arrow
Haz click aquí para copiar la URL

Ghostland

6,2
1.816
votos
Sinopsis
Una madre y sus dos hijas heredan una casa. Pero en su primera noche, aparecen unos asesinos y la madre se ve obligada a luchar para salvar a sus hijas. (FILMAFFINITY)
Críticas ordenadas por:
<< 1 3 4 5 6 7 >>
18 de junio de 2018
Sé el primero en valorar esta crítica
Pascal Laugier director de la estupenda "Martyrs" y de la fallida "El hombre de las sombras", y seis años después dirige este drama de terror psicológico bastante interesante con momentos de horror bastante espeluznantes.

Dos hermanas y una madre que fueron atacadas brutalmente en el pasado no logran superar los traumas de unos terribles hechos acaecidos en un ataque muy violento dentro de su vivienda por unos desconocidos. La historia y el guión también es de Pascal Laugier construyendo una buena pesadilla de horror bastante bien contada, con muy buenos giros y manteniendo el interés en todo el metraje. 

Para interpretar a la dos hermanas hay cuatro actrices, dos para cuando son adolescentes y dos para 16 años después Beth son Emilia Jones y Crystal Reed y Vera Anastasia Phillips y Taylor Hickson. La madre en cambio está interpretada por la misma actriz (Mylene Farmer).

Una gran atmósfera en el interior de la casa llena de muñecas de porcelana contribuyen a darle un toque gótico y extraño que con la fotografía de Danny Nowak sombría contribuyen al acabado de una película bastante efectiva.
Destino Arrakis.com
videorecord
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
8 de agosto de 2018
Sé el primero en valorar esta crítica
Lo mejor: el camión de golosinas y lo que representa dicho vehículo, un homenaje encubierto a cuantiosas producciones que emplean semejante elemento para horrorizar sin necesidad de recurrir a personajes de carne y hueso que se traduce en la reafirmación de credenciales de Pascal Laugier (tras la mundialmente laureada Martyrs y la popularmente infravalorada The tall man) como contundente e inteligible orquestador de potente e inteligente sadismo en esta nueva invasión doméstica (en la línea de Alta tensión e Inside) que logra generar rabiosa repulsión y sufrida empatía (por villanos y proteaginosas respectivamente), narrando una especie de cuento de hadas en el que una bruja y un ogro (no conviene desvelar ningún detalle más) comprometen seriamente la inocencia de dos jóvenes convirtiendo sus vidas en una perniciosa pesadilla (en algún momento literalmente) que impactará incluso al más ávido de crueldad (la advertencia que antecede al inicio de la proyección de superar la mayoría de edad para proceder al visionado nunca ha estado más justificada); la retahíla de menciones (desde versos hasta fotografías, pasando por caracterizaciones y otras características propias) a la eterna figura del célebre escritor de terror Howard Phillips Lovecraft, un órdago a la creatividad tan meritoria como la introducción de la caja china de rompecabezas (un sugerente espejo con cierto botón secreto que oculta algo en su interior) u otros artilugios igualmente fascinantes.

Lo peor: el juego de cámaras es muy dinámico pero, a intervalos, poco funcional, manteniendo en tensión al respetable mediante una serie de logradas escenas dirigidas únicamente al sobresalto valiéndose de poco racional canibalismo, fetichismo, salvajismo e inhumanidad varia, contrariando tanto o más que la aparente falta de rigor argumental, poco coherente más allá de suponer un ejercicio de expiación de pecados llevado al extremo, si bien a la postre el guión se expone en todo su esplendor y la verdadera esencia de la cinta se puede interiorizar sin mucho esfuerzo); la desvirtuada e imaginativa excusa para justificar ciertos saltos temporales y plantear así una dualidad de posturas ante un hecho traumático que, aunque creíble (aquellos más sensibles lo pasarán realmente mal por el frenético e intenso devenir de los acontecimientos), no termina de alejarse del convencionalismo más comercial; la desquiciante certeza de no encontrar ningún producto patrio a la altura del presente sin que este, no obstante, sea el mejor de los procedentes del amplio abanico de autores franceses circunscritos en el riesgo cinéfilo para reivindicar sus mensajes (los citados durante la presente crónica, que premeditadamente comparten dicho país de origen, son superiores al resultar mucho más originales y concluyentes si cabe) pese a ser este tan sugestivo como absorbente.

Daniel Espinosa
www.cementeriodenoticias.es.tl
Tithoes
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
27 de agosto de 2018
Sé el primero en valorar esta crítica
La más reciente película del realizador de la sangrienta ‘Martyrs’ es un relato sádico y sombrío con un alto contenido de violencia y sangre que consigue ser un contundente cuento de horror.

Pauline (Mylène Farmer) y sus dos hijas adolescentes, Vera (Taylor Hickson), quien recién terminó con su novio y suele estar celosa de su hermana, y Beth (Emilia Jones), apasionada con la literatura de horror, fanática de Lovecraft y aspirante a escritora, viajan por carretera con destino a la que será su nueva vivienda, una vieja casona que han heredado de una tía y que parece un museo del horror, con una gran cantidad de muñecas.

En el trayecto son alcanzadas por un misterioso camión de helados que las empareja por unos momentos hasta que acelera hasta desaparecer, ellas continúan su viaje hasta llegar a su destino ya entrada la noche. Mientras desempacan, dos sujetos de aspecto tenebroso, uno como una bruja y otro como un ogro, irrumpen en la casa y atacan violentamente a las mujeres.

Laugier construye un relato que va tomando forma conforme avanza, que de a poco va dando información que podría representar lo que vemos, o no, y que madura pronto para que, cuando aparece el giro de guion, este no descoloca, pues está bien encajado y justificado.

Lo que sobresale es la contundencia con la que Laugier da forma al relato, construyendo escenas donde el nivel de sadismo es muy elevado y shockeante logrando una atmósfera opresiva y asfixiante, si bien narrativamente trastabilla un poco, termina siendo categórico, con un trabajo actoral sobresaliente, sobre todo de quienes interpretan a las hermanas en su etapa adulta, Crystal Reed y Anastasia Phillips.

Una película que consigue ser un cuento de horror efectivo, con giros de tuerca bien logrados que dan forma a un relato visceral y contundente.

http://tantocine.com/pesadilla-en-el-infierno-de-pascal-laugier/
Quique Mex
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
13 de octubre de 2018
Sé el primero en valorar esta crítica
Al principio parece que estás ante una de esas típicas películas americanas de terror barato. Casa encantada, muñecas de porcelana... Pero es todo lo contrario a ese tipo de películas. Bien narrada, te mantiene atento para saber qué pasa porque la verdad es difícil predecirlo. En todo momento se mantiene un ambiente de tensión e intranquilidad y no sabes qué pensar a continuación. Unos giros de guión que te harán preguntarte en qué realidad estás. Esperé angustiosa el final de la película pues pronto descubrí que si algo va mal, siempre puede ir peor.
Muy buena película. No le he puesto el 10 porque una vez que ya la has visto no puedes volver a verla ya que no tendría emoción ninguna.
comentalotodo
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
26 de noviembre de 2018
Sé el primero en valorar esta crítica
“Ghostland” es la última obra de Pascal Laugier, el director de culto de la prestigiosa película de terror “Martyrs”. En esta ocasión vuelve a ser el responsable de la dirección y el guion para narrar los horrores vividos por una madre y sus dos hijas al ser acosadas violentamente por dos extraños personajes. Pocos preámbulos para una propuesta que arranca con intensidad desde su inicio para no darnos un respiro hasta finalizada su proyección. Una casa antigua llena de muñecas, marco ideal para transmitir malas sensaciones, unas actrices jóvenes que transmiten veracidad con sus actuaciones llenas de sufrimiento y unos salvajes malvados de aspecto extremo que acabarán con los nervios del espectador. La historia propone un giro argumental inesperado que rompe a cualquiera y que ensalza a la película a otro nivel. Como anécdota, comentar que la actriz Taylor Hickson de 20 años, se desfiguró la cara al filmar una de las escenas en las que tenia que atravesar una pantalla de cristal, cortándose el pómulo y necesitando casi 70 puntos. Intensa hasta decir basta, no te permite despegar los ojos de la pantalla.

Más críticas de cine y series (y algún que otro monigote): https://unhombresinpiedad.com
Un hombre sin piedad
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
<< 1 3 4 5 6 7 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2019 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios.
Filmaffinity es un medio independiente, y su principal prioridad es la privacidad, mantenimiento y seguridad de los datos de sus usuarios,
información que no comparte fuera de la web con ninguna entidad y/o empresa, bajo ninguna circunstancia.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados