arrow

Moonlight

6,8
18.443
votos
Sinopsis
Chiron es un joven afroamericano con una difícil infancia y adolescencia, que crece en una zona conflictiva de Miami. A medida que pasan los años, el joven se descubre a sí mismo intentando sobrevivir en diferentes situaciones. Durante todo ese tiempo, Chirón tendrá que hacer frente a la drogadicción de su madre y al violento ambiente de su colegio y su barrio. (FILMAFFINITY)
Críticas ordenadas por:
1 2 3 4 10 20 39 >>
17 de enero de 2017
270 de 351 usuarios han encontrado esta crítica útil
Bueno, lamentablemente debo empezar diciendo que esperaba mas. Y es que estaba muy arriba la vara tras leer criticas solamente positivas (y ad extremis) y uno se sumerge esperando salir sacudido hasta la uña de los pies. Esta bien, tal vez a muchos les pase. Pero a mi no.
Ojo, no estoy diciendo que sea una mala película, pero tampoco creo que sea memorable ni que proponga algo nunca antes visto.
Moonlight retrata la vida de Chiron (Mahershala Ali) dividida en tres partes: Infancia, adolescencia y adultez. Posee un ritmo narrativo interesante, por momentos algo cansino pero bien dotado por una apabullante fotografía y una gama de colores muy bien elegidos. Chiron es un afroamericano hijo de una adicta a la metanfetamina que no encuentra refugio en ninguna parte para el abuso que sufre de parte de sus compañeros de escuela y esta madre ausente hasta que conoce a "Blue" y Teresa, dos personajes interesantes cuya historia queda inconclusa o al menos no termina de contornearse. Este es el primer punto flojo de la película, a mi entender.

(sigo en la zona prohibida del spoiler)
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Bad Boy Bubby
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
16 de enero de 2017
136 de 159 usuarios han encontrado esta crítica útil
No se sabe si Barry Jenkins conocerá la castiza expresión "de noche, todos los gatos son pardos".
Básicamente, tiene el mismo significado que cuenta Juan, el camello de buen corazón, cuando relata que una anciana le confundió en la noche con cualquier otro, porque todos los chicos eran iguales. Aquella anciana le llamó Blue, solo para sacarlo de ese todo uniforme, para reconocer su existencia.
Y es que, efectivamente, en esta vida parece que todos somos iguales, y aún más, que debemos serlo.

Pero Chiron, el protagonista de esta historia, no lo es.
No se siente "normal" y no le hacen sentir "normal" (como si hubiera una definición concreta de esa palabra).
Él es diferente, aunque no sepa por qué, pero así se siente.

'Moonlight' es el desarmante retrato de su crecimiento y madurez, lidiando con esa verdad, en un entorno que no le da ninguna oportunidad para expresarla.
Ya en el primer capítulo (1. Pequeño) es el monstruo de Frankenstein particular de personas violentas e inmorales, tratando de conciliar en si mismo los pocos conceptos que es capaz de entender sin que nadie se lo diga. "Maricón", "droga", "raro"... son palabras que se escapan a su comprensión, que muchas veces se olvida que un niño no tiene que comprender a corta edad.
A su alrededor, los adultos siempre le coartan o le echan en cara su silencio, desestimando enseguida su conversación, pero Juan es el único que quiere compartirlo: como aquella anciana que le hizo reconocerse, él quiere dar lo mismo que recibió.
Para Chiron, la gente nombra las cosas, estableciendo lo que son, y teniendo él que nombrar de la misma manera esos sentimientos, verdades, conceptos, cuando está claro que no los percibe igual.

En el segundo capítulo (2. Chiron) el desconcierto se mezcla con el voluble carácter adolescente.
Un compañero le habla de una chica que se ha follado en la escalera, se lo cuenta con todo detalle, "pues para eso estamos los hombres". Vemos en la cara de Chiron, a través de la intrusiva cámara de Jenkins, que él no piensa de la misma manera, pero calla.
Porque su instituto es un mundo de apariencias, de barreras que debes alzar para conseguir ser respetado, o en el caso de Chiron para evitar que te hagan daño. Una lección que él ha aprendido de una madre disminuida e histérica, cuyo único cariño aparece cuando tiene que pedirte algo.
Sin embargo, Chiron no espera que esas apariencias estén tan presentes como para no tumbarse con una intimidad en la playa, o un cálido apretón de manos en la medianoche. Si lo pensamos bien, nadie lo espera en realidad, nadie nos dice que lo bueno nunca dura, que el peor golpe lo da el mejor amigo y que debemos ponernos la máscara de quien no somos para sobrevivir a lo que nos dicen que debemos ser.
Es algo que aprendemos a golpes, físicos o morales, cuando nos miramos dolorosamente en un espejo y no queremos ser la persona que está al otro lado.

Al tercer capítulo (3. Black), Chiron ha adoptado el apodo que le pusieron en su día.
Como protección, como costra musculosa en su cuerpo, como un engaño que se ha visto obligado a aceptar para que le dejen en paz.
Entonces llega una llamada, un sentimiento, lo único real que le pasó, hace tanto tiempo.
No deja de ser curioso, que los que más daño hacen, son los que siempre decían querernos más. Parecería que todos llevamos esa máscara de lo que debíamos ser, y por algún estúpido motivo, nunca nos la quitamos.
Hasta que es demasiado tarde, claro, eso siempre pasa.

Una verdad dolorosa que establece 'Moonlight' es que nadie nos enseña a vivir la vida.
Creemos que tenemos que hacer esto, intentamos adaptarnos... y rara vez nos damos cuenta de que lo que tenemos nunca es lo que quisimos.
Nos convertimos en uno de esos que dictan qué es lo "normal" y rara vez nos salimos de ahí.
Solo es más tarde, en un recuerdo, en una mirada... cuando podemos encontrar quiénes somos, cuando podemos romper el molde que no nos dejaba movernos

Sí, de noche todos los gatos son pardos.
Y vivimos sumidos en una larga y oscura noche.
Pero eso no significa que nunca podamos salir de ella, si lo queremos lo suficiente.
Charles
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
22 de enero de 2017
114 de 152 usuarios han encontrado esta crítica útil
No logro encontrar en “Moonlight” esa supuesta belleza soterrada de la que tanto se habla. La considerada este año como una de las grandes para los premios Oscars no deja en mí más que un tremendo poso de indiferencia y desconcierto en lo que respecta a sus auténticas intenciones y a la dirección de su historia.

De forma episódica se nos muestra la evolución de Chiron, un chico afrocamericano que desde su no tan tierna infancia tendrá que luchar con la convivencia de los matones de su barrio, una madre ligada a las drogas y un despertar sexual que comenzará a generar enormes dudas en él. Siendo crío recibirá la ayuda y atención de un cartel de la droga, que junto a su pareja se comportarán con él como si de sus padres se tratarán. Sin embargo los años pasan y la sumisión intimista de este chico y un diálogo nulo por su parte no sigue más que demostrándonos continuos temores en cuanto a su identidad y a las relaciones en su época de instituto, años en los que llegará a tener su primer contacto sexual, hecho que llegará a marcarle de por vida. Los conflictos con su madre perduran y víctima aún de abusos de todo tipo durante su adolescencia, pasamos a la tercera etapa, a un Chiron adulto que ha dado un vuelco absoluto en su actitud, excepto en lo de hablar más de cinco palabras seguidas. Sus circunstancias le han llevado a convertirse en la viva imagen del que fuera su mentor, quien por cierto desaparece y no sabemos nada de él (se lo llevarían a la cárcel o que se lo invente el espectador). Pese a esta nueva y casi aterradora actitud física, el joven recibirá la llamada de su “contacto” y amigo de juventud para reencontrarse con él y finalmente demostrar…pues nada, lo mismo que ya venía presentando desde que tenía siete años, es decir casi el mismo estado de perplejidad por parte de un individuo que lucha por asumir su condición.

Carente de toda novedad en el tratamiento de su temática y de nula emotividad, la historia parece a veces no saber por dónde tirar ¿cuestiones sexuales, asuntos de drogas, todo…? Tocar tanto y nada a la vez solo deja puertas abiertas en un relato que no aporta nada ni al descubrimiento de la identidad sexual y aún menos a la aceptación de la misma. Todo ello dilatado hasta la saciedad y con un halo de novedad del todo inexistente que en su desarrollo va dejando la permanente sensación de “espero que pase algo más”. Un drama cargado de lirismo cuya supuesta poesía no ha sido capaz de dejar huella alguna en mí.
Angel
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
11 de febrero de 2017
80 de 108 usuarios han encontrado esta crítica útil
Con ocho nominaciones a los Oscar incluyendo el de mejor película y director, muchos ven a ‘Moonlight’ como la gran rival de ‘La la land’ el próximo 26 de febrero. Si es así Damien Chazelle lo tiene hecho, el intento fallido de drama alternativo de Barry Jenkins no es ni una molesta piedra en los bailarines zapatos de Stone y Gosling.

Ambiciosa premisa cargada con la suficiente potencia como para provocar una sacudida en los sentimientos del espectador, pero con el paso de los minutos se desvanece hasta casi desaparecer. En su arranque consigue insinuarse, la puesta en escena, las actuaciones y sobre todo su argumento te hacen creer, pero ‘Moonlight’ es un cúmulo de promesas incumplidas, un quiero y no puedo, poco más que una buena banda sonora y un hábil uso de cámara.

No convence, no duele, no enamora y nunca acaba de llegar, si señores ‘Moonlight’ es tan exageradamente comedida que se acaba haciendo aburrida. Sus pequeños aciertos, que los tiene, no te llevarán a ningún lugar, esperas y sigues esperando pero nada, todo es superfluo, inerte, casi vacío. Un patito feo con todas las cualidades para convertirse en cisne y que acaba transformándose en rana.

Lo mejor: su premisa, la banda sonora y el uso de la cámara.

Lo peor: un desarrollo argumental falto de potencia que no va a ningún lugar.

Más en Más en www.estovacine.blogspot.com.es y www.magazinema.es
Marcus
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
23 de febrero de 2017
50 de 62 usuarios han encontrado esta crítica útil
- Tú... y si hacemos una peli sobre bajos fondos, protagonizada por afroamericanos y metiendo la homosexualidad... ¿no crees que la Academia nos cose a nominaciones para hacer como que a ella también le importa la problemática a la que se enfrentan negros y homosexuales?
- No sé tío. ¿Ese tema no se trató ya (y a alto nivel) en The Wire?
- ¿The Wire? ¿Qué es eso tío? Eso no lo ha visto nadie y menos los de la Academia.
- No sé, puede ser. Pero ten en cuenta que son temas sociales complejos. Los creadores de The Wire pasaron años investigando el mundo de la droga, la cultura negra y la pobreza en Baltimore. De hecho, el mítico personaje de Omar Little (al cual recuerda un poco, solo un poquito, la idea que tienes para esa peli tuya) está basado en una persona real. Incluso se habló de que los narcotraficantes reales estaban perfeccionando sus métodos gracias a la serie...
- Ahora que lo dices sí me suena el personaje ese, y yo que creía que mi idea era la pera de original. Pero vamos que te rayas mucho tío. Te digo yo que en 3 días montamos el guión y de ahí a los Oscar.

Y así fue. En el spoiler, ejemplos de los diálogos producto de aquella idea, aunque hay poco o nada que destripar. El guionista literalmente escribió cada escena con lo primero que le vino a la cabeza
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
depledger
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 10 20 39 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2017 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados