arrow
Haz click aquí para copiar la URL

El bar

5,7
27.426
votos
Sinopsis
9:00 horas. Un grupo de personas absolutamente heterogéneo desayuna en un bar en el centro de Madrid. Uno de ellos tiene prisa; al salir por la puerta recibe un disparo en la cabeza. Nadie se atreve a socorrerle. Están atrapados. (FILMAFFINITY)
Críticas ordenadas por:
1 2 3 4 10 20 37 >>
25 de marzo de 2017
217 de 276 usuarios han encontrado esta crítica útil
Alex de la Iglesia ha rematado mal otra película. Y ya van... demasiadas. Son demasiadas decepciones con planteamientos brillantes, con una dirección impecable, con un gran sentido visual, con buena dirección de actores, buena producción, buena fotografía... pero mal rematadas. Y la verdad es que empiezo ya a cansarme; hasta ahora consideraba a este director uno de los más interesantes del panorama nacional, capaz de recrear unos mundos muy particulares con una visión del cine-espectáculo que pocos realizadores en España tienen; incluso casi le perdonaba los fallos garrafales de (casi) todas sus películas. Pero esto es que ya pasa de castaño oscuro: bueno está caer en el desmadre, en el desfase, en el delirio... pero por mucho que se tuerzan las cosas, hay que mantener una cierta coherencia. Porque no todo vale, no todos los recursos se pueden (ni se deben) utilizar sencillamente porque "queda bonito". Pensaba que la vuelta de Guerricaechevarría -su guionista habitual- iba a ser más fructífera, pero al final, ha servido de poco, porque Alex de la Iglesia ha seguido haciéndolo: ha rematado muy mal su última película, haciendo que vaya paulatinamente degenerándose hasta llegar a un completo sinsentido.

Sobre el papel, el planteamiento es quizás de los mejores en toda la filmografía de este director vasco: un bar a las nueve de la mañana, con un público variopinto, alguien que entra desesperadamente en el cuarto de baño... y a partir de entonces al primero que sale le pegan un tiro que le vuelan los sesos. Y al segundo igual, de manera que nadie, absolutamente nadie, puede salir de allí... ¿qué ha pasado? Esta premisa que parece sacada entre una reflexión social kafkiana y la innegable referencia Buñuelista a "El Ángel Exterminador" podría haber sido muchísimo mejor aprovechada, pero al final se dedica a incluir una serie de referencias tan particulares (y que tantas veces ha repetido) que llegan a cansar. Las referencias bíblicas, los personajes extremos, sucios, gritones, esperpénticos, la desaforada crítica social... son elementos demasiado vistos en su filmografía, que en particular en esta historia no tendrían por qué tener tanta presencia, sobre todo por el grasiento, sucio y desagradable "tour de force" que realiza el personaje de Jaime Ordóñez, tan en el extremo -un sin techo iluminado que ametralla con frases bíblicas sin venir a cuento cualquier secuencia, o que suelta una carcajada grotesca sin venir a cuento en los momentos de mayor tensión- que llega a cansar.

Otro elemento argumental que también es llevado al extremo y que termina por cansar es la grandilocuencia de determinadas frases con un formato visual que las hace supuestamente trascendentales en el guión: momentos en los que parece que se dice algo importantísimo en el que la cámara se acerca, atrona la banda sonora y en contrapicado (engrandeciendo al personaje) alguien suelta un diálogo lapidario. Vale, una vez está bien. Con un personaje, o incluso con dos (ahí tenemos referencias acertadas en "El Día de la Bestia" o en "La Comunidad"...) pero aquí es algo que pasa cada cinco minutos. Y claro, a la tercera o cuarta vez que sucede, ya no solo es que no tenga gracia, sino que sencillamente no vale para nada. Perdón, si que sirve para algo: para darnos cuenta que el recurso está mal utilizado.

El feísmo con el que a Alex de la Iglesia le gusta impregnar -literalmente- sus películas, a base de embadurnar a sus personajes de grasa, suciedad, sangre, y todo tipo de porquerías a sus personajes, está más presente que nunca y tenemos tiempo sobrado de ver a los protagonistas de la historia embarrarse hasta las trancas. El problema es que enmerdar tan profundamente a los personajes -aparte de argumentalmente...- tampoco es que sirva para mucho, resulta innecesario salvo por mostrar la "naturaleza sucia" de la sociedad. Aunque eso ya queda lo suficientemente claro desde el principio así que ¿por qué insistir de manera tan gruesa sobre lo mismo? Eso por no citar muchas incoherencias argumentales (esto es, sentar las bases de lo que van a hacer los personajes con total probabilidad, y luego saltarse a la torera todos esos "pactos con el espectador") que hacen restarle mucha credibilidad a la historia.

Desde luego, no era un fácil envite meter en un sitio cerrado a diez personajes y observar en plan laboratorio cuál es su evolución ante un acontecimiento por menos que preocupante. Y aún más difícil si se quiere mezclar (como se hace en toda su filmografía) terror, humor, crítica social, y suspense. Está claro que aunque "El Bar" está ejemplarmente dirigida, dominando un lenguaje visual que ya lo quisieran muchos realizadores no ya españoles, sino de cualquier punto del mundo, dista mucho de ser una buena película y a partir de los primeros treinta minutos en los que vemos el planteamiento de la historia (y que por cierto, también vemos en el tráiler) el interés va decayendo paulatinamente, quedándose siempre a medias, aburriendo y lo que es peor, fallando en un desenlace que parece estar puesto sencillamente porque tocaba acabar la película. Otro remate fallido.
Federico_Casado
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
27 de marzo de 2017
112 de 127 usuarios han encontrado esta crítica útil
Mucho me temo que esta crítica ya la hice. Si Álex se repite con recurrente contumacia, yo solo le imito. A mismas películas parecidos comentarios. Uno tiene un par de ideas, y exagero, que medio trata de disimular y más bien no. Se acaba notando la falta de variedad, la insistencia, el recochineo, la pesadez y escasez de ingenio, para qué hablar más, la total falta de originalidad. Y yo lo confieso. Ahora espero el perdón y la penitencia. Ya me contaréis.
Mientras tanto, a todo aquel que me haya leído en otras ocasiones (esa inmensa mayoría silenciosa, como zombis a punto de arrancar) con suma atención y ahora note el fallo, le pido disculpas, no volverá a pasar, nunca jamás.
Vamos... Lo hemos dicho siempre y a las pruebas no remitimos. Álex, nuestro querido y tan prolífico director de cine ya no tan joven, es un autor, cojonudo, un verdadero hacedor.
¿Por qué? Por dos razones fundamentales: por su innegociable y machacona visión del mundo, la tiene y no la cambia; y por su estilo engolfado, libre, desmañado, ese humor negro y ese carnaval esperpéntico contado con la ingenuidad de un adolescente y el ímpetu de un joven sin cansar.
Y "El bar" lo vuelve a confirmar. Desde todo punto de vista.
- Tesis. "Somos unas ratas. El resto es mentira", dice el profeta tan fibroso, justiciero y charlatán. En esas estamos. Peores que las ratas. Más retorcidos, miserables y ruines. Igual de sucios y mugrientos. Solo hace falta quitarnos la primera capa del barniz de la civilización y las buenas maneras para encontrar, de sopetón, a nuestra verdadera esencia, un egoísmo pulverizador, una estupidez atorrante, una pequeñez galopante. Tratamos de vivir cara al sol (que diría, por ejemplo, el ínclito en su día y ahora más olvidado Sánchez Mazas, a pesar de "Soldados de Salamina") y respirando aire puro, pero nuestro lugar está en el subsuelo, entre la mierda y las cucarachas.
- Estilo. Confirma la máxima de su cine. Su caducidad supersónica, antes de empezar ya se está desintegrando. cayéndose a cachos de incoherencia y falta de sentido. Suelen comenzar bien estos experimentos del Profesor Bacterio, avanzan con garbo y buenas hechuras, pero casi siempre hay un momento, un clic, un chisporroteo o pequeña explosión que provoca la caída de todo el edificio cinematográfico, la voladura destruye la historia y nos quedamos con las cenizas y las ruinas. Si aquí, en este bar madrileño, había un prólogo, tres actos (bar, sótano y alcantarilla, los pasos rituales del inevitable y desolador descenso a los infiernos) y un epílogo, diría que llega bien hasta el segundo tramo, es a partir de ese instante difuso cuando se empiezan a acumular las inconsistencias, insensateces y suma de delirios chapuceros, y ya, pobre espectador, te da todo un poco igual. Hasta llegar al final.
- Resumen: Vivimos en un mundo en el que los poderes públicos (los medios, el estado, las fuerzas de seguridad, los que mandan o dirigen) son el horror. Rodeados de un azar caprichoso y cruel (el virus del demonio en este caso, el que sea), y entre seres humanos abyectos y ridículos. ¿Qué se puede hacer? Luchar, perseverar, mantener cierta pureza, honradez o bondad. Y ya verás.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Ferdydurke
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
10 de abril de 2017
80 de 100 usuarios han encontrado esta crítica útil
Creo que en general os fans de Alex de la Iglesia (o los que en su día lo fuimos) hemos recibido otro duro golpe, y las decepciones se van acumulando. Con cada una de las últimas películas de Alex de la Iglesia, me ha sucedido exactamente lo mismo:

1.Voy al cine ilusionada, pensando, esta vez sí, esta Alex vez va a estar a la altura de su propio listón, estoy segura de que a la cuarta (o quinta, o sexta) va a ser la vencida.
2.Empieza la película, y como siempre, el arranque es magnífico, brillante. Me encanta la manera que tiene de introducir al elenco de personajes: la pija buscando su cita de Tindr, el mendigo místico, el hipster con su Ipad. Me froto las manos pensando en el buen rato que tengo por delante.
3.Arranque de la acción: dos personas mueren cuando intentan salir del bar. Sus cuerpos desaparecen. No se sabe qué pasa. No sale en las noticias. Bien! Me encanta el estilo 10 negritos, estoy segura de que Alex le sacará partido.
4. La acción se va desarrollando, pero cada vez con menos brío. El hispter esconde una mochila sin que se sepa bien por qué. Bueno, le daremos una última oportunidad, estoy segura de que Alex lo enderezará. Terele y Carmen están graciosas, pero no tanto como se espera de ellas.
5. Las escenas empiezan a ser cada vez más grotescas. Dan ganas de asesinar al mendigo, tengo la sensación de que es el personaje más asqueroso que haya sido jamás filmado. Me pregunto si Alex cree que es absolutamente necesario torturar de esta manera al espectador.
6. La acción continua, el caos crece, pero la tensión argumental cae en picado. Se dejan demasiados cabos sueltos, la trama se apoya demasiado en conjeturas. Los razonamientos de los personajes no son nada sólidos. Me da la sensación de que el guionista se esmeró en la primera parte de la película y a partir de ahí se fue a un bar a tomar un café y se le olvidó seguir con el resto.
7. El argumento es cada vez más perezoso, espero un giro de guión que nunca llega, más allá de escenas de peleas completamente innecesarias y bastante desagradables. Deseo con todas mis fuerzas que el mendigo muera lenta y dolorosamente.
8. Me levanto de la butaca y salgo del cine cabreada, Alex de la Iglesia me la ha vuelto a jugar, nos ha vuelvo a decepcionar y ya van demasiadas, demasiadas veces,

En serio

¿hasta cuándo el Día de la Bestia y La Comunidad seguirán compensando los bodrios que está haciendo desde entonces?
jime
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
21 de marzo de 2017
74 de 102 usuarios han encontrado esta crítica útil
En España hay bastante catálogo de directores especializados en el fantástico y de terror, y Álex de la Iglesia destaca por ser precisamente uno que no siempre recurre a estos géneros en todas y cada una de sus películas pero mantiene esos elementos en toda su carrera, El Bar no es una película de terror (desde el punto de vista del espectador, desde los personajes ya sería otra historia) y tampoco de ciencia ficción pues, desgraciadamente, lo que ocurre es totalmente posible en los días que nos tocan. Pero existe esa atmósfera de irrealidad agresiva imperante en su filmografía que hace pensar que este director siempre ha dirigido terror.

Una rutinaria mañana un grupo de extraños y conocidos coinciden en un bar. A los pocos minutos uno de ellos se despide y al salir por la puerta es disparado en la cabeza. Inmediatamente los que quedan dentro se sentirán atrapados y con miedo a salir.

La película es thriller y comedia negra a partes iguales, el espacio es muy reducido, solo hay tres lugares pero un buen trabajo de fotografía y un ritmo correcto (salvo algún bajón) no empañan el resultado final. Un guión mucho más sencillo de lo que podría parecer en un principio se sitúa en un plano secundario pues lo importante son los personajes, todos estereotipos pero la mayoría carismáticos y con un arco argumental interesante a medida que el estrés va aumentando. Noté un cierto homenaje a La Cabina, el inolvidable telefilm de Antonio Mercero, nada sospechoso cuando el director vasco suele homenajear en sus películas a trabajos y cineastas clásicos.

Puede que este no sea su trabajo más celebrado (en el imaginario colectivo queda El día de la bestia) pero si se le nota cierta evolución tras sus últimos trabajos algo menos afortunados. Donde destaca especialmente es en la dirección de actores, se le nota que se ha esforzado más que en otros aspectos consiguiendo que todos los personajes tengan su momento y se comporten de manera lógica dentro de su carácter. Reparto muy coral y conocido para el director en los que, sorprendentemente, sorprenden Mario Casas (Las brujas de Zugarramurdi, Grupo 7) y Secun de la Rosa (Lobos de Arga), dos actores que me parecen muy limitados y que aquí hacen lo que considero su mejor trabajo hasta el momento. Por allí andan la gran Terele Pávez (Balada triste de trompeta, 99.9 La frecuencia del terror), Carmen Machi (Mi gran noche) y Joaquín Climent (La chispa de la vida, Cien años de perdón) buenos interpretes todo y que a veces trabajan con el piloto automático, siempre cumplen en sus respectivos trabajos. Pero el que destaca por encima de todos es Jaime Ordóñez, actor que nunca ha tenido papel protagonista pero que se le reconocen grandes dotes dramáticas y de comedia, en esta, que interpreta a un sin techo hace clase magistral y, prácticamente, lleva el peso de la película aparte de ser el alivio cómico. Casi nada.

No es su mejor película pero para nada es de las peores, si eres fan del director vasco esta película te gustará, si en cambio eres de los no entusiastas de su trabajos esta película no te va a hacer cambiar de opinión. Personalmente la veo como una buena película, muy entretenida y con toques de humor muy acertados, pese a bajones de ritmo y lo que viene siendo habitual en Álex de la Iglesia, un tercer acto que no hace justicia al resto de la película.

http://www.terrorweekend.com/2017/03/el-bar-review.html
TerrorWeekend
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
30 de marzo de 2017
52 de 67 usuarios han encontrado esta crítica útil
Intentaré ser conciso.

Iba al cine ya bastante escéptico. Este director no me termina de convencer. Inicios de película cautivadores y dinámicos y desarrollos tediosos.

Pues, en resumen, esta película sigue también ese patrón. Algunas interpretaciones son bastante buenas, otras no tanto, pero suficientes para esta historia.

La fotografía es mejorable, pero cumple su función razonablemente.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Psiconiro
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 10 20 37 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2020 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de películas y series, y es un medio totalmente independiente cuya principal prioridad es la privacidad y seguridad de los datos de sus usuarios.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados