arrow

Perfectos desconocidos

6,7
17.733
votos
Sinopsis
En una cena entre cuatro parejas, que se conocen de toda la vida, se propone un juego que pondrá sobre la mesa sus peores secretos: leer en voz alta los mensajes, y atender públicamente las llamadas, que reciban en sus móviles durante la cena. Remake del exitoso film italiano "Perfetti sconosciuti" (2016), de Paolo Genovese. (FILMAFFINITY)
Críticas ordenadas por:
<< 1 4 5 6 10 30 >>
8 de enero de 2018
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
De mi admiración por Álex de la Iglesia lo dije casi todo allá por abril, cuando reseñé "El bar", así que hoy me centraré solo en las virtudes de "Perfectos desconocidos", que son muchas aunque se trate de un remake y el director vasco haya renunciado por una vez a determinadas secciones (en especial, la de casquería) de su habitual mercado de abastos narrativos.

Por resumir: un escenario prácticamente único al que se le saca sin embargo el mayor de los dinamismos y se le añade una inquebrantable y creciente tensión; un plantel de personajes que son nosotros mismos y nuestra estupidez contemporánea (a medida que los teléfonos son más inteligentes, sus usuarios parecemos más lerdos), que representan nuestros prejuicios no superados y nuestra dependencia enfermiza de la tecnología portátil, lo que supone a la vez la degradación máxima de la en otros tiempos sagrada intimidad. El mejor amigo del hombre ya no es el perro… es el “modo avión”.

Comedia costumbrista y a ratos negra, siempre con un punto de mala baba y de cierto desafío (cuidado con reírte de este o de esta, porque a lo mejor el siguiente gag te retrata a ti), con hechuras teatrales pero ritmo cinematográfico, y con unos actores fantásticos que dejan a los premios Goya a la altura de la final de Gran Hermano VIP (ni una sola candidatura —tampoco para el reparto de "El bar"—, lo que hace pensar en secuelas o aun represalias por el pasado de Álex de la Iglesia como director de la academia).

Llegó a las salas hace más de un mes y ha sobrevivido al aluvión de estrenos navideños; vamos a pensar, ya sea por una vez, que el público es sabio.
Más información en http://ambigugarcia.blogspot.com.es/
Nacho Ambigú García
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
28 de marzo de 2018
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
Con una ambientación teatral y algunos de los más famosos actores españoles de los últimos años, la gran baza de la película es tener como director a Álex de la Iglesia en una producción de "mediaset". Si juntamos a uno de los más reconocidos cineastas patrios (aunque lleve bastantes años sin hacer nada decente) y a la productora que mejor sabe vender el cine en este país (aunque sea con un auténtico bodrio como este), el resultado es un éxito de crítica y público asegurado.
Ea, pues me pienso desmarcar porque la película me ha parecido completamente fallida.
Los personajes, y las conversaciones que mantienen entre ellos en el primer tramo de la película, son muy naturales, realistas y creíbles. Lo malo es que esto es tan de esta forma, que al final todo resulta tópico, predecible, soso y aburrido. Son los típicos diálogos que cualquier persona de a pie podría mantener con sus amigos en la vida real. De hecho, es que uno puede llegar a adivinar incluso lo que van a decir en algunos momentos. Esto, que a muchos les puede parecer bueno, a mí me parece aburrido. Detesto las películas que, de ser tan normales y reflejar tan bien la vida cotidiana, resultan tediosas y no me aportan nada como espectador que quiere alejarse por un rato de la realidad.
Una vez que comienza el juego, aparentemente la cosa se va a poner más interesante, pero no es así.
El tono serio, la pretenciosa banda sonora y todo el rollo místico del eclipse, no casan para nada con el tema de los móviles y el supuesto humor negro que contiene el guion, que para mí es inexistente porque no me he reído en ningún momento.
La tensión y el suspense son nulos. Esto no es más que una mera sucesión de chismorreos de personajes anodinos que no le importan a nadie.
Álex de la Iglesia no cuenta un relato original en esta ocasión, sino que para colmo estamos hablando de un "remake". Pues bien, este director nos sigue demostrando una vez más que parece que se la ha olvidado cómo hacer buen cine incluso sin desatar su vena surrealista y "friki".
La película demuestra también con creces que "Mediaset" es como la "Marvel" española. Vende muy bien lo suyo y tiene una legión de espectadores en todas sus producciones, independientemente de la calidad de las mismas. Pero claro, parece que nadie quiere quedar mal poniendo a parir una película mala a la que le dan muchísimo bombo entre programa y programa de telebasura con gran audiencia. ¡Lamentable!
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
i42poloj
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
11 de abril de 2018
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
El espejo no devuelve nunca la imagen de quien deseábamos ser o quien soñábamos llegar a ser… El trabajo de los actores es magnífico, todos parecen sentirse cómodos, a excepción de Belén Rueda que aguanta pero no cuaja. Me he dado cuenta que es una actriz que funciona estupendamente en un cierto tipo de registro.

