arrow

Bárbara

6,4
2.135
votos
Sinopsis
Alemania Oriental, verano de 1978. Barbara es una doctora que estuvo presa en Berlín Occidental. Cuando sale en libertad, la mandan al hospital de un pueblo de la RDA. Al principio, su estancia allí es una tortura, pues se ve sometida a constantes inspecciones, pero pronto acaba adaptándose gracias a la ayuda del jefe del hospital. Los casos más urgentes que se le presentan son el de una embarazada procedente de un campo de ... [+]
Críticas ordenadas por:
escribe tu crítica ver por títulos
1 2 3 4 5 >>
user-icon Sandro Fiorito   Madrid (España)
Pasable
4 de Abril de 2013
17 de 19 usuarios han encontrado esta crítica útil
La última película de Christian Petzold (“Jerichow“, 2008) comienza ofreciéndonos una sugerente exploración de la hermética personalidad de su protagonista, Bárbara (Nina Hoss), una doctora “castigada” por el régimen socialista de la República Democrática de Alemania a ser trasladada de Berlín a un hospital menor sito en una apartada zona rural. Una reprimenda estatal debido a la intención de marcharse a la Alemania Federal, que la susodicha manifiesta solicitando el permiso de rigor a su país. Todos los esfuerzos de la distante y enigmática protagonista parecen centrarse en una evidente planificación de fuga de la RDA, pese a que la cinta no muestre demasiado detalle acerca de lo citado y prefiera limitarse a reflejarlo en dos forzadas e intrascendentes escenas de no poca duración, que buscan generar misterio en el espectador.

En lo que se refiere a la parte que nos muestra la progresiva pero lenta evolución del personaje de Bárbara nos adentramos en un terreno que además de interesar, fascina por la sólida interpretación de Nina Hoss (“La masai blanca“, 2006), en muchos momentos sexy incluso sin buscarlo, pues su arisco rol contrasta con un atractivo generalizado de su personaje que precisamente capta la atención de André (Ronald Zehrfeld), aquí su compañero y jefe en el hospital, a la par que un tipo visiblemente fascinado por la presencia de Bárbara, a la que trata de acceder, sin prisa pero sin pausa, con gestos amables. Pero poco a poco esta buena baza que tan grata sensación causaba en sus inicios se va difuminando entre varias historias alternativas que surgen, o mejor dicho se insertan con cucharilla, por el camino. Incluso una de ellas pretende ser la que guíe el argumento central, llegando a despistarnos, pues la trama sobre la que todo debería girar es la concerniente a los personajes de Bárbara y André, desde la perspectiva de la evolución de su áspera relación entre ambos, algo que lamentablemente se abandona en favor de otras situaciones.

Son momentos carentes de interés pero ricos en minutos inmerecidos, como el de un personaje que sale de repente y de Dios sabe dónde, que tiene alguna clase de relación con Bárbara y que pretende protagonizar una historia intensa y emocionante según se vislumbra en su envoltorio, pero que se queda en una serie de escenas que no me importan y cuya existencia no logro llegar a comprender. Igual sucede con Mario (Jannik Schümann), otro personaje sacado del cajón de las sorpresas, un paciente acompañado de un rastro de exagerado dramatismo que ni siquiera comienzo a creerme, considerando que la presencia de esta historia inútil no sirve para absolutamente nada: ni para reforzar los matices de los personajes centrales, ni para dar fundamento a la trama. Bueno, para algo sirve: para aburrir y extender un metraje que debiera haberse recortado pese a no ser ésta una película de gran duración (105 min). Puntos que podrían haber ofrecido mucho, como un reflejo más detallado de la opresión socialista en la RDA y el agente interpretado por Rainer Bock (un inquietante personaje con pinta de poder haber dado mucho), se desperdician incomprensiblemente.

Resumiendo: una cinta que arranca bien y ofrece buenas sensaciones pero que se equivoca en la elección de los temas que verdaderamente importan, relegando la historia de André y Bárbara a casi un segundo plano ensombrecido por vacuas subtramas que terminan apoderándose de una desproporcionada cantidad de minutos, para lo poco que aportan. Otra de esas películas que veo removiéndome en la silla, fruto de la incomodidad del momento, y durante las que termino jugando a las batallas de rugidos de tripas con la compañera de al lado (gané yo con un enfurecido sprint final). No estamos ante una mala cinta, puede que incluso sea de interesante visionado, especialmente para los amantes de pequeñas y escondidas historias que se adentran en la psicología de un determinado personaje y los motivos que lo llevan a mostrar esa actitud. Una pena que no hayan sabido centrarse en la historia más importante, la exploración psicológica de la protagonista y el desarrollo de la relación con su compañero médico, y en su lugar hayan querido vender humo desde torpes e innecesarias subtramas. Cuesta mucho soportar el aburridísimo tramo final.
Sandro Fiorito
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
No
  (información)
 
user-icon JK04   Salamanca (España)
Regular
21 de Octubre de 2012
14 de 22 usuarios han encontrado esta crítica útil
Vista esta tarde en la Seminci. No discuto el objetivo final de la película, no discuto la cantidad de pasos que da para conseguirlo (realmente la historia se hace muy aburrida en determinados momentos), no discuto la revindicación histórica de su contenido, ni siquiera las buenas interpretaciones. Discuto dos cosas. El final copiado de Casablanca, que a estas alturas de la historia del cine creo que hay que criticar, y el "latido" de la película. Ni hace pensar demasiado, ni impacta, ni hace sentir lo más mínimo, y un ritmo lento, pesado, aburrido que duerme cualquier ánimo de interés que llevas por verla. Una gran decepción. No todo vale en cine independiente. El cine independiente o te llama la curiosidad, o te impacta, o te hace sentir, o te engancha, o te enseña. Barbara, consigue matar todo esto poco a poco, a fuego lento, para intentar dar una bocanada de aire con un final "ya visto".
JK04
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
No
  (información)
 
user-icon alegar373   Madrid (España)
Notable
3 de Abril de 2013
6 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
Que aún hoy en día sigan haciéndose películas sobre las consecuencias de la Segunda Guerra Mundial es remarcable. Pero más trascendente aún es que, conforme los años pasan, la intensidad de ese momento histórico perdure y se haga más palpable aún en la pantalla que cuando la época se sentía más cercana. El director Christian Petzold aplaca los sentimentalismos fáciles de las películas históricas para plasmar una historia de amor sin música, sin caricias, sin sonrisas, pero con la fuerza inconmensurable del silencio de los pensamientos.

Bárbara vive en la Alemania del Este en los años 80. Es pediatra. Está enamorada de un joven que vive del otro lado del muro. Ha solicitado su salida para irse con él. El castigo: trasladarse a trabajar en un hospital de provincias. Allí, la soledad es lo único que suena más fuerte en su cabeza que los planes para escapar. El silencio lo inunda todo, hasta que conoce a un compañero de trabajo. Será entonces cuando los sentimientos retumben aún más fuerte dentro de ella y sólo el silencio pueda acallarlos. Tendrá que decidir si huir con su pasado o afrontar el presente.

Haciendo así testigo al espectador de una vida introvertida y encarcelada en la supervivencia política y burocrática, la actriz protagonista Nina Hoss (Anonyma – Una mujer en Berlín) carga con el peso de una realidad atormentada mientras convence a todos de que nada importaba, de que nada existía. La opacidad del personaje se vislumbra en escasas ocasiones, con plena libertad para que cada uno la interprete y la sienta a su parecer. Un genial ejercicio de interpretación, enmarcado en una fotografía menos pálida y triste de lo habitual, lo que da ciertos permisos para disfrutarla más.

Toda la cinta se basa en diálogos, la música sólo se permite en dos ocasiones y los sonidos ambiente reflejan frialdad, cotidianidad y un argumento sin carencias, fuerte y autónomo que no necesitaba de adornos. Una experiencia sobre la confianza, el miedo, el amor, las decisiones y la bondad: esas cualidades tan humanas y tan necesarias como conocer a Bárbara.
alegar373
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
No
  (información)
 
user-icon Sinhué   Cáceres (España)
Interesante
22 de Octubre de 2012
9 de 15 usuarios han encontrado esta crítica útil
Si Christian Petzold no hubiera cargado tanto las tintas, o al menos hubiera utilizado otros recursos menos estereotipados, en la supuesta maldad intríseca de los totalitarismos socialistas; no tanto en el desarrollo total si no en momentos puntuales: registros, encarnizamiento de los agentes, vecinos chivatos, campos de trabajo.... su película me hubiera resultado más creíble.
En "La vida de los otros", referente obligado, se puede entender el celo de los vigilantes del régimen, al tratarse de personas con capacidad intelectual e influencia para socavar los cimientos del "atroz sistema", nada que ver con nuestro maravilloso mundo de libertades; pero en "Bárbara" no me creo ese montón de recursos al servicio de la posible disidencia de una médico con un novio del "otro lado", aunque sea una supuesta fuga de talentos (a nuestros gobernantes actuales no les importa en absoluto, por eso gozamos de una vida envidiable).

A pesar de mi perorata anterior, yo no quemo la película que no deja de tener otros interesantes acompañamientos a los que me sumo, el personaje del médico rural, por ejemplo.
Sinhué
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
No
  (información)
 
user-icon Gerard   Barcelona (España)
Mala
28 de Abril de 2013
6 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
Una película objetivamente mala con personajes de imposible empatía, misterios de nulo interés y el aburrimiento como protagonista absoluto de la función, pues está no solo en todas las escenas sino también acabada la tortura que supone el visionado, pues los quilos de aburrimiento, sí, he repetido la palabra pero el recuerdo de la película anula mi vocabulario, son difíciles de desprender. Hay quien dice que toda película se asocia con un momento determinado de tu vida, pues esta sería lo más próximo a un entierro que he vivido jamás como espectador. Lamento la hipérbole y herir la sensibilidad que quien crea que es insultante comparar un entierro con una película, pero quien realmente ama el cine encuentra las más diversas analogías entre vida y cine pues resultan indisociables si radica nuestra pasión en ello, algo de lo que carece en todos los aspectos este insulto al cine, a la vida y el placer.
Gerard
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
No
  (información)
 
1 2 3 4 5 >>
FA en Facebook | FA en Twitter | Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2014 Filmaffinity - Movieaffinity | Todos los derechos reservados