arrow
Haz click aquí para copiar la URL

Búscate la vida (Serie de TV)

7,8
4.648
votos
Sinopsis
Serie de TV (1990-1992). 35 episodios. Chris Peterson (Chris Elliott) aún es repartidor de periódicos con más de 30 años. Sus padres (que siempre van en bata) le odian, y están deseando que se independice. En cada capítulo, Chris se ve envuelto en las más surrealistas aventuras: desde participar en el concurso mundial de deletrear palabras hasta hacerse con un extraterrestre como mascota, pasando por fabricarse un zumo para viajar por ... [+]
Críticas ordenadas por:
1 2 3 4 >>
25 de febrero de 2007
32 de 36 usuarios han encontrado esta crítica útil
"Get a Life" o Buscate la Vida, emitida en España por Canal + en 1992 y protagonizada por el humorista Chris Elliot (Atrapado en el tiempo), marcó un punto y aparte en la comedia televisiva de humor absurdo. Fué el detonante, quizás, de toda una generación amante de South Park, Padre de Familia o la Hora Chanante. De hecho un guionista (David Mirkin) de la ácida serie de animación Los Simpson participó, junto a Chris Elliot, en la creación de la serie.

Buscate la Vida cuenta las peripecias de un treintañero repartidor de periódicos que todavía vive en casa de sus padres en un típico barrio americano. Es necesario remarcar que el padre de Chris Elliot en la vida real era su padre en la serie y que Elliot le permitía estar en pijama para hacerle estar más cómodo durante el rodaje. Una curiosidad que sin duda nos demuestra que el humor de esta serie parte del ingenio delirante del propio Elliot.

Las dos temporadas están plagadas de situaciones que ponen en evidencia la ingenuidad de Chris, que se verá en representaciones teatrales en "Animales del Zoo sobre ruedas", timado por los comerciantes en "El reloj falso" o recibiendo visitas de otro planeta en "Vomitón y yo".

La serie constó en total de 35 capítulos en 2 temporadas.
zhilfoda
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
9 de mayo de 2012
20 de 20 usuarios han encontrado esta crítica útil
A finales de los ochenta y principios de los noventa, la caída del muro de Berlín, la desaparición de la URSS y el incipiente proceso globalizador permitieron al neoliberalismo desplegarse a sus anchas sin ningún tipo de contrapeso. Con un título tan premonitorio como “Get a life” (Búscate la vida) es evidente que los creadores de esta emblemática y visionaria serie ya intuían la sociedad de disparate que se nos venía encima.

Un magnífico Chris Elliott en estado de gracia se convierte en el alma de la serie dando vida, con carismático magnetismo -entre adorable y repulsivo-, a un Chris Peterson infantil, ingenuo, crédulo, inmaduro y egoísta, que será una y otra vez víctima de todo tipo de engaños, abusos y timos. Inmune al desaliento y perfeccionando su estupidez a grados superlativos, se convierte ante nuestros ojos en el nuevo superhombre del siglo XXI, desarrollando en cada capítulo una nueva memez con la que enfrentarse a la realidad. Y es que, precisamente, la evolución de los acontecimientos desde el estreno de la serie la han engrandecido todavía más –si ello fuese posible. La desregulación del capital y su descontrol han terminado por crear una realidad social en donde miles de jóvenes en la treintena viven con sus padres, con un futuro desolador de precariedad e inestabilidad por delante se “buscan la vida” como pueden. Chris Peterson nos puede parecer todo lo estúpido que queramos, pero lo tiene claro, para él la verdadera estupidez es ser cómplice y madurar en esa realidad.

Todos los capítulos son extraordinarios y constituyen una obra maestra del surrealismo y lo absurdo, no tienen ni un sólo segundo de desperdicio y nos dejan toda una colección de deliciosas reflexiones. Con cada nuevo visionado la serie sigue mejorando y nos divierte todavía más. La veneración que genera la ha llevado a ser una de las grandes entre las series de culto.
The Quiet Man
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
12 de enero de 2007
16 de 17 usuarios han encontrado esta crítica útil
Era subrealista a más no poder, graciosa, divertida, desenfadada y sobre todo absurda. Me encantaba ver a los padres en cualquier sitio y situación en bata de boatiné y pantuflas. Además molaba la canción de REM del comienzo de la serie. Recuerdo varias situaciones de la serie que se me han quedado grabadas en la mente como lo más divertido y absurdo que he visto hasta ahora. Con permiso, claro está de "la Pareja basura" (BOTTOM) que es mi serie favorita y tenía situaciones mucho más absurdas que ésta (que mira que es difícil) Pero claro sin ir más lejos "Buscate la vida" es yanqui y "Bottom" totalmente british y por lo tanto totalmente frikie. Que recuerdos...
umaestef
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
4 de agosto de 2009
16 de 18 usuarios han encontrado esta crítica útil
Estamos ante la mejor serie que jamás haya llegado a nuestros hogares. Se nos presentaba un Chris Peterson que era la antítesis del sueño americano: viviendo aún con sus padres a los treinta años, con un empleo pracario, gordo, calvo y sin éxito social. Es decir, el prototipo de joven español actual.

No he visto nada tan surrealista jamás. Si tienes una idea desparatada en la cabeza, Chris la hace realidad pero con varias vueltas de tuerca. Lo podemos ver cazando a su padre tras una intoxicación por setas, ejerciendo de chico de compañía para heptagenarias (¡y recibiendo una paliza por sus maridos en sillas de ruedas!), hacer una fiesta con marisco pasado, luchando contra un robot repartidor de periódicos, sacrificándose bajo una montaña de objetos para que no destruyan el parque de su infancia...

La serie se divide en dos temporadas. En la primera no ocultan el toque de surrealismo desde el primer momento, y aún tiene su único amigo, Larry, un patético banquero calzonazos que está casado con una bruja que odia a Chris (seguro que conocéis a muchos así). Siendo franco y sin querer exagerar, reconozco que todos los capítulos son memorables, y doy una mención especial "La pila de la muerte", "Animales de zoo sobre ruedas" y "Los obreros de la costrucción".

Debido a los bajos índices de audiencia y sabiendo que iban a cortar la serie, Chris Elliott se desboca. Su personaje se emancipa cuando sus padres hacen un muro de ladrillos, y posteriormente se marcha a vivir en el garaje de un policía expulsado del cuerpo por orinar en los piés de un superior. Los argumentos son aún más disparatados si cabe, y se llega al punto cumbre de las comedias de situación con el capítulo "Vomitón y yo".

Serie de culto, clásica, de referencia. Genial desde los títulos de créditos con la canción "Stand" de REM hasta cualquier final de capítulo, en los cuales Chris muere de las más variopintas maneras. Os la recomiendo 100% a todos los que queráis ver algo distinto.
Zydrunas
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
27 de junio de 2008
15 de 16 usuarios han encontrado esta crítica útil
Si rondas la treintena, vives con tus padres, tienes un trabajo precario y la única oportunidad de acercarte a alguien del otro sexo, es una relación antagónica con la esposa de tu mejor amigo, sólo un consejo... ¡Búscate la vida!.
El síndrome de Peter Pan llevado hasta la extenuación, incapaz de asumir ningún tipo de responsabilidad, Chris Elliott nos retuerce en una espiral de absurdo, a cada giro más surrealista y cómica, desde el inicio con el tema de R.E.M. "Stand" al morbido final, simplemente genial.
Yo quiero bailar,no como Danny Zucko, Johnny Castle, ni Billy Elliot. Yo quiero bailar como Chris Petersen.
whitaker
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2018 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios.
Filmaffinity es un medio independiente, y su principal prioridad es la privacidad, mantenimiento y seguridad de los datos de sus usuarios,
información que no comparte fuera de la web con ninguna entidad y/o empresa, bajo ninguna circunstancia.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados