arrow

Shameless (Serie de TV)

7,9
5.025
votos
Sinopsis
Serie de TV (2011-Actualidad). Remake norteamericano de la serie británica sobre la peculiar familia Gallagher, en la que Frank (William H. Macy), un padre soltero y alcohólico, trata de educar a sus seis inteligentes, salvajes e independientes hijos. (FILMAFFINITY)
Críticas ordenadas por:
escribe tu crítica ver por títulos
<< 1 2 3 4 5 >>
user-icon adornini   sevilla (España)
Excelente
25 de Septiembre de 2012
2 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
Y he visto muchas, créanme. Es maravillosa, dulce y tierna. Es cruel, desgarradora, gamberra y despiadada. En nivel de los actores no puede ser más alto. La profundidad argumental es imposible de superar. A veces te puede hacer llorar. Muchas veces te hace reir a carcajadas. Lo mejor es cuando la estás viendo en compañía y le dices !Que pedazo de serie! !que barbaridad! Solo digo una cosa, es la serie más original que he visto en mi vida. Y no solo es culpa del guión británico, que también. La versión es muchísimo mejor que la que la origina, en todo los aspectos. No sé como en Usa se han atrevido a algo así. Y la segunda temporada es igual o mejor que la primera, lo cual parecía imposible. Señores, no me alargo más. Solo os ruego una cosa, véanla y den su opinión.
adornini
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
No
  (información)
 
user-icon Rick_Blaine   Aspe (España)
Muy buena
25 de Junio de 2013
2 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
Serie altamente recomendable para los amantes de los escritores crudos (Bukowski, Fante, Miller, P. J. Gutiérrez...)
La serie parece sacada de cualquier relato sucio de dichos escritores. Una serie a la vez dura y tierna a niveles extremos.
Rick_Blaine
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
No
  (información)
 
user-icon buffyfan   Alzira (Valencia) (España)
Notable
10 de Abril de 2013
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
¿Tenéis ganas de ver una serie de televisión que sea políticamente incorrecta y que además goce de una calidad constatada? Pues nada más fácil que emprender el visionado de la primera temporada de la versión estadounidense de Shameless, la cual consta de doce episodios de una duración media de unos cincuenta minutos.

Es necesario aclarar que en realidad se trata de un remake de una serie inglesa del mismo nombre. No he tenido ocasión de ver dicha versión original, pero hemos de tener en cuenta que el creador de ambas series es el mismo, Paul Abbott. Por lo que he podido leer al respecto, parece que entre ambas existe una diferencia mínima. Aunque todas las críticas suelen coincidir en que su remake americano tiene una calidad algo superior. Pero, insisto, en este apartado escribo un poco de oídas al no haber visto nada de la versión original inglesa.

¿De qué va Shameless? Pues de las peculiares vivencias de la familia Gallagher, una familia numerosa de clase social baja que vive a las afueras de Chicago. Frank Gallagher, alcohólico y taimado como él solo, encabeza esta desestructurada familia en la que no se deja títere sin cabeza.

En verdad os digo que todos los protagonistas y secundarios de esta particular serie tiene algo especial. Y es que es imposible no encariñarse de Fiona. No, la de las pelis del ogro ese verde, no; me refiero a la hija mayor de Frank, quien prácticamente ha hecho el papel de madre para sus hermanos. ¿Y qué me decís del “Destructor”? ¿O de Phil y sus rebuscados métodos para obtener dinero? En fin, podría detallar aquí los caracteres de todos y cada uno de los personajes de Shameless, pero casi que merece más la pena que los descubráis vosotros mismo, que así disfrutáis más, insensatos. Pero, ojo, no me estoy refiriendo únicamente a los Gallaguer, que conste en acta. También los secundarios tienen carisma para dar y vender.

Aparte del enorme carisma del elenco, otra cosa que hace especial a la serie es su muy acertada mezcolanza entre comedia y drama. Que una serie consiga en una escena hacerte llorar de la risa con alguna situación o chascarillo y que en la siguiente padezcas por algún problema o momento emotivo, tiene un gran mérito. Esa es la esencia de Shameless: la combinación e incluso la yuxtaposición de géneros.

Los guiones están inteligentemente escritos. Aparte del ya citado mix de registros, no puedo dejar de mencionar los vuelcos que da la trama. No esperéis que las cosas sucedan de forma previsible, porque aquí nada lo es. Estoy pensando ahora mismo en situaciones que te van a dejar pegado a la butaca, como el final del episodio 1 x 11. Y eso que no he mencionado tampoco el inesperado regreso producido en el 1 x 9. Por supuesto, me niego a spoilearos nada. Esto hay que verlo para recoger por uno mismo la mandíbula del suelo.

