Haz click aquí para copiar la URL

Propiedad condenada

Drama En la época de la Gran Depresión, la crítica situación de Dodson (Mississippi) empeora con la llegada de Owen Legate (Robert Redford), un funcionario del ferrocarril cuya misión es despedir a gran parte de los empleados locales. Alva Starr (Natalie Wood) es una joven guapa y coqueta, con muchos planes y ningún sitio a donde ir... hasta que Legate aparece en su vida. Su aventura sentimental enfurece a la distante y despreocupada madre de ... [+]
<< 1 2 3 4 >>
Críticas 16
Críticas ordenadas por utilidad
22 de abril de 2010
6 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
Entretenido drama romántico, basado en un escrito de, nada menos, Tennesse Williams. Con esto ya se puede atisbar hacia dónde irán los tiros y cuál será el clímax de la obra.
Una película bien hecha en el sentido formal, con una impresionante fotografía en color a cargo de James Wong Howe, y la canción "El tren de los sueños", que se hizo famosa y todavía se recuerda (hacía mucho tiempo que no la oía y al hacerlo fue como siempre la estuviera tarareando todos los días).
Sin embargo, y a pesar de la bondad de las interpretaciones, sobre todo de las féminas Natalie (Wood y Kate Reid, ambas soberbias), la película se resiente de un empleo creo que excesivo de la elipsis, cosa que rechina mucho en su final, un final para mi gusto decepcionante, no porque acabe bien o mal, sino porque se narra a groso modo lo que ocurrió después de lo que vemos, pero de forma rápida y sin emoción. Y esto creo que es un fallo pues la historia es emotiva hasta el grado máximo, viéndose toda clase de sentimientos humanos como el amor, el cariño, el respeto por uno mismo/a, la lucha por la consecución de los sueños personales por muy adversas que sean las circunstancias...y otros similares que denotan la personalidad y alma del ser humano.
Y es que, a pesar de su impecable factura en la ambientación, quedándose muy bien reflejado la dura época en la que se desarrollan los acontecimientos, con el receso económico de la nación, que tantas miserias causó en Los Estados Unidos, el espectador no puede sino sentir, al final, una sensación de vacío.
Y es que aunque se trate de una película muy triste, podría haber derivado en una gran película como por ejemplo "Esplendor en la hierba". Sin embargo, Pollack no encuentra ese grado de cercanía hacia el corazón del espectador, dejando a este a su suerte en el epílogo, aunque es bien cierto que hasta entonces uno/a está en vilo esperando cómo finalizará la historia de amor de los protagonistas.
Una lástima, pero creo que simplemente se queda en una película estimable, pero fallida, al no conseguir el beneplácito emocional total del espectador, cuando tenía todas las cartas para ello. Pero está bien.
Ignacio Larrea
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
6 de enero de 2016
5 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
El Sur, bellas palabras y sueños rotos, la literatura como forma desesperada de apartar la fealdad y transformar la realidad*, la sordidez acechando con grosería en cada esquina, mujeres manipuladoras y heroicas, hombres egoístas y planos, derrotas, fracasos, poéticos monólogos... Sí, es otra más de Tennessee Williams, está su firma, marca o rúbrica. Esta vez le adapta un bisoño Pollack y le interpretan el macho man Redford (siempre con el pelo en su sitio, caigan chuzos de punta, y regalando posturitas de yo controlo, mucho) y la pícara jacarandosa Natalie Wood (muy guapa, muy zascandila y muy entregada al papel; pone toda la carne en el asador; ella es la salerosa salsera niña que aliña al seco bello de Don Roberto, nada menos).
En terreno conocido y se ve bien. La trama es obvia y demasiado explícita. Incluso repetitiva. Lo que no tiene claro es a qué cojones atenerse. Si tirar por la calle de en medio y lanzarse tumba abierta al melodramón desaforado y a la tragedia espantosa o si ir con más calma y tiento, tomarse su tiempo y desgranar la historia con más dulzura, relajo y sosiego. Entre la enormidad y crujir de dientes o la calma chicha de pueblo soleado donde nunca pasa nada y gracias.
Me gusta la estructura. El prólogo y el epílogo, especialmente, en los que la muchachita solitaria encuentra una oreja fresca con la que poder desahogarse. También aprecio la idea general y me rindo a la pizpireta Natalia/Natasha (judía rusa de origen era la preciosa mujercita), aunque su personaje suene mucho a otros (una Blanche DuBois al principio de su vida, antes del derrumbe definitivo). Pero su indefinición lacrimosa y su tendencia imparable hacia el disparate histérico no me convencen ni mucho menos.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Ferdydurke
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
2 de mayo de 2013
4 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
Otro título más de Sydney Pollack con su actor fetiche, Robert Redford, cuya colaboración más recordada quizás sea “Memorias de África” (1985).

La película se ambienta en la Gran Depresión y refleja los problemas que la ocasionaron. Owen (Robert Redford) es un funcionario encargado de despedir a gente que trabaja en el ferrocarril, lo que hace que no sea bienvenido a la pequeña localidad de Dodson. A pesar de ello, conoce a Alva (Natalie Wood), una chica aburrida de su vida y deseosa de ver mundo. Se establece entre ellos una relación que no acaba de ser aprobada por la madre de Alva (Kate Reid), pues desea que se case con un terrateniente viejo pero ricachón para que no le falte de nada.

Pollack construye el relato aprovechando la química existente entre los dos actores, lo que hace incrementar el drama de su complicada relación, más difícil si cabe metiéndose la madre de Alva de por medio. Owen tiene un trabajo que acapara las iras de la gente, pero Alva es caprichosa y lo único que le importa es huir con él. Su inocencia le hace soñar despierta y ve una realidad muy diferente a la que todo el mundo vive en Dodson, algo que Pollack refleja muy claramente en la escena de la vieja cabina de tren.

El guión de Francis Ford Coppola se inspira en una obra de Tennessee Williams, autor muy adaptado en la industria hollywoodiense. La trama se desarrolla con buen ritmo, resultando un drama interesante y bien construido, rodado con pulso y con escenas para recordar, como la ya comentada cabina de tren abandonada, o la cancioncilla que canta Mary Badham sobre las vías del tren al comienzo.

La interpretación de Natalie Wood es la más destacada del reparto, con su belleza encandiladora y su explosivo atractivo. El filme también cuenta con Charles Bronson en un papel bastante escaso pero con mucho potencial, a mi entender desaprovechado por Pollack. Con algo más de protagonismo, quizás se hubiera conseguido más tensión dramática con un duelo Bronson-Redford. Pollack también falla un tanto en el precipitado final, dejando algún que otro cabo suelto.

Para incondicionales de los dramas de Tennessee Williams.
Richy
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
5 de enero de 2015
4 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
En tiempos de la Depresión americana, una belleza sureña se enamora de un funcionario del ferrocarril que ha llegado al pueblo para despedir a un gran número de empleados.

El segundo film de Sidney Pollack se inspira en una pieza teatral de Tennessee Williams. Un melodrama construido sobre metáforas, que supuso el primer trabajo del actor Robert Redford a las órdenes del realizador. Asimismo cabe destacar a la estrella Natalie Wood como la deseada protagonista y la siempre excelente fotografía de James Wong Howe.



"Wish me a rainbow..."
CINECLUB
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
25 de octubre de 2007
11 de 19 usuarios han encontrado esta crítica útil
Primera colaboración y quizás la menos recordada. Aunque aquí el peso de la historia lo acarrea una buena Natalie Wood. Me gustó en líneas generales. Las pasiones entre los protagonistas en un momento y lugar complicado para ambos, es atractiva. La ambientación y desesperación de los trabajadores ante la crisis que se avecina está muy lograda, así como la vida y relación de madre e hija. Buena adaptación del texto de Tenessee Williams, que evidentemente es bueno.
Lo mejor: La recreación del lugar y su contexto, ambos protagonistas y Kate Reid.
Lo peor: Charles Bronson sin armas de fuego.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Feldon
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
<< 1 2 3 4 >>
Cancelar
Limpiar
Aplicar
  • Filters & Sorts
    You can change filter options and sorts from here
    arrow