Haz click aquí para copiar la URL

Plata dulce

Comedia. Drama Carlos Bonifatti (Federico Luppi) y Rubén Molinuevo (Julio De Grazia), dos empresarios dedicados a la venta de botiquines, intentan mantener su fábrica abierta frente a los embates de la profunda política económica de desindustrialización que está llevando a cabo la última dictadura militar. Carlos se encuentra un día con un excompañero de la "colimba", Arteche (Gianni Lunadei), que le ofrece un negocio redondo. Decide entonces dejar su ... [+]
1 2 >>
Críticas 9
Críticas ordenadas por utilidad
6 de febrero de 2010
19 de 19 usuarios han encontrado esta crítica útil
Algo que con frecuencia ocurre en nuestra querida -y muy sufrida- Latinoamérica, es que surge un modesto empresario lleno de ilusiones y aspiraciones en un nuevo proyecto; invierte todo lo que tiene en su nuevo negocio... y, de repente, las cosas no brillan como él esperaba con alma, vida y sombrero. Entonces, entran en escena los oportunistas, los embaucadores, los avariciosos sin escrúpulos… y si nuestro amigo no está bien despierto, termina involucrado en un mal manejo, colgado del anzuelo, y convertido en otro manchado arribista de nuestra malhadada sociedad.

Con una historia ágil y fluida, escrita por Jorge Goldenberg y Héctor Olivera, con la mordacidad y el cinismo que se avienen con estos casos, y atinando siempre con precisos detalles y situaciones objetivamente tomadas de la vida cotidiana, aunque parezca ficción, <<PLATA DULCE>>, se luce en su recreación del mundo financiero donde las mañas y la corruptela son el pan nuestro de cada día.

Fernando Ayala, la dirige con alta eficacia, y ha escogido, con muy buen ojo, los personajes tipo que se mueven en este medio donde se rinde culto al dinero: En el bando familiar: El ambicioso empresario, fácilmente impresionable; la esposa frívola y aburguesada para quien, la apariencia lo es todo; la suegra locuaz y avariciosa; el hijo apocado que se limita a seguir sumisamente a su padre; la chica inteligente, pero, sin carácter para huirle a la corriente… y el conforme, precavido y con un alto sentido de la honradez, quien es algo así como el ángel a quien nadie escucha. En el otro bando, el financiero: Aparece el economista astuto, experto en el tacto y en las sutilezas de efecto seguro; y con él, el asistente mañoso, un verdadero "profesional" como relacionista. Aquellos son los incautos y, éstos, se sienten iluminados... y quizás nunca lleguen a comprender, lo oscuros que realmente son.

Ayala, que sabe harto del humor, lo enmarca todo en un cuadro corrosivo, agridulce, donde mucha gente quizás se sienta vergonzosamente retratada; y las mascaradas de la vida quedan plasmadas con una visión clara y de hondo sentido sociológico.

Latinoamérica queda muy bien representada con esta película que es clara muestra de arte calificado y adulto, claramente crítico y decididamente comprometido con el clamor popular.

Partiendo de las archiconocidas artimañas estatales como el conseguir que Argentina sea la sede del mundial de fútbol -que, no “entiendo” porqué siguen dando resultado ¿se le ocurre a usted algo?-, la historia se asienta, luego, sobre la idiosincrasia de la gente común: La unidad familiar en crisis por los intereses individualistas, la amistad y sus peligros de disociación ante el escalafón clasista... y el dinero asumido como “dios todocorrompoderoso” de esta tierra, la fuerza aniquiladora de un destino colmado de equivocaciones…

Con todo, <<PLATA DULCE>, es cine social y político. Una denuncia totalmente franca que apunta al blanco... ¡y le atina!
Luis Guillermo Cardona
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
4 de marzo de 2015
6 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
¡Qué vulnerable somos los hombres a las tentaciones!
Ni que hablar de las tentaciones ocasionadas por el dinero, el poder y el sexo. A la lista se puede agregar la vagancia. También ganar lo más posible con el menor esfuerzo.
Esto se plasma en esta gran película argentina, con un buen guión y muy buenas actuaciones. Cinta con poco renombre o poco conocida para mí. Esta película trajo a mi mente, dichos como: "cuando la limosna es grande hasta el Santo desconfía", “el que la hace, la paga”, "la ambición rompe el vaso", entre otros.
Guión:
Las historia narra la situación del país después del mundial 78 (por los títulos pensé que refería al mundial, pero solo lo ubica espacio-temporalmente) en algunos aspectos parecidos a la actualidad. La gente quiere ganar dinero sin trabajar, típico de nuestro país. Si bien el guión esta es correcto a poco de comenzar se produce un suceso poco o nada creíble.(1). El espectador experimentado al transcurrir la primera parte de la cinta puede predecir cómo puede terminar la historia, giro más o menos. En el film pululan empresas fantasma, negociados, fraude entre otras yerbas comunes ahora, hace tiempo que existían en estas pampas. Se muestra el efecto de importación en la industria nacional, produciendo crisis. No faltan conflictos generacionales. Y el dólar que siempre anda en la mente de los argentinos. En minuto 42 se presiente otro giro, (2) luego se concreta complicando aun mal las cosas. Dicho giro me recordó a la cinta "Blame It on Rio", que se realizaría 2 años después, donde nuevamente la debilidad de la carne sale a flote. Aunque acá, a diferencia de la cinta nombrada, parece más a una arpía trepadora, que a una mujer enamorada.
Los personajes:
• Carlos Bonifatti -> (Federico Luppi) excelente como siempre, interpreta a un hombre honesto que tiene una carpintería.
• Ruben Molinuevo -> (Julio De Grazia) me gusto mucho su actuación, realiza el papel de socio, cuñado y amigo del protagonista. De chico, lo vi tantas veces como "mojarrita" el personaje de la regular serie de cintas: Los Superagentes. En esta película hace un papel similar al del film "El Arreglo" pero con mucha más letra, demostrando gran solvencia.
• Arteche (Lunadei) es un viejo compañero del servicio militar, empresario chanta, que ofrece emplear al protagonista en trabajos poco claros, dudosos pero muy bien remunerados.
• Licenciado (Alberto Segado) encarna al contador sonriente e servidor del mismo Satanás que seduce con poder y dinero al prota.
• Patricia, la hija algo rebelde de Molinuevo, que caracteriza a una mujer ambiciosa dispuesta a todo para trepar.
El resto todos correctos.
En síntesis un film muy recomendable para amantes de los buenos guiones, en el cual las palabras del SEÑOR: “la carne es débil” toman gran vigencia.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
megracia
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
27 de junio de 2018
6 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
El cine suele ser genial cuando puede atrapar, desde una historia particular, una realidad social que engloba a toda una gran comunidad.
'Plata dulce' lo logra con una eficacia tal que la convierten en un clásico argentino de todos los tiempos, y si bien la pintura es bastante local, se cumple aquello de 'Pinta tu aldea y pintarás el mundo'.
Las actuaciones, el relato, las imágenes, la tensión son magníficas. Retrata con acierto ese descalabro económico en epoca de gobiernos militares, antes de la Guerra de Malvinas, con la apertura indiscriminada de importación, una ficticia bonanza económica que luego se tradujo en una recesión brutal que cerró muchas pequeñas fábricas familiares que, con la globalización de las décadas siguientes, jamás pudieron reabrirse.
Quien quiera acercarse a la Argentina de aquellos años, y con una sonrisa algo triste observar el devenir de la población de a pie que vivió estos días, 'Plata dulce' es indispensable.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
marcospeliculas
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
23 de julio de 2011
9 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil
Los años 80 en Argentina: bajo una dictadura subterránea implacable, en que se detenía a cualquiera y según su agenda caían familiares y amigos bajo tortura o asesinato, pero presentaba una vida cotidiana de buena economía y muchos clasemedieros disfrutaron de un confort que no merecían, pues todo era ficticio y así como empezó de "milagroso", así acabó de estrepitoso.

Una comedia muy negra de trampas e ingenuidades, de pobres tipos que se entusiasman con la amante ardiente y admirable y el dinero abundante, pero acaba entre rejas y bajo burla de los pícaros que aún sobreviven.

Una realización quizás áspera, como a medio acabar, pobre de producción, pero con un guión a todas luces admirables y un reparto sensacional.
horacio
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
2 de octubre de 2014
4 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
Dos hombres, cuñados y socios de una empresa que fabrica botiquines, toman caminos separados, cuando por casualidad, el personaje interpretado por Luppi, se encuentra con un antiguo compañero del servicio militar, este hombre, que actúa como una especie de Mefistófeles financiero, le vende un mundo de colores, donde a cambio de ser su presta-nombres, le da acceso un nuevo y mejor estilo de vida.
Mientras tanto, su cuñado, que decide hacerse cargo de la empresa, se funde, frente a la llegada de los botiquines importados, con los que no puede competir.
La historia que transcurre por varios géneros, el humor negro, la denuncia social, el drama familiar, incluso el grotesco, logra una obra singular, que si bien en ciertos aspectos es muy localista, el fondo de la historia, sirve como metáfora de lo que paso en Europa y Estados Unidos hace unos años, con la burbuja inmobiliaria, nada más que en el caso de la película, era una burbuja financiera.
Tal vez los peros que le ponga, para no darle una mayor nota, sean ciertas escenas declamatorias, típicas del cine de Ayala, y la sobreactuación tanto de Luppi actor mediocre si los hay, como de Julio De Gracia, ambos en un tono mucho más de lo necesario, y gritando una escena si y otra también.
Manuel
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 >>
Cancelar
Limpiar
Aplicar
  • Filters & Sorts
    You can change filter options and sorts from here
    arrow