Haz click aquí para copiar la URL
España España · MADRID
Críticas de ELZIETE
Críticas 3.351
Críticas ordenadas por utilidad
6
11 de diciembre de 2016
232 de 339 usuarios han encontrado esta crítica útil
Cuando uno dispone (servidor no todos los días) de 100 millones de dólares para los diez primeros capítulos de una serie de televisión, debe dar un poco de vértigo. Y más si te la encarga la HBO. Y más si tienes, según dicen, que llenar el enorme hueco que va a dejar "Juego de Tronos".
Así es que el matrimonio Nolan, hermano y cuñada de Christopher se ponen al oficio de resucitar, con perdón, al gran Michael Crichton, que no lo hizo nada mal en el 73 rodando su propia novela del mismo titulo con un presupuesto infinitamente inferior y en menos de hora y media.
Los Nolan, huelga decirlo, no tienen a George R. R. Martin a quien David Benioff y D.B. Weiss no tienen nada más y nada menos que seguirle los pasos y la trama principal de Crichton no da más que para dos o tres buenos capítulos de "Black Mirror". ¿Que hacemos entonces con 100 millones y once horas de metraje a parte de imitar el logo de la desprestigiada Wolswagen?. Que no cunda el pánico, tenemos a J.J. Abrams en la producción, maestro del relleno, del buñuelo de viento del misterio y de los flashbacks a granel. Nos va a faltar tiempo en 7 temporadas más.
Nota: en la biblia del buen cineasta debía ser pecado mortal utilizar más de un flashback por hora rodada.
Dicho esto, una vez presentados los personajes y lucido el presupuesto en vestuario, gadgets y un inconmensurable Castle Valley en Utah digno del mejor Ford comienza el laberinto.
La oportuna trama existencialista dado los tiempos que corren hoy día con la robótica y de la que Crichton fue visionario comienza funcionando bien hasta que se le acaban las pilas o nos cansamos de que los muñecos (ninguno le hace ni sombra a Yul Brinner, del que vemos la silueta de su personaje en el episodio 5 como pálido homenaje) repitan una y otra vez su cantinela de quien soy y a qué he venido y el mito de Frankenstein se perpetúe una vez más de forma más que previsible.
Lo demás es paja, relleno marca Abrams por mucho que Hopkins sea capaz de hacernos creer en la guía telefónica si es preciso y el gran Ed Harris se vista del hombre del saco.
Las subtramas de western son penosas y el casting de secundarios muy desequilibrado y con poca empatia en general. Los giros de los personajes están cogidos con pinzas, machaconamente repetitivos, y con justificaciones que rayan el absurdo cuando las hay, cosa que a Abrams se le suele olvidar.
Las dosis de violencia y sexo imprescindibles para los canales de pago y poco más.
"Westworld" si nuevas temporadas no lo remedian, podrá hacer tanta o más caja que cualquiera de las series de calidad de HBO, pero no creo que Tony Soprano, los policías de "The Whire" o incluso las familias de los Lannister y cia le dejen un hueco en sus tronos.
PD: De lo mejor, un Hopkins aburrido tomándose unos whiskys en el subsuelo con el viejo y destartalado Will Bill Hickok que ya no está para parques temáticos al estilo del show de Buffalo Bill.
ELZIETE
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
Free Solo
Documental
Estados Unidos2018
7,4
5.905
Documental, Intervenciones de: Alex Honnold
8
25 de marzo de 2019
40 de 42 usuarios han encontrado esta crítica útil
Se dice que el secreto de la gran longevidad de los habitantes de Okinawa, no es tanto su dieta saludable como tener un propósito por el que vivir, por el que levantarse cada mañana. Indudablemente Alex Honnold (Sacramento / 1985) lo tiene a pesar de que esa motivación suponga un altísimo riesgo de acortar su vida. Sus proezas en escalada libre son tan inverosímiles como increíbles y son un ejemplo más de hasta donde puede llegar el ser humano, especie no especialmente dotada con habilidades físicas, si se lo propone.

La hazaña, en este caso fue subir el 3 de Junio de 2017 en 3 h. y 56 m. sin ayudas complementarias (excepto el saquito de magnesio y zapatillas de "pies de gato") los 900 metros de pared vertical de granito del "To-to-kon oo-lah" (El jefe o Roca Jefe) nombre nativo para "El Capitán" en el parque nacional de Yosemite en California.
Más allá de todo ello, de su espectacularidad y alarde técnico, el documental del matrimonio Chin, nos ofrece una reflexión sobre la libertad individual de cada cual de afrontar su propia existencia, de consagrarla a cualquier pasión que se pueda poseer, y hasta que punto eso nos hace más difícil la convivencia con los demás en un juego de equilibrios, responsabilidades y cesiones de nuestro propio yo aún más complicado y difícil que al que se somete Honnold en una pared a cientos de metros de altura. Encontrar a alguien que comparta los mismos principios es casi igual de imposible y por supuesto se sufre. Honnold es consciente que cualquier distracción mental, cualquier presión emocional puede significar la diferencia entre seguir vivo o morir y asume el riesgo tanto en la montaña como en su vida personal.

Alex no es un suicida, ni un temerario. Ama la vida y quiere seguir viviendo. Por ello se prepara a conciencia tanto física como mentalmente para afrontar aquello que le apasiona. Estudia minuciosamente, casi de forma obsesiva cada paso, cada movimiento, que ensaya una y otra vez con cordaje de seguridad en el mismo escenario que luego acometerá en libre, sin prisas, posponiendolo si es necesario hasta encontrar el momento en el que algo en su interior le dice que ha llegado el día. Vegano, vive mayormente en una furgoneta y dedica buena parte de sus generosos ingresos a ayudar a los más necesitados con proyectos de innovación en países subdesarrollados. Todo un ejemplo de coherencia con la búsqueda de encontrar la armonía con su propio yo en un mundo que se va al garete a pasos agigantados.

Me llama la atención que la co-directora Elizabeth Chai no aparezca en la cinta dejando todo el protagonismo a su marido y que no se tenga el detalle en el documental de mencionar que fue una mujer, Lyn Hill (Detroit / 1961) la primera que escaló en libre en el 93 una de las principales vías de ascenso a "El Capitan": "The Nose". Más allá de esos detalles que pudieran dar la imagen de una actividad meramente masculina, "Free Solo" (ganador del Oscar en la última edición de los premios) es un documental apasionante en muchos sentidos y desde luego no apto para personas con vértigo o problemas cardíacos. Larga vida a Honnold y a todos aquellos que viven la vida con pasión aunque nunca realicen hazañas de este tipo. 

cineziete.wordpress.com
ELZIETE
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
8
7 de febrero de 2015
33 de 37 usuarios han encontrado esta crítica útil
Un Pointiac azul por alguna razón que desconocemos lleva tiempo abandonado y en estado de ruina. Como su dueño al que da cobijo. Ambos tienen una historia que el espectador debe imaginar. Aún no están muertos, todavía son capaces de levantarse de sus cenizas y hacer un último viaje para rendir cuentas consigo mismos y cerrar de una vez para siempre la herida que les ha estado desangrando.
La primea media hora Jeremy Saulnier se luce como director de fotografía creando unas atmósferas, hermosas, sugerentes y tan inquietantes que recuerdan al mejor cine silente. De hecho pocos diálogos hay en esta historia de venganzas sobre sucesos que debemos intuir en la determinación con la que Dwight Evans (gran trabajo de Macon Blair) un hombre normal desciende a los infiernos de una población marginal anclada en unas raíces que se han ido pudriendo socialmente durante siglos y que ven en las armas la única forma de igualarnos a todos, de sentirse alguien o incluso de vomitar sus frustraciones.
El director maneja el tempo con mucha inteligencia y consigue que la tensión y el suspense se mantengan durante todo el metraje. Oscura y trágica historia, narrada con precisión en la que Saulnier tiene a bien abrir un pequeño respiradero a la amistad y a la esperanza en un futuro mejor y que de paso tomemos aire.
ELZIETE
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
9
12 de mayo de 2012
29 de 31 usuarios han encontrado esta crítica útil
Devastadora en su fondo de crítica social al sistema y valiente y arriesgada en su forma, en un momento en que su director gozaba del éxito "comercial".

Frankenheimer siempre fue un director comprometido, aquí contaba con 36 años y uno se aventura a suponer que el shock de las ilusiones (ficticias o no) cercenadas del sueño americano que supuso el asesinato de JFK en el 63 y su madurez personal le hicieron atreverse a dar este salto cualitativo que fue repudiado por la critica de su momento y alabado como uno de sus mejores films posteriormente.

La angustia vital que sufre el protagonista, magníficamente interpretados por John Randolf y un Rock Hudson atípico en una de sus mejores composiciones, refleja el vacío existencial que provoca un sistema social basado en uno patrones de éxito económico por encima de cualquier otra consideración y donde los seres humanos somos piezas intercambiables en el engranaje de un Morlock devorador insaciable cuyos hilos son manejados desde la oscuridad.

El sistema de falsas recompensas con que acallar a los más desfavorecidos y marginales es sencillo y se soluciona con bienes de consumo, pero para aquellos que ya gozan de un estatus elevado y descubren la gran mentira, solo queda la promesa engañosa de una nueva vida (juventud, sexo, belleza...etc) o en caso fallido la eliminación. Realmente alguien acertó con el titulo en castellano, porque es un verdadero plan diabólico, aunque supongo y dada la fecha de su estreno que los motivos del cambio fueron más bien comerciales, para una cinta que no lo es. Como siempre la censura picó una vez más en el anzuelo del sexo, cortando dichas escenas, cuando la carga de profundidad que implica toda la cinta es mucho más "peligrosa" para los amantes del orden establecido.

La influencia de los movimientos hippies de los 60 estaban en su auge, como alternativa social y Frankenheimer ejerce de visionario cuando los refleja en una gran orgía libertaria que en el fondo también serán absorbidos y manipulados por "la empresa". La fotografía de Wong y la música de Goldsmith son todo un acierto.

En definitiva un joyita que andaba por ahí perdida y que es imprescindible recuperar. Con la que esta cayendo.
ELZIETE
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
6
6 de agosto de 2011
35 de 46 usuarios han encontrado esta crítica útil
En los 70 (Dios mio 40 años) el mundo de los tebeos en España cambió radicalmente. La maravilla (Marvel) a través de Ediciones Vértice, nos abrió la puerta a un mundo de superhéroes con un lado humano y espectacular al que quedé enganchado de por vida. Entre tantos, elegí, como mis favoritos al Doctor Extraño y al Capitán América. Desde entonces a hoy imaginar una película de cualquiera de los dos era un sueño, que tras algún intento fallido y después de cuatro décadas se ha hecho realidad.

La satisfacción y la decepción, como es lógico se reparten los sentimientos. La "fórmula" Marvel para el cine viene funcionando más que razonablemente con su inevitable dosis de "efectos secundarios" para los fans de tal o cual personaje.

Joe Johston no es Kenneth Branagh y compone una cinta irregular que funciona estupendamente en su primera hora acompañando a los orígenes de los personajes, con un cuidado diseño de producción, fotografía en sepia y un reparto equilibrado entre jóvenes y consagrados. Estupendos Weaving como el Craneo y Tucci como el creador del suero del supersoldado. La épica del personaje funciona y emociona, dejando espacio para el humor y la acción.

A partir de aquí en su segunda hora, las hazañas de Rogers en la segunda guerra mundial se pierden y difuminan y no están a la altura que se merece el personaje, la producción recorta gastos y la espectacularidad y carisma del Capi se pierden en guiños con un Bucky Barnes que paga el pato de la adaptación a la pantalla de su personaje (modificar su mítica "muerte" es algo que muchos no le perdonaremos a Johston) y con unos "Comandos aulladores" desangelados y de relleno quizá por la falta de Nick Fury al mando.

Cualquier pelea de la serie Bourne deja en ridículas las condiciones de combatiente de Evans y hubiera requerido de mayor coreografía de combate para demostrar que el Capitán América es una máquina de combate con corazón (nunca lanzaría un cuchillo a un enemigo que huye), por no hablar de las virguerias con el escudo, que la técnica podría habernos regalado.

Poco aporta el gran Tommy Lee Jones, cumple Hayley Atwell como la agente Carter y Crish Evans, probablemente por problemas de guión, funcionaba mejor como el díscolo Jhonny Storm de los 4F. Así llegamos a un final que parece mas preocupado por dejar todo preparado para la llegada de la próxima cinta de Los Vengadores que de terminar la historia como un héroe y villano de tal altura se merecen.

Acaban de editar un voluminosos tomo, algo carito, de las aventuras iniciales del Capi en su etapa de Lee y del rey de los lapices Jack Kirby. En dos palabras Im-pres-cin-dible.

Todavía los cómics no tienen nada que envidiar al celuloide.
ELZIETE
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
Cancelar
Limpiar
Aplicar
  • Filters & Sorts
    You can change filter options and sorts from here
    arrow