Haz click aquí para copiar la URL

Sección especial

Drama Agosto de 1941. El gobierno de Vichy ha creado una Sección Especial cuyo objetivo es la ejecución de chivos expiatorios para aplacar la ira de los nazis cuando algún oficial alemán es asesinado por la Resistencia. Las víctimas, cuatro comunistas y dos judíos elegidos aleatoriamente, serán juzgados por un tribunal corrompido. Mientras que un joven magistrado intenta hacer valer sus influencias políticas para conseguir el indulto, uno de ... [+]
1 2 3 >>
Críticas 11
Críticas ordenadas por utilidad
4 de marzo de 2011
44 de 44 usuarios han encontrado esta crítica útil
He querido encabezar mi comentario de este interesante filme aprovechando el título que un gran historiador francés -Marc Bloch- puso a su última obra, un lúcido análisis acerca de la debacle francesa en la Segunda Guerra Mundial; en ese admirable librito, escrito desde una clandestinidad resistente que terminaría a manos de la Gestapo en 1944, Bloch realizaba un verdadero examen de conciencia de Francia, de sus instituciones y ciudadanos, en busca de las razones del desastre.

Basándose en otro libro, pero con el mismo espíritu, Costa-Gavras, ayudado por Jorge Semprún en el guión y diálogos, retrata de forma brillante la corrupción de la justicia durante la ocupación alemana, y especialmente durante el régimen colaboracionista de Vichy, encabezado por el antaño heróico Mariscal Pétain. Como consecuencia de los actos violentos cometidos por la Resistencia en contra de soldados y oficiales alemanes, el régimen de Vichy decidió crear una sección especial encargada de aplicar un castigo ejemplar, sirviéndose para ello de una ley creada ad hoc, que permitía volver a juzgar -en contra de toda la jurisprudencia existente- a subversivos ya condenados. De ese modo pensaban aplacar a los ocupantes, y de paso, en consonancia con la ideología filofascista y ultraconservadora de aquél gobierno, deshacerse de elementos "indeseables".

El filme destaca por su buena recreación de la época, tanto en vestuario como en ambientación, y en la profundidad con la que el guión analiza las reacciones, dudas, inquietudes, servidumbres y miserias de la judicatura, enfrentada aquí a un dilema fundamental: primar el sentido verdadero de la justicia o la razón de estado. La mayoritaria tendencia a plegarse a esta última constituye una ejemplar muestra de esa "extraña derrota" a la que se refería Bloch; si la judicatura, los máximos intérpretes de la ley, estaban dispuestos a traicionar su espíritu y a dejar a un lado su conciencia, es que verdaderamente algo iba mal en Francia desde mucho antes de la guerra. Con estupendas interpretaciones, y un afán nada casual por mostrar la regalada vida que llevaban los ministros de Vichy en los célebres balnearios de dicha ciudad, Costa-Gavras opta por no mostrar nunca a Pétain, a quien sólo oímos a través de alocuciones, atisbando apenas su impaciencia en el consejo de ministros, en el que apremia la aprobación de la oprobiosa ley rechazando toda discusión (golpeando la mesa con su pluma).

La película tiene algunas similitudes con el clásico estadounidense de Stanley Kramer, "Judgement at Nuremberg", pues centra su interés en la corrupción de la idea de la justicia, así como en la de quienes la imparten. Y es que esta admirable obra ilustra aquéllo que se decía -por boca del juez que interpretaba Spencer Tracy- en la película de Kramer: "(...) Lo grave es el hecho de haber tomado parte en un sistema sustancialmente inhumano". Creo modestamente que fue eso, más que cualquier otra cosa, lo que explicó aquélla "extraña derrota".
Quatermain80
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
9 de mayo de 2014
20 de 22 usuarios han encontrado esta crítica útil
La triste historia que nos relata con su particular estilo Constantin Costa-Gavras en "Sección especial" produce una indignación de la que es muy difícil no seguir empapado cuando pasan los días después de verla. Todos sabemos que la IIªGM supuso una ignominia para el mundo y que allá donde nos encontráramos durante los años del conflicto bélico podríamos encontrar grandes temas para contar a través del cine. El director franco-griego Costa-Gavras señala con el dedo acusador a la Francia colaboracionista, ya pueden llamarla libre, de Vichy, de los ministros orondos que entre ópera y ópera toman sus baños mientras los alemanes campan a sus anchas, hacen y deshacen, condenan, arrestan y asesinan al pueblo. No debió ser fácil para nadie. Tengo claro que los primeros meses tras la ocupación alemana de Francia todos creían que Alemania iba a regir no sólo Europa sino todo el planeta, y no sólo los siguientes años, tal vez las siguientes décadas. Pero no por ello el servilismo político queda justificado, ya podían invadir el país, aquello seguiría siendo Francia!!!

Es para indignarse con "Sección especial", para indignarse mucho. Hace daño observar cómo se bajan los pantalones los ministros, los jueces, los magistrados, cómo venden de forma tan barata su decencia y cómo se exponen a formar parte de una infamia que ahí queda para la triste Historia de Francia. El despreciable mariscal Pétain, antiguo héroe de la IªGM, no aparece en la película pero es el primer culpable, el amigo de los nazis, el que dejó en manos de las SS a los refugiados republicanos de España y el culpable de tantas muertes de judíos franceses. ¿Son mejores los que estaban por debajo del mariscal? Ante la posibilidad de formar parte del grupo de amiguitos de los nazis hay uno que se va corriendo y gritando del despacho del ministro de justicia, un pequeño héroe que no quiere formar parte de ese vergonzoso tribunal que pone en bandeja las cabezas de unos presos que ya han sido juzgados. No tardan los malos en encontrar al presidente títere, al fiscal títere, con sus togas rojas, hasta los alguaciles son culpables por consentir algo así.

Ahora diré algo que contrasta con mi nota de la película: no recomiendo a nadie "Sección especial". ¿Por qué? Porque duele, porque te pone de mala leche, te golpea y te pisotea. Ya he dicho algo que sabemos todos y lo repito, la IIªGM es y será siempre un filón de buenos temas para el cine, Costa-Gavras se va al terreno que domina, donde se mueve bien, el de los políticos corruptos y el mal uso del poder. No lo he visto todo de este director pero hasta ahora sólo tengo palabras de elogio por su fondo, por su voluntad de enseñar cosas que nadie ha querido enseñar antes. Es cierto que su cine no es un cine para todos, habrá muchos que lo encuentren cansino y en concreto esta "Sección especial" no es su película más conocida... Pero qué película señores!! Cuántos detalles!!! Qué actuaciones!!! Hay tanto jugo exprimido que aún no sé cómo no le pongo un diez, ah!, ya sé, porque ya se lo puse a "Z", o tal vez a "Estado de sitio", o a "Desaparecido"... Todas son películas de diez, ahí queda eso, mi mayor reverencia a un director único.
Luisito
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
3 de octubre de 2016
14 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil
Queriendo cobrarse el asesinato de dos miembros de su grupo por parte del ejército alemán durante la ocupación de Francia en la II Guerra Mundial, las juventudes comunistas deciden devolverles el ataque… y así terminan eliminando al sargento panzer, Hans Gerecht, cuando ingresaba a un vagón de tren. Tan pronto tiene conocimiento del hecho, un mayor alemán se comunica con la dirigencia francesa en Vichy (gobernada entonces por el colaboracionista mariscal, Philippe Pétain) y le entrega el siguiente mensaje: ‘La Marina alemana requiere la ejecución de seis rehenes, y el mando militar quiere saber la posición del gobierno francés’.

En, ¡cuatro días!, los franceses deben haber cumplido la orden de juzgar y ejecutar a estas personas, y a falta de individuos a los que condenar por delitos graves contra el Estado, lo que hará la deplorable Sección Especial que se nombra para llevar a efecto el pedido de los nazis, ha quedado ya en la historia como otro de los crímenes de Estado que avergüenzan a las grandes naciones.

Lo ocurrido, entre el 23 y el 29 de agosto de 1941, Hervé Villeré lo publicó en un libro titulado, “L’Affaire de la Section Spéciale” (1973), y dos años después, es el comprometido director Costa-Gavras, quien lo ha llevado al cine partiendo de otro guion escrito en colaboración con Jorge Semprún ("Z", "La Confesión"). ¿El resultado? Un filme in crescendo donde los hechos se mueven como el magma de un volcán que, tras acumular sólidos, líquidos y gases (léase políticos-títeres, víctimas y falacias ideológicas), va ascendiendo lentamente hacia la superficie (el estrado), hasta adquirir un carácter turbulento (las sentencias) que se torna explosivo (la abominación por parte de aquellos que comprenden lo que ha causado el abuso de poder).

Intachable puesta en escena, muy buenas caracterizaciones, diálogos que, no obstante ser muy abundantes, son toda una radiografía de las intrigas con las que suele moverse la clase política de casi todo el mundo. Personajes que dejan al descubierto las máscaras y la felonía que les caracteriza… y un engendro político que empañaría la imagen de Francia como otros tantos hechos de su historia.

De nuevo, Gavras construye su historia cambiando nombres, suavizando los hechos, matizando un poco a los verdugos, y distanciando la decisión culminante con esa sabiduría que lo ha caracterizado siempre, porque su oficio no es emitir condenas sino abogar para que las ignominias nunca se repitan. Por esta razón, ahora lo siento como uno de los directores más sensatos que haya surgido del cine europeo.

Todavía resuena en mis oídos la frase de Cournet, el hombre que, con indeclinable dignidad, repugna del cargo que se le ofrece:
“Perseguir a terroristas es aceptable, pero condenar a muerte a hombres que nada tienen que ver, es abominable”.

<<SECCIÓN ESPECIAL>>, es la clase de película que da en todo el blanco.
Luis Guillermo Cardona
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
2 de junio de 2014
11 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil
Analizar momentos históricos en los que la estulticia humana ha colocado el listón a una altura de difícil superación es tarea de algunos buenos cineastas entre los que se encuentra el griego Costa-Gavras. En esta ocasión el director, ayudado en el guión por Jorge Semprún, se para en la Francia colaboracionista de Pètain y su ridículo gobierno de Vichy; en aquellas vergonzosas fechas se creó la Sección Especial para amortiguar el furor de los alemanes (que ni siquiera lo habían solicitado) cada vez que la Resistencia actuaba contra los invasores fascistas. En su afán de ser más papistas que el papa, castigaban con desproporcionadas penas, incluida la muerte, a comunistas, judíos y otras gentes de "mal vivir", cada vez que el pueblo francés utilizaba la fuerza contra los ocupantes.

La barroca necedad y lo grotesco de las situaciones conducirían a la hilaridad si detrás no estuviera una terrible realidad que costó la vida a los auténticos patriotas, los que luchaban por una Francia libre. Pero como todo es cíclico, y el ser humano no aprende de sus errores, estas escenas de brutal escarnio genocida han seguido produciéndose en otros lugares del mundo, cuando los pueblos oprimidos han dicho basta al afán de los imperios por "democratizar" y "liberar de la tiranía" a quienes no quieren poner coca-cola, vodka o salchichas de frankfurt, en los biberones y potitos de sus hijos.
La moneda de cambio es siempre la misma: sacrificios humanos, que incluyen partes del cuerpo, como las cabezas en este caso. Cabezas que siempre son humildes (ideólogos de la calle, tropa ignorante, niños, mujeres y ancianos) y que reflejan el absurdo de las guerras en sus asombrados ojos de muerto.

Atribuyen a Einstein la frase: "Hay dos cosas infinitas: el universo y la estupidez humana; y de la primera no estoy seguro". Tras ver este excelente documento, de uno de los mejores realizadores de cine político y social, estamos obligados a darle la razón al genial científico.
Sinhué
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
23 de febrero de 2015
8 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
Costa-Gavras fue uno de los cineastas más empeñados en recordarle al mundo durante los años setenta que el cine tenía conciencia social. Su cine comprometido se inció con éxito en la modélica "Z", siguío en “Estado de sitio”, en torno a las acciones del movimiento Tupamaro en Uruguay, y siguió con esta "Sección especial" que es un buen ejemplo de este cine de denuncia y llegaría a su cota más alta con "Desaparecido".

Aquí denuncia uno de los episodios más tristes y que más han querido olvidar los franceses, el colaboracionismo institucional con los alemanes durante la ocupación. "Salvoconducto" de Tavernier, recientemente "La redada" de Rose Bosch, lo tratan con bastante osadía, el más relevante Jean Renoir en "Esta tierra es mía", coetánea a lo estaba sucediendo. Pocas veces el cine ha plasmado este espinoso periodo francés.

Como siempre Costa-Gavras, a parte de su intención de generar controversía y hacer política, no se olvida de realizar una película. Tiene una narración ágil con un crescendo continuo y contundente. Muy recomendable.
waldeker
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 >>
Cancelar
Limpiar
Aplicar
  • Filters & Sorts
    You can change filter options and sorts from here
    arrow