arrow
Haz click aquí para copiar la URL

Deadpool 2

7,0
16.716
votos
Sinopsis
Wade Wilson (Ryan Reynolds), mejor conocido como Deadpool, su nombre de batalla e identidad antiheroica, está de regreso con Deadpool 2 y en esta ocasión su misión será salvar a un chico llamado Russell (Julian Dennison) de las manos de un poderoso rival llamado Cable (Josh Brolin). En aras de dar cumplimiento a su tarea el antihéroe formará un grupo al cual pondrá el nombre de X-Force. Secuela de la exitosa película (recaudó más de 780 ... [+]
Críticas ordenadas por:
1 2 3 4 10 20 23 >>
18 de mayo de 2018
71 de 88 usuarios han encontrado esta crítica útil
El cine de superhéroes se ha convertido en el western del siglo XX, un público en masa acude al cine con ansias de ver al superheroe/es de turno salvar el mundo (me gusta la idea de dentro de un par de décadas esta generación vea estas pelis con sus hijos igual que la generación de mis padres y abuelos hace con las pelis de vaqueros). Pero Deadpool 2 se sale de la tónica de este género con una bestialidad desconocida, si la primera parte ya fue todo un halo de originalidad y aire fresco, en esta ocasión multiplican la barbarie y el "humor de mal gusto" a unas dimensiones inéditas, Ryan Reynolds (el alma y el corazón de este personaje) es un tipo con un gran sentido del humor, nadie sabe reírse de sí mismo como lo hace él, y durante 111 minutos (parece mucho más larga de lo intensa que es) lleva al personaje a una hilaridad mucho más redonda que su predecesora, con personajes más completos y más absurdos tambien (con la dificultad que lleva casar esos dos términos).
Si alguien me preguntara ¿Cual te ha gustado más, Infinity War o Deadpool 2? Sería incapaz de responderle, a pesar de ser películas del mismo género, son muy diferentes. SI Deadpool tenía calificación R, Deadpool 2 se pasa la R por las partes bajas de Reynolds.
Lo peor de todo es que con la tercera parte volverán con la estrategia de pasarse cuatro pueblos en cuanto violencia y humor gamberro, y puede que se pasen, ya lo veremos, de momento a disfrutar de esta maravillosa locura
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Mr_Sawyer
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
17 de mayo de 2018
37 de 50 usuarios han encontrado esta crítica útil
Que vayas a ver ‘Deadpool 2’ al cine implica que vas a encontrar una película realizada por personal que se quiere divertir y que quiere divertir. La historia del superhéroe más carismático, deslenguado y seguramente irresponsable del panorama ya hizo las delicias de muchos de los que visionaron su primera entrega en el cine y, en ésta ocasión, aunque no al mismo nivel, mantiene esas ganas de hacer disfrutar en la butaca.

La misma seriedad que en su antecesora, en ‘Deadpool 2’ tenemos una historia de un tono más serio; pero no nos dejemos engañar por esto puesto que, aunque el fondo pueda tener mayor seriedad el envoltorio es un amalgama de estupideces varias, frases sacadas de contexto, sarcasmo, bromas al propio gremio cinéfilo y un caradura como un castillo de grande. Ryan Reynols se lo pasa en grande y se nota, disfruta de cada minuto dentro del traje de Deadpool y eso le insufla una calidad a su interpretación aún mayor. Tiene el gran porcentaje de buenas bromas y diálogos, obviamente, pero les un completo en cuanto a reparto. Los compañeros de interpretación danzan al ritmo que las palmas de Reynods dictan pero sin descompasar: Josh Brolin está casi igual de bien de Cable como lo estuvo de Thanos. Zazie Beetz como Domino; Brianna Hildebrand, Morena Baccarin e incluso Stefan Kapicic como Coloso no pierden el ritmo de Ryan Reynolds.



Las escenas de pelea incluyen momentos innecesarios de violencia y otros en los cuales piensas en la imaginación de los coreógrafos. Ésta muestra de poderes y los juegos de cámara cuando la acción entra mantienen un punto extra de tensión que, unido a la música mantienen el ritmo de la historia sin que haya bajas en la misma.

De hecho el comienzo es arrollador en casi todos los sentidos. Un comienzo vertiginoso y rápido que introduce una película que no agobiará, pero tampoco dejará descansar. La rotura de la cuarta pared ayuda un poco a todo, tanto a las risas y facilidad en las bromas, como a la narración y al equilibrio de la película, que no caiga ni en el aburrimiento ni en el extra de velocidad.

Si a todo esto añadimos que la película es súper gamberra, que no busca nada profundo; que incluso llega a reírse de sí misma en muchos de los momentos del metraje y las referencias cinematográficas que encontramos en ella… estamos ante una segunda parte que sigue la estela del buen debut que en su día tuvo el superhéroe más macarra que se recuerda: Deadpool.
Garzía
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
18 de mayo de 2018
27 de 36 usuarios han encontrado esta crítica útil
Si algo sé de cine es que, para disfrutar de él, hay que saber valorar las pelis en su contexto. No podemos meter en el mismo saco películas de acción como puede ser Die Hard (sorprendentemente en española conocida como la Jungla de Cristal) o comedias de Woody Allen. Cada una es un mundo distinto, y deberíamos (tampoco hay que sentirse obligado a ello, es más una recomendación) saber valorar cada una dentro de ese mundo. Y el mundo de Deadpool, es el mundo de Deadpool. Creo que hablo en nombre de muchos cuando digo que, acostumbrados a consumir el reiterativo cine de superheroes actual, Deadpool consigue darnos una ducha de agua fría y un buen café y así sacarnos del sopor y la rutina a la que podemos tender si nos descuidamos. Ya sea gracias a su bien llevada (que no debemos olvidar que podría ser un desastre) ridiculización de la figura 'típica' de superheroe, gracias a sus referencias impredecibles o gracias a un señor quemado bastante repulsivo con catanas y pistolas que se pone a hacer chistes en cualquier momento que estas películas, a mí por lo menos, me hacen pasar un buen rato, ¡Y qué buen rato! Tanto con la primera entrega como con la segunda he disfrutado mucho, y las tengo (o tendré) a buen recaudo en mi estantería, listas para sacar el mal gusto y la hipérbole a relucir de vez en cuando .
No hemos de olvidar que los griegos ya hacían a su manera comedias que ridiculizaban a todo el mundo sin pudor, y creo que más de 2000 años después y suponiendo que hemos avanzado un poco podemos permitirnos un Deadpool merodeando por las salas de cine.
El motivo de que esta segunda parte, como ya he comentado en el título, no me parezca que está al nivel de la primera es que pese a momentos bastante buenos, creo que no alcanza la redondez de la primera y además, algunas tomas se me hacen un poco duras (ver spoiler) también el personaje del niño no me acaba de convencer, aunque dejo para un revisionado el hacer una valoración más objetiva de él.
Por lo demás, me podría poner a comentar muchas cosas que me encantaron (ver spoiler para escenas en concreto), pero, creo que con una palabra me basta para resumirlo: ¡¡DEADPOOL!!; que.... es lo que queríamos ¿verdad?
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
NUWANDA
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
18 de mayo de 2018
33 de 56 usuarios han encontrado esta crítica útil
Reconozco que en varios momentos de “Deadpool 2” me reí con ganas, ya que mantiene esa irreverencia insolente recubierta con cierta genialidad para burlarse de todo. La combinación de vulgaridad casposa y humor corrosivo funciona en numerosas fases del metraje. Y es precisamente ese aire desenfadado el que salva la película, ya que la acción, los héroes y los villanos solo pueden digerirse porque están rebozados de una picante capa de comicidad. Sin embargo, desde un punto de vista cinematográfico, sus carencias resultan tan evidentes como la desproporción de esta segunda parte. El largometraje es una concatenación de “gags” que resultarían igual de efectivos si se hubiesen equivocado en la sala de montaje al ordenar las escenas. De la misma forma que el tráiler por sí solo ya arrancaba alguna sonrisa, o el famoso vídeo de promoción junto al ex futbolista David Beckham parecía muy divertido, lo mismo sucede con numerosas secuencias del film. En ese sentido, considerando que el divertimento es su principal (más bien, su único) objetivo, justo es reconocerle que lo alcanza. Cuestión distinta supone valorar la historia, la narración, el estilo, el ritmo, la puesta en escena, es decir, el producto cinematográfico. Y en ese ámbito los déficits son importantes.
Como ya me sucediera con títulos como la primera parte de “Kick-Ass” o alguna de las entregas de “Austin Powers”, la descontrolada furia aderezada de gracia de la una y el desenfreno ocurrente de la otra me hicieron disfrutar durante varias tramos de la proyección, si bien su visión en conjunto me produjo mayor pereza. En el caso de “Deadpool 2”, su afán por la parodia -incluyendo la autoparodia- se agradece y, además, neutraliza el peligro de fomentar la grandilocuencia y el exceso. Explosiones, persecuciones, huidas y peleas se diluyen en su propia desproporción, dado que la sobredosis de chistes y gracias nos recuerda que nada de lo que se ve debe tomarse en serio y que todo está al servicio de una mofa, a veces ingeniosa, a veces chabacana, pero siempre irónica.
Dirige David Leitch, un experimentado especialista que ha participado coreografiando secuencias de acción y sustituyendo en las escenas peligrosas a los protagonistas de títulos tan destacados como “El ultimátum de Bourne”, “V de Vendetta” o “Sr. y Sra. Smith”. Como realizador ha firmado la decepcionante “Atómica”, junto a Charlize Theron y la irregular “John Wick” (si bien su labor no aparezca reflejada en los títulos de crédito). Consigue adaptarse bien a un producto muy marcado por el descaro. Lo que cuenta, en realidad, da igual. No ofrece una trama convencional, pero tampoco lo pretende. En esta parodia desmesurada lo único que cuenta es la capacidad para provocar. El toque gamberro constituye la auténtica marca que define a una saga que, como ya era previsible, ha anunciado su tercera entrega.
Ryan Reynolds vuelve a interpretar a la dualidad Wade Wilson/Deadpool. Se trata de un intérprete con muchos y sonoros desatinos en su carrera profesional, pero también con algunos trabajos interesantes (“Buried”, “Definitivamente, quizás”). Su intención de explotar el éxito de esta franquicia en “X-Force” y “Deadpool 3” y de reiterar errores pasados como participar en una segunda parte de “El otro guardaespaldas”, evidencia su errática trayectoria. Le acompañan Josh Brolin (“No es país para viejos”, “Mi nombre es Harvey Milk”, “Sicario”), Morena Baccarin (vista en la serie televisiva “Homeland”), Zazie Beetz (“Geostorm”) y Brianna Hildebrand (“First Girl I Loved”). Todos ellos se entregan a este descaro políticamente incorrecto y cinematográficamente discutible, pero humorísticamente efectivo.
www.cineenpantallagrande.blogspot.com
@gerardo_perez_s
gerardops
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
18 de mayo de 2018
17 de 24 usuarios han encontrado esta crítica útil
Tras el gran éxito de la presentación cinematográfica de ‘Deadpool’, con la película dirigida por Tim Miller, la segunda entrega se enfrentaba a un reto importante para intentar superar a su predecesora, con el inconveniente de no contar ya con el factor sorpresa, y el resultado es igual de divertido en una película que supera a su antecesora.

Las infaltables referencias aparecen desde el inicio mismo de la película y no pararán a lo largo del metraje, con una historia que inicia con Deadpool (Ryan Reynolds) enfrentándose a una situación complicada que es mejor no mencionar, hasta verlo como posible integrante de un conocido grupo de superhéroes, al tratar de control a Russell (Julian Dennison) un adolescente mutante de incontrolable ira y que lanza llamas de sus puños.

Todo se sale de control y Deadpool y Russell son enviados a una cárcel de máxima seguridad donde con un dispositivo pierden sus poderes, pero ante la amenazante llegada de Cable (Josh Brolin), quien busca asesinar a Russell, deberá buscar armar un nuevo grupo de superhéroes para hacerle frente y tratar de salvar a Russell.

Siguiendo el camino ya andado en su antecesora, esta nueva película consigue afianzar al personaje con una alta dosis de cinismo y desparpajo, pero ahora con la añadidura de mostrarlo en una situación donde además busca su propia redención por motivos muy personales.

El guion muestra a Deadpool en diferentes estados, desde una profunda depresión, hasta verse en la necesidad de pedir ayuda o tomar conciencia de la trascendencia de salvar a alguien más, pero sin perder jamás su actitud cínica y desmadrosa ni acercándose ni tantito a lo solemne, soltando un chascarrillo tras otro, y burlándose de todo y de todos, con bastantes referencias a la cultura pop, la mayoría muy recientes, lo que ayuda a refrescar el chiste del filme y previniendo su saturación.

Esta segunda entrega cumple de manera efectiva las expectativas creadas por la primera película, mostrando al personaje con su esencia intacta, una buena cantidad de secuencias espectaculares, un humor corrosivo y un tono que se impone desde el inicio y añadiendo buenos personajes como Cable y Domino, además de un inesperado villano que resultó toda una verdadera y agradable sorpresa e incluso una de las mejores escenas postcréditos, conformando así una segunda parte tremendamente efectiva y salvajemente divertida. Queremos más Deadpool, sin duda.

http://tantocine.com/deadpool-2-de-david-leitch/
Quique Mex
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 10 20 23 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2018 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios.
Filmaffinity es un medio independiente, y su principal prioridad es la privacidad, mantenimiento y seguridad de los datos de sus usuarios,
información que no comparte fuera de la web con ninguna entidad y/o empresa, bajo ninguna circunstancia.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados