arrow
Haz click aquí para copiar la URL
Críticas de Reaccionario
Ordenadas por:
4.089 críticas
4
26 de noviembre de 2017
111 de 174 usuarios han encontrado esta crítica útil
Me parece bien que las series de televisión españolas arriesguen con productos que entren de lleno en el thriller o la acción. Este es el caso de "La casa de papel", una ficción de ATRESMEDIA compuesta de quince episodios en dos temporadas, duración muy razonable, que narra el asalto a la Fábrica de Moneda y Timbre con el objetivo de realizar el mayor atraco del siglo. La idea es original, la puesta en escena no es mala y por momentos consigue ser más o menos estresante. Ahora bien a medida que pasan los minutos este cuadro empieza a deshilacharse, las tramas se estiran con demasiados giros sentimentales, situaciones absurdas (algunos tiroteos dan risa), personajes que no se sabe a dónde van, como es el caso de Alison Parker (una no obstante atractiva María Pedraza), totalmente difuminada hasta desaparecer del guión, y comportamientos delirantemente improcedentes, dada la situación. Por ejemplo, en momentos de máximo tensión actuar con toda la parsimonia del mundo mientras hacen planes de qué van a hacer con el dinero que se va a llevar cada uno.

La conclusión es que prácticamente todos los personajes te irritan o te caen mal. La inspectora "quemada" Raquel Murillo (Itziar Ituño), a la que el caso le viene realmente grande, los ladrones, entre histéricas, idiotas, psicópatas, chonis y pillados de la cabeza, y hasta los rehenes. Pero al menos "La casa de papel" tiene un gran, gran personaje con el que rápidamente empatizas, el Profesor (Álvaro Morte), el único responsable de que el robo pueda acabar bien. Por desgracia tiene que lidiar con los inútiles del interior del edificio que no paran de cometer errores gravísimos, bolas de partido que el Profesor tiene que salvar de modo agónico. La conclusión es que uno lo que quiere es que detengan a estos aprendices de ladrón pero que el Profesor se salve pero a ver cómo van a cuadrar la ecuación (SPOILER). Por otro lado, el intento de hacer pasar un vulgar atraco como un acto de rebeldía social contra los pérfidos bancos, hasta el punto de ganarse a la opinión pública y hasta algunos miembros del cuerpo de seguridad, es que da hasta rabia, con hipocresías y trucos incluidos.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Reaccionario
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
7
24 de febrero de 2013
46 de 67 usuarios han encontrado esta crítica útil
Está, junto a "Pesadilla en Elm Street" y "Alien" fueron las películas que más miedo me hicieron pasar de niño. Pero la que más, "El Exorcista". La razón es obvia. Si el demonio existe, y para el que tiene ciertas creencias religiosas esto es evidente, ¿qué impide que entre en tu cuerpo? Además, el propio trabajo de William Friedkin está basado en un caso real, ocurrido en 1949, esta vez, con un niño de protagonista. Confieso que durante unos días estuve atenazado por ese temor a ser presa del maligno. El éxito de este gran clásico de terror reside en que nunca antes, ni tampoco después, se había llevado a la gran pantalla con tal grado de realismo, austeridad y rudeza el poder del diablo. Comprendo el alboroto que se montó en 1973, los desmayos, ataques de nervios y el pánico desatado en un público acostumbrado, a lo sumo, a lo liviano de "La semilla del Diablo". Es cierto que hoy día, con tanto que hemos visto, las veces que la han repetido y hasta las parodias que se han hecho, miedo no pasa uno pero aún así sigue siendo inquietante. Y si uno recuerda lo que experimentó años atrás, no te digo.

Es obvio que "El exorcista" tiene su punto fuerte en la posesión diabólica de una adolescente, Reagan (Linda Blair). Sin embargo, la película no funcionaría igual sin la tensión in crescendo que se va acumulando, ese extraño inicio en una excavación de Irak, el tono denso y desesperado que la impregna o esa presencia de lo maldito que afectó hasta el propio rodaje. Leyendas hay muchas al respecto pero lo que sí es cierto que el actor Jack MacGowran, el del "Baile de los Vampiros", falleció antes del estreno. Los sucesos extraños llegaron a tal nivel que el director llamó a un sacerdote para que bendijera a todo el equipo. Sea como fuere, otros puntos fuertes de "El Exorcista" son el tratamiento de los personajes, la impresionante música de Mike Oldfield o la crítica al rumbo de la iglesia católica. Sobre este punto, diría que la película supone un duro revés a lo propugnado tras el Concilio Vaticano II. Es precisamente el racionalismo, la ciencia a la que se acoge el padre Karras (Jason Miller) la que le hace perder la fe. En cambio, la terrible presencia del demonio devuelve lo sagrado al centro de la religión.
Reaccionario
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
La princesa Mononoke
8,0
67.618
Animación
5
26 de diciembre de 2011
33 de 48 usuarios han encontrado esta crítica útil
Lo difícil de apuntar demasiado alto a la hora de elaborar una película es que el listón lo pones tan alto que luego no puedes superarlo. "La princesa Mononoke" me ha producido la sensación de un equipo de fútbol que durante los 90 minutos de juego tiene momentos muy buenos, donde toca, combina, llega, pero al final no marca. Y otros en los que no huele el balón.

Admito que la banda sonora es muy bella, hay diálogos muy bien logrados y el tono de la cinta me gusta bastante. Cuando se juntan estas tres cosas da la sensación de que estás delante de una gran película. Pero luego se desinfla. Y al final no logra resolver los problemas que se plantean tirando por un camino cómodo pero que resta intensidad a la historia (spoiler).

Por ejemplo, la historia de la ciudad del hierro con la jefa y sus mujeres-obreras, especie de sociedad matriarcal supuestamente idealizada, por momentos resulta ridícula, amén de superflua. En vez de perder tanto tiempo (y de que manera lo pierde pues al final no se justifican tantos minutos) en ellas podía haber profundizado más en la princesa Mononoke que pasa bastante desapercibida.

Luego desvaría demasiado sin centrarse en todas las posibilidades que va abriendo a lo largo del metraje. Y es una pena porque lo cierto es que algunas historias están muy bien planteadas. Eso es lo que digo con apuntar demasiado alto: plantea un gran tema, va abriendo subtramas pero luego o se olvida de ellas, o no sabe como resolverlas o lo hace mal. En vez de mantener el hilo argumental que abre lo deja tal cual y desarrolla la trama por algo más intrascendente. (Spoiler)
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Reaccionario
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1
11 de febrero de 2014
32 de 46 usuarios han encontrado esta crítica útil
Que buena la metáfora del enorme pescado muerto varado en la playa. Esa es "La Dolce Vita", un ser en estado de putrefacción que emerge de las profundidades marinas, o sea, de la historia cinematográfica, que primero despierta el interés del público por lo atípico pero del que te acabas separando con asco. Yo no sé de qué va. Bueno, sí pero luego lo digo. La película está completamente desestructurada, venga capítulos independientes, no tiene historia sino el deambular nocturno del protagonista, es aburrida y pesadísima con sus soporíferos 175 minutos. Intenta ser elegante a la vez que inteligente pero lo que acaba siendo es pedante, afectada, vieja y hasta cutre. Todo acompañado por un doblaje mediocre moderno, ya que siguiendo las indicaciones de "L'Osservatore Romano" la película permaneció censurada en España hasta 1980, pero no por Anita Ekberg o algo sexual sino, según el Vaticano, por su evidente obscenidad, lo cual es exagerar un poco.

Hay como tres grandes temas en "La Dolce Vita". El más evidente, la crítica a la prensa rosa, posiblemente su punto más logrado. El segundo sería la decadencia de las élites italianas al mismo tiempo que su hastío. Ahora bien, ¿lo que hace Fellini no es demonizar a un colectivo tirando del esperpento? No explica nada, no es creíble como ejemplo, no analiza, ni disecciona. ¿De verdad nos creemos que toda la burguesía era así? Pues lo tenéis claro. Pero encima hay un tercer factor relacionado, un ataque a ese modo de vida "conservador". Dice Steiner (Alain Cuny), "es mejor una vida anárquica, créeme, que una existencia basada en una sociedad organizada". Y Marcello (Marcello Mastroianni) preso de un amor "deprimente" que sólo le ofrece "cocina y cama" intenta liberarse a base de tortas, por cierto, violencia ejercida hacia las mujeres vista con complacencia por los personajes y el propio Fellini, que para eso eran progres y radicales.
Reaccionario
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
3
25 de agosto de 2016
44 de 71 usuarios han encontrado esta crítica útil
Con las series, lo mismo que con el anime, a la gente se le va la olla por su tendencia a sobrevalorarlas de manera totalmente exagerada. Así te encuentras con un montón de "obras maestras" que luego resultan que no son nada. Es el caso de "Stranger Things", un producto de Netflix de tan solo ocho capítulos, que mezcla la ciencia ficción con el drama y el misterio. Se vende como un homenaje a los ochenta, estaríamos en 1983, pero en realidad en este punto es un fracaso o bien un plagio. Una cosa es inspirarse y otra, como han hecho los Duffer, es un corta y pega de lo más popular de esa década para juntarlo de la forma que sea. Así, "Stranger Things" vendría a ser sobre todo un cruce entre "ET" (1982), "Alien" (1979), "Aliens" (1986), "Cuenta conmigo" (1986), "Pesadilla en Elm Street" (1984), "Acorralado" (1982), "Los Goonies" (1985), "Poltergeist" (1982) y alguna de Stephen King, entre otras. Especialmente la copiada de las tres primeras es en algunos momentos sonrojante. Ahora bien, siendo esto malo es aún peor que no hayan sabido conjuntarlo en una trama más pulida. De hecho, contiene un buen número de agujeros argumentales, cosas inexplicables y situaciones poco creíbles. Por no hablar de algún que otro momento ridículo, tipo "el tirachinas".

Pero volviendo a los ochenta, es que ni de lejos han captado la esencia de aquella época. Me temo que, otra vez más, no se trata de homenajear a aquella época sino de reconstruir lo que debiera haber sido de acuerdo con la mentalidad y valores que los adultos tienen ahora. Es un fenómeno un poco raro porque la gente evoluciona y cambia pero quiere dar a entender que lo que son ahora era lo mismo que hace 30 años cuando es evidente que no. De hecho, si no hubieran cambiado seguiríamos disfrutando de ese toque, incluso filosofía, de aquellos años. Y hablando de esto, "Stranger Things" respira corrección política progre por todos los poros. Resumiendo se podría decir que su objetivo es reafirmar la valía o el estatus de los que son marginales, de un modo u otro. En este punto, la palma se la llevan los tres niños que son insoportables, unos verdaderos pringados pero con visos de maltratadores. Pero ojo también al personaje de Nancy (Natalia Dyer), que además de estar esquelética y ser poco agraciada, es irritante supongo que porque la conciben de un modo feminista moderno. En definitiva, la mayoría son tontos y caen mal, salvo la madre, una excelente Winona Ryder, el sherif, Once y, por supuesto, la nena pequeña con las coletas, que es la más mona del lugar.
Reaccionario
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2021 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de películas y series, y es un medio totalmente independiente cuya principal prioridad es la privacidad y seguridad de los datos de sus usuarios.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados