arrow
Haz click aquí para copiar la URL

Mandy

7,1
305
votos
Sinopsis
El matrimonio Garland (Terence Morgan y Phyllis Calvert) vive feliz con su hija Mandy (Mandy Miller) hasta que un día se dan cuenta de que la niña es sordomuda. Deciden, para protegerla, instalarse en casa de los abuelos, para que no sufra del contacto con otros niños en la escuela. Cuando la niña cumple seis años su madre decide llevarla a una escuela especializada, lo que provoca un conflicto con su esposo y sus suegros. (FILMAFFINITY) [+]
Críticas ordenadas por:
1 2 >>
23 de diciembre de 2009
27 de 33 usuarios han encontrado esta crítica útil
[Así es el mundo para Mandy]

-----, --- ---- h------ - ---------, --- ------- -- ---- -- -- ------.


[Transcurren las semanas]

M----, --- ---- h------ - ---------, --- m------ -- ---- -- -- ----m-.


[Y los meses]

Ma---, --- ---a h-----a - ---------, --- m-----a -- ---- -- -- ----ma.


[Mackendrick, con exquisita sensibilidad y sin sensiblería,…]

Man--, --n ---a h-n---a - --n------, n-- m-----a -- ---- -- -n --n-ma.


[...nos lleva del silencio...]

Mand-, --n --da h-nd--a - --n------, n-- m-----a -- ---- d- -n --n-ma.


[...a la palabra.]

Mandy, --n --da h-nd--a y --n------, n-- m-----a -- ---- d- -n --n-ma.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Servadac
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
5 de febrero de 2009
21 de 22 usuarios han encontrado esta crítica útil
Alexander Mackendrick es un director especialmente dotado para el mundo de la infancia. Pero sin ñoñerías, ante todo es un director de cine. Y de buen cine.

"Mandy" aparentemente es una película didáctica sobre los niños sordomudos. Pero Mackendrick no se detiene ahí. Mete el bisturí a fondo indagando en el matrimonio, la familia, la infancia, la educación, el amor posesivo, el amor desapegado, los celos, la envidia, la soledad, los chismorreos, la comunicación, la vocación, la renuncia, y un montón de sentimientos en apenas hora y media.

No sólo eso. El uso que hace de la imagen y el sonido en esta película es de una especial delicadeza. Juega con ellos tan bien como con los niños de sus películas, que no sé cómo lo hace pero les saca unas actuaciones muy creíbles y naturales. Y la niña que hace de Mandy, que se llama igual y no es sorda realmente, te hace sentir lo que dicen al principio del film: Amanda (aka Mandy) quiere decir "la que merece ser amada".
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Gilbert
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
18 de agosto de 2009
19 de 19 usuarios han encontrado esta crítica útil
Que no es otro que sobrevivir a la familia que le rodea. Es paradójico que Mackendrick, que tuvo una infancia desgraciada, dé a entender lo peligroso que puede resultar el amor cuando se trata de criar a un niño. La sordera de Mandy, aunque no lo parezca, es un tema tangencial. Aquí se habla de mucho más, se habla de envidias entre profesionales, se diseccionan las relaciones familiares, se critica la gestión de las instituciones, se detallan en definitiva todos los obstáculos que la infancia ha de superar para crecer, y los primeros son los más cercanos.
Una película atípica en la filmografía de Mackendrick, tanto por el ritmo (más pausado que otros films) como por el cuidadísimo uso de la fotografía y los primeros planos para enfatizar las reacciones de los personajes. Hay algunas escenas que parecen rodadas incluso con cámara en mano.
Destaca el maravilloso final: Una puerta abierta por la que penetra un rayo de luz iluminando una habitación que ha permanecido oscura tantos años.
Adelantada a su época, como cualquier trabajo de este magnífico director.
tantra
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 de octubre de 2012
8 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
Pionera en los títulos de cine-escuela con niños discapacitados, a la que seguirían títulos como “Ana de los milagros” (1962), “Ángeles sin paraíso” (1963), y otras, <<MANDY>> es una importante película que refleja, con valiosos elementos, el proceso que debe seguirse para ayudar a los niños que nacen con problemas auditivos. Son ya tiempos en que comienzan a invertirse algunos roles y ahora es el padre el obstinado frente a la intuición y la fe que tiene la madre de que en la institución elegida -Royal Residential Schools para niños sordos-, sacarán adelante a la pequeña Mandy, hasta hacerla apta para vivir en sociedad.

Versión cinematográfica de la novela, “The Day is Ours”, de la escritora inglesa, Hilda Lewis (1896-1974), fue el brillante director, Alexander Mackendrick, quien le dio el nuevo rumbo, logrando plasmar un particular triángulo amoroso en medio del difícil proceso mediante el cual, la pequeña Mandy de 6 años, lucha para adquirir el lenguaje que la haga plenamente comprensible. De esta manera, el conflicto familiar alcanza una relevancia central, pues, Christine la madre de la niña, se ve abocada a separarse temporalmente de su marido porque tiene la certeza de que, el escaso, sobreprotector y amargo apoyo que sus suegros, y ellos mismos como padres, vienen ejerciendo con la niña, solo la convertirá en un ser marginado sin posibilidad alguna de socialización.

Es entonces que, la relación entre la atractiva y solitaria Christine, y el profesor Dick Searle -un hombre que a veces juega a ser duro, pero que quiere con sinceridad a los niños y demuestra una profunda vocación-, comienza a estrecharse… y despertará celos... y será motivo hasta para un complot por parte de alguien de la institución que ve con malos ojos al eficiente instructor.

Representada con mucha fuerza y credibilidad por la pequeña Mandy Miller -quien ya había debutado con Mackendrick en “El Hombre del Traje Blanco”-, Mandy Garland es un prístino ejemplo de lo que puede alcanzarse cuando se tiene fe y perseverancia... y cuando se cree, firmemente, en las posibilidades de desarrollo que abundan en cada ser humano.

Se estima que, en promedio en el mundo, uno de cada cien mil niños nace ahora con problemas de hipoacusia. Esta deficiencia genera trastornos emocionales y baja autoestima, limita enormemente la capacidad cognitiva, y con frecuencia, se vive en un gran aislamiento al no conseguir hacerse comprender por los congéneres. Pero, cuando se le trata adecuadamente desde muy temprano y se le cualifica para aprender a hablar o conocer el lenguaje de señas, estos niños se tendrán en mejor aprecio, conseguirán relacionarse con mucha gente, y en algunos casos, hasta podrán ser creadores, artistas o convertirse en seres de alta utilidad para quienes padecen el mismo tipo de problemas. Presten mucha atención al personaje del filme, Jane Ellis, para que conozcan a una mujer ejemplar.

Al terminar de ver a, <<MANDY>>, sentí haber estado ante un filme enaltecedor, ejemplo de perseverancia y de fe, en el hombre y en la ciencia. Muy recomendable.

Título para Latinoamérica: MURALLAS DE SILENCIO
Luis Guillermo Cardona
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
12 de enero de 2014
4 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
Tras dos comedias, Alexander MacKendrick cambia de registro con este drama; donde trata temas con la discapacidad, la aceptación, la superación, los celos, envidias profesionales, el peligro de los rumores, y el amor de una madre por su hija. En manos de un director menos capacitado, podría haber quedado una obra sentimentaloide repleta de clichés y personajes planos; pero MacKendrick ha superado satisfactoriamente la prueba, narrando la historia con firmeza consigue hacer partícipe al mundo del drama de Many (y de su familia) sin caer en sentimentalismos. Los personajes no son meros clichés andantes, como sucede en otras producciones con temas similares, sino que cada personaje tiene sus propios intereses y puntos de vista. Un ejemplo es el personaje del padre, que aunque tenga una opinión diferente a su esposa, sólo quiere hacer lo mejor para su hija; evitando el típico discurso moralista de “buenos y malos”.

Todas las actuaciones cumplen perfectamente su cometido, lo que demuestra la habilidad de MacKendrick en la dirección de actores, especialmente en niños. Porque, la actuación que destaca por encima de todas es la de la joven Mandy Miller (que ya trabajó para MacKendick en “El hombre del traje blanco”) completamente desgarradora, que consigue que vivamos la historia de esa pobre niña sordomuda; sufriendo sus frustraciones y alegrándonos por sus triunfos. También ayuda a ello las escenas subjetivas desde el punto de vista de la niña; que aunque apenas sean un par en la película, han sido elegidas con acierto y realizadas de una manera impecable.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Time Bandit
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2020 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de películas y series, y es un medio totalmente independiente cuya principal prioridad es la privacidad y seguridad de los datos de sus usuarios.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados