arrow
Haz click aquí para copiar la URL

Smoking Room

6,8
8.358
votos
Sinopsis
La sucursal española de una empresa americana se ve obligada a prohibir el tabaco en sus oficinas. Los que quieran fumar en horario laboral deberán hacerlo en la calle. Ramírez, uno de los empleados, empieza a reunir firmas para que se utilice un despacho desocupado como sala de fumadores. En principio, todos parecen estar de acuerdo, pero a la hora de la verdad pondrán todo tipo de excusas para no figurar en esa lista; en cambio, ... [+]
Críticas ordenadas por:
1 2 3 4 5 6 10 >>
20 de agosto de 2007
43 de 52 usuarios han encontrado esta crítica útil
Para que luego no se diga que no me gusta el cine español, hago la crítica de una de las mejores muestras de nuestro país en lo que llevamos de década sin lugar a dudas.

“Smoking Room”, más que cine, es decir arte industrial, es hiperrrealismo social. Pero no político, ideológico, de trincheras...que tanto se lleva lamentablemente en nuestro cine. Se trata de una crítica a la condición humana, vuelve a recordarnos que el hombre es un lobo para el hombre y que los rebeldes –en contra de lo que muestran muchas historias- casi siempre acaban como perdedores y marginados por los demás simplemente por criticar el sistema y pedir lo que es justo.

En esta película aparecen muchos ejemplos de tipos que seguramente trabajarán con usted en su empresa o en la administración. Y se toma café con ellos y habla de sus cosas. Pues bien, que sepa que esos mismos individuos le arrancarían los ojos si pusiera en peligro lo que ellos creen que es el status quo conveniente para su culo.

Un merecido Goya a la mejor dirección novel, aunque insuficiente sobre todo teniendo en cuenta la categoría de las interpretaciones. Quizá tiene alguna escena un tanto floja que hace que no pueda subir más su calidad, pero las que tiene buenas –que son mayoría- son magníficas. La forma de rodar, es precisamente uno de sus puntos fuertes, aunque lo mejor es el guión y esos actores –que buenos-.

Lástima que ambos directores con sus trabajos posteriores en solitario no hayan confirmado las expectativas que se habían creado. Eso esperemos que sólo fuera un pequeño bache y que obras del estilo de “Smoking Room” tengan continuidad.

Nota: 8,8
vircenguetorix
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
20 de marzo de 2007
41 de 59 usuarios han encontrado esta crítica útil
Los diálogos se mueven a un ritmo preciso. Potente.

Las secuencias adoptan una velocidad vertiginosa, prácticamente vertical.

Las imágenes rezuman una veracidad y sencillez asombrosas.

La cámara se mueve con soltura, intensidad y desasosiego.

Los actores entran y salen de cada secuencia con un vigor y aplomo portentosos.

El guión se retuerce, se intensifica y se desenmaraña con una facilidad pasmosa dejando temas tan controvertidos como el prejuicio y el poder sobre la mesa.

Y la incomodidad se apodera de la pantalla. Del espectador.

No sólo necesaria por sus intenciones, también imprescindible por demostrar que el cine español también puede ir más allá. Más allá.
Grandine
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
18 de marzo de 2007
29 de 42 usuarios han encontrado esta crítica útil
Dentro del panorama cineástico español, sin duda es de lo mejor que se puede encontrar. Basta ya de pedanterías y de películas hinchadas absurdamente por el crítico de turno (y no quiero decir nombres pero muchas veces son los que ganan los premios). Basta ya de sensiblería tontorrona y retratos de Españas que nada tienen que ver con la realidad.
Pero hay veces que determinadas películas son algo más y se cuelan en la mente por el motivo que sea y un motivo puede ser que te des cuenta de que estás ante una película necesaria. Entonces...¿Cualquier película de denuncia se debe considerar necesaria? Ni de coña, tampoco he dicho que sea una película denuncia. Pero, sinceramente, a mi me hubiera encantado haber tenido esa sala de fumar y creo que puedo comprender cómo se siente Eduard Fernández. Pero su lucha es también la lucha de tantos otros, de cruces de intenciones y conflictos de intereses por no querer estar debajo del enorme mazo de la gran empresa. Y todo por querer utilizar una zona vacía, ni siquiera eso están por la labor de concedernos, ha llegado el momento de pararse a pensar y darse cuenta de que no nos están dando ni aquello que ellos no utilizan. Sin embargo se puede pensar que es un combate perdido y Eduard Fernández hasta parece que envejezca en un intento heroico y cabezón de cambiar las reglas del juego o...por poder echarse un cigarrillo.
A veces la honestidad es el mejor arma y desde mi humilde opinión aquí se rebosa de eso que tanto falta, incluso en el ojo que mira lo que pasa, que no es otra cosa que el ojo de cualquiera de nosotros que está viendo, mirando y sintiendose impotente ante lo que sucede.
Puede parecer irónico decir que la ironía está muy presente, pero es así, pero el conjunto no deja que te tomes lo acabas de ver con humor, porque, cierto o no, refleja la suerte de muchos trabajadores. Todo con su toque dramático, bien llevado por personajes que nos cuentan su vida y nos dan idea de lo que esa maldita sala significa para ellos. Todo con monólogos y diálogos ágiles y con fuerza, cortantes, van al grano dando un pequeño rodeo y sobre todo muestran claramente las intenciones de cada uno (trabajadores, dirigentes y empresa) aunque a veces esten escondidas bajo palabras de apoyo.
No es necesariamente una visión negativista, es la realidad que se acerca, donde somos tan pequeños que ya hasta nos pisamos entre nosotros.
Patomelon
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
28 de marzo de 2006
24 de 32 usuarios han encontrado esta crítica útil
Hay momentos en la vida del cinéfilo en que dan ganas de rasgarse las vestiduras ante lo mala que es una película. Y hay otros momentos en que simplemente te llena y te sientes completo con lo que te cuentan.

Bien, pues Smoking Room, de J. D. Wallovits y Roger Gual, me deparó hora y media de absoluto bienestar. Es una obra maestra, y una evidencia de que en España el cine bueno, y sobre todo diferente, es posible.

Smoking Room es una película que puede ser observada desde múltiples niveles, síntoma de su magistralidad. La puedes ver como un retrato de una oficina gris y deshumanizada. La puedes ver como un alegato a favor de las libertades (castradas) del trabajador. La puedes ver como una denuncia a la deshumanización de la urbe occidental.

Tengo que deshacerme en halagos ante los estupendos actores, del primero al último. Su naturalidad es sencillamente sorprendente, y te transmite una sensación de realidad asombrosa apoyada por la realización peculiar y la ausencia de música. Es una película muy Dogma 95, ésta. De hecho no pensar en Lars Von Trier es casi imposible.

Pero si hay algo que es maravilloso de esta película es el guión. Anonadado me he quedado ante los brillantísimos diálogos. Alguien comenta que cambiando un papel de sitio ha cambiado el destino de dos personas... refleja el interés por integrarse en la vida de las demás personas que pasan a su alrededor sin conocerlas. Ese mismo personaje vive obsesionado con la idea de peligro en la ciudad, de que la gente con la que se cruza son asesinos... la idea de la ciudad como jungla urbana en su máxima expresión. De nuevo ese personaje habla de "cómo ver el alien que cada uno lleva dentro"... cómo distinguir a los leones que acechan a la espera de ver rodar tu cuello, de utilizarte como carne de cañón para sus intereses.

Podría extenderme horas y horas, estoy muy impresionado por esta película. Sencillamente me fascina su mensaje y sus diálogos.
KesheR
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
29 de octubre de 2005
8 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil
La primera película de sus autores, practicamente realizada sin medios y con la colaboración casi sin ánimo de lucro del equipo actoral. Bien recibida por la crítica, es un análisis del mundo laboral en general y en la actualidad, y del papel del ser humano, al final, en éste y en particular.
Parte de la historia de una filial española de una multinacional americana, la cual ha impuesto a los trabajadores la imposibilidad de fumar en el centro de trabajo, produciéndose el rechazo de algunos de ellos, especialmente de uno de ellos (Eduard Fernández).
Es una película verborreica (demasiado), con afán claustrofóbico (no lo suficiente) y de indisimulable vocación (y logros) indepediente, con rodaje cámara en mano y notorias influencias del cine "indie" americano.
El tabaco no fumado de "Smoking room", así como el fumado, es nicotina agradable, no nociva, que permite fumar un puro sin temor al cáncer de turno.
kafka
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 5 6 10 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2021 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de películas y series, y es un medio totalmente independiente cuya principal prioridad es la privacidad y seguridad de los datos de sus usuarios.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados