arrow
Haz click aquí para copiar la URL

Perfectos desconocidos

6,6
25.818
votos
Sinopsis
En una cena entre cuatro parejas, que se conocen de toda la vida, se propone un juego que pondrá sobre la mesa sus peores secretos: leer en voz alta los mensajes, y atender públicamente las llamadas, que reciban en sus móviles durante la cena. Remake del exitoso film italiano "Perfetti sconosciuti" (2016), de Paolo Genovese. (FILMAFFINITY)
Críticas ordenadas por:
<< 1 4 5 6 10 36 >>
1 de diciembre de 2017
10 de 17 usuarios han encontrado esta crítica útil
¿Cuantas parejas dejarían uno al otro que miraran su teléfono? Esta es la premisa detrás de la historia narrativa de un grupo de viejos amigos que se reúnen para una cena destinada a convertirse en un juego en la matanza. Y el juego de palabras es tal vez el más importante de todos, porque está utilizando "diversión" nuevos "facilitadores de comunicación" - chat, WhatsApp, correo electrónico, SMS, autofotos, aplicación, T9, skype, social - para revelar la más peligrosa naturaleza: la superficialidad con la que (casi) todo confiar sus secretos que contiene el teléfono inteligente (o tablet, o pC) creyendo y pensando que no va a responder a las consecuencias, o peor aún, que liga con los consecuencias para que sea más emocionante. Los "extraños" de Alex de la Iglesia en realidad conocen entre sí toda la vida, se mantiene el juego y hacer que los demás desde una edad temprana del juego de la verdad, sabiendo que en ciertos experimentos divertidos que hay muy poco. Y ellos están determinados a no entender que se trata de la protección de la otra, incluso de todo esto, para llenar el sentido de la vida.

Y si, cada uno de nosotros tiene tres vidas: una pública, una privada y una secreta y de esto, contado en clave de comedía claro está trata la película.
Recuerdo leer en Fotogramas que Alex de la Iglesia planea hacer un remake de la película "Perfetti sconosciuti" de Paolo Genovese que ha ganado el David de Donatello (el equivalente Italiano a nuestros premios goya) a mejor película y guión, una peli está cosechando premios, ojo siendo una comedia que es mas difícil todavía pues la película no solo se ha llevado dos de los mas importantes galardones italianos como contaba mas arriba, además es suyo el premio al mejor guión, ganando en Nueva York, en un prestigioso festival como Tribeca y el premio es al mejor guión y ahí radica el secreto de esta película en la interpretación de unos buenos actores como los que salen y un fantástico guión bastante ingenioso que es capaz de hacerte pensar.

En esta adaptación de Álex de la Iglesia la comedia resalta por los equívocos y cambios de papeles de los personajes, Alex por supuesto le da su toque personal aunque se desvía mínimamente del guion original de la italiana, algo insólito en alguien que ha contado tantas veces historias originales. También ocurre a veces con su cine que los arranques y planteamientos brillantes no tienen continuidad y que siendo dueño de un poderoso sentido visual, opta en los desenlaces por el dilatado y gratuito desmadre, que disfruta mucho más con los alardes de su cámara que el espectador. Aquí demuestra en un espacio cerrado que puede ser un narrador sutil, revelador en los pequeños gestos, consciente del valor de una mirada, un pequeño gesto, un silencio incómodo, una elipsis.

El resultado es una comedia divertida y perspicaz, especialmente engrasada, que juega con ese algo inconfesable que todos ocultan, y no sólo a sus parejas, un vehículo perfecto para un reparto superlativo en el que todos están mucho más que bien en todo momento y cada intérprete tiene al menos un momento glorioso particular, un diálogo, una mirada, un gesto, una actitud, y sobre todo una progresión individual impecable durante la que se suceden los sobreentendidos, los equívocos, los intercambios de papeles, jugando hábilmente con la información que sólo conocen uno o unos cuantos de ellos y lo que va sabiendo oportunamente el espectador.

Y como ocurre en "El ángel exterminador", lo que en principio era festivo puede acabar en destrucción. La perfecta sincronización de imágenes y diálogos se complementa con intérpretes que funcionan muy bien, que bordan a sus personajes. No hay bajones ni pasotes en el talento que despliega Álex de la Iglesia en esta película hilarante en varios momentos, incómoda en sus conclusiones. Existe arte en esta adaptación que pudo iniciarse con vocación artesanal.
javi rojo
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
14 de diciembre de 2017
9 de 15 usuarios han encontrado esta crítica útil
La gracia que tiene el diablo reside en su continua mutación, nunca para quieto y cambia constantemente de forma. Por eso sobrevive y siempre está presente.
Ahora es el móvil. El invento más perverso y destructivo que ha creado el mal desde el final de la segunda guerra mundial.
Es tan perfecto en su dolor y mezquindad que se ha hecho imprescindible, anodino e inadvertido.
Es como un virus. Mucho peor que cualquiera de los anteriores o actuales, los supera por goleada, ya que este triunfa en todas partes prácticamente, miles de millones se han intoxicado, están contaminados y no paran de contagiarse unos a otros.
El número de muertos (¿espirituales?) es tan grande que no hay ni cifras al respecto, son incontables, las matemáticas ya no sirven, necesitaríamos fórmulas abstractas, aforismos, maldiciones, exabruptos u onomatopeyas.
Y no solo es todo lo que ha matado, a ese horror inefable hay que sumarle todo lo que ha deformado, pervertido y torcido, todo ese destrozo abismal y pringoso que ha producido en su irradiación expansiva y agonística.
Por supuesto, que no hay marcha atrás. De esta ya no nos podremos recuperar jamás. La enfermedad es universal, mortal de necesidad. No hay remedio ni antivirus conocido. Va a ir a más.
Tendríamos que buscar a algún humano todavía no dañado, limpio, inmaculado. Pero son casi imposible de encontrar. Y los pocos que quedan, están desapareciendo, debido a su larga edad o a la presión social. El contaminado no soporta la visión o cercanía de un sano, y por ello utiliza todos los medios a su alcance para que se contagien también. De ahí que sea una plaga imposible de curar y erradicar.
Y no solo es el terrible daño moral o la destrucción colosal de cuerpos y almas, hay que señalar además el grado de imbecilidad que ha propagado. Si somos como especie, por naturaleza, muy susceptibles de contraer la idiotez supina en cualquier momento, este artilugio demoníaco la ha convertido en una idolatría feroz, insuperable e indestructible, la memez como un Dios al que adorar y alimentar cada día, ofreciéndole infinitas muestras de nuestro amor y rendición, de nuestro sacrificio, renuncia y perdición.
No hace falta decir que es el signo definitivo del apocalipsis. El anuncio del fin de los tiempos. Esta vez lo merecemos, por fin lo conseguiremos. Desapareceremos.
Por todo ello, esta película es una profecía, una señal de muerte. Detrás de su liviana y boba apariencia de comedia burda y rala, hay un aviso para navegantes, un presagio del fin.
Y ese es su único valor, como advertencia o augurio.
Ya que como película deja mucho que desear. Costumbrismo tópico, aire rancio, humor grueso, interpretaciones forzadas y quizás solo se salve algún destello de buen actor y la dirección eficaz y hasta con algún detalle minúsculamente hermoso de nuestro amado Álex.
Homosexualidad, sexo deseado, reprimido, realizado, sexo, sexo y sexo. El resto, muerto.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Ferdydurke
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
9 de diciembre de 2017
5 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
Si la película fuese una hamburguesa o un bocadillo de chorizo, se me presenta la carne o el embutido como un pedazo de alimento jugoso, sabroso y bien elaborado, y del pan que al principio y la final se alinean para darle consistencia al conjunto diría que sobra, que está demasiado cocido, el principio, y con sabor raro al final.
El principio por poco natural, demasiado sugerente y por tanto artificioso. Entre miraditas, morisquetas, gestos y algún suceso sorprendente se nos dice que algo especial va a suceder. No casa con el buen hacer y la naturalidad de un docudrama de situación tan bien dirigido.
Se debería haber dejado al espectador que fuese descubriendo lo que sucede sin tanta pista. Al final está claro que se va a montar una buena.
Y el final, igual. Incursión en la intromisión.
¿A qué viene ese final? Lo de la brujería y lo diabólico está condicionando la obra de Alex de la Iglesia de manera castradora. A mi modesto ver.
Como una tapadera, que tapa un buen producto al que no se le deja respirar, es lo que me parece el final. Mata la película.
Lástima, porque durante toda esta obra de teatro llevada al cine en la que brillan Eduard Fernández, Pepón Nieto y Dafne Fernández, y los demás en mayor o menor grado se muestran afectados y poco naturales, se había pergeñado una buena historia con momentos álgidos de dramatismo y humor.
Sin el principio y sin el final, tendríamos obra de teatro para rato. De esas que están en los escenarios años y años.
Ah, los móviles han llegado para quedarse, así que mejor que los administremos bien. Ahora sufrimos los excesos del principiante pero aprenderemos. Como hemos hecho con todo, desde que apareció la rueda o el fuego. Eso sí que cambió nuestras vidas.
cinefiloman
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
6 de diciembre de 2017
4 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
Excelente trabajo de Alex de la Iglesia, probablemente su mejor película hasta la fecha, cuyo único defecto es, una vez más, un mal remate de la historia. Hubiera bastado con acabar la película cerca del clímax para que el resultado fuera sobresaliente. De cualquier manera es un enorme trabajo de actores, cuenta con un fantástico ritmo y un buen guión (aunque previsible en algún momento).
Prácticamente, el grueso de la película transcurre en una sola localización. Un piso de Madrid donde los protagonistas, un grupo de amigos, han quedado para cenar, y a los cuales se les ocurre el incómodo juego de poner los teléfonos móviles en común, para ver los mensajes recibidos y escuchar las llamadas que se producen durante la comida.
A medida que llegan las revelaciones, crece la tensión, magistralmente conducida por Alex de la Iglesia, el drama se mezcla con la comedia, con situaciones esperpénticas e hilarantes, dejando a la vista las vergüenzas de los personajes y ,en general, la hipocresía de la sociedad en la que vivimos.
Edgar García
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
7 de diciembre de 2017
4 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
Empecemos por el final. Ese barniz dulzón mata toda la tragedia de la película. En mi opinión, hubiera funcionado como un buen drama de toques cómicos, en lugar de una comedia con el obligado final feliz, que deshincha, por descarado, toda la tensión lograda hasta ese punto.

Funciona la cosa. El diálogo es el elemento principal que articula toda la película: No hay acción, ni luchas callejeras, ni se abre el cielo para dejar pasar Ovnis que vienen a cazarnos. Sólo el diálogo, natural, fluido y no forzado: Una desgracia para los amantes de Alex de la Iglesia, a los que les encantan diálogos que no entran ni con cuña, escenas esperpénticas y esperanzas frustradas. Para mí, Alex es el Spielberg español, lo que quiere decir que sus films tienen el "efecto soufflé", much ado about nothing.

Pero aquí no, al menos hasta el final, como digo. Aquí no hay forzamiento de las premisas, sino un fluir...es algo que me ha encantado. Y estaba por darle un 9, pero no se lo merece ante el remate edulcorado y edulcorante que nos hace. Lo dicho, yo hubiera preferido que se hubiese tratado como un drama de gran comicidad más que una "comedia negra", que a fuerza de sacarse un As de la manga se convierte en un cuentecito sin moraleja: O mejor, cuya moraleja es "la ignorancia te hace feliz".

Mr. Sabidillo: Pero oiga, la acción y los gags acaban siendo previsibles...- Mire, agarre usted una cámara y grabe una cena con amigos en la que todos se hinchan a comer y no pasa nada ¿Que es obvio lo que va a pasar? "Nos ha jodío mayo con las flores" como diría la célebre Belén Esteban ¡Claro que ves que ahí va a estallar una buena discusión de parejas ! Al bueno de Alex todavía no se le ha ido la olla tanto como para grabar una cena entre actores en lo que lo peor que les puede pasar es echar demasiada sal al redondo...

Mr. Sabidillo: Pues no sé por qué le pone usted una nota tan alta, siendo esto un "remake" sin añadidos a "Perfetti sconosciuti"...- Mire , a mí los remakes, como los reflejos: Cuanto más parecido al original, mejor. Esas ideas actuales de historias que "a fuerza se tienen que cambiar" porque el plan es ofrecer algo nuevo, en lugar de algo valioso (que debería ser la premisa). A fuerza de hacer remakes se han cargado las tortugas ninja, Dragon Ball, Embrujada, Transformers, Spider Man, Super Man, Batman, Karate Kid...y la lista sigue, Mr. Sabidillo, y se amplía cada día. La novedad por la novedad parece ser el lema de los que piden films malos como un dolor. Y es risible cómo unos tienen unas tragaderas que les daría envidia a las cloacas de Roma con Santiago ¿Se tragaría usted un remake de "La Historia Interminable " con Justin Bieber y Jaden Smith en los papeles principales? Yo desde luego no.

Lo dicho: 7'5 sería una nota ideal.

Lo mejor: En general, las tomas y los actores, profesionales como la copa de un pino.
Lo peor: Ese final insufriblemente surrealista. Quiten eso.
Gloriasolisdeo
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
<< 1 4 5 6 10 36 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2018 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios.
Filmaffinity es un medio independiente, y su principal prioridad es la privacidad, mantenimiento y seguridad de los datos de sus usuarios,
información que no comparte fuera de la web con ninguna entidad y/o empresa, bajo ninguna circunstancia.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados