arrow

La bailarina

5,6
240
votos
Sinopsis
Nada destinaba a Loïe Fuller, oriunda del oeste de Estados Unidos, a convertirse en un icono de la Belle Époque y mucho menos en bailarina del teatro de la Ópera de París. A pesar de sufrir dolores de espalda y de tener los ojos dañados por las luces del teatro, no dejará de perfeccionar su danza. Sin embargo, la llegada de Isadora Duncan, joven prodigiosa sedienta de éxito, precipitará su caída. (FILMAFFINITY)
Críticas ordenadas por:
30 de octubre de 2016
31 de 37 usuarios han encontrado esta crítica útil
El biopic realizado sobre la vida de Loïe Fuller, una de las figuras fundamentales en el mundo de la danza a principios del siglo XX, ha levantado un revuelo espectacular y justificadísimo en Francia. ¿El motivo? Loïe era lesbiana, y en la película, lejos de nombrarlo, no les ha bastado con silenciar esta importante circunstancia vital sino que, además, le han inventado un novio: Louis Dorsay, interpretado por Gaspard Ulliel. La realidad es que Louis es un personaje que no existió, se lo han sacado de la manga. Además, la directora no tiene reparo en confirmarlo en unas declaraciones bastante vergonzosas: "Me he tomado la libertad de inventar el personaje de Louis Dorsay. Sentía la necesidad de una presencia masculina en este film poblado de mujeres". Traducción: las mujeres no son suficientes por sí mismas de protagonizar una historia digna e interesante y necesitan siempre a su lado la presencia de un hombre que dé sentido a sus vidas.

Esto, si ya de por sí no resulta escandaloso y repulsivo, es que además es completamente falso en el caso de Fuller. Loïe mantuvo una relación, documentada, durante más de treinta años con Gabrielle Bloch, Gab. Las dos mujeres vivían juntas, y terminaron por asociarse en la compañía de danza. El personaje de Gab aparece casi de refilón en la película, lo cual, sumado al novio imaginario, supone una falta de respeto a los espectadores, que supongo que irán a ver un biopic y no una cosa inventada, y sobre todo a la memoria de la bailarina. Tú no puedes encargarte de la tremenda responsabilidad que supone hacer un biopic, una película que se supone fiel a la realidad, e inventarte lo que te de la gana. Loïe no sólo era lesbiana y tuvo al menos una relación sentimental con una mujer durante muchísimo tiempo, sino que su entorno se componía fundamentalmente de mujeres, muchas de ellas lesbianas también. Todo eso se ha borrado del film porque sí, porque había demasiadas mujeres (?), y han metido a un señor que no es que pinte poco, es que es una invención.

En Francia están que trinan, y con razón: la asociación feminista FièrEs ha declarado que “borrar esa parte de la vida de Loïe es irrespetuoso y lesbófobo. Cojámoslo al revés: ¿se haría un film sobre Sartre borrando Beauvoir e inventándole relaciones homosexuales? ¿Sería un film sobre Sartre? No. No nos atreveríamos".

Ya no sólo es tremendo lo de esta película, la falta de respeto hacia su personaje principal y el negacionismo que envuelve toda su trama; me parece aberrante el trato que se da a las mujeres lesbianas en los medios, incluso en las películas basadas en vidas reales.
Yulia N
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
10 de noviembre de 2016
6 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
'La bailarina' es la opera prima de la francesa Stéphanie Di Giusto presentada en la sección Una cierta mirada en el pasado Festival de Cannes. La película sorprende -para bien- con un comienzo enérgico, rodado con elegancia y fuerza visual, situándose en la América profunda del siglo XX. Este arranque violento y potente promete algo bastante diferente a lo que termina siendo. Una vez pasados los quince minutos iniciales, el filme se asienta en el biopic tradicional de época, que poco o nada tiene que aportar.
La gran cantidad de tópicos que se suceden a lo largo del metraje y su dilatada duración, hacen que 'La bailarina' no esté a la altura de su arrebatado comienzo. El tedio se apodera de la narración, llegando a resultar realmente fatigoso su visionado.
A esto, no ayuda la construcción del personaje principal, que carece no ya de carisma sino de evolución. Desde el principio hasta el final, la visión que ofrece la directora de la bailarina Loïe Fuller es de una persona cuya única forma de entender el arte es mediante el sufrimiento. Esta falta de matices, lastra lo que podía haber sido un personaje digno de interés. Tampoco la manera que tiene Di Giusto de plasmar su afición ni sus dotes artísticas está bien reflejada, por lo que la sensación de indiferencia se acentúa aun más. Y además, la sexualidad de Fuller está representada de forma dudosa y poco valiente, dejando a un lado lo que suponía salir del armario en el siglo XIX.
Pese a ser una película claramente fallida, la propuesta visual no es desdeñable. Hay ideas de iluminación y encuadres interesantes, que dejan a su directora en buen lugar en este aspecto. En 'La bailarina' el principal problema está en el guion, y en una evidente falta de síntesis y no en el aspecto visual, donde Di Giusto demuestra cierto talento.

http://ferhood.blogspot.com.es/
Ferhood
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
12 de abril de 2017
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
Esta interesante opera prima de la francesa Stéphanie di Giusto, empieza con buen pie y al mismo tiempo con polémica. Con un interés más artístico que otra cosa recupera la figura olvidada de Loïe Fuller (1862-1928) una norteamericana de Illinois que quería ser actriz y descubrió accidentalmente una forma de encauzar sus necesidades artísticas con una suerte de performance en la que la danza, el movimiento de pesadas telas sobre su cuerpo y el uso de la incipiente iluminación con proyectores eléctricos configuraba un espectáculo original, novedoso y de fuerte carga onírica y simbólica prefigurando la danza contemporánea. El París de principio de siglo era el escenario perfecto para ello aunque no le fue fácil conseguirlo.

El ritmo de la cinta es irregular y la temática enganchará más a los profesionales del medio que al público en general. Y aunque tiene momentos notables en cuanto el perfil psicológico de Fuller y la eterna duda y vulnerabilidad de todos los artistas en general es en la rememoración de sus puestas en escenas de las que no queda documento visual grabado donde la película tiene su punto fuerte, con un apreciable trabajo de Soko (Stéphani Sokolinski) peculiar actriz y cantante que tuvo que pasar por un duro entrenamiento para emular ella misma el baile de la Fuller.

La polémica viene básicamente dada por las licencias que se ha tomado la directora en la biografía de la artista al incluir el personaje masculino de Louis Dorsay que es cierto poco aporta a la narración y distrae y escamotea aspectos reales del personaje central. Otra cosa es el ataque, a mi juicio excesivamente radical del activismo lésbico, al que le hubiera gustado un mayor subrayado de la opción sexual de Fuller y su relación con su ayudante Gabrielle y por lo tanto se les hace más imperdonable el personaje ficticio masculino del cual derivan menosprecio implícito hacia las capacidades de la mujer. No creo que esto ocurra en la cinta y di Giusto justifica razonadamente en entrevistas que la opción sexual no era el centro de su interés al realizar su propuesta apelando a su derecho a la libertad como creadora.

Utiliza di Giusto a otra gran y malograda figura de la danza contemporánea, Isadora Duncan, que si bien coincidió en el tiempo y conoció el trabajo de Fuller, no me consta que llegaran a trabajar juntas. En cualquier caso le sirve a la directora para comparar los dos estilos artísticos, con sus diferencias y puntos en común, aprovechar el tirón mediatico de la Duncan y ser el reflejo de los miedos e inseguridades profesionales y afectivas de la Fuller, fueran estos reales o no.

El resultado, al menos en mi caso se sigue con interés y goza de algunos momentos brillantes.
ELZIETE
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
3 de mayo de 2017
Sé el primero en valorar esta crítica
Potente, preciso y muy bien logrado drama musical biográfico francés sobre la vida de la expresiva, introvertida e innovadora artista Marie-Louise Fuller. Magnífica interpretación de Soko.
La debutante directora y coguionista Stéphanie Di Giusto irrumpe en la pantalla grande con una creación muy sólida, estudiada en su composición de época y que consigue un tránsito pausado y esbelto desde el estado cuasi salvaje de la protagonista a una innovación artística arrolladoramente incomparable, sin esquivarle a las aristas lésbicas, esforzadas y contradictorias.
Con el premio César al mejor vestuario y sin galardones en la sección Un Certain Regard de Cannes, la ópera prima de Stéphanie Di Giusto se muestra muy atractiva en su esplendor parisino, dejando entrever una extensión un poco excesiva y un inicio demasiado osco e innecesario.
A pesar de sus debilidades, con una muy buena escenificación y adaptación de época, junto a un elenco muy sólido, se convierte en una pieza degustable y digna de animarse a seguirle los próximos pasos a la realizadora.

Calificación Fanaseriecine: 7 sobre 10
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
fanaseriecine
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2017 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados