arrow
Haz click aquí para copiar la URL
Críticas de Reaccionario
Ordenadas por:
3.441 críticas
10
28 de agosto de 2012
36 de 49 usuarios han encontrado esta crítica útil
Atención, porque estamos ante la mejor obra de ciencia ficción-acción-extraterrestres (o las tres cosas por separado) de toda la historia del cine. Aunque por lo que se ve, "Alien, el octavo pasajero" tiene más reconocimiento que esta segunda entrega, "Aliens: el regreso". Y hasta puede que sea mejor la original, no lo discuto. Pero sabéis qué os digo: que quiero a esta película. Su visionado me produce una serie de extraños síntomas que no logra transmitirme la anterior: me pongo nervioso, tengo un cosquilleo en el estómago, me sudan las manos y el corazón me late a mil por hora. No cabe duda, estoy enamorado de "Aliens: el regreso".

Hay que reconocer que el listón lo había dejado muy alto Ridley Scott con su trabajo pero James Cameron, cambiando el tono de la obra, logró crear una película diferente y más atractiva, aún si cabe. De hecho, hizo bien decantándose por la acción pura y dura, aunque no exenta de miedo, pues el misterio y el terror de la primera entrega era prácticamente imposible de superar. A estas alturas todos conocíamos al monstruo y para ponernos de los nervios no se le ocurrió otra cosa mejor al director que embarcarnos en una aventura de lo más atrayente en la que lidiar con cientos de ellos.

Decir por qué "Aliens: el regreso" es una de las obras cumbre del cine, y no sólo de acción, resulta, no complicado, pero si largo de explicar porque cuando una película raya la perfección, lo hace en todas sus facetas. Concretamente Cameron consigue crear gracias a la historia, al escenario escogido, al empleo de la luz roja o la oscuridad, a los personajes, a los espacios cerrados, a la forma de rodar, al mantenimiento constante de la tensión, al dinamismo de las secuencias y a otros recursos, una acción de un nivel de estrés realmente inaguantable, prácticamente desde que llegan a la colonia. Concretamente la larga secuencia en la que tienen que emplear la luz roja de emergencia es realmente alucinante, insuperable, la mejor de todas las que se han filmado a lo largo de la historia.

"Aliens: el regreso" es sobre todo acción, pero acción muy inteligente. Por ejemplo, el grado de realismo (en las armas, en la forma de actuar los marines, en las reacciones humanas, etc.) es máximo lo que hace que toda la película sea muy creíble. En este sentido los efectos especiales son extraordinarios, los mejores que he visto. Esos aliens están perfectamente hechos. Pero es que encima la acción está concebida de tal modo que uno siente el vértigo del peligro durante prácticamente todo el metraje, como si en cualquier momento pudiera morir cualquiera de nuestros héroes. Y es que prácticamente todas las secuencias de riesgo, incluidos las falsas alarmas, están hechas con tal habilidad, que es imposible salir de la taquicardia en la que se encuentra uno. Por si fuera poco la ambientación, toda la parte del inicio, los tejemanejes de la empresa o la situación de los colonos, en cierto modo, todo está enfocado, y lo consigue, para meter tensión, para ir cargando el ambiente en vistas a la "explosión" que va a ocurrir cuando lleguen al planeta.

Del mismo modo el grupo que rodea a la teniente Ripley es de lo más atractivo que recuerdo, cada uno a su manera: la propia Ripley (Sigourney Weaver), mezcla perfecta de feminidad y masculinidad; la niña (Carrie Henn), la auténtica heroína de la película por la proeza que realiza; Hicks (Michael Biehn), valiente, protector y con la ternura suficiente como para enamorar a cualquier mujer; y, quién me lo iba a decir a mí, la mejor de todas, Private Jenette Vasquez (Jenette Goldstein). Yo, que despotrico constantemente contra las mujeres masculinas, desde que era niño no he dejado de admirar Vasquez, creo que la mejor heroína (con permiso de Ripley) de la historia del cine. ¡Menuda máquina! De diez, en todos los sentidos, la parte en los tubos de ventilación con Goldam (William Hope).
Reaccionario
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
4
26 de noviembre de 2017
52 de 83 usuarios han encontrado esta crítica útil
Me parece bien que las series de televisión españolas arriesguen con productos que entren de lleno en el thriller o la acción. Este es el caso de "La casa de papel", una ficción de ATRESMEDIA compuesta de quince episodios en dos temporadas, duración muy razonable, que narra el asalto a la Fábrica de Moneda y Timbre con el objetivo de realizar el mayor atraco del siglo. La idea es original, la puesta en escena no es mala y por momentos consigue ser más o menos estresante. Ahora bien a medida que pasan los minutos este cuadro empieza a deshilacharse, las tramas se estiran con demasiados giros sentimentales, situaciones absurdas (algunos tiroteos dan risa), personajes que no se sabe a dónde van, como es el caso de Alison Parker (una no obstante atractiva María Pedraza), totalmente difuminada hasta desaparecer del guión, y comportamientos delirantemente improcedentes, dada la situación. Por ejemplo, en momentos de máximo tensión actuar con toda la parsimonia del mundo mientras hacen planes de qué van a hacer con el dinero que se va a llevar cada uno.

La conclusión es que prácticamente todos los personajes te irritan o te caen mal. La inspectora "quemada" Raquel Murillo (Itziar Ituño), a la que el caso le viene realmente grande, los ladrones, entre histéricas, idiotas, psicópatas, chonis y pillados de la cabeza, y hasta los rehenes. Pero al menos "La casa de papel" tiene un gran, gran personaje con el que rápidamente empatizas, el Profesor (Álvaro Morte), el único responsable de que el robo pueda acabar bien. Por desgracia tiene que lidiar con los inútiles del interior del edificio que no paran de cometer errores gravísimos, bolas de partido que el Profesor tiene que salvar de modo agónico. La conclusión es que uno lo que quiere es que detengan a estos aprendices de ladrón pero que el Profesor se salve pero a ver cómo van a cuadrar la ecuación (SPOILER). Por otro lado, el intento de hacer pasar un vulgar atraco como un acto de rebeldía social contra los pérfidos bancos, hasta el punto de ganarse a la opinión pública y hasta algunos miembros del cuerpo de seguridad, es que da hasta rabia, con hipocresías y trucos incluidos.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Reaccionario
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
7
24 de febrero de 2013
35 de 49 usuarios han encontrado esta crítica útil
Está, junto a "Pesadilla en Elm Street" y "Alien" fueron las películas que más miedo me hicieron pasar de niño. Pero la que más, "El Exorcista". La razón es obvia. Si el demonio existe, y para el que tiene ciertas creencias religiosas esto es evidente, ¿qué impide que entre en tu cuerpo? Además, el propio trabajo de William Friedkin está basado en un caso real, ocurrido en 1949, esta vez, con un niño de protagonista. Confieso que durante unos días estuve atenazado por ese temor a ser presa del maligno. El éxito de este gran clásico de terror reside en que nunca antes, ni tampoco después, se había llevado a la gran pantalla con tal grado de realismo, austeridad y rudeza el poder del diablo. Comprendo el alboroto que se montó en 1973, los desmayos, ataques de nervios y el pánico desatado en un público acostumbrado, a lo sumo, a lo liviano de "La semilla del Diablo". Es cierto que hoy día, con tanto que hemos visto, las veces que la han repetido y hasta las parodias que se han hecho, miedo no pasa uno pero aún así sigue siendo inquietante. Y si uno recuerda lo que experimentó años atrás, no te digo.

Es obvio que "El exorcista" tiene su punto fuerte en la posesión diabólica de una adolescente, Reagan (Linda Blair). Sin embargo, la película no funcionaría igual sin la tensión in crescendo que se va acumulando, ese extraño inicio en una excavación de Irak, el tono denso y desesperado que la impregna o esa presencia de lo maldito que afectó hasta el propio rodaje. Leyendas hay muchas al respecto pero lo que sí es cierto que el actor Jack MacGowran, el del "Baile de los Vampiros", falleció antes del estreno. Los sucesos extraños llegaron a tal nivel que el director llamó a un sacerdote para que bendijera a todo el equipo. Sea como fuere, otros puntos fuertes de "El Exorcista" son el tratamiento de los personajes, la impresionante música de Mike Oldfield o la crítica al rumbo de la iglesia católica. Sobre este punto, diría que la película supone un duro revés a lo propugnado tras el Concilio Vaticano II. Es precisamente el racionalismo, la ciencia a la que se acoge el padre Karras (Jason Miller) la que le hace perder la fe. En cambio, la terrible presencia del demonio devuelve lo sagrado al centro de la religión.
Reaccionario
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
3
25 de agosto de 2016
32 de 46 usuarios han encontrado esta crítica útil
Con las series, lo mismo que con el anime, a la gente se le va la olla por su tendencia a sobrevalorarlas de manera totalmente exagerada. Así te encuentras con un montón de "obras maestras" que luego resultan que no son nada. Es el caso de "Stranger Things", un producto de Netflix de tan solo ocho capítulos, que mezcla la ciencia ficción con el drama y el misterio. Se vende como un homenaje a los ochenta, estaríamos en 1983, pero en realidad en este punto es un fracaso o bien un plagio. Una cosa es inspirarse y otra, como han hecho los Duffer, es un corta y pega de lo más popular de esa década para juntarlo de la forma que sea. Así, "Stranger Things" vendría a ser sobre todo un cruce entre "ET" (1982), "Alien" (1979), "Aliens" (1986), "Cuenta conmigo" (1986), "Pesadilla en Elm Street" (1984), "Acorralado" (1982), "Los Goonies" (1985), "Poltergeist" (1982) y alguna de Stephen King, entre otras. Especialmente la copiada de las tres primeras es en algunos momentos sonrojante. Ahora bien, siendo esto malo es aún peor que no hayan sabido conjuntarlo en una trama más pulida. De hecho, contiene un buen número de agujeros argumentales, cosas inexplicables y situaciones poco creíbles. Por no hablar de algún que otro momento ridículo, tipo "el tirachinas".

Pero volviendo a los ochenta, es que ni de lejos han captado la esencia de aquella época. Me temo que, otra vez más, no se trata de homenajear a aquella época sino de reconstruir lo que debiera haber sido de acuerdo con la mentalidad y valores que los adultos tienen ahora. Es un fenómeno un poco raro porque la gente evoluciona y cambia pero quiere dar a entender que lo que son ahora era lo mismo que hace 30 años cuando es evidente que no. De hecho, si no hubieran cambiado seguiríamos disfrutando de ese toque, incluso filosofía, de aquellos años. Y hablando de esto, "Stranger Things" respira corrección política progre por todos los poros. Resumiendo se podría decir que su objetivo es reafirmar la valía o el estatus de los que son marginales, de un modo u otro. En este punto, la palma se la llevan los tres niños que son insoportables, unos verdaderos pringados pero con visos de maltratadores. Pero ojo también al personaje de Nancy (Natalia Dyer), que además de estar esquelética y ser poco agraciada, es irritante supongo que porque la conciben de un modo feminista moderno. En definitiva, la mayoría son tontos y caen mal, salvo la madre, una excelente Winona Ryder, el sherif, Once y, por supuesto, la nena pequeña con las coletas, que es la más mona del lugar.
Reaccionario
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
3
17 de febrero de 2014
46 de 78 usuarios han encontrado esta crítica útil
Hay una teoría que circula por ahí según la cual a uno le gusta lo que vio de niño/joven. Pues no es cierta, ya que cuando, por ejemplo, me acerqué en su momento a la "flamante" "Cadena Perpetua" me pareció tan mala como ahora. Bueno, hoy me ha resultado peor. La película es un despropósito tan patético, que la equiparé a "La Milla Verde" (1999), otra que tal baila. Como no, si son de este mismo director, abonado desde sus inicios a la cursilería más ingenua. Observad que en esta cárcel, y eso que está poblada de tipos condenados a cadena perpetua, que algo malo habrán hecho para estar allí, no hay drogas, ni peleas, ni matones, ni abusos sexuales, bueno sí, un poquito al principio. Por no haber, no hay ni visitas de familiares o abogados. Qué buen rollo entre presos. Salvo por lo otro, sería Jauja sino fuera por la presencia de los guardias y alcaides "fascistas", que no podían faltar. La verdad que nada más empezar se nota que la película carece de cualquier sombra de realismo, cosa normal, si sabemos que se ha hecho a partir de una novela corta de Stephen King. Es una trola al completo, por supuesto, con su risible emulación de "La fuga de Alcatraz" (1979).

He aquí el momento histórico en el que con trabajos así de tontos, el cerebro occidental empieza a derretirse con bobadas modernas y progres que suponen una inversión no sólo de los valores sino de las conciencias. El malo es el policía, el bueno el, por ejemplo, asesino y violador, pobrecito él. Autoayuda, voluntarismo, pensamiento Alicia y complacencia con uno mismo forman ingredientes que luego se han repetido docenas de veces. Por ejemplo, este tipo, Andy Dufresne (Tim Robbins), frío y tranquilo, en realidad es un palo al que le da igual todo, estar dentro o fuera, apático y gris. No tiene ni palabras, ni ideas, ni gestos, ni nada. Puede mandar cartas para pedir libros para la biblioteca pero no para revisar su caso. Una cervecita al fresco o un disco de Mozart no es sustituto de nada al no ser que lo único que esperemos en la vida es dejarnos llevar. La reflexión carcelaria, junto a la recta final, está bien pero nadie de los presentes piensa ni por un instante, bueno unos segundos para cumplir, en el delito cometido, en la culpa. Los presos, sí, pero también las víctimas, que en "Cadena perpetua" no tienen nombre, ni cara. La mejor película según IMDB y la 11º en esta página. Para llorar.
Reaccionario
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2018 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios.
Filmaffinity es un medio independiente, y su principal prioridad es la privacidad, mantenimiento y seguridad de los datos de sus usuarios,
información que no comparte fuera de la web con ninguna entidad y/o empresa, bajo ninguna circunstancia.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados