arrow

Ocho apellidos vascos

6,2
46.586
votos
Sinopsis
Rafa (Dani Rovira) es un joven señorito andaluz que no ha tenido que salir jamás de su Sevilla natal para conseguir lo único que le importa en la vida: el fino, la gomina, el Betis y las mujeres. Todo cambia cuando conoce una mujer que se resiste a sus encantos: es Amaia (Clara Lago), una chica vasca. Decidido a conquistarla, se traslada a un pueblo de las Vascongadas, donde se hace pasar por vasco para vencer su resistencia. Adopta ... [+]
Críticas ordenadas por:
<< 1 2 3 4 5 6 10 20 30 73 >>
12 de marzo de 2014
50 de 71 usuarios han encontrado esta crítica útil
Cuando decides rodar una comedia sobre los tópicos que inundan este país debes andarte con cuidado. Puede que la sociedad española, andaluza o vasca estén ya lo suficientemente maduras como para reírse de sí mismas pero quizá no estén tan preparadas para verse representadas en pantalla con un dudoso sentido del humor. Porque cuando en Ocho apellidos vascos se van sucediendo los chistes sobre flequillos, cajeros automáticos y cócteles molotov uno no duda que la cinta pueda herir sensibilidades políticas sino más bien que atente contra el orgullo de dos pueblos que quizá merecían un poquito más de ingenio en los guiones.

Molestarse por la imagen que plasma la película sobre los andaluces o los vascos demostraría muy poca amplitud de miras. En cambio, lo que sí debería indignar, no sólo a los implicados sino a toda la platea, es el pobre tratamiento de la imagen y la falta de nervio en unos gags que se quedan a medio camino. Los primeros minutos de Ocho apellidos vascos, sin ir más lejos, son bochornosos. Tras la tormenta de efectos nada especiales con la que Euskadi da la bienvenida al protagonista pasamos a un plano aéreo de Donostia que parece realizado desde un globo sin rumbo, todo ello sin mencionar los numerosos planos interruptus y la sobreactuación de Clara Lago haciendo de chica dura del norte con un clavel en la cabeza.

Por suerte, la cinta cuenta con los suficientes elementos para salir airosa y provocar la risa del personal, que al fin y al cabo es el objetivo de toda comedia sin pretensiones. Mientras Lago va acomodándose poco a poco al personaje de Amaia, la joven vasca que debe camuflar a su pretendiente sevillano, su compañero de reparto, el cómico Dani Rovira, debuta en la gran pantalla por todo lo alto, llevando con sorprendente soltura casi todo el peso del metraje. El desparpajo que demuestra en sus monólogos lo traslada sin problemas al carismático Rafa/Antxon, personaje que podría catapultarlo a esa escasa lista de cómicos imprescindibles del cine español.

Su cometido no era fácil. Se estrenaba en el cine de la mano de dos pesos pesados como Carmen Machi y Karra Elejalde. La primera, salvo contadas excepciones, parece totalmente desaprovechada por un guión que no le brinda más grandes momentos que el de Anne Igartiburu. Elejalde, en cambio, explota al máximo su oportunidad y satiriza a la perfección el ideal de vasco que la mayoría guardamos en nuestro imaginario. Pese a algún pequeño resbalón, el casting es el gran chaleco salvavidas de Ocho apellidos vascos.

Lástima que el guión de Borja Cobeaga no esté a la altura de los topicazos y que la dirección de Emilio Martínez-Lázaro luzca tan poco entusiasta. Ese final, por ejemplo, merecía más emoción, más espectacularidad y más medios, los que sí supo amortizar Javier Ruiz Caldera en 3 bodas de más, convirtiéndola en la comedia española más ingeniosa de los últimos años. Pero no conviene alarmarse. La maquinaria Mediaset ya se ha puesto en funcionamiento y tan insignificantes fallos quedarán eclipsados por la enorme acogida en taquilla. Al final, sólo importa la cuenta de resultados.
polvidal
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
25 de abril de 2014
36 de 44 usuarios han encontrado esta crítica útil
Me imaginaba lo que iba a encontrar, sí, pero esta bazofia supera lo previsto.
¿Humor? ni inteligente, ni ingenioso, ni nada de nada...incluso si puedes sintonizar con el humor grueso....los Morancos( es un decir...)tienen más gracia. Ningún acercamiento honrado a la idiosincrasia de vascos y andaluces...sino una sucesión de tópicos casposos sin gracia ni originalidad. Ningun comportamiento de los personajes se justifica.
Guión malísimo de una historia endeble, dirigida con desgana, deplorable trabajo actoral ( con alguna contadísima excepción). El cine estaba a rebosar,con la gente riendo histérica... y yo...un sentimiento de que vivimos en una sociedad enferma que consume con agrado este subproducto.Le doy un uno porque el sistema no me deja ponerle un cero. Sé que voy contracorriente pero mi recomendación es: ¡ahorraos la entrada!
Milla
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
20 de mayo de 2014
31 de 34 usuarios han encontrado esta crítica útil
-Ahivalohostia, Txomin, qué montón de gente riéndose!!!
-¿Dónde, Patxi?
-¿No los ves, chiqui? Ahivalaostia, pues. ¡Ahí! Disfrutando de vernos!!
-¿A nosotros?
-¿A quién si no, Txomin?
-Espera, que me pongo la txapela y me pongo con la pelota
-¿Y pa qué, pues?
-Pa todos estos que se ríen, Patxi. Pa tener más gracia.
-Eskarrikasko kakatua abertxandal, ahivalaostia, gorrotxategi, garaigordobil!!!
-Hostia, ha hecho efecto, tío... se escojonan!!!
-Que suene el txistu!!!

Ahora es cuando la sana masa nos dice, (a los dos o tres sabedores que esto del Martínez Lázaro es una mierda pinchada en un palo) que somos unos amargados, unos gilipollas, unos pedantes y unos listillos que van de intelectuales. ¡Qué le vamos a hacer!
Vaya por delante que la película es mala, pero inofensiva. No puede, (ni siquiera), hacer daño de ningún tipo. Algún otro como yo ya habló del bodrio, de su falta de ritmo de comedia, de sus lamentables actores, (siempre sobreactuados para hacer, supuestamente, más gracia, como en todas las comedias televisivas españolas), de su vulgaridad y, en el fondo, apatía vital y ausencia total de reacciones químicas positivas. No, el problema no es la tontuna de la película. El problema, a mi juicio, es su tremendo éxito.
Me limitaré a hacer dos reflexiones al respecto: si desde mañana, en este mi país, todas las fuerzas mediáticas y publicitarias se esforzaran en alabar la tortilla de excrementos caninos, (con el mismo incansable ímpetu con que han alabado "Ocho apellidos vascos", incluso cambiando el signo de la crítica cuando esta era contraria a los intereses del film, como ocurrió en el muy "imparcial" diario "El País"), podéis estar seguros de la tapa que, con vuestro beneplácito, os iban a servir mañana con la "servesita", amigos.
La otra reflexión parte del hecho, innegable, del éxito mismo: muchísimos españoles aplauden un bodrio que trata de una manera rancia y estúpida los tópicos más manidos con que, en el imaginario popular, se suelen diferenciar los distintos países o regiones de España. Para uno que, naturalmente, ha viajado, resulta descorazonador ver la ignorancia supina que gran parte de los españoles, (no necesariamente, ni probablemente, los artífices de la película,), tienen de su propio país, del desprecio que sienten por sus culturas, el desinterés por sus obras de arte, su historia, sus paisajes, sus gentes...incluso por sus "desviaciones", como el fenómeno totalitario de ETA. Este desconocimiento absoluto parte ya de las aulas, donde muchos alumnos no saben situar ¡¡¡Madrid!!! en un mapa, y sé de lo que hablo. Resulta descorazonador porque no estamos en el siglo XXI, ni en la aldea global, ni en nada de eso que nos venden. Nadie que haya recorrido tranquilamente, con espíritu curioso, (con amor incluso, aun a riesgo de ponerme cursi), España, toda España, (y nadie que haya visto buen cine, por supuesto), reirá con esta retrógrada y anti-transgresora cinta. En esa captación masiva de cierto tipo de público radica el único mérito, comercial, de la misma: los productores han sabido olfatear bien el percal que se mueve por la piel de toro. Está claro que no es una película dañina, o perniciosa. Lo malo es el éxito que ha tenido. Me encantaría ver el porcentaje de aprobación por comunidades autónomas. Sospecho que en el sur la disfrutan mucho más.
Conclusión lógica a la vista del acierto: "Nueve apellidos catalanes", que llegará pronto. No os la perdáis.

Crítica muy áspera, pero no puedo permitir que una comedia me aburra tanto.
berenice
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
31 de marzo de 2014
49 de 71 usuarios han encontrado esta crítica útil
Pues eso. Una vez más telecinco con su bombardeo diario en todos sus programas basura de autobombo, vendiendo el producto. Si ya con Lo imposible, uno salía decepcionado, pese a contar con mejores actores extranjeros. Esta vez la comedieta no se sostiene por ningún lado. La próxima generación se reirá de los bobos que fueron a verla, como hoy nos reímos de nuestros padres que iban a ver las payasadas de Paco Martínez Soria o Lina Morgan. Probablemente sea demasiado duro con esta película, que en condiciones normales sería de cuatro o cinco. Pero ver las salas a rebosar en un contexto de gravísima crisis económica y gente con necesidad que hacen un esfuerzo por ir a ver esta película, con el cerebro lavado por el continuo bombardeo en todos los programas de cinco, me hace dale un uno.
Ritterkreuz
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
15 de marzo de 2014
115 de 209 usuarios han encontrado esta crítica útil
Genial, sencillamente genial.
Mi memoria no alcanza a recordar una sala tan llena (con peligro de no haber encontrado asiento), ni tampoco un público tan carcajeante gag tras gag. Y encima una película nacional. Qué orgullo.
Las bromas, un éxito tras otro. Una continuación de tópicos (de vascos y andaluces) bien hilados que funcionan de fábula.
Un gran Dani Rovira y un enorme, enorme Karra Elejalde haciendo de padre vasco de pura cepa.
No os la perdáis si queréis pasar hora y media riendo sin parar.
Fdo: un vasco orgullosísimo de serlo.
telmozarra
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
<< 1 2 3 4 5 6 10 20 30 73 >>
FA en Facebook | FA en Twitter | Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2015 Filmaffinity - Movieaffinity | Todos los derechos reservados