arrow

Larry Crowne, nunca es tarde

4,8
6.048
votos
Sinopsis
Tras ser despedido de su trabajo, Larry Crowne (Tom Hanks), un hombre de mediana edad, quiere darle un nuevo rumbo a su vida. A pesar de tener graves deudas, decide volver a estudiar y se matricula en la Universidad. Allí conoce a Mercedes Tainot (Julia Roberts), una atractiva profesora de la que se enamora. (FILMAFFINITY)
Críticas ordenadas por:
1 2 3 4 5 6 10 >>
16 de noviembre de 2011
18 de 22 usuarios han encontrado esta crítica útil
Han pasado 24 horas de haber presenciado Larry Crowne y aún no le encuentro explicación.
¿Quisieron hacer eso o salió sin querer?
Quizá mi frustración tenga que ver con que supe desde antes de verla para dónde rumbeaba la historia.
Sabía que Julia Roberts no me ofrecía la mínima garantía de película decente. Tenía mis dudas con Tom Hanks, que alterna obras maestras con films de cabotaje.
Sabía íntimamente que podía ser una pérdida de tiempo, aunque algunas críticas interesantes me la habían vendido como "buena".

Me decidí finalmente a ver Larry Crowne, un film que comete errores a raudales, que se equivoca y se vuelve a equivocar, que nunca hace pie en ninguna categoría.
Propuesta como una comedia romántica, apenas hace sonreír en alguna secuencia. El romance es bastante liviano también. No es ni una película seria, ni una bizarreada, y lo peor es que la propia película no lo tiene claro.

Algo de un hombre que se queda sin empleo por no tener un título y que decide volver a estudiar en plena adultez. Su profesora, frustrada, lo toma como su escape de la rutina. Se supone que se enamoran, o algo así, hacen algunos chistes (eso creo) y no pasa nada más.
No hay profundidad en las personalidades de los protagonistas y las escenas de pasión son lo más divertido del film (aunque no sea su intensión). Los personajes secundarios son meros adornos con líneas básicas interviniendo lo mínimo e indispensable.

En resumen, una historia sin pies ni cabeza, sin practicamente nada que contar, con actuaciones infantiles, que no hace ni reir ni llorar.
Una pérdida de tiempo para mí, pero posiblemente también para ellos.

¿Había necesidad de hacer esta película?
Serginhio
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
2 de noviembre de 2011
15 de 17 usuarios han encontrado esta crítica útil
Larry Crowne propone un menaje vital más que suscribible: un hombre deshechado por el sistema laboral y el financiero, en lugar de deprimirse y hundirse, se propone reconstruirse y dar un giro total a su vida a través de la formación. Lógicamente, en el esquema de Hollywood, en el camino encontrará el amor. Estamos ante una película coyuntural, creada para un momento social muy concreto (éste), en el que hay cientos de miles de espectadores que se pueden identificar con diferentes aspectos vitales del protagonista. A la manera del maestro Frank Capra, se nos presenta a un tipo cualquiera y se nos muestra que es posible, que el individuo puede cambiar el mundo y que la sociedad lo arropa si él da el primer paso. Pero donde Frank Capra desbordaba emoción, Tom Hanks solo consigue una sonrisa de cierta complicidad, donde Capra transmitía entusiasmo, Hanks solo consigue leve ensoñación, y donde Capra agitaba el corazón, Hanks no consigue nada. La película se queda a años luz de aquellos referentes tanto en construcción como en guión (pocos diálogos reseñables, muy poco conseguidos los monólogos).
Si ahora nos va a dar por hacer un "cineparasalirdelacrisis" es mejor que lo hagamos bien y, sinceramente, no creo que sea en Hanks donde vayamos a encontrar el referente; el actor está muy lejos del que fue, su estirada cara le ha separado de su público y su mayor valor, su simpatía y proximidad, se ha ido perdiendo en una madurez mal asumida.
Sin embargo, la película tiene como aspecto positivo un espíritu optimista, como decía otro usuario de "buen rollito", que ayuda a que sea más digerible y que hasta se vea con cierto agrado. Los papeles femeninos ayudan mucho a ello (encantadora la frescura de Gugu Mbatha-Raw en el papel de Talía) con una madura Roberts que, si bien no está ante el papel de su vida, sabe imprimirle su sello personal.
Por cierto, que "bueno" es el paso del tiempo; en su juventud Hanks ni hubiera soñado en conquistar a Julia Roberts en una película... pero la madure lo iguala todo.
Migatoyyo
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
14 de septiembre de 2011
20 de 32 usuarios han encontrado esta crítica útil
Tal vez la pequeña decepción en taquilla de “Larry Crowne” haga replantearse ciertos aspectos salariales del star-system. ¿Merece ya la pena contratar a ‘primeras’ figuras para que no te garanticen ni un mínimo de ganancias en el box office pese a ser ellas mismas las que se contraten? John Waters comentaba en una reciente entrevista a un periódico español que el mal gusto en EEUU era ya una tendencia habitual de los grandes presupuestos y la televisión, forzándolo demasiado sin tener la gracia de la naturaleza innata. El mal gusto fingido e impostado queda hasta peor que un pedo sampleado. Y “Larry Crowne” sorprende en ese aspecto porque apuesta por ser una comedia blanca, volviendo a la simpatía hacía los personajes para construir la comedia. Pero esa simpatía florece a ratos y poco más. Le falta mala leche que no mal gusto.

¿El mensaje? La crisis te hará vivir… El mundo de la crisis financiera, del despido exprés y reestructuración, de la titulitis también existe en EEUU y parece que esa ubicación como propuesta del propio argumento podría desembocar en:

a) Tom Hanks se mete al porno amateur y se prostituye en la universidad como madurito interesante. Su culito prieto en esos calzones vintage blancos prometía más.

b) Tom Hanks se convierte en “Virgen a los 40” (¿ó 50 para no plagiar?). En vez de figuras friquis con precinto llegan vinilos vendidos en eBay (siempre salva al buen friqui) y una buena educación. Sí, Hanks no es virgen pero lo finge (para dar pena) hasta que le descubren… e intentan desvirgarle por donde sí seguía estando virgen.

c) Una versión blanda de “Community” con chateo por móvil a lo “SMS - Sin miedo a soñar” sin ningún personaje ni diálogo memorable ni ninguna referencia pop televisiva.

Como “Larry Crowne” habla de renovarse o morir y está protagonizada por un mojigato que ya no quiere hacer locuras en la comedia como hiciera antaño se decanta por la opción c), de c)alzoncillo con algo c)orto dentro. Y así llegamos a Julia Roberts, otra a la que se le queda c)orta ya su carrera, que no quiere un blogger sino un chico de A+ (aunque lo mismo tenga que usar Viagra). Larry quiere aprender y el empeño hace que uno aprenda, aunque Tom Hanks no tome nota pese haber fichado a la guionista de “Mi gran boda griega”.
A la película le falta ese ingrediente y especie de la nouvelle cuisine y no es otro que el método Apatow o la post-comedia. Y no hace falta ni estudiar economía ni ser Tom Hanks, ni mucho menos ser Julia Roberts y ponerse casco (y hasta el casco) para subir una moto llamada entretenimiento.
Maldito Bastardo
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
23 de mayo de 2012
11 de 15 usuarios han encontrado esta crítica útil
Cuando un actor interpreta a un homosexual, la gente no piensa que lo sea en realidad, a no ser que lo interprete de forma recurrente, como en el caso de Rupert Everett, que resulta que sí lo es.

Tom Hanks escribe, produce, protagoniza y dirige esta subnormalidad, y se queda tan pancho.
Este actor, que tan célebre se ha hecho gracias a una carrera repleta de personajes borderline, tales como hombres de 30 años con mentalidad de adolescente, gumps, tontos atrapados en aeropuertos, moribundos de pega engañados para que se arrojen a volcanes… en fin, lumbreras de todo tipo, deja definitivamente claro que, como en el caso de Rupert Everett, cuando el río suena, agua lleva.

Aguanté media hora aproximadamente, durante la cual no dejaba de pensar en que ésta es la típica película que te cascan en los trenes. Yo, que ya no viajo por culpa de la crisis, precisamente, me juego una mano a que este magno título se maneja en los catálogos de Renfe. En el tren me las trago porque es un sitio donde no consigo dormirme y si leo mucho rato seguido me mareo, pero en casa… ¿qué necesidad?
VALDEMAR
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
3 de octubre de 2011
8 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil
El fracaso de crítica y público de Larry Crowne en USA es la última muestra de que allí no están para muchas tonterías con la crisis. Y eso que las intenciones de Tom Hanks con esta cinta eran buenas; simplemente, emular lo mismo que hacía Frank Capra en la Gran Depresión de los ’30 en sus films con Gary Cooper o James Stewart: mostrar las bondades de la gente de a pie en Estados Unidos e insuflarles esperanza en unos tiempos duros.

Larry Crowne -Tom Hanks-, un hombre optimista y buena persona, se queda sin empleo y decide apuntarse a la universidad comunitaria para ocupar el tiempo y completar su formación. Allí conocerá a un grupo humano formidable y comenzará a sentirse atraído por su profesora -Julia Roberts-, una mujer estancada en su propia vida y aburrida de su matrimonio con un escritor fracasado -Bryan Cranston, el de Breaking Bad-.

Sin duda que Tom quería aportar aquí su granito de arena contra la crisis y paliar el decaído estado de ánimo de sus espectadores, ofreciéndoles un cuento de hadas bienintencionado en el que todo el mundo es amable y se ayuda, los moteros van en scooter, es fácil entrar en la universidad y encontrar trabajo para un cincuentón, y hasta Teddy Bautista nos habría caído bien si hubiera aparecido por allí. Y es que ese es el problema principal de Larry Crowne: que transmite tan buen rollo y pinta una realidad tan de color de rosa para sus personajes que acaba resultando más increíble que una muerte a pellizcos. La situación actual es mucho más dura y dramática, y probablemente el fracaso del film se deba a que a la gente de USA no le ha gustado nada que unos actores que ganan 20 millones de dólares por película se disfracen de pobres en una historia edulcorada para decirles que se puede ser feliz a pesar de perder el trabajo y la casa.

Sin embargo, hay que reconocer que Tom Hanks, en su faceta de director, productor, co-guionista y actor, domina las claves del cine comercial y logra hacer de esta Larry Crowne un entretenimiento que se deja ver, con un mensaje positivo que parece sincero y que, probablemente, no habría sufrido una reacción tan hostil con otra coyuntura económica más desahogada en el mundo. Destaquemos así mismo, la luminosa presencia en su reparto de la joven Gugu Mbatha-Raw, un nombre a retener… aunque eso suponga un esfuerzo tan agotador como el de acordarse de los de Adewale Akinnuoye-Agbaje -el señor Eko de Perdidos-, Shohreh Aghdashloo -24, Casa de arena y niebla- o del de mi favorito: Apichatpong Weerasethakul -Uncle Boonmee-.
daci
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 5 6 10 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2017 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados