arrow
Haz click aquí para copiar la URL

Julia

7,0
1.456
votos
Sinopsis
En los años 20, la futura escritora norteamericana Lillian Hellman conoce a Julia, la hija de una acaudalada familia escocesa. Entre ellas surge una profunda amistad, pero se ven obligadas a separarse en plena adolescencia. Mientras Julia se va a estudiar a Oxford y posteriormente a Viena, donde es discípula de Freud, Lily se convierte en una famosa escritora, pero añora la amistad de Julia, por lo que decide ir a visitarla a Viena. ... [+]
Críticas ordenadas por:
<< 1 2 3 >>
19 de marzo de 2015
4 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
En sus años de adolescencia, quizás sea Julia (nombre que de seguro cambió al momento de escribir “Pentimento”, en el año 1974) la persona que más influyó en la vida de la escritora estadounidense Lillian Hellman. Su amistad desde los 18 años, fue profunda, sincera, solidaria, y mucho tuvo que ver Julia -como luego su compañero de luchas y de alcoba por 30 años, el memorable escritor Dashiell Hammett- en la posición antifascista que animó siempre a la autora de “The children’s hour”, “The little foxes” y “Watch of the Rhine”, obras que ya han asegurado su nombre para la posteridad.

En el tercer capítulo de “Pentimento”, tras haberse referido a la prima Bethe y a su tío Willy, Hellman recuerda a su amiga Julia, en momentos (1937) en que planea viajar a Moscú donde fue invitada al Festival de Teatro. Ya había escrito sobre este viaje, pero ahora se ha animado a contarnos lo que hizo en favor de la resistencia antifascista, cuando al emprender el viaje desde París, lo hizo pasando por Berlín, en vez de Viena, como había planeado en principio.

Da tanto gusto leer esta historia, como ver la estupenda adaptación que, con guión de Alvin Sargent, realizara el director Fred Zinnemann. Para empezar, “JULIA” ha contado con dos actrices comprometidas que complacían plenamente a la autora: Jane Fonda y Vanessa Redgrave, dos de las valientes estrellas que contribuyeron a dignificar la imagen de la mujer en el cine, además de ser dos profesionales de primera línea que enaltecieron el arte y dieron gloria a la actuación.

Jane Fonda es Lillian Hellman, y su caracterización es magnífica al dar cuenta de un ser humano con vacíos y debilidades, con profundos temores y ansiedades, a quien solo la amistad y el deseo de servir a una buena causa, la impelen a asumir el reto que se le presenta. Su personaje es contenido, amoroso y, para satisfacción de la justicia del mundo, adorablemente consecuente. En un rol más pequeño, pero de gran significado, Vanessa Redgrave, como Julia, es la hija de una familia muy rica de la que repugna, y radicada en Viena, donde se hizo alumna de Sigmund Freud, está ahora en las filas de la resistencia contra el nazismo que comienza a tomar fuerza en Europa. Su rol es equilibrado, sereno y cauteloso, y ella lo adorna con su singular belleza y con ese aire de mujer segura y de fuerte carácter que la caracterizó siempre.

Con ellas, tendrá lugar un canto a la amistad, una cálida remembranza de los lindos tiempos vividos, y una elegía al sacrificio que a veces representa el compromiso social. Todo esto, lo borda Zinnemann con imágenes impecables, con una edición tan cuidada que es casi imperceptible y con un fuerte aire romántico y de añoranza, que se complementará en la secuencia del viaje, con un clima de suspenso excelentemente manejado.

Necesario mencionar la presencia de Jason Robards como Dashiell Hammett, celebrado autor de “El halcón maltés” y “El hombre delgado” que, en la vida real -como en el filme-, fue para Lillian Hellman apoyo moral, intelectual y afectivo, hasta que la vida le permitió el último respiro. Grato ver también a Maximilian Schell en su breve aparición como Johan el mensajero. Y también tendremos a la pronto gran actriz, Meryl Streep, haciendo aquí su debut cinematográfico.

“El amor hace a la gente valiente”, escribió Lillian Hellman en algún párrafo de “Pentimento”. Y fue lo que ocurrió con ella, siendo la manera como pudo eternizar la sólida y maravillosa relación que mantuvo con su amiga Julia y con su pareja Hammett.

Creo que puedo decirlo: Conocer la obra de Lillian Hellman te hará pasar momentos inolvidables… y es bien probable que, como persona, te haga un poco mejor.
Luis Guillermo Cardona
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
20 de octubre de 2010
8 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil
En mi habitual andadura cinéfila, de vez en cuando me encuentro con alguna peliculita discreta, como "Bajo sospecha", de Richard Thorpe, un típico producto de los años 40 protagonizado por unos convincentes Joan Crawford y Fred MacMurray. Ciertamente no se puede negar que el film es flojo, propagandístico, insulso y una tontería muy hija de su época. Eso sí, no he podido, mientras la veía, evitar pensar en lo muy sobrevalorada que está otra película de temática muy similar: "Julia" de Fred Zinnemann.

Porque por lo menos "Bajo sospecha" tiene la decencia de no tomarse en serio a sí misma en ningún momento, siendo su principal virtud una absoluta ausencia de pretensiones, al ofrecer solo un banal divertimento cinematográfico de espías americanos en la Alemania de la Segunda Guerra Mundial, es decir, una historia al más puro estilo pulp fiction para entretener a la audiencia y aprovechar, ya de paso, para hacer la necesaria propaganda anti-nazi (el film es de 1943).

En cambio, "Julia" es todo lo contrario, pues desprende una solemnidad, una seriedad, una trascendencia y un aroma de film intelectual (también muy hijo de su época) que quieren transmitir una férrea ideología política, cuando Julia no es más que una peliculita de una espía (ni eso, de una aburrida escritora aspirante a espía) con todos los clichés de este tipo de cine. Los principales defectos de la obra de Zinnemann son el absurdo inverosímil de la trama y la forma en que pretende captar el interés tanto con la historia principal (o varias: la relación con su amiga y el asunto de pasar dinero de contrabando en la Alemania nazi...) como con las secundarias que pueda haber (sobre su carrera de escritora, la relación con su marido también escritor, etcétera).

Todo se queda en un fútil intento, pues todas esas historias están desdibujadas o, más bien, solo esbozadas. No existe un desarrollo y una profundización, así que el espectador no entiende bien qué pasa, con lo cual la trama, el argumento, da la impresión de ser un absurdo, porque no se comprende a los personajes ni su forma de actuar ni su papel en el desarrollo de los acontecimientos. Parece una historia inverosímil, sin sentido (véase spoiler).

Se podría pensar que toda la trama de espionaje es solo una excusa argumental, algo secundario, al igual que su relación pseudolésbica con Julia (Vanessa Redgrave), pues el objetivo principal de la película es ver cómo supera la protagonista el bloqueo creativo que sufre. Pero también en esto fracasa el guión, siendo el final un disparate ilógico no concluyente. Más valdría no ir de sobrados con tantas pretensiones intelectuales y haber hecho simplemente un film discreto, bonito y sencillo.

www.eldespotricadorcinefilo.com
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
El Despotricador Cinéfilo
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
4 de noviembre de 2009
4 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
Interesante pero deslavazada película que supuso la penúltima incursión en el cine del clásico Fred Zinnemann (Sólo ante el peligro, De aquí a la eternidad), que adolece, desde mi punto de vista, en una excesiva dispersión y desfocalización en su trama, pasando por alto muchos de los memorables hechos sobre los que caminan sus personajes, y sugiriendo, pero no estudiando, los comportamientos de estos.

Pero está claro que la historia es interesante. Una odisea sobre la amistad en los duros años de guerra en Europa, una equívoca y difícil amistad a lo largo de los años que acaba obsesionando a Lilly (Jane Fonda), hasta el punto de no poder desembarazarse de esos años, en los que el foco, faro, y centro de su vida, fue la enigmática y esquiva Julia (Vanessa Redgrave). La primera, escritora, y la segunda, activista política, viven como esos conflictos más grandes que ellas les separan sin remisión, pese a ser, la una para la otra, el único sustento afectivo de sus vidas.

Pese a tan apasionante conflicto, y a la increíble colección de premios y nominaciones que acumuló en el momento de su estreno, Julia se me presenta como una película sobrevalorada por varias razones.

En primer lugar porque la trama merece ser contada, aunque aquí lo sea sin implicarse hasta el fondo en sus situaciones. En segundo lugar porque los personajes secundarios nunca están bien desarrollados, ni sus actores aprovechados (las incursiones de Jason Robards así lo atestiguan: excelente intérprete; escaso personaje). En tercer lugar porque al tratarse de un director con tal trayectoria, parece perdonársele el tomo moroso, escaso de vida, que la película tiene. Y en cuarto lugar porque aunque cuenta con dos extraordinarias actrices (Fonda y Redgrave están sencillamente perfectas) que se entregan en cuerpo y alma a esos personajes, nunca se acaba de entenderlos, por un guión que no deja ver los motivos y pasiones de esa furtiva relación.
jaly
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
6 de septiembre de 2011
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
Qué hay más fuerte que una amistad capaz de soportar las barreras de la distancia, los cambios que da el mundo y los años de separación. Pocas cosas resisten tanto como una unión sustentada por un cariño y afecto mutuo fraguado, probado y mostrado a pesar de todos los obstáculos interpuestos por la ideología, la política y la inestabilidad de la Europa de los años 30, con el nazismo en alza y con una Guerra Mundial que podía intuirse en un horizonte incierto.
Lilly y Julia fueron desde su infancia en América las mejores amigas, compartiendo muchas experiencias y recuerdos todos los gratos momentos que estuvieron juntas. Cuando crecen, Julia se va a estudiar medicina a Europa, primero a Oxford y luego a Viena, mientras Lillian se convertirá en una famosa dramaturga, autora de famosas obras teatrales como " The children´s hour"´. Preocupada por su amiga, al no tener noticias suyas después de estar muchos meses a la espera de conocer su paradero, Lilly decide volver al viejo continente en un viaje de París a Moscú e intentar dar con ella. En él se verá dentro de una operación peligrosa y arriesgada en la que Julia participa.
Tras dirigir grandes películas, como " De aquí a la eternidad" o " Historia de una monja", Zinnemann vuelve a sorpenderme con una cinta en la que la Europa de entreguerras es el escenario para la historia de dos valientes mujeres que se enfrentan a sus miedos para defender lo que creen o para ayudar a las personas que quieren. Sin lugar a dudas la película pertenece a Jane Fonda, como la decidida y perseverante Lilly, y a Vanessa Redgrave, en el papel de Julia capaz de emocionarnos con tan solo aparcer unos momentos ante las cámaras. Ambas desempeñan dos interpretaciones de altura por las que ganaron merecidamente varios importantes galardones, a las que hay que sumar la cuidada ambientación, el correcto vestuario, la banda sonora, un buen guión, y una sabia combinación de tensión con elevados sentimientos. Bastante buena.
david panadero moya
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
8 de julio de 2010
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
Liliam Hellman fue una escritora norteamericana comprometida con sus opiniones políticas progresistas y por ello perseguida durante la campaña Maccarthista. Escribió obras de teatro, varias de ellas llevadas al cine por W. Wyler, (La loba, Callejón sin salida) y al final de su carrera incidió más en las obras autobiográficas. Una de éstas obras "Pentimento" fue parcialmente llevada al cine por F. Zinnemann, obteniendo once nominaciones a los "Oscars" de las que solo tres cuajaron en el preciado galardón.
Una comprometida historia que tiene en su papel principal a Jane Fonda dando vida a L.Hellmann. La obra ahonda en las relaciones que tuvo con su amiga Julia, (V. Redgrave) una mujer nacida rica y que pudiendo haber vivido en la más absoluta opulencia decidió entregar su vida a unos ideales políticos basados en su lucha contra el nacismo y su defensa de la libertad de los judíos.
El film nos cuenta la infancia entre las dos amigas pasando después a su lucha contra el fascismo por una Europa hostil donde tendrán que enfrentarse a situaciones bastante arriesgadas.
Una atractiva historia contada en un tono melancólico que versa sobre el poder de la amistad comprometida hasta sus últimas consecuencias. Desconozco si en la vida real las dos amigas llevaron su amistad más allá de lo razonable, pero en la película no se muestra, ní siquiera se insinúa que hubiese un trasfondo lesbico.
De todas formas opino que se le podría haber sacado más partido a la historia ya que el personaje de Julia no está profundizado en absoluto. Se aborda poco la obra de la escritora ni se habla especialmente de ninguno de sus trabajos. Tampoco se profundiza en el personaje de D.Hammett, (J.Robards) un escritor que junto a R.Chandler y James M. Cain fue el maestro de la novela negra Americana.
Por último recuerdo cuando se estrenó "Julia", aquí en Bilbao en el cine Gran Vía. Fue un éxito estando la sala abarrotada. Hoy treinta años después ya no existe el cine y Bilbao se ha convertido en la capital de España que menos cines tiene por habitante. Lamentable.
Walter Neff
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
<< 1 2 3 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2018 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios.
Filmaffinity es un medio independiente, y su principal prioridad es la privacidad, mantenimiento y seguridad de los datos de sus usuarios,
información que no comparte fuera de la web con ninguna entidad y/o empresa, bajo ninguna circunstancia.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados