales geniales que le valieron un Oscar.
Kikivall
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
10 de febrero de 2023
3 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
Hay que ser o, mejor, comportarse como una cucaracha para sacar alguna ventaja. Eso es lo que nos viene a decir o a enseñar con la máxima propiedad el magnífico, actorazo, el bueno de, Antonio.
Acartonada y pueril hasta decir basta historia de alpargata por mucho que pistonuda se ponga en la que tres y la del tambor se enfrentan a millones de alemanes, como chinches, nunca se acaban, y a increíbles problemas y dificultades y... (qué pasará, qué misterio habrá, puede ser mi gran noche)..., no sé por qué, tengo un pálpito, pero creo que las superan y mira que me la estoy jugando casi tanto como un activista tipo medio de nuestro tiempo que comparta ideología, muy casualmente, cuando menos te lo esperas, con los gerifaltes del Ibex 35, ese curioso tan habitual hecho o fenómeno.
La Guerra dicen los que saben de esto que debió durar unos seis años, lo cual es un bulo, imposible, un mito, una leyenda, otra macabra broma, o simplemente fue que los aliados quisieron pasar el rato un tiempo, entretenerse con los nazis, si no, no se entiende, ya que el cine (y esta película en concreto, claro, por supuesto) nos ha demostrado con innumerables pruebas a lo largo de los años (el séptimo arte es la fuente de información de la que yo en exclusiva bebo, me sacio, o me nutro a falta de mejor cosa, como no podía ser de otra manera) que allí, por el norte, los pobres ni la o con un canuto, además de diabólicos, moralmente repugnantes, tontos de baba y de capirote (Dios cuando coge manía a alguien, como el tonto y la linde, o a algún pueblo o nación, no para, se ceba, sin tregua, erre que erre, no responde), retrasados mentales y tarados aberrantes, esa entente, dos en uno.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Ferdydurke
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
5 de enero de 2020
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
Muy entretenida película de aventuras bélicas, salvo por alguna escena que se alarga demasiado en mi opinión. Además, reivindica el desconocido sitio de la isla de Keros, donde los aliados esperaban ser rescatados resistiendo el asedio alemán (de ahí lo de Dunkerque). Explica también muy bien la delicada situación por esos amenazadores cañones (probablemente Spielberg se inspirara en esa fortaleza para las escenas que transcurren en el Mediterráneo en "En busca del arca perdida").
Reparto muy solvente y con calidad actoral, si bien el personaje de Gia Scala - pese a su importancia para el argumento - me pareció algo anodino.
Estupenda fotografía y gran banda sonora de Tiomkin.
Mi nota: 7,8
Luis Miguel
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
<< 1 5 6 7 8 9 >>
Cancelar
Limpiar
Aplicar
  • Filters & Sorts
    You can change filter options and sorts from here
    arrow