arrow
Haz click aquí para copiar la URL
Vanuatu Vanuatu · Villaescoria de cirullos
Críticas de Patomelon
Ordenadas por:
129 críticas
1 2 3 4 10 20 26 >>
10
28 de mayo de 2007
160 de 211 usuarios han encontrado esta crítica útil
Hubo un tiempo en que la sangre y la casquería no era necesaria para mostrar un psicópata.
Hubo un tiempo en que el cine debatía sobre la mente humana.
Hubo un tiempo en que el cine investigaba, debatía y se posicionaba.
Hubo un tiempo en que el fuera de campo se consideraba algo sumamente importante.
Hubo un tiempo en que un psicópata se veía acorralado y pedía clemencia.
Hubo un tiempo en que una película de asesinatos no mostraba asesinatos.
Hubo un tiempo en que unos simples globos sugirieron un asesinato.
Hubo un tiempo en que una melodía silbada puso los pelos de punta.
Hubo un tiempo en que un asesino de niños se hizo vulnerable.
Hubo un tiempo en que un psicópata no utilizaba una sierra mecánica.
Hubo un tiempo en el que el miedo/tensión no se creó a base de sustos.
Hubo un tiempo en el que no se necesitaban efectos de sonido para meter sustos.
Hubo un tiempo en el que hubo películas sobre psicópatas y no había sustos.
Hubo un tiempo en que una película se preguntaba sobre la naturaleza del ser humano y sobre la diferencia entre locura, sadismo, enfermedad...
Hubo un tiempo en que el guión sustentaba una película de este tipo.
Hubo un tiempo en que directores sin recursos como ahora se las ingeniaban para decir lo que querían.
Hubo un tiempo en el que Hostel no valdría nada.
Hubo un tiempo en el que el cine fue cine y aprovechó los recursos que este arte brinda.
Hubo un tiempo en el que el cine era cine y no publicidad vacía.
Hubo un tiempo en el que el cine hizo pensar.
Hubo un tiempo en el que el cine se mojaba y posicionaba.
Hubo un tiempo en el que el cine pasaba de la moralina y hablaba desde el subtexto.
Hubo un tiempo en el que un actor interpretó a un psicópata de forma natural y magistral.
Hubo un tiempo en que lo personal, lo social, lo macabro, lo político...se mostraba en una película con psicópata.
Hoy vivimos en unos tiempos en los que "M" sería inviable, ya que aprovecha demasiado lo que el cine puede dar de sí.
Hoy vivimos en unos tiempos en los que el psicópata es un descerebrado que mata.
Hoy vivimos en unos tiempos en que cualquier director utiliza el recurso del ketchup y machetazos retorcidos.
Hoy vivimos en una época en que las emociones fuertes van al estómago.
Al estómago, no al cerebro.
Patomelon
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
8
12 de noviembre de 2007
152 de 196 usuarios han encontrado esta crítica útil
Apredería japonés, intentaría ser más friki que el que se pasó el Mario 64 en diez minutos, quedaría con mis amigos para reirme de "Wild wild west", daría ese beso que ya no puedo dar, iría a los mejores burdeles, brindaría con las mejores copas, dejaría de odiar porque los que odian sufren más que los que son odiados, me atiborraría de cordero, de pulpo y de sidra, le diría a mi abuela lo mucho que la quiero, aprendería a tocar el arpa y el violín, sería metrosexual, vagabundo, snob, farlopero, porrero, socorrista, futbolista e incluso torero, aprendería a ir en monociclo, haría surf, snowboard, batiría también el record histórico del Pacman, me aprendería de memoria las palabras de Neruda, correría desnudo por delante de tí, palparía culos, ¿por qué no?, conduciría a 300 por hora y marcha atrás, lloraría por descubrir mi incapacidad para alcanzar alguno de mis sueños, pasaría un día entero mirando al reloj únicamente, bebería agua hasta que me explotase el estómago, lucharía contra un tigre de bengala, iría a un sadomaso, me masturbaría en medio de la Playa de San Lorenzo, bailaría salsa y breakdance, dispararía a Bush en la cara y a Fidel en el culo, no me levantaría en todo el día, sería skin, anarquista, sería mujer, y negro, tomaría clases de dibujo, dejaría de lavarme, miraría al sol hasta que se me quemaran los ojos, con mueca incluída, te esperaría durante las 24 horas, batiría algún record guiness, caería en sobredosis, y en depresión, especularía con la bolsa, le arreglaría los dientes a Ronaldinho, le quitaría el balón a Messi, volvería a recuperarte, pilotaría un avión, iría a la luna o aunque sea la miraría, fabricaría una bomba y la pondría en GH, fundaria Kanulot, llevaría un elefante a una cacharrería, haría esgrima, figuras de hielo, iría al Polo y a la Patagonia, y a Australia, of course, dejaría que una boa me tragase, combatiría en Irak, visitaría Darfur, resucitaría a Cthulhu, me bañaría en sangre, quizá leería a Harry Potter, incluso quizá el Código da Vinci, te haría el amor todo el día, aunque no sé si aguantaría, me celaría, me estresaría, me recuperaría, sin duda, putearía jodería, ayudaría, reflexionaría, soñaría que consigo que vuelves, y volverías, no lo harías, apostaría en peleas de gallos, carreras de caballos, iría a Las Vegas, gastaría todo de un plumazo, pintaría mi casa con margaritas, me enrollaría contigo, y contigo, acabaría por ser el dueño de mi vida y de mis sentimientos y seguramente volvería a ver "Atrapado en el tiempo"
Patomelon
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
8
3 de octubre de 2007
96 de 106 usuarios han encontrado esta crítica útil
He tardado en engancharme a esta serie y cuando lo he hecho ha sido vía amigos. Había visto fragmentos con cierta gracia pero no me acababa de enganchar. Pero es cuando comienzas a entender las personalidades de los personajes y el personal humor de la serie cuando realmente la empiezas a disfrutar.

Para empezar los guiones son magníficos, con increíbles e inesperados giros en cada capítulo, que además se interrelacionan con episodios distintos. Pero sin duda lo mejor son los personajes, no sabría con cual quedarme. Tanto Earl (fantástico Jason Lee) como su hermano Randy, Joey, el hombre cangrejo, Patty (la puta de buen corazón), Ralph...todos auténticamente genuínos...Todos ellos son el complemento perfecto al desarrollo de los guiones.

Realmente resulta difícil hablar de los aspectos técnicos de una serie cuando destila imaginación y trabajo por los cuatro costados. Los acérrimos seguidores disfrutarán con guiños autorreferenciales (los hay a millones) como:
- Earl siempre cierra los ojos en las fotos
- El baile de la caña de pescar de Randy
- La puta que espera el cumpleaños de Randy
- El "hola Earl"- "Hola, hombre cangrejo"
- La canción de Cindy Lauper
- Los chicles pegados de Joey (que buena está, por cierto)
- El baile del robot
Y mil más. Yo personalmente, soy un fan de las reflexiones de Randy, (el hermano de Earl) sus absurdas conversaciones y preguntas acerca de la vida como:
- "¿Crees que los monos se preocupan por su aspecto?" - A lo que Earl responde: "Ya te lo he dicho, si lo hicieran, llevarían pantalones" (respuesta que a Randy convence inmediatamente).
- O cuando intentan que dos gusanos se peleen y a Earl se le ocurre: "Partid a uno por la mitad y que se pelee contra sí mismo", a lo que Randy, acertadamente responde: "Si a mí me partieran por la mitad no pelearía contra mí mismo, iría al centro de salud más próximo..." Sabio, muy sabio Randy...
- Hombre Cangrejo les lleva la comida a Earl y Randy y dice: "La comida". Se queda pensativo y añade: "Earl, estoy buscando una frase nueva a la hora de dejar la comida en las mesas...es muy difícil..." Alo que Randy responde: "A mí me gusta lo de la comida, es muy objetivo"...Genio Randy.

En fin, es sólo una muestra del humor fantástico y absurdamente real que te ofrecerá esta serie, que se convertirá en una de tus preferidas en cuanto le des la oportunidad que se merece.
Patomelon
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
8
30 de enero de 2007
131 de 181 usuarios han encontrado esta crítica útil
Lo reconozco, me gusta este bodrio. Me gusta lo malos que son los actores y ese tufillo a serie b, me gustan los informativos "desea saber más" y me gustan los entrenamientos a los que someten a los soldados. Me gusta cuando el prota se sube encima del escarabajo gigante y me gusta ver todas esas piernas cercenadas y esas heridas desmesuradas. Me gusta la patética, repito, patética actuación de todos y cada uno de los miembros de la película y me gusta que los entendidos me critiquen por adorar esta basura. Me gusta que el director nos encasquete este truño y se quede tan ancho, será porque este truño tuvo alma de truño desde antes de ser concebido y por eso se rie de muchas otras películas más pretenciosas y "mejor hechas".
Me encanta ese final en el que un medico se acerca al bicho malo, le ausculta y dice: Tiene miedo!! todos felices...
Patomelon
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
10
29 de noviembre de 2007
96 de 117 usuarios han encontrado esta crítica útil
Era imperdonable que en la página no estuviera aún este clásico imprescindible para los amantes del manga. Todos mis amigos y yo amamos a esta peli y al Chojin desde que la alquilamos en el Videoclub Valentino de Mieres, hace ya una eternidad. El flipe que nos pillamos fue brutal. Nunca habíamos visto nada tan bien dibujado. Pero mucho menos una historia tan descabezada como salvaje, y repleta de vísceras, monstruos acojonantes, mucho gore...y sobre todo tías desnudas, polvos, y pollas, muchas pollas. Todo en la película gira alrededor de la búsqueda de un enorme cipotón.

Tiene la típica ambientación apocalíptica mezclada con el ambiente de chicas y chicos de instituto dispuestos a ser masacrados y follados brutalmente por decenas de pollas hambrientas de sexo y sangre. Los pasillos de los institutos pasan de ser lugares tranquilos y agradables para convertirse en cavernas donde los cadáveres descuartizados se apilan a un lado y a otro. Tras eso, la nada, la destrucción de un mundo que se trata de salvar sin ninguna posibilidad.

Urotsukidoji, grande donde las haya, degeneró en una inmensa cantidad de secuelas, que no creo que nunca sean catalogadas ya en esta página. Merecen la pena, pero la mitiquez de esta la eleva por encima de todas. Forma parte de esa categoría de películas y recuerdos con los que uno crece, con los que empieza a descubrir nuevas sensaciones (y no me refiero a hacerme pajas) y terrenos que nunca había pisado hasta entonces. En ese terreno se enmarcan decenas de películas y series de animación japonesas que me marcaron profundamente. A saber, las que recuerdo con más cariño son, aparte de las "mitiquérrimas" Akira y Ninja Scroll, pues están algunas como "El viento de amnesia", "3x3eyes" o esta que nos ocupa.

Me cuesta no dejarme llevar por la subjetividad y sé que no lo habré conseguido. Pero es que Urotsukidoji es grande. Grande y dura. Como los pollones asesinos.
Patomelon
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 10 20 26 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2019 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios.
Filmaffinity es un medio independiente, y su principal prioridad es la privacidad, mantenimiento y seguridad de los datos de sus usuarios,
información que no comparte fuera de la web con ninguna entidad y/o empresa, bajo ninguna circunstancia.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados