Haz click aquí para copiar la URL

Klute

Intriga. Drama En Nueva York, un hombre ha desaparecido sin dejar rastro. Klute (Donald Sutherland), un policía íntimo amigo suyo, encuentra una pista en las cartas que aquél le escribía a una prostituta llamada Bree (Jane Fonda). Va a verla para interrogarla, y surge entre ellos una apasionada relación amorosa. Mientras Klute prosigue sus investigaciones en los bajos fondos, empiezan a aparecer prostitutas asesinadas; entonces le asalta la sospecha ... [+]
<< 1 2 3 4 5 6 >>
Críticas 28
Críticas ordenadas por utilidad
28 de noviembre de 2009
13 de 17 usuarios han encontrado esta crítica útil
Vigoroso el thriller que el especialista Alan J. Pakula dirigió en 1971, con un tema que podría resultar escabroso pero que resuelve muy elegantemente. El ambiente en el que se sumerge la película es el mundo de la prostitución. Jane Fonda es la prostituta, y Donald Sutherland el detective privado que investiga la extraña desaparición de un amigo suyo y además cliente habitual de Jane Fonda. Ergo, ahí está la película: Donald vigilará a Jane. Muy de cerca, de veras.

El papel de Sutherland, hierático, muy en su sitio y aislado del mundo exterior, contrasta con el de Jane Fonda, una prostituta de aparentemente vida alegre, pero que también tiene sus propias cuitas: querer ser algo más que eso, encontrar un trabajo de modelo, olvidar una vida que no le llena. Pero la habilidad está en no ser maniquea su presentación, porque de buenas a primeras, el personaje de Fonda, sin motivo aparente, "desea cliente", no aparca su oficio, necesita "dosis de su amor". En los tiempos actuales ver eso sería algo impensable en una película oficial, y habría que marcharse a Europa o las buenas películas de cine indie.

La historia de la desaparición del amigo de Sutherland es el punto de partida de la cinta, pero de ninguna manera se convierte en el centro neurálgico de la historia. Qué le interesa y acertadamente a Pakula: la relación de amor-odio entre ellos dos, Donald y Jane, a mitad de camino entre la desconfianza (polis y putas) y la pasión (nocturna) entre ellos dos. En cuanto al resto, pues un macguffin muy bien traído, porque tampoco es que haya mucho misterio en cuanto a quién es el asesino.

Técnicamente, los planos se toman su tiempo, hay regocijo en la presentación pausada de las situaciones, hay escenas que se toman su tiempo, los personajes se miran mucho y bien. Donald Sutherland es un actor que calla muy bien. Y no digamos ya los ojos (heredados) de Jane Fonda.

En definitiva, buena película, buena tensión interior, buenos actores y buena realización (spoiler).
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
cassavetes
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
8 de agosto de 2009
20 de 32 usuarios han encontrado esta crítica útil
Decepción es lo que sentí después de ver esta película, injustificablemente encumbrada, en la que lo único salvable es la presencia del gran Sutherland. La cinta es espesa, lenta, previsible, aburrida...

Las sesiones de psicoanálisis de la protagonista no aportan nada, los diálogos son insubstanciales, la relación romántica entre la chica y el detective, además de previsible, es desangelada, los personajes que deberían dar fuerza a la supuesta intriga del film (desde casi el principio de la historia se prevé quién es el "malo") aparecen fugazmente o son nombrados de pasada, sin quedar muy clara su importancia en la trama. En general no se profundiza en ninguno de los temas que trata, se exponen de una forma muy superficial, no hay nada en esta película que enganche, interese o simplemente entretenga.

Añadir a todo esto la excesiva oscuridad de la cinta.

Infumable...
bigotesdegato
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
25 de mayo de 2023
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
Un hombre desaparece en Pensilvania. Como la policía no consigue resultados un amigo detective, Klute (Sutherland), se encarga del caso. La única pista sólida es una carta que el desaparecido tenía en su despacho dirigida a Bree Daniels (Fonda), una puta cara de Nueva York. Y allí se va Klute.
Interesante cinta de detectives con su parte de intriga, terror (los timbrazos del teléfono se las traen), misterio e incluso de introspección psicoanalítica. Impagables las escenas de las conversaciones de Bree con una psiquiatra siempre muda, nada que ver con Woddy Allen en su sesión de autoanálisis en "Desmontando a Harry".
Buen guion, si, pero desarrollo demasiado premioso, frío, sin ritmo, con escasos momentos de verdadera tensión dramática.
Ni siquiera vemos nunca a Klute como un auténtico detective, ni a Bree como verdadera puta. Siendo dos grandes actores que hacen una excelente interpretación, no terminamos de verlos en los papeles que les encomiendan.
Es una obra interesante, pero tal vez demasiado ambiciosa en sus objetivos. Se queda a mitad de camino en algunas cosas. Por ejemplo sacar a última hora prácticamente de la nada al culpable, o situar el desenlace en un lugar al que no sabemos como llegan los personajes.
Película recomendable pese a todo por el buen análisis de los dos personajes centrales, la excelente ambientación que muestra el mundo de la prostitución neoyorquina de lujo o por señalar los nuevos caminos que emprendía el cine negro americano en los 70.
Lafuente Estefanía
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
25 de febrero de 2017
4 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
Para el detective John Klute, la prostituta de New York, Bree Daniels, es la pieza clave mediante la cual cree que podrá llegar hasta Tom Gruneman, el ingeniero amigo suyo que se encuentra desaparecido. Muchas preguntas surgen en torno a Gruneman, y con el respaldo de su linda esposa Holly y de su socio Peter Cable, Klute luce dispuesto a conocer todas las respuestas.

Estamos ante un interesante thriller de busca y encuentra, que no tardará en comenzar a desvelarse… pero, más allá de esto, hay una historia de amor y una cálida aproximación a dos personajes de los que solemos imaginar de cierta manera, y quizás tengamos la oportunidad de comprender que, ojos se ven, pero almas no.

Alan J. Pakula, tuvo aquí su segunda experiencia como director, y seguramente impregnado de los magníficos filmes que años atrás produjo (“Fear strikes out”, “To kill a mockingbird”, “Love with the proper stranger” …), quiso también centrar su historia, principalmente, en el estudio de caracteres humanos y doy fe de que lo logra a plenitud, siendo el personaje de Bree una magnífica exploración del alma de una prostituta.

Bree, es un nombre que puede derivarse de Breeze, palabra inglesa que alude a un soplo (en este caso, la chica que “sopla”, delata o confiesa), pero también se refiere a brisa, ese delicioso y refrescante viento que nos alivia de los momentos de fuerte calor. Y si sabe verse, Bree la prostituta-actriz (¿habrá alguna que no sea actriz?), la chica astuta que pareciera interesada, únicamente, en sacarle a sus clientes la mayor cantidad de dinero posible en el menor tiempo posible, nos va a permitir sentir que también puede ser la más suave brisa cuando un hombre sabe llegarle al alma con la suerte de comportamientos y detalles que toda mujer anhela.

Paso a paso, si eres capaz de aceptar que estás ante una historia de Amor y que el thriller es casi un señuelo, te vas a sentir deliciosamente retroalimentado con una estructurada clase de comportamiento humano de las que no suelen verse todos los días. Y vas a ver, como buscando a un hombre se puede encontrar a una mujer, porque, los opuestos se atraen cuando descubren aquella especial clase de hilos que unen para siempre.

Jane Fonda -merecida ganadora del premio Oscar a Mejor Actriz- consigue encariñarnos con un personaje muy ricamente matizado, el cual carga con el bien y el mal en cantidades que, poco a poco, van inclinando la balanza hacia un definido costado. Mientras que, Donald Sutherland, es el detective de estructurado carácter que también conserva esos rasgos humanos que, quizás, lo distingan del montón.

Así, “KLUTE”, nada en intrigantes aguas donde se descubrirá que, en mayor o menor nivel, la doble personalidad es un problema de uno, y al mismo tiempo de todos… pero, a unos servirá para crecer y trascender como seres humanos... y otros se hundirán en el cieno de la existencia.

Se consolida aquí, un director que después corroboraría que, su talento, no era una brisa pasajera.

Título para Latinoamérica: EL PASADO ME CONDENA
Luis Guillermo Cardona
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
29 de enero de 2021
3 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
Drama policíaco bastante realista y que ya entona la intencionalidad de su director que seguiría un patrón aún más complejo y en un sentido más político, en otras películas posteriores como “El Último Testigo” (The Parallax View, 1974) o la sobresaliente “Todos los Hombres del Presidente” (All the President´s Men, 1976).

Alan J. Pakula unió a gélido Donald Sutherland y una inspirada Jane Fonda en ésta historia que gira entorno a una entramada intriga sobre la desaparición de un hombre, y el amigo policía que decide investigar su pista siguiendo los pasos de una prostituta de la que era cliente. Así Klute, como se llama el agente, investiga y sigue las grabaciones y confesiones de la chica, por lo que la película adquiere un tono bastante voyeur pero tampoco se deja caer por los sentimentalismos y romances que se deberían producir en la pareja protagonista (podría considerarse un “pretty woman” policíaco pero algo más frívolo) y se deja llevar por la trama en la que lentamente se va desvelando hasta un inesperado final.

Un film diferente dentro de su género y algo intimista que remueve en los recovecos y las confesiones del personaje que interpreta Jane Fonda en uno de sus mejores papeles y que en esa época ésta inmersa en un encendido activismo derivado de su pacifismo y su lucha contra la intervención norteamericana en la guerra del Vietnam.
Natxo Borràs
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
<< 1 2 3 4 5 6 >>
Cancelar
Limpiar
Aplicar
  • Filters & Sorts
    You can change filter options and sorts from here
    arrow