Haz click aquí para copiar la URL

Inocencia interrumpida

Drama Año 1967. Susanna Kaysen, como la mayoría de las chicas de su edad, se siente confusa, insegura y lucha por entender el mundo que la rodea. Tras diagnosticarle un trastorno de la personalidad, su psiquiatra decide ingresarla en el Hospital Claymoore. Allí, Susanna conoce a Lisa, Georgina, Polly y Janet, un grupo de chicas inadaptadas con las que entabla una estrecha amistad y que, además, le muestran el camino para encontrarse a sí misma. (FILMAFFINITY) [+]
1 2 3 4 5 10 11 >>
Críticas 54
Críticas ordenadas por utilidad
6 de junio de 2007
39 de 44 usuarios han encontrado esta crítica útil
Confieso que me apasionan las historias en las que los protagonistas no están del todo en sus cabales. Quizás es porque pienso que todos tenemos algo de locos, una faceta que nos permite percibir el mundo de un modo distinto, una facultad que tratan de esconder algunos y que otros la explotan siempre que pueden. Un don, como se dice en la película.

Inocencia interrumpida narra una dura etapa de la vida de Susanna Kaysen, cuando los años sesenta llegaban a su fin, durante la cual, por causa de una fuerte depresión, ingresó en el Hospital psiquiátrico McLean, y que plasmó en el libro autobiográfico “Girl, Interrupted”, en el que se basa esta película.

Inocencia Interrumpida tiene la virtud de mostrarnos el tormento por el que han que pasar los enfermos mentales, siendo ellos mismos los únicos capaces de encontrar la clave para la cura de su enfermedad, y no teniendo más ayuda que las pautas, los consejos e indicaciones que el psiquiatra les puede dar para salir de esa prisión que suponen sus propias mentes. Prisión que, en la mayoría de los casos, es infranqueable.

No obstante, el film peca de una excesiva delicadeza, mostrando una realidad dulcificada en exceso, y es ahí donde reside la mayor traba de la misma, pudiendo haber sacado James Mangold muchísimo más partido con una lectura más dramática y grave del texto original de Susanna Kaysen.

Por otro lado, aunque Winona Ryder desempeña con oficiosidad su labor de protagonista, su interpretación, carente de la frescura y garra que mostró al principio de su carrera, se ve eclipsada en cada instante en el que aparece la carismática Angelina Jolie, que con una puesta en escena brillante, magnética, hipnótica y arriesgada, empequeñece a la Ryder provocando que todo el peso del film descanse sobre aquélla y no sobre la misma protagonista. Aunque no me gusten las comparaciones, Angelina Jolie es para Inocencia Interrumpida lo que Jack Nicholson fue para Alguien Voló Sobre el Nido del Cuco, siendo más que merecidos los galardones (óscar y globo de oro) que por esta actuación recibió la actriz estadounidense.

Menos impresionante es la actuación de Whoopie Goldberg, últimamente relegada a papeles secundarios, y que parece haber terminado de encasillarse en los mismos roles que repite una y otra vez, película tras película, de mujer adulta, comprensiva, afable y con una sabiduría intrínseca incuestionable.

En resumen, una buena película, que podría haber sido mejor si se hubiera enfocado desde una óptica distinta, pero que cuenta con la baza de poseer una de las mejores interpretaciones de la carrera de Angelina Jolie, por no decir la mejor, y que sin lugar a dudas permanecerá un buen tiempo en tu memoria. Recomendable.
Yerai
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
14 de junio de 2010
26 de 30 usuarios han encontrado esta crítica útil
Me lleve una verdadera sorpresa al ver esta película, no creía que fuera tan buena, tan franca y tan bella. Es una historia sencilla e incluso predecible, pero esto no le quita su fuerza y su dulzura, esta historia nos habla de lo que es estar “loco”, deprimido, asustado y confundido, sin saber qué hacer. Nos muestra el poder de las palabras, palabras que juzgan, que dicen la verdad y que nos hiere a tal punto de dejarnos completamente derrotados, porque las palabras son la peor arma que tiene el hombre y esto nos lo enseña Lisa, una loca controladora y destructiva pero con una personalidad magnética que atrae a su Susana, una chica deprimida que intento suicidarse y que entra a un nuevo mundo, un manicomio donde encuentra amigas que la acompañaran mientras ella se encuentra a sí misma y descubre lo absurdo de la muerte , la fragilidad humana , lo que realmente es la locura, la normalidad, las reglas y preconceptos de la sociedad y lo más importante lo que ser realmente uno , que aunque suene sencillo es por el contrario una de las cosas más difíciles, pues hay que reconocer nuestros fallos y repararlos para poder encajar medianamente en el mundo sin dejar de ser nosotros mismos. En resumidas cuentas esta película tiene personajes inolvidables, diálogos ingeniosos y certeros y una historia tierna pero cruda. Excelente.
kmiloA2MBT
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
6 de diciembre de 2010
37 de 56 usuarios han encontrado esta crítica útil
Larguísima y superficial visión de las vivencias de una chica joven en un psiquiátrico. Las previsibles reflexiones sobre las fronteras entre estar loca o ser un poco rarita no se hacen esperar, pero al final se quedan a medias, quedándose la historia en un melodrama liviano donde resulta dificil decidir qué debemos sentir ante lo que se muestra: ¿compasión? ¿empatía? ¿fascinación?. Un guión torpe y edulcorado endereza a estos renglones torcidos haciendo casi imposible situarse en un psiquiátrico que a ratos parece un internado de Enid Blyton. La sosa dirección de James Mangold no aporta gran cosa más allá de la pura corrección y las actrices están desubicadas y mal dirigidas: Winona Ryder, atontada; Brittany Murphy y Vanessa Redgrave parecen tomárselo en plan de comedia; Whoopi Goldberg sin cambiar registro desde "El color púrpura". Salen más o menos airosas Clea Duvall y Angelina Jolie en los ratos en los que se acuerda que interpreta a una enferma y no a la versión ninfómana del Joker. Y un misterio a resolver: ¿porqué siempre da la impresión de que Jared Leto sobra de todas sus películas?

Es muy frustrante que por cada diálogo prometedor haya una reflexión super cutre o por cada pensamiento con posibilidades, salga una frase de carpeta de adolescente emo. Lo que podía hacer vibrar ciertas cuerdas de empatía, se lo cargan en el minuto siguiente. Hay detalles interesantes pero resulta complicado creerse ese psiquiátrico de niñas juguetonas y limpitas.

Un final postizo y horrible que entra en completo conflicto con todo lo anterior decanta definitivamente la balanza hacia lo convencional, con empaquetado reluciente, listo para ser entregado en la puerta del tito Oscar, tal y como siempre le gusta al señor Mangold.
Neathara
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
26 de octubre de 2007
38 de 61 usuarios han encontrado esta crítica útil
No me ha desagradado demasiado salvo en algunos momentos puntuales que se pone rematadamente cursi, pero... ¿por qué tendré la sensación de que es una película prefabricada, ideada para que unas guapas actrices intenten lucir dotes actorales? Ah, claro, es que de hecho es así. Personajes sumamente desdibujados, con una locura bastante "higiénica" para que no escandalice demasiado (a excepción de los más timoratos) pero que, no obstante, como están un poco alejadas de sus cánones de niñitas super monas, parezcan estar haciendo la actuación del año, pero no es así. Ninguna actriz consigue esconder su personalidad debajo de la del personaje. Da la impresión que a Angelina Jolie le dieron el oscar por hacer de la bad girl más falsa, excesiva y rídicula en ciertos momentos para servir como ejemplo a la definición de injusticia. No sé si alguien puede llegar a creerse a esos personajes y esas historias de pega.

En general la película cuenta muy poco, se entretiene en narrarte tonterías y en cambio los temas más jugosos (la locura en las adolescentes americanas) parece que solo estén ahí para crear efecto. Deben pensar que si el tema de la película son los chiflados, entonces la película debe ser retorcida, pero para conseguir eso se contentan con hacer fumar a Winona como una carretera, decir mamada de vez en cuando, mostrarlas sexualmente deshinibidas y soltar algunas palabrotas, pero en realidad el resto del conjunto es, como ya he mencionado antes, bastante higiénico, le falta sordidez para resultar auténtica y creíble. Mangold no consigue darle verdadera profundidad a los personajes y las situaciones y por lo tanto su película no llega a enganchar ni a transmitir gran cosa. Su puesta en escena no está mal, tiene buenos detalles, pero es demasiado normalucha y sin demasiada personalidad, nada arriesga este hombre y en consecuencia le queda eso: otra película más del montón.

De las actuaciones, a lo dicho ya, añadiría que en los pocos minutos que aparece Vanessa Redgrave les da un repaso al resto del reparto por su porte, por su saber estar ante la cámara y no dejarse llevar por los excesos del resto del reparto (la que hace de madre de la Ryder está para que sea arrollada por una apisonadora) y confecciona un personaje mucho más sólido que otros que disfrutan de más importancia y más minutos. Ella y Whoopi Goldberg son las únicas a las que veo una actuación sólida, el resto o regulares o directamente vomitivos.

Una película de chiflados made in Hollywood o lo que es lo mismo, sin noticias de lo verídico.
Jean Ra
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
23 de diciembre de 2014
25 de 35 usuarios han encontrado esta crítica útil
5 preguntas inquietantes que se me ocurren sobre esta película:

1. Por qué estas muchachas están perfectamente maquilladas todo el tiempo en el manicomio. Si habéis visto la carátula de la película Winona Ryder aparece con unas pestañas postizas realmente impresionantes y un maquillaje labial que roza la perfección técnica. Mi planteamiento es si existen maquilladores profesionales de ese nivel en los psiquiátricos, porque si hace falta volverse una loca, pues se vuelve; pirada pero hecha un pincel.

2. Por qué en este hospital se recetan las pastillas tan alegremente. El cachondeo que tienen montado las locas con las pastillas qué es lo que es. Que si te cambio un valium por dos laxantes y tres diuréticos por cuatro de Prozac. Qué pretende insinuar ese guionista cuando plantea que a Winona Ryder le receten laxantes nada más entrar en el frenopa? Que la Ryder no caga con la frecuencia debida? Pero qué tiene que ver el cagar con la locura. Qué hace un psiquiatra recetando laxantes, por favoooorrrr.

3. Por qué este sitio, más que una clínica psiquiátrica, parece un internado de chicas. Por qué estas muchachas se lo pasan tan bien, y fuman cuanto quieren, y pueden tener mascotas si les peta, y pueden organizar excursiones y follar en sus habitaciones con sus novios cuando vienen a visitarlas. Es que si estos sitios funcionan realmente así yo me pido uno pero que ya, tú.

4. Por qué James Mangold ha metido ahí esa horripilante voz en off comentando las jugadas más interesantes y diciendo chorradas propias de un cutrediario adolescente. Y por qué le dieron el Oscar a Angelina Jolie por este papel. Esto de qué va, de ser la niña del exorcista? Cuanto más cara de loca seas capaz de poner más papeletas llevas?

5. Por qué le han puesto ese absurdo título: Inocencia interrumpida. O en el original, casi peor: Girl, interrupted. Qué inocencia ni qué interrupción ni qué ocho cuartos? Yo tengo una propuesta mucho más adecuada: cuidaoooooo, que estoy muuuuuuu locaaaaaa!

Y la gran pregunta es: James Mangold, dónde hay que apuntarse pa ir a ese psiquiátrico.
Talía666
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 5 10 11 >>
Cancelar
Limpiar
Aplicar
  • Filters & Sorts
    You can change filter options and sorts from here
    arrow