La película promete más de lo que ofrece. A la mayoría, les parece suficiente... Y eso está bien.
LEUGIM
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
6 de diciembre de 2017
11 de 20 usuarios han encontrado esta crítica útil
El mensaje "vivir rodeado de mentiras para ser feliz" que al final, es lo que se transmite me parece patético y de lo más egoísta.
Que en la actualidad hayan aumentado gracias a las redes sociales las infidelidades vale, pero en vez de afrontarlas o sentir algo de remordimiento dar la lección de callados y para adelante...¿en serio?
Independientemente de que personalmente no me haya gustado eso la película es completamente previsible y la enorme fantasía contradice el parecido a la realidad que se ve a lo largo de la película.
marinagm
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
14 de diciembre de 2017
8 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil
La gracia que tiene el diablo reside en su continua mutación, nunca para quieto y cambia constantemente de forma. Por eso sobrevive y siempre está presente.
Ahora es el móvil. El invento más perverso y destructivo que ha creado el mal desde el final de la segunda guerra mundial.
Es tan perfecto en su dolor y mezquindad que se ha hecho imprescindible, anodino e inadvertido.
Es como un virus. Mucho peor que cualquiera de los anteriores o actuales, los supera por goleada, ya que este triunfa en todas partes prácticamente, miles de millones se han intoxicado, están contaminados y no paran de contagiarse unos a otros.
El número de muertos (¿espirituales?) es tan grande que no hay ni cifras al respecto, son incontables, las matemáticas ya no sirven, necesitaríamos fórmulas abstractas, aforismos, maldiciones, exabruptos u onomatopeyas.
Y no solo es todo lo que ha matado, a ese horror inefable hay que sumarle todo lo que ha deformado, pervertido y torcido, todo ese destrozo abismal y pringoso que ha producido en su irradiación expansiva y agonística.
Por supuesto, que no hay marcha atrás. De esta ya no nos podremos recuperar jamás. La enfermedad es universal, mortal de necesidad. No hay remedio ni antivirus conocido. Va a ir a más.
Tendríamos que buscar a algún humano todavía no dañado, limpio, inmaculado. Pero son casi imposible de encontrar. Y los pocos que quedan, están desapareciendo, debido a su larga edad o a la presión social. El contaminado no soporta la visión o cercanía de un sano, y por ello utiliza todos los medios a su alcance para que se contagien también. De ahí que sea una plaga imposible de curar y erradicar.
Y no solo es el terrible daño moral o la destrucción colosal de cuerpos y almas, hay que señalar además el grado de imbecilidad que ha propagado. Si somos como especie, por naturaleza, muy susceptibles de contraer la idiotez supina en cualquier momento, este artilugio demoníaco la ha convertido en una idolatría feroz, insuperable e indestructible, la memez como un Dios al que adorar y alimentar cada día, ofreciéndole infinitas muestras de nuestro amor y rendición, de nuestro sacrificio, renuncia y perdición.
No hace falta decir que es el signo definitivo del apocalipsis. El anuncio del fin de los tiempos. Esta vez lo merecemos, por fin lo conseguiremos. Desapareceremos.
Por todo ello, esta película es una profecía, una señal de muerte. Detrás de su liviana y boba apariencia de comedia burda y rala, hay un aviso para navegantes, un presagio del fin.
Y ese es su único valor, como advertencia o augurio.
Ya que como película deja mucho que desear. Costumbrismo tópico, aire rancio, humor grueso, interpretaciones forzadas y quizás solo se salve algún destello de buen actor y la dirección eficaz y hasta con algún detalle minúsculamente hermoso de nuestro amado Álex.
Homosexualidad, sexo deseado, reprimido, realizado, sexo, sexo y sexo. El resto, muerto.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Ferdydurke
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
<< 1 4 5 6 10 30 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2018 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios.
Filmaffinity es una web independiente, en ningún caso comparte los datos de sus usuarios.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados