arrow

Cómo defender a un asesino (Serie de TV)

6,9
4.458
votos
Sinopsis
Trata sobre un grupo de ambiciosos estudiantes de Derecho y su brillante y misteriosa profesora de defensa criminal. Estos jóvenes se verán envueltos en un complot de asesinato que cambiará el curso de sus vidas. (FILMAFFINITY)
Críticas ordenadas por:
1 2 3 4 >>
2 de marzo de 2015
17 de 20 usuarios han encontrado esta crítica útil
La máquina de fabricar series comerciales que funcionan llamada Shondaland, la productora con nombre de parque de atracciones de Shonda Rhimes, culpable de otros éxitos como "Grey's Anatomy" y "Scandal", este año decidió añadir una tercera serie en discordia llamada "How to Get Away with Murder" (aquí en España "Cómo defender a un asesino"), y así acaparar las audiencias de los jueves.
Está claro que uno de los platos fuertes de la carta de presentación de la serie es su actriz protagonista, Viola Davis, quien interpreta a Annalise Keating (o Anna Mae, como la llama su madre) una implacable y astuta abogada sin escrúpulos y profesora de la asignatura Ley Criminal 100 o lo que ella coloquialmente llama "Cómo defender a un asesino"). Su primera frase cuando llega a la clase y se presenta a los alumnos es "Buenos días, no sé qué cosas terribles habéis hecho en vuestra vida hasta ahora, pero claramente vuestro karma debe estar algo desequilibrado para haber conseguido ser asignados a mi clase.", ya es toda una carta de presentación. Las teorías que lanza en su clase sobre cómo ser una buena abogada son moralmente muy cuestionables y dicen mucho del sistema de justicia: "Lanzamos tanta información al jurado, que éste se va a la sala de deliberación con una incontenible sensación: la duda".
Muy pronto en el piloto ya se nos muestra que Annalise no es un ángel y que tiene un montón de esqueletos ocultos en el armario. Magnífica con su chupa de cuero violeta, su estupenda peluca, sus pestañas postizas y sus cejas pintadas; es como su uniforme de superheroína, porque debajo de todo esto se oculta Anna Mae, una mujer infeliz, atormentada y muy, muy compleja. La Davis es la reina de la función; su fuerza, su talento, su carisma, pueden con todo, incluso cuando el guión flojea o se fuerza la suspensión de incredulidad hasta límites inimaginables, ella lo defiende con garras y dientes, como una pantera elegante, pero letal. Sus alegatos en el tribunal son épicos, de lo mejorcito que hemos visto en televisión en lo que llevamos de año. Este año se le ha escapado el Golden Globe, pero se lo merecía de todas todas.
Pero la Davis no está sola en toda esta función de excesos, caos, secretos, relaciones extramaritales, asesinatos, romance, sexo y locura. Annalise cada año elige a un selecto grupo de alumnos a los que les permite ayudarla en los casos. En clase parece que sólo estén ellos, sólo ellos levantan la mano, sólo ellos son interpelados por Annalise para intervenir...
Por encima de todos los alumnos, quiero destacar a Connor. Una especie de Samantha Jones en "Sex and The City" versión masculina y gay. Se acuesta con "toquisqui" para conseguir información, porque es consciente de su atractivo sexual y no duda en utilizarlo a diestro y siniestro. Con su media sonrisita, su caída de ojos y su look arreglao pero informal, se lleva a quien quiera, sea hombre y mujer, de calle... Connor ha ido soltando constantes perlitas de diálogo, que lo han convertido en mi personaje favorito dentro del grupo de secundarios. Perlitas de alto contenido sexual como "Me hizo esa cosa en el culo que hizo que mis ojos se llenaran de lágrimas...", "Di la palabra clave y podemos empezar a enrollarnos", o cuando descubre que se acostó con el prometido de Michaela y le suelta "¿Adivina qué es lo que tenemos en común?". Y estupendo que se eche un novio filipino, que le pone de pies al suelo y consigue calmar su apetito sexual para con todos y redireccionarlo hacia el camino de la monogamia... La relación más estable de la serie sufre un duro revés en el season finale emitido el jueves pasado, que creo que puede dar mucho juego en el futuro de la serie.
HTGAWM es un auténtico placer culpable, no se trata de una serie de alta calidad, como "Breaking Bad", "The Sopranos", "Game of Thrones", etc, pero tampoco tenemos que avergonzarnos de pasárnoslo endiabladamente bien viéndola, aunque resulte poco creíble, aunque a veces chirríen sus guiones, aunque a menudo sus personajes sobreactúen o hablen demasiado y demasiado rápido (marca de la casa de Shonda Rhimes); todo ello va en beneficio de una sola cosa: el entretenimiento, y de eso nuestra querida amiga Shonda sabe un rato. Sus series quizás no ganen premios, pero arrasan en audiencias y eso también es importante. Shonda es capaz de crear auténticos blockbusters televisivos.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
dovith
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
8 de enero de 2015
9 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil
¿Que mas da si tu cliente es culpable? Esa es la premisa con la que empieza esta serie. Se trata de una de las mejores abogadas criminalistas que al mismo tiempo imparte clases de derecho penal en una universidad estadounidense. Ella inculca a sus alumnos que lo importante es que te pagan por que tu cliente sea absuelto ya sea culpable o no. Ella se parece mucho al doctor House pero en otro ámbito de lucha. Tiene también un grupo de becarios que hacen el trabajo sucio de investigación y a los que da caña. Es ácida a más no poder y por supuesto muy buena en su trabajo y un desastre en su vida privada. A Viola Davis le viene al personaje como anillo al dedo, le da todo lo que necesita para que al mismo tiempo la odies la compadezcas y quieras seguir viendo más. La trama es bastante interesante y los flash que aparece de vez en cuando te incitan a ver más. Los casos de cada capítulo además son bastante buenos y bien hilados, lo más importante la mayoría no son muy predecibles.

No se a que esperaís para verla
batulius
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
17 de febrero de 2015
8 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil
Sin dejar de seguir algunos cánones ya vistos en este tipo de series, "Como defender a un asesino" es un gustoso caramelo para todo seguidor de las series de misterio criminal.

La nueva creación de Shonda Rhimes nos sitúa en el mundo de Annalise Keating (Viola Davis), una de las mejores abogadas defensoras de Philadelphia, que recluta a sus cinco mejores estudiantes de la universidad donde enseña para que la ayuden y asistan en sus extraños (y a veces un poco fantásticos) casos de defensa... en los que la ética a veces brilla por su ausencia. A estos casos individuales a los que se enfrenta en cada capítulo, hay que sumarle una gran intriga criminal de asesinato (la muerte de Lila Stangard) que envuelve irremediablemente a Annalise y a su mundo; a su familia, a sus asistentes y a sus cinco estudiantes.

"Cómo defender a un asesino" no es quizás el drama de abogados más destacado de la historia televisiva (sin ir más lejos, "Damages" tenía un mejor acabado en su primera temporada tanto en la conformación de sus personajes como en el desarrollo de su guión), pero resulta superior a la media a la que la pequeña pantalla nos acostumbra en cuanto a tramas criminales y su desarrollo se refiere.

Lo que genera más cautivador interés y sorprendente conmoción es sin duda la gran trama que se va desarrollando a lo largo de toda la temporada (al tener más tiempo de dedicación, está trama es la que resulta más compleja, intrincada y multidimensional); el caso de Lila Stangard (aun sin resolver a falta de tres episodios), un caso en el que se nos van otorgando pistas en pequeñas dosis a lo largo de todos los episodios en forma de flashbacks, flash-forwards y presente con ambiguos precedentes, dudosas confesiones, oscuros complots, equívocos indicios, inesperados giros y adictivos enredos. En ocasiones algunos de los flashforwards de "Cómo defender a un asesino" se denotan algo redundantes y accesorios (mostrando lo mismo una y otra vez en cada capítulo para recordarnos lo mismo), pero en otras ocasiones son tan clave y exquisitos que necesitan (y merecen) más de un visionado.

"Cómo defender a un asesino" nos deja pues convertirnos en ávidos y voraces detectives; nos permite crear nuestras teorías, hacer cábalas y obsesionarnos medianamente y sin esfuerzo (tal y como pretende este drama televisivo, no nos vamos a engañar) con esta sazonada y sombría intriga criminal.

Lo cierto es que este enredo se desenvuelve con perspicacia, matices, ponderación e inteligencia. Y, aunque eso no signifique el acabosé, es de agradecer y sumerge al espectador en el mundo de la serie con un gran interés.

Ahora bien, las tramas individuales de cada episodio resultan algo más irregulares y superficiales. En ocasiones un poco descuidadas y esperpénticas, estas defensas de criminales a veces son más lastre que otra cosa para la serie (lo cual es una pena).

Pero la trama principal y su desarrollo cargado de multitud de hondas capas e ingeniosas sorpresas, la acertada puesta en escena a nivel general de la serie (cuenta con un diseño de producción de lujo y con una fotografía excelente), el ágil y enervado ritmo que imprime este producto de Sonda Rhimes, y las interpretaciones (Viola Davis demuestra lo grandísima actriz que es con este personaje poderoso y perspicaz... y a la vez dubitativo en su moralidad. La actriz lega una naturalidad e intensidad agradecidas... aunque no llegue al insuperable e inolvidable nivel de Glenn Close y su pérfida Patty Hewes de "Daños y perjuicios". Los jóvenes actores han sido genialmente escogidos y sacan oro de sus personajes. Y otros geniales secundarios como Marcia Gay Harden o Lisa Weil tampoco desmerecen en sus momentos) son más que suficiente para que "Cómo defender a un asesino" consiga hacer las delicias de los espectadores deseosos de encontrarse con una serie de intriga criminal notable y satisfactoria.

Muy recomendable para todos aquellos que disfrutaran con series de intriga detectivesca del nivel de las internacionales "Damages", "Mentes criminales", "The Killing", "The Practice", "Ley y orden"... o las patrias "Acusados" o "Gran Hotel".

Lo mejor: La trama de Lila Stangard. Viola Davis y Marcia Gay Harden. Como la serie muestra y trata con normalidad y naturalidad temas considerados tabúes como el sexo, el sexo gay o los romances inter-raciales.
Lo peor: Alguna que otra de sus tramas episódicas.
Spark
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
10 de mayo de 2016
5 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
Está ahí, tambaleándose por la cornisa. Cuando finalmente anticipas el derrumbe la cosa de un giro inesperado y How... sale bien parada. Es una marca de fábrica de Rhimes, aplicada en este caso a un contexto que lo propicia, digamos que le beneficia.

Una de las tareas principales del abogado defensor es entorpecer las causas entre manos. Ensuciar tanto el caso hasta hacer dudar a todo el maldito planeta. Su cliente tiene que salir siempre lo mejor parado posible. Los vericuetos de Annalise se ven a diario en las noticias; en todo caso el factor ficción/exageración está focalizado en las maneras de Annalise. A veces, sobre todo a mitad de la segunda temporada, el entramado de conexiones sobre el caso principal es de un mareo vomitivo que no te queda más remedio que hacer la vista gorda, o te vuelves loco. Pero Rhimes tiene a un cliente que defender (su propia serie) y debe hacerlo lo más verídicamente posible.

Aún sin seguir en detalle cada situación, creo que el espectador sospecha que en ocasiones le venden lechuguita, pero mientras el ritmo no decaiga ni el producto se vuelva un globo pinchado por incoherencias la serie tendrá oxígeno.

Vale destacar la pirámide de poder que se ha armado. Annalise está en la punta, y luego una comparsa de personajes que va construyendo el triángulo hasta llegar a su base. Con sus cinco estudiantes/acólitos/víctimas/victimarios en la base de la misma. Cada relación amorosa es tan interesada como efímera. Y todos en última instancia se prostituyen, cada cual a su manera, para defender ese pedestal llamado Annalise. Si ella cae, todos caen. Cualquier semejanza con los podridos sistemas jurídicos "en serio" es pura coincidencia.
Juan Rúas
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
30 de noviembre de 2014
13 de 22 usuarios han encontrado esta crítica útil
Floja serie procedimental sobre abogados. Una más de la ya de por sí saturada década y media última. Yo animo a quien le guste el tema a ver The Good Wife, con personajes mejor construidos, guión más sólido y una trama que de verdad importa.
En Cómo defender a un asesino, el ritmo es endiablado, sí, pero lo es para tapar las incoherencias argumentales. Por lo demás las actuaciones bastante pobres. Entretiene, sí, pero es una serie para paladares poco exigentes y gente desocupada. Lo siento yo me bajo aquí.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Rufus T Firefly
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2017 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados