arrow
Haz click aquí para copiar la URL

El ministerio del miedo

Intriga. Thriller. Cine negro Tras dos años de reclusión, Stephen Neale abandona el sanatorio mental de Lembridge. Se encuentra entonces con un mundo distinto que nada tiene que ver con lo que él conocía. A su alrededor todo resulta inexplicable, sobre todo, el ser víctima de una persecución por parte de agentes del nazismo. Pero, cuando Stephen decide contarle a otras personas lo que le sucede, lo único que consigue es que piensen que está loco. (FILMAFFINITY)
Críticas ordenadas por:
1 2 3 4 5 >>
12 de junio de 2010
77 de 98 usuarios han encontrado esta crítica útil
Carta de Ronnie a Fritz Lang.
Saludos camarada, yo estoy cada día peor con esto del cáncer pero lucharé hasta que no pueda más. Cuando veas las votaciones de imdb y Filmaffinity sobre tus películas no te enfades, la vida es así de dura compañero, mira lo de Blackmore que en muchas listas no está ni entre los 10 mejores guitarristas del rock.
Respecto a El ministerio del miedo es normal que estés cabreado con algunos críticos que dicen que es de Hitchcock, tú precisamente que en Spione y El doctor Mabuse distes de comer al inglés en varias escenas que luego silencian esos mismos críticos.
Ya quisiera el inglés haber puesto en escena unos personajes y unas situaciones tan fascinantes. La escena del disparo en la puerta y el tiroteo en la azotea no tiene comparación con ninguna escena que haya visto en mi vida, y creo que no veré muchas más la verdad ya que estoy muy cansado.

Carta de Fritz Lang a Ronnie.
He sentido mucho lo de tu muerte, muchas gracias por tus palabras de ánimo. Estoy escuchando Stargazer, qué maravilla de canción. Saludos de mi mono.
RONNIE JAMES DIO (CUENTA BLOQUEADA)
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
16 de junio de 2007
56 de 62 usuarios han encontrado esta crítica útil
Tras la lectura de la novela "Ministry Of Fear" (1943), de Graham Greene, Fritz Lang concibe el proyecto de llevarla a la pantalla. La Paramount adquiere los derechos y encarga a Seton I. Miller ("El cisne negro", "Robín de los bosques"), un veterano profesional, la elaboración del guión. Luego contacta con Lang, que acepta la realización del film, pese a sus reticencias sobre el guión. El film forma parte de la tetralogía de Lang dedicada al cine antinazi. Rodada en los Paramount Studios, se estrena el 10-X-1944 (EEUU).

El film es una obra de cine negro, en la que los criminales son sustituidos por espías nazis de origen austriaco, que actúan en Londres desde 1941, como refugiados que ejercen diversas profesiones (librero, psiquiatra, pintora, etc.). Es también una obra de misterio e intriga, de trazos típicamente langianos, con personajes oscuros, opacos y ambiguos, de difícil identificación como ciudadanos normales o como peligrosos espías. El escenario general turbio y desconcertante, Lang lo potencia con la presencia de un héroe solitario e inseguro, marcado por un hecho desconocido del pasado, por su reclusión durante dos años en un centro psiquiátrico y por las dudas que mantiene en su interior sobre su propia cordura. A todo ello añade escenas espiritistas, confusiones y errores de los malvados, simulaciones de personalidad, paredes decoradas con máscaras siniestras (diablo), figuras humanas de mesa en posturas atormentadas, que contribuyen a crear una atmósfera de tensión, desconcierto y perversidad. El film en su último tercio deviene un relato de acción y un thriller de trazos hitchcocquianos, con atentados, persecuciones, reaparición de personajes presuntamente fallecidos. La acción tiene lugar en Lembridge y Londres, en 1944, en un momento álgido de la IIGM, cuando el Mal inspira miedos y temores comparables a los que derivan en la actualidad de amenazas terroristas y otras.

La música, de Victor Young y Miklos Rozsa (no acreditado), aporta una partitura de melodías efectistas, que suma disonancias y armonías y subraya con energía el clima enrarecido y opresivo del film. La fotografía, de Henry Sharp, en B/N, se sirve de encuadres asimétircos, ángulos inusuales y en ocasiones forzados y de un claroscuro de fuerte contraste, que recuerda las cintas alemanas de Lang. Se beneficia de una iluminación que acentúa los efectos expresionistas de luz y sombra. Incorpora secuencias de gran fuerza visual (sesión de espiritismo, visión desde una estancia sin luz de un orificio de bala en la puerta de salida). El vestuario, de Edith Head, luce con brillantez en la pantalla, de modo especial el de Ray Milland, que sale del asilo psiquiátrico vestido de riguroso estreno. La interpretación de éste, en el mejor momento de su carrera, es acertada y convincente en el papel de hombre desconcertado, acomplejado y perplejo. No es la mejor película de Lang, pero es una obra muy digna, con destellos de gran cine.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Miquel
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
28 de febrero de 2008
35 de 38 usuarios han encontrado esta crítica útil
Lang afirmó: Hollywood me obligó a hacer esta película sin modificar una sola palabra. No creo que sea una buena película. Está muy lejos de mis intenciones.

