Haz click aquí para copiar la URL

Días de radio

Comedia Son los años 40, la era dorada de la radio, y los peculiares miembros de una familia trabajadora de Nueva York viven con el receptor permanentemente encendido. La música, los seriales lacrimógenos, las historias de superhéroes, los concursos, las crónicas de la alta sociedad y las leyendas sobre estrellas deportivas les sirven para ser un poco menos infelices y engarzan un anecdotario nostálgico de una época irrepetible. (FILMAFFINITY)
1 2 3 4 5 10 14 >>
Críticas 67
Críticas ordenadas por utilidad
26 de abril de 2007
108 de 123 usuarios han encontrado esta crítica útil
No es una peli convencional, es un chute de nostalgia directo a la vena.
No diré yo que la nostalgia sea mala, pero tampoco me atreveré a decir que sea buena..
Sólo me atrevo a garantizar que proporciona sonrisas dulzonas y un innegable gustirrinín mezclado con una pizca de tristeza (por la inexorabilidad de la entropía, supongo).

Es como cuando estás en un bar y una pandilla de borrachos de tu edad empieza a cantar las sintonías de los dibujos animados que veías de pequeño.
Quizá a) pasaste una infancia de mierda aparcado frente a la tele, quizá b) veías esos dibujos porque no había muchos canales diferentes, quizá c) las canciones de inicio y final eran el infernal ruido propio de un karaoke otaku, y quizá d) esas canciones todavía suenan peor cuando las cantan una personas con el pudor eclipsado por la euforia de sangría o el calimocho... y sin embargo te hacen sonreir.
Dentro de tu cabeza se produce una conexión neuronal tonta que no resulta desagradable del todo.

Pero lo de Woody Allen tiene más mérito, porque seguramente es más viejo que tú y que yo, y el tío es capaz de hacernos experimentar nostalgia de una época que desconocemos pero que se intuye que era bastante más jodida que la de nuestra infancia.
Ni cuenta una historia tan buena ni retrata con tanta profundidad a los personajes ni suelta tantos chistes como en otras de sus pelis, pero las anécdotas inconexas son simpaticas y se amontonan acompañadas de una fotografía cojonuda y una música deliciosa.

Harry James, Benny Goodman, Glenn Miller, Artie Shaw, Tommy Dorsey, Frank Sinatra, Duke Ellington y Carmen Miranda son las verdaderas estrellas.

Viva la fiesta.

Nota: excelente.
Listocomics Puntocom
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
9 de octubre de 2006
57 de 60 usuarios han encontrado esta crítica útil
Por mucho que a veces intente negarlo, todas las películas de Allen esconden un bastante de perfil autobiográfico. Unas más, otras menos, incluyen clichés casi ya clásicos para el buen conocedor de su vida, obra y milagros. En el caso de Días de radio, ese toque, además de incontestable, cobra carta de naturaleza al ser el mismo Allen quien con su voz en off se encomienda las labores de narrador de la película. La historia del niño fascinado por las historias radiofónicas de El vengador enmascarado es la historia del pequeño Allen que ya atisbamos a ver en el principio de Annie Hall, un período en la vida de Allen que tarde o temprano el cineasta norteamericano estaba destinado a filmar.

Como todas las que Allen dirige al pasado más o menos reciente de su América, la mirada a esos días de radio es una mirada nostálgica e irónica al mismo tiempo. La película está estructurada en diversos episodios independientes entre sí que dan una visión tememos que muy aproximada y certera a lo que fue los primeros años de vuelo allenianos. La perfecta ambientación, la muy cuidada fotografía, Nueva York, sus lugares y sus gentes... todo ello ayuda a formar un conglomerado de sensaciones, de vivencias que se convierten en los verdaderos protagonistas de Días de radio.

Como dato curioso, se trata de la única película de Allen en la cual aparecen juntas las que han sido incuestionablemente sus dos auténticas musas: Diane Keaton, en un pequeño papel de cantante de variedades; y Mia Farrow, con una interpretación algo más desarrollada.

Queda retratado, pues, de forma fehaciente que el de Días de radio es el hábitat en el cual se desarrolló buena parte del imaginario visual de Allen. Casi el preferido, atrevemos a decir. Allí se encuentra el germen, la materia, los días con que, para bien o para mal, se fraguaría el Allen adulto que nos ha llegado posteriormente en películas tan absolutamente fascinantes como ésta.
cassavetes
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
23 de agosto de 2006
43 de 49 usuarios han encontrado esta crítica útil
Pese a la estética de la cinta, recreando los años 40 e incluso finales de los 30, con la segunda gran guerra como telón de fondo, gracias a una espléndida fotografía de Carlo Di Palma, Allen filma esta cinta en 1987!!!.

En el residencial barrio neo yorkino de Rockaway, Allen recrea esta historia escrita y dirigida por él mismo, como un cálido y sincero homenaje a este medio de comunicación, que antaño rellenaba las mañanas, sobremesas y noches de un mundo sin televisión, y donde la única forma de dar rienda suelta a nuestros sueños era precisamente a través de las ondas hertzianas...

Programas como "Guess that tune (Adivine la sintonía)", "Las leyendas deportivas de Bill Kern", "El tribunal de las emociones humanas", "Las aventuras del vengador enmascarado", "Los desayunos de Irene y Roger", etc... hacían las delicias de los radio-oyentes, los cuales soñaban con el glamour de las grandes estrellas, se conmovían con las lóbregas tragedias del vulgo, vibraban con la retransmisión in situ de los eventos deportivos, e incluso se escandalizaban por las noticias descontertantes...

Allen homenajea a las sintonías musicales que fueron la banda sonora de su vida, de una vida cualquiera, así también como a las estrellas de la radio, aquellas cuyas voces quedaron apagadas con el implacable devenir del tiempo dando paso a otras estrellas y otros formatos...

Mientras el pueblo escuchaba absorto las historias en los días de la radio arrellanados en las butacas de sus hogares, algunos de sus protagonistas vivían una existencia más lujosa y glamourosa, en garitos de moda y relumbrón como el King Gold de Manhattan, en amplias avenidas, en las pedanías de Broadway iluminadas por las incandescentes luces de neón, entre anuncios de Camel y Pepsi...

Y mientras, algunos ciudadanos soñaban con el vengador enmascarado sobrevolando las azoteas de los grandes rascacielos de la majestuosa ciudad, mientras profería sus famosas palabras de; "...¡Atención malhechores, donde quiera que estéis..."...

Porque el vengador enmascarado sobrevendría a la tragedia salvaguardando aquellos difíciles años de la segunda guerra mundial, con periodos de baja moral de la población, preocupada por unos hijos enrolados en el ejército en la lucha contra los malísimos del eje germano-nipón...

Una bella historia narrada con la maestría visual y sonora a la que el maestro semita nos tiene más que acostumbrados... Con sus habituales dosis de acidez corrosiva, y desde una perspectiva mezcla de sarcasmo y melancolía que la situación invitaba...

La voz en off como recurso narrativo correspondería a nuestro protagonista, el pequeño Joe (Seth Green) con la voz madura del doblaje habitual de Woody Allen quien evoca con evidente nostalgia aquellos días de radio inolvidables y pasajeros...

F A N T Á S T I C A.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
burton
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
24 de mayo de 2006
39 de 51 usuarios han encontrado esta crítica útil
Woody engarza con habilidad toda una colección de anécdotas relacionadas con el mundo de la radio. No podían faltar los homenajes a la adaptación que hizo Orson Welles de la "Guerra de los mundos" ni al típico niño atrapado en un pozo –es algo muy americano retransmitir en directo semejantes desgracias–.
Sin embargo, si se quedara sólo en el homenaje terminaría por aburrir, por lo que se le agradece muchísimo su cómica visión de la familia y de la infancia, y también que intercale algunos de sus inconfundibles chistes. Ahora recuerdo la genial escena con que arranca la película, al chaval presentando como trabajo escolar el condón usado que encontró en la habitación de sus padres, el derrame cerebral de la anciana vecina, la crisis nerviosa del señor Zipsky, a la dominante madre del sicario italiano, al torpe cazador Kirby Kyle, etc.

Para mi gusto sobra el personaje de Mia Farrow, o, más bien, lo que sobran son algunos tramos de sus historias. También es cierto que el último tercio se va haciendo cada vez más aburrido; pero, justo cuando parece que se va a hacer insoportable, llegan los títulos de crédito del final.
jastarloa
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
28 de septiembre de 2008
27 de 31 usuarios han encontrado esta crítica útil
Lo tiene todo para ser un peliculón de 9
Un comienzo nostálgico y divertido: Geniales los ladrones y la presentación de los personajes
Una voz en off agradable de escuchar (la original, no la doblada): El crío asociado a la voz resulta simpático y nada cargante
Un plantel de actores espectacular: Las musas de Allen Dianne Wiest y Mia Farrow estupendas como siempre, acompañadas maravillosamente por toda la familia protagonista y los personajes radiofónicos.
Un conjunto de historias hilarantes escogidas con criterio: El programa de Bill Kern, la audición para el anuncio de laxantes, el episodio del gángster amable...
Una ambientación cuidada con mimo: El vestuario es variado, colorido y acorde a la época de la narración
Una fotografía evocadora: Los shows radiofónicos y las localizaciones en NY son postales para enmarcar
Un guión que fusiona la selección de historias de forma excelente y sigue una línea definida
Una selección musical estupenda: Cole Porter, Glenn Miller, Zequinha Abreu (La canción del Tico-Tico, ENORME!)...
Un final precioso, melancólico y poético a partes iguales.
Y sin embargo...le falta esa sensación intangible que separa a una gran película de una obra maestra: magia.
No sé si achacarlo a la diferencia generacional: Es muy probable que los espectadores mayores de 50 años se sientan identificados con muchas situaciones de la pelicula. Sin embargo, y por paralelismo, Historias de la Radio (de J.L. Sáez de Heredia) sí posee ese toque entre entrañable y tierno que la hace muy especial. Y lo consigue con 3 historias. Quizá sea la sensación de que Woody ha querido encadenar tantos gags descacharrantes que al final le restan emoción al conjunto.
Tendré que verla de nuevo para subirla al 9. Eso sí, va directa a mi videoteca. Y puesto que toda la crítica es una paradoja, el consejo también: Probablemente es de lo mejor de Woody Allen. Disfrútenla.
Dedicada al dueño del mejor videoclub que tuvo la ciudad vecina. Un lugar con una selección exquisita de películas de todos los tiempos. Con un dueño que amaba y entendia el cine como pocos lo hacen en este negocio. Y que desgraciadamente tuvo que cerrar. Esta era su película favorita. Gracias por la recomendación.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
tantra
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 5 10 14 >>
Cancelar
Limpiar
Aplicar
  • Filters & Sorts
    You can change filter options and sorts from here
    arrow