Además, las historias denotan inteligencia de los guionistas por doquier. Y se merecen que les hagamos la ola y les digamos “chapeau” por haber hecho una deconstrucción de la sociedad tan empática. Me repito más que el ajo, pero es que para que la mencionada deconstrucción funcione, hace falta que se haga desde diversos puntos de vista y Shameless lo hace desde el humor, la ironía, las lagrimas y la emotividad.

Una importante nota característica de la serie es que no os esperéis la típica moral pacata que denotan muchos productos, que aquí no se cortan un pelo. Si te tienen que mostrar a dos adolescentes teniendo sexo o drogándose, te los muestran. Si es necesario mostrar la imagen de un padre golpeando a su hijo hasta hacerle sangrar, podéis estar seguros de que allí tendréis en pantalla. Eso sí, debo decir que he notado que la serie (al menos en su primera temporada) no enseña, pero si insinúa, imágenes de sexo homosexual entre varones, dejando estas escenas fuera de cámara. Pero, vamos, por lo demás no se corta un pelo. Y es que Shameless es, sencillamente, políticamente incorrecta.

Las actuaciones de los actores son soberbias. Pongo especial atención en F
rank y Fiona. Yo desde luego, ya no me imagino a Macy haciendo algún otro papel que no sea el de cabeza (casi diría “culo”) de familia de los Gallaguer. Por poner otro ejemplo, Rossum da el pego al 100% como aguerrida y preocupada hermana mayor. Y así, un larguísimo etcétera.

En definitiva, si tenéis interés por ver una comedia con elementos de drama (¿o era al revés?), políticamente incorrecta, bien realizada y de calidad, Shameless es vuestra serie. Yo ya ando de lo mío, deseando ver la segunda temporada.
buffyfan
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
No
  (información)
 
user-icon Laura BA   Alicante (España)
Excelente
8 de Mayo de 2014
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
Acabo de terminar el último capítulo de la cuarta temporada y tengo la misma sensación que cuando terminas ese libro que tanto te ha enganchado o tu saga de películas favoritas. Y eso que Shameless aún tiene mucha guerra que dar (tengo entendido que la quinta temporada se estrena en Enero de 2015).

No pienso comparar esta versión con su original británica, ya que no la he visto y sería un poco hipócrita por mi parte.
Voy a juzgar esta serie desde lo que he visto con mis propios ojos, y puedo asegurar que es una de las mejores que he visto en mucho tiempo.

Los personajes son únicos, cada uno con su vida y con su historia y sin embargo siempre dispuestos a ayudarse en cada uno de los mil líos en los que se meten, porque está claro que para una familia compuesta por un padre alcohólico dispuesto a todo (y cuando digo a todo es a todo) y sus seis hijos pobres que viven en un barrio de Chicago que poco tiene que envidiar al Bronx no puede existir la tranquilidad. Pero no os penséis que es uno de esos dramas donde te tiras la mitad de la serie lamentándote por la situación de los personajes. Aquí los estereotipos se rompen hasta el punto de que te entran ganas de ser un Gallagher por un día. Amarás a personajes que en la vida real odiarías, y todo porque el equipo de esta serie sabe crear frescura y "buen rollo" en los aspectos más amargos, inmorales y crueles de la vida. Shameless te hará sentir algo por cada personaje, bueno o malo, pero no te van a ser indiferentes.

Y no puedo olvidarme de mencionar su magnífica banda sonora, que acompaña perfectamente a cada momento de la serie.

He intentado hacer un resumen de lo que es esta serie, pero realmente hay que verla para entender de lo que hablo. Shameless te envuelve y no te decepcionará en ninguna de sus temporadas.
(SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama) Ver todo
Laura BA
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
No
  (información)
 
user-icon Jefe Dreyfus   Girona (España)
Muy buena
13 de Septiembre de 2012
1 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
Shameless narra la historia de una disfuncional familia que malvive en un suburbio de la ciudad de Chicago. El padre, y cabeza de familia, es alcohólico y no duda en gastarse los pocos ahorros familiares en licor. Además sus propios hijos deben ir a recogerlo muchas mañanas porque el hombre no es capaz de regresar a casa por su propio pie. La hija mayor dejó de estudiar, antes de acabar el instituto, para hacerse cargo de sus cinco hermanos, después de que su madre los abandonara. Ella intenta sacar adelante la familia buscando dinero de donde buenamente puede para lograr poder comer y pagar las facturas más básicas a fin de mes. En eso ayudan también el resto de sus hermanos pequeños, apoyándose los unos en los otros para lograr salir adelante en una realidad que les es hostil y una vida que les ha dado la espalda. ¡Ah! Y por si todavía lo dudaban, Shameless, es una comedia.

La familia protagonista, los Gallagher (absténganse de bromas y chascarrillos varios sobre otras familias problemáticas de apellido similar), está formada por el padre, Frank, alcohólico empedernido, brabucón charlatán y consumidor habitual de todo tipo de sustancias ilegales, que resulta el típico personaje autodestructivo, con el agravante de tener a su cuidado a seis hijos menores de edad (imposible no odiarlo y amarlo, a la vez); y sus hijos: Fiona, la hija mayor, sobre la que recae el rol de madre, que debe encargarse de hacer funcionar la familia y evitar que sus hermanos terminen en una casa de acogida; Lip, un superdotado para los estudios a quien le resulta imposible no meterse en líos; Ian, un gay empeñado en entrar en el cuerpo de marines del ejército; Debbie, una especie de niña/anciana metomentodo; Carl, quien demuestra una preocupante tendencia para quemar todo tipo de cosas; y el pequeño Liam, que es negro.

Resulta fascinante las vueltas (de campana) que puede llegar a realizar la carrera profesional de un actor americano. Por ejemplo, los dos protagonistas de esta fantástica serie de televisión fueron, a la vez, los dos protagonistas de uno de los mayores descalabros cinematográficos de todos los tiempos y una de las peores películas realizadas en las últimas décadas: Emmy Rossum y Justin Chatwin, quienes interpretaron, respectivamente, los roles de Bulma y Son Goku en ese agujero negro de creatividad que llevó por nombre Dragon Ball Evolution. Los acompañan los veteranos y extraordinarios: William H. Macy (Fargo, Mistery Men), en el rol del padre, y Joan Cusack (In & Out, Escuela de Rock), quien interpreta a una vecina de la familia que sufre agorafobia y de la que no tardará en aprovecharse la familia Gallagher.

Estamos frente a lo que podríamos catalogar como una serie de tetas. Es un secreto a gritos que existen dos tipos de series USA actuales: en las que salen tetas y en las que no. Shameless pertenece al primer grupo, junto con otras series como: Juego de Tronos, Boardwalk Empire, True Blood, Californication, Weeds, Spartacus o Girls. La conclusión, así a bote pronto, sería que las series de calidad apuestan por las tetas (ojos en blanco, hilillo de baba). Parece que algo está cambiando en la televisión americana. Y nos alegramos enormemente, más si cabe, si la serie en cuestión se encarga de dejar en porretas a Emmy Rossum, quien parece haber abandonado sus sosos papeles anteriores, en films como El fantasma de la Ópera, El día de mañana, Poseidón o la propia Dragon Ball Evolution.

Paul Abbot, su creador, ha adaptado su propia serie, emitida en el Channel 4 británico (donde ya se está emitiendo la novena temporada), para la cadena americana Showtime. Y créanme si les digo que el resultado no podría haber sido más satisfactorio. Shameless es un fantástico espectáculo televisivo, irreverente, descarado, mordaz y políticamente incorrecto, dotado de unos personajes que funcionan tanto a nivel individual como colectivo, a cada cual más atrayente, y que en conjunto forman el grupo humano más esperpéntico e hilarante de parásitos sociales jamás unido bajo un mismo techo. La serie logra enganchar desde su episodio piloto, donde se sentarán las bases de la trama, mostrando especial interés por la figura del padre ausente (o simplemente tirado por el suelo) y la de la hermana mayor, obligada a sacar adelenta su numerosa familia y de como se le pueden complicar todavía más las cosas cuando crea encontrar el amor. Para colmo, al principio de cada episodio, cuando se le recuerda a los espectadores lo ocurrido con anterioridad, aparece algún miembro de la familia para echarte la bronca en caso de que te perdieras el capítulo anterior (además también suelen haber escenas ocultas en los títulos de crédito finales).

Shameless juega claramente a buscar los límites humanos de bajeza moral para, posteriormente, superarlos y reírse de ellos. Reírse a carcajadas participando de la gran fiesta que termina siendo la serie, convertida en un constante show del más difícil todavía. Y para la posteridad siempre nos quedará Frank Gallagher, uno de los personajes más carismáticos, torpes y ridículos de los últimos años, un ser tan despreciable como fascinante, alguien de quien te encanta ver sus desventuras, pero que odiarías conocer en la vida real.
Jefe Dreyfus
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
No
  (información)
 
<< 1 2 3 4 5 >>
FA en Facebook | FA en Twitter | Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2014 Filmaffinity - Movieaffinity | Todos los derechos reservados