¿Quién soy yo para contradecir a Lang? Resulta evidente que no soy nadie. Pero me apetece escribir aquí mi particular percepción de este film. Y en este contexto considero que Ministry of Fear contiene, es posible que a pesar de Lang, algunos de los elementos más característicos de su cine. La fotografía es, pese a quien pese, incluso al propio Lang, languiana, si me permiten el término. Vean el movimiento inexorable del péndulo, al sastrecillo frente al espejo ó al ciego subiendo al tren entre humos y brumas. Vean la escena de la sesión espiritista y ese aire inequívocamente expresionista-alemán. Es puro Lang. Tan Lang que ni el propio Lang pudo evitarlo. Eso, por no hablar de ese fondo sempiterno de la obra del cineasta alemán: La fatalidad. La misma fatalidad de Solo se vive una vez ó de Perversidad.

Por ello, y aun reconociendo el malestar de Fritz Lang con el productor, a la par que guionista, Seton I. Miller quien no aceptó ninguna de las modificaciones del guión propuestas por Lang provocando así el rencor del cineasta, la película tiene todos los signos del cine de Lang y que además incorpora el mejor suspense del cine británico de Hitchcock. En ese sentido las referencias a Los 39 escalones del año 35 son evidentes.

¿Qué hubiese pasado si Lang hubiese incorporado sus propias ideas a este film?. Nunca lo sabremos. Pero estoy por vaticinar que estaríamos hablando de una obra superlativamente maestra.

Quiero cerrar este comentario hablando de Ray Milland, actor que ha tenido la suerte ó la habilidad de trabajar con 3 de los muy grandes, con Wilder (El mayor y la menor, Días sin huella), con Hitchcock (Crimen perfecto) y con Lang (El ministerio del miedo). Lo hace bien y a pesar de que la película tiene algún toque vodevilesco, confiere a la obra, sobriedad y buen hacer. Incluso en algunos momentos me ha recordado al Cary Grant de Con la muerte en los talones, lo cual ya es decir mucho.

¡Ah! Y siguiendo con esta línea de pensamiento, estoy por afirmar que las influencias Lang-Hitchcock fueron mutuas. Evidentemente, el cine salió ganando.
FATHER CAPRIO
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
6 de agosto de 2009
31 de 34 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ésta es una película de encargo. Ya se sabe, tiempos de guerra y hay que hacer propaganda. La trama es de esas conspiranoias con espías en cada esquina. El productor es el guionista por lo visto, que hizo una buena adaptación de una novela, también de encargo, de Graham Greene. Es curioso lo de este premio Nobel de literatura. Se caracterizaba por su economía narrativa, y por ello era muy adaptable al cine. Sin embrago su obra más conocida es "El tercer hombre", que fue antes guión que novela. Otro encarguito, vamos.

Bueno, pues Fritz Lang aceptó realizar esta película y le impusieron no desviarse del guión. Y no quedó contento con el resultado. ¿Y qué? Mucha gente piensa que si le hubiesen dado más libertad hubiese salido una película más redonda, pero eso nunca se sabe. Igual hubiese sido una castaña. La libertad creativa parece que es una excusa para justificar disgustos más que otra cosa. Bardem por ejemplo no tenía "libertad creativa" cuando filmó sus mejores obras, tenía que ajustarse a la censura. Y cuando la tuvo parió unos bodrietes de aquí te espero. Muchos artistas (Velázquez, Goya o Mozart) crearon sus obras por encargo y tenían que sujetarse a unas reglas. Que luego el artista no esté contento con el resultado nos debería importar un bledo. Lo importante es la obra, lo demás sobra.

Bueno, pues a pesar de su opinión a Lang le salió un buen film con "El ministerio del miedo". Es verdad que se aligera un poco la carga psicológica y el peso de la culpa, desrvirtuando algo los hechos que hay en la novela de Greene. Y la gracieta final es de cara a la galería, vale. Pero Lang lo compensa con una narración ágil, una poderosa fuerza visual, y una sesión de espiritismo filmada como nunca.

Hay una chorrada que se me ha quedado grabada de esta película. Cuando Ray Milland se encuentra por segunda vez con la sensual espiritista ella se sienta en un sofá con las piernas cruzadas de una manera asombrosa. No se sienta en el sofá y luego cruza las pernas, no. Directamente se sienta con las piernas cruzadas en un gesto que aún no sé como lo hace. Eso es glamour, lo demás son tonterías.
Gilbert
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
20 de abril de 2008
22 de 26 usuarios han encontrado esta crítica útil
He estado dudando entre película notable o película muy buena, finalmente me he decidido por esta última puntuación debido a dos características:
1.-Cómo prácticamente sin medios, con interiores y escenas de estudio se hace una película de interés creciente que nos transporta a un Londres sucio, de paredes medio derruidas que huele a guerra.
2.-El poder de sugestión de algunas escenas: el péndulo del reloj, la sesión de espiritismo con una voz en off que produce espanto y toda la escena del ciego, ese ciego "de pega" que el espectador descubre con horror mientras nuestro protagonista lo ignora.
Al parecer fue una película en la que no se dejó a Fritz Lang moldearla a su gusto....una lástima, hablariamos entonces de una obra maestra.
ESTHER
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 5 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2021 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de películas y series, y es un medio totalmente independiente cuya principal prioridad es la privacidad y seguridad de los datos de sus usuarios.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados