arrow
Haz click aquí para copiar la URL

Ceremonia sangrienta

5,1
366
votos
Año
1973
País
España
Director
Reparto
Género
Terror
Sinopsis
Narra la historia del Marqués Karl Ziemmer y su esposa, Erszebeth Bathory, descendiente de una condesa que solía bañarse en sangre de vírgenes. En la comarca se producen una serie de crímenes cuyas víctimas son siempre jovencitas cuya sangre es misteriosamente drenada. (FILMAFFINITY)
Críticas ordenadas por:
18 de octubre de 2009
18 de 26 usuarios han encontrado esta crítica útil
Uno de esos títulos de terror españoles que mejor prensa suelen tener entre los seguidores de este (infra)mundo es “Ceremonia sangrienta”.

Resumiendo aspectos positivos y negativos, entre las virtudes de la cinta el hecho de intentar tomarse en serio a sí misma, que ya es bastante. Ello es posible por un guión más complejo y elaborado de lo normal que aporta una visión más realista, pero no por ello menos estremecedora del apasionante tema del vampirismo. Además la conseguida atmósfera viciada que en todo momento se plasma en las imágenes ayuda a ver la película hasta el final sin solución de continuación.

Ahora bien, en todo el metraje no es posible ocultar el escaso talento del director Jorge Grau para poder para poder planificar escenas en exteriores o un montaje primario propio de un estudiante de primero de cine. Y por supuesto las actuaciones, ni Lucía Bosé ni mucho menos Espartaco Santoni, pueden evitar que el nivel interpretativo esté muy por debajo de las posibilidades que la historia ofrecía.

Había algo detrás de este proyecto que le hacía diferente a otros de terror de la época, pero que sin embargo la calidad al final es la que marca la diferencia más allá de la voluntad que se ponga. Me parece que los que ensalzan está película hacen lo mismo, quieren ver lo que no hay, con más ganas que otra cosa.

Nota: 4,4.
vircenguetorix
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
20 de abril de 2017
5 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
Película de culto, integrada dentro del género de terror gótico, que durante los años setenta experimentó un renacer a nivel internacional, igual que había sucedido con la productora Hammer durante la década de los cincuenta. Jorge Grau, más tarde le llamaron Jordi… director inquieto y con talento que andaba en dificultades artísticas y con la taquilla, dirigió con maestría y éxito esta coproducción hispano-italiana. Aunque no es el tipo de cine que me entusiasma, he de reconocer que está bien construido y su puesta en escena es muy efectiva. Me refiero a la utilización de ese erotismo siempre latente como aliciente de este género mucho más insinuado que explícito muy en boga de ese tiempo de una cierta apertura y justificación.

En Cajtice, un enclave centroeuropeo, se encuentra el castillo-palacio de Erzebeth Bathory (Lucía Bosé), donde vive esta aristócrata obsesionada con el paso del tiempo y lo efímero de la belleza juvenil, descendiente directa de la legendaria condesa húngara Bathory, la “Condesa sangrienta”, célebre, según se decía, porque solía bañarse en sangre de vírgenes para conservar su piel joven, tersa y suave (al personaje histórico se le atribuyen más de seiscientos asesinatos y muertes violentas, en lo que se cree una leyenda negra inventada por sus enemigos políticos de la época, primer tercio del siglo XVII). La condesa actual (estamos en 1807) está casada con el marqués Karl Ziemmer (Espartaco Santoni), que, la verdad, no le hace mucho caso y prefiere a las jovencitas aldeanas de la zona. Eso irrita mucho a una Erzebeth que, azuzada por su nodriza personal, una vieja repugnante (Ana Farra), busca en el mito de su ilustre antepasado la solución para recuperar los encantos con los que recuperar el deseo de su esposo.

Mientras, Ziemmer actúa como miembro del tribunal que ha de juzgar un caso de vampirismo en el pueblo, ya que se acusa al antiguo médico de salir de la tumba por las noches y agredir a distintas mujeres, entre ellas su viuda y su hija. Sin embargo, una vez eliminada la amenaza, los fenómenos continuarán sucediendo. El argumento transita en su escasa hora y media de metraje por algunos lugares comunes del género (el enterramiento en la cripta, las distintas visitas nocturnas, los omnipresentes murciélagos, las supersticiones populares ligadas a los no muertos, la brujería, los lobos aullando, las noches de luna llena, etc.), si bien introduce algunas variaciones que, si no enriquecen, sí al menos varían lo previsible y lo limitado de la propuesta.

El guión va más allá de la mera historia vampírica o de la personalidad psicopática de la condesa, y se adentra más en posibles lecturas socio-políticas o incluso culturales acerca de estos mitos y de su posible aparición y perdurabilidad con los siglos. Por otro lado, la fuerza de la película no estriba tanto en el argumento, a pesar de las connotaciones que lo distinguen de las películas de vampiros al uso, sino en la atmósfera, magníficamente reflejada por Grau en la utilización del color, de la luz (una película extrañamente luminosa, poco lúgubre o tenebrosa a pesar de su temática, incluido el palacio donde transcurre la acción, nada que ver con el típico castillo gótico medio en ruinas) y, especialmente, en el manejo de la música, de los efectos de sonido, y la conjunción de todos estos elementos con las localizaciones escogidas. Una película nada desdeñable.
Antonio Morales
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
10 de julio de 2016
4 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
La primera vez que la vi, cuando tenía más o menos 20 años pensé esto::

"No está mal esta cinta de terror española. Está realizada con gusto, estética, elegante puesta en escena, y su guión, aunque no redondo, sí es acertado. Se lo pasa uno(a) bien".

Vista por segunda vez recientemente (junio 2016), debo confesar que no me ha gustado mucho que digamos, más bien poco.
Sí que es verdad que estéticamente es impecable, con una iluminación eficaz que da una pátina de calidad a la exquisita ambientación de la cinta, con dirección artística, vestuario y peluquería perfectos.
Sin embargo considero que le falta chispa, que resulta bastante sosa y que incluso no es muy conexa que digamos en el desarrollo de la trama.
El guión es indudable que deja que desear, sin mordiente, falto de ritmo y con algunas escenas que no se sostienen.
La verdad es que no me ha convencido e incluso me ha parecido bastante insulsa.
Creo que el paso del tiempo no le ha beneficiado.
Bien la forma, mediocre en el fondo.

http://filmsencajatonta.blogspot.com.es/
Constancio
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
11 de febrero de 2016
2 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
Coproducción hispano-italiana de 1973, en mi opinión es una película algo sobrevalorada, tenía buenas críticas, pero me ha decepcionado. Jorge Grau como director, Lucía Bosé y Espartaco Santoni de actores principales, la cosa prometía. La típica historia de vampiros mil veces vista. Bien realizada técnicamente, personajes correctamente desarrollados, fotografía muy conseguida. Sin embargo se me ha hecho lenta, demasiado larga e incluso a veces pesada, le falta ritmo. He visto bastantes pelis del fantaterror español mejores que esta.

Recomendación con reservas, depende de lo mucho o menos que os guste el género.
Sir Lancelot
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
13 de diciembre de 2018
Sé el primero en valorar esta crítica
Una de las realizaciones de Jorge Grau quien como autor aportó al cine español piezas especiales por su peculiaridad como "Acteón" que es una de las grandes cotas del cine experimental o "Chicas de club" donde empleó un sistema narrativo nada convencional y al tiempo muy eficaz. En "Ceremonia sangrienta" por caer en algunas escenas en un mal gusto más o menos justificado dada la índole del tema como en el momento en el que se come carne con sangre en el plato o cuando más tarde aparecen varios platos con una comida que tiene muy mal aspecto no se logra un producto apto para toda clase de público ya que parece hecho para contentar estrictamente a los incondicionales del horror fantástico. Este defecto queda compensado por el hecho de que nunca el cine español por si solo ni coproducido con Italia como en el caso presente ha llegado en lo que a mostrar truculencias y efectismos en el cine de terror se refiere a los delirantes extremos del cine norteamericano. Casi siempre una producción española resultará más comedida en el terror que una producción norteamericana de ese género a pesar de lo cutres que son los films españoles de terror de Carlos Aured por ejemplo. En el film de Grau llaman la atención una Lucia Bosé muy sugestiva consiguiendo un gran lucimiento artístico y la belleza tan delicada e igualmente sugestiva de Ewa Aulin.
Cromatico
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2018 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios.
Filmaffinity es un medio independiente, y su principal prioridad es la privacidad, mantenimiento y seguridad de los datos de sus usuarios,
información que no comparte fuera de la web con ninguna entidad y/o empresa, bajo ninguna circunstancia